¿QUIÉN OYE?

    ¿QUIÉN OYE?

De noche, bajo el cielo desolado,
pienso en tu amor y pienso en tu abandono,
y miro, en mi interior, deshecho el trono
que te alcé como a un ídolo sagrado.

Al ver mi porvenir despedazado
por tu infidelidad, crece mi encono;
mas, como sé que sufres, te perdono.
¡Oh!... ¡Tú, jamás me hubieras perdonado!

Mis lágrimas, en trémulo derroche,
ruedan al fin.. y al punto, en inaudito
arranque, a Dios elevo mi reproche.

Pero se pierde, entre el negror mi grito
y sólo escucho, en medio de la noche,
del silencio el monólogo infinito.

Julio Flórez



   Soneto    

Visítelo en el sitio de Julio Flórez Rea, donde Alejandro Zuleta Rojas nos ofrece una extensa colección de poemas de este gran poeta, cuya obra es de tan difícil acceso: