ROMANCE DEL PRISIONERO

ROMANCE DEL PRISIONERO

Que por mayo era, por mayo,
cuando hace la calor,
cuando los trigos encañan
y están los campos en flor,
cuando canta la calandria
y responde el ruiseñor,
cuando los enamorados
van a servir al amor;
sino yo, triste, cuitado,
que vivo en esta prisión;
que ni sé cuándo es de día
ni cuándo las noches son,
sino por una avecilla
que me cantaba el albor.
Matómela un ballestero;
déle Dios mal galardón.

Anónimo



   Romancero viejo    

Incluido en Flor nueva de Romances Viejos. Ramón Menéndez Pidal. Colección Austral, nº 100. 32ª edición. Madrid 1989, ESPASA CALPE S.A.

loslibros.com
loslibros.com