A CURCIO

      A CURCIO

La horrible sima con espanto mira
en su gran plaza Roma, y el dudoso
portento, grave al pueblo victorïoso,
no enseñado a temer, suspenso admira.

En tanta confusión turbado aspira
a buscar el remedio, y presuroso
consulta si de Jove poderoso
se pudiese aplacar la justa ira.

Asegura el oráculo invocado
al pueblo de temor si a la gran cueva
lo más ilustre ofrece de su gloria.

Curcio, de acero y de valor armado,
se arroja dentro, y deja con tal prueba
libre su patria, eterna su memoria.


Juan de Arquijo


Soneto  
Manuscrito   Manuscrito

Incluido en Obra poética. Juan de Arguijo. Edición de Stanko B. Vranich. Clásicos Castalia 40. Editorial Castalia.

loslibros.com