NOTAS PERDIDAS

    NOTAS PERDIDAS

                I

Es media noche. —Duerme el mundo ahora
bajo el ala de niebla del silencio
        vagos rayos de luna
        y el fulgor incierto
        de lámpara velada
        alumbran su aposento.
        En las teclas del piano
vagan aún sus marfilinos dedos,
        errante la mirada
dice algo que no alcanza el pensamiento.
¡Cómo perfuma el aire el blanco ramo
        marchito en el florero,
        cuán suave es el suspiro
que vaga entre sus labios entreabiertos!

.................................................................................

¡Adriana! ¡Adriana! de tan dulces horas
        guardarán el secreto
tu estancia, el rayo de la luna, el vago
        ruïdo de tus besos,
        la noche silenciosa,
        ¡y en mi alma el recuerdo!...

                 II

        Si en vosotras algún día
        se fijan sus ojos bellos,
        ¡pobres estrofas! habladle
        con rumor suäve y ledo
        como notas de una música
        que oímos ha mucho tiempo,
        y que impregnada de aromas
        torna en las alas del viento.
        Alzada cual leve brisa
        besad sus blondos cabellos
        y penetrad en su alma
        y en los espacios perdeos
        como en la santa capilla
        las espirales de incienso!...

                 III

Como recuerdo de su amor sincero,
        recuerdo dulce y único
de aquel amor suave y melancólico
        cual la luz del crepúsculo,
guardo en un cofrecito plateado
        unas rosas de musgo
las contemplo en mis horas de alegría,
        las beso cuando sufro,
¡aún guardan el perfume penetrante
        de los cabellos suyos!

.................................................................................

Cuando bajo la tierra muda y fría
        duerma, lejos del mundo,
cuando el ramaje de movible sauce
        cobije mi sepulcro,
sobre la piedra que mis restos vele
        poned el ramo mustio!

                 IV

        La noche en que al dulce beso
        del amor, se abrió su alma
        caminando lentamente
        iba, en mi brazo apoyada.
        No había luna. Las estrellas
        vertían su luz escasa,
        y sobre el cielo profundo
        nuestros ojos contemplaban
        como una bruma ligera,
        la brillante vía láctea,
        ....................................... suspiró.
        Con voz muy queda
        dime, le dije, ¡te cansas!
        alzó la hermosa cabeza,
        se iluminó su mirada
        y murmuró. Mira dicen
        que es grande, inmensa la vaga
        bruma que brilla a lo lejos
        como una niebla de plata,
        que la forman otros mundos
        que están a inmensa distancia,
        que la luz solar invierte
        siglos en atravesarla,
        y si Dios quisiera un día
        a ti y a mí darnos alas
        ¡esa distancia infinita
        feliz, contigo cruzara!

        Bajo la noble cabeza
        desvió la viva mirada
        y dijo paso —¡de nuevo
        me preguntabas "te cansas"!

                 V

¡Pobre! junto del hombre aquel, su vida
fue como un rayo del estivo sol,
que se pierde en un caos de neblinas
        sin forma ni color.

.................................................................................

Las veces en que, en horas de tristeza,
las sombras de otros tiempos evocó
y el recuerdo feliz y sonriente
        de su primer amor,
las veces en que al beso de la pena
quizá lanzó un ¡ay! y murmuró
cabe la cuna del dormido niño
        una dulce canción,
las veces en que en luchas interiores
del sentimiento el grito sofocó
como el [humilde] aroma de las rosas
        lo sabe sólo Dios!

                 VI

        Encontrarás poesía
        dijo entonces, sonrïendo
        en el recinto sagrado
        de los cristianos templos,
        en los lugares que nunca
        humanos pies recorrieron,
        en los bosques seculares
        donde se oculta el silencio,
        en los murmullos sonoros
        de las ondas y del viento,
        en la voz de los follajes
        del amor en los recuerdos,
        de las niñas de quince años
        en los blancos aposentos,
        en las tristezas profundas
        como el Cristo
        en las noches estrelladas,
        ¡...jamás en los malos versos!

                 VII

        Como tú sobre la dura
        roca nativa, parásita
        también he visto en la vida
        sobre las rocas más áridas
        criaturas tristes y buenas
        embellecer...

                 VIII

        ¡La visteis! dulce y serena
        su faz retrata su calma
        y aunque de visiones llena
        aún está virgen su alma.

        Tiene la piel suave y pura
        cual las hojas de las lilas,
        ensueños de honda ternura
        rebosan en sus pupilas.

        Pequeño y la forma arqueada
        el pie nervioso y breve
        y pálida y hoyuelada
        la blanca mano de nieve.

        La mirada traviesa
        con lumbre vívida brilla
        bajo de la blonda espesa
        de la española mantilla.

        Y al meditar en sus besos
        perdiéndose en sus miradas
        se sueñan locos excesos
        de frescas carnes rosada[s].

        Su alegre estancia risueña
        medio-templo, medio-nido,
        conversa al alma que sueña
        con un lenguaje escondido.

        Hacia sus grandes ventanas
        que velan leves cortinas
        tienden las oscuras ramas
        las madreselvas vecinas.

        De noche mis pensamientos
        allí van —ruido importuno
        en las alas de los vientos
        con los rayos de la luna.

        Y al penetrar, a la mesa
        vuelan —do lee o delira—
        o hacia el Cristo al cual le reza,
        o al espejo do se mira.

        ¡Y cual una visión vana
        que evaporándose crece
        se salen por la ventana
        cuando la aurora amanece!

                 IX

        ¡Bajad a la pobre niña,
        bajadla con mano trémula,
        y con cuidadoso esmero
        entre la fosa ponedla
        y arrojad sobre su tumba
        frías puñadas de tierra!

        Aún sobre sus labios rojos
        la sonrisa postrimera,
        tan joven y tan hermosa
        y descansa helada, yerta,
        y está marchito el tesoro
        de su dulce adolescencia!
        Bajad a la pobre niña,
        ¡bajadla con mano trémula
        y con cuidadoso esmero
        entre la fosa ponedla
        y arrojad sobre su tumba
        frías puñadas de tierra!

        Cavad ahora otra fosa,
        cavadla con mano trémula,
        de la sonrïente niña
        del triste sepulcro cerca,
        para que lejos del mundo
        su sueño postrero duerman
        mis recuerdos de cariño
        y mis memorias más tiernas.

        Bajadlos desde mi älma
        bajadlos con mano trémula
        y arrojad sobre su fosa
        frías puñadas de tierra!...

                 X

A Natalia Tanco A.

        ¿Has visto, cuando amanece
        los velos conque la escarcha
        los vidrios de los balcones
        cubre en la noche callada?
        Deja que el rayo primero
        de la luz de la mañana
        los hiera, y verás entonces
        formarse figuras vagas
        en la superficie fría
        helechos de formas raras,
        paisajes de sol y niebla
        de perspectivas lejanas
        por donde van los ensueños
        a la tierra de las hadas
        y al fin un caos confuso
        de luz y gotas de agua
        de ramazones inciertas
        y perpectivas lejanas
        que al deshacerse semeja[n]
        el vago esbozo de un alma.
        Las neblinas que el espíritu
        llenan en horas amargas,
        como a los rayos del sol
        de los cristales la escarcha
        si las hiere tu sonrisa
        se vuelven visiones blancas.

                  XI

        Cabe el remanso sombrío
        del arroyo transparente
        palpita y tiembla de frío
        y la copia la corriente.

        El tronco del árbol viejo
        y las verdeoscuras frondas,
        como en veneciano espejo
        se retratan en las ondas,
        suelto el cabello abundoso
        sobre el hombro alabastrino
        su cuerpo esbelto y airoso
        vela sólo el blanco lino.

        ¡Un rayo de sol!... El tul
        de las nieblas rompe el día
        ¡aguas, yerbas, cielo azul
        todo respira alegría!

        ¡Llegó el momento! El cendal
        que la cubre deja huir
        del arroyo en el cristal
        el cuerpo va a sumergir.

        ¿Mas por qué vuelve asustada
        los ojos y busca llena
        de afán?... Una carcajada
        aún en los aires resuena,

        es que al ir al escondido
        arroyo donde se baña
        despertó a un silfo dormido
        en una tela de araña.

24 de agosto de 1883


José Asunción Silva


Intimidades (1880-1883)  

Incluido en Poesías. José Asunción Silva. Edición de Rocío Oviedo y Pérez de Tudela. Clásicos Castalia - 228. Editorial Castalia.

amazon.com
amazon.com
Casadellibro.com