ORACIÓN POR ANTONIO MACHADO

ORACIÓN POR ANTONIO MACHADO

Misterioso y silencioso
iba una y otra vez.
Su mirada era tan profunda
que apenas se podía ver.
Cuando hablaba tenía un dejo
de timidez y de altivez.
Y la luz de sus pensamientos
casi siempre se veía arder.
Era luminoso y profundo
como era hombre de buena fe.
Fuera pastor de mil leones
y de corderos a la vez.
Conduciría tempestades
o traería un panal de miel.
Las maravillas de la vida
y del amor y del placer,
cantaba en versos profundos
cuyo secreto era de él.
Montado en un raro Pegaso,
un día al imposible se fue.
Ruego por Antonio a mis dioses,
ellos le salven siempre. Amén.

Rubén Darío



El canto errante (1907)  

Incluido en Poesías completas Antonio Machado. Colección Austral nº A33. Editorial ESPASA CALPE. Madrid.

Amazon
amazon.com (p)

amazon.com (h)
Casadellibro.com (h)

Y en Rubén Darío y una sed de ilusiones infinita. La antología que Rubén Darío hizo de su propia obra antes de morir. Edición de Alberto Acereda. Poesía - 117. Editorial Lumen. Barcelona. 2000.

amazon
amazon.com

Casadellibro.com

Y en El canto errante. Rubén Darío. Biblioteca clásica. Editorial ESPASA CALPE. Madrid. ISBN 8423991547

Amazon
amazon.com