CAMPO - SEMENTERA

CAMPO - SEMENTERA

A Manuel Altolaguirre

El gañán
ve encender
la candela del cielo,
al amanecer.

Llega a la besana
y empieza a devanar
el ovillo de la tierra.

De vez en cuando canta.

Yunto. Yunto.
Al abrir el surco,
la tierra se besa
y se queda quieta.

Yunto. Yunto.

El gañán sigue devanando
su madeja,
pero nunca se acaba.

De vez en cuando canta.

Yunto. Yunto.

¡Pero nunca se acaba!

José María Hinojosa, 1924



   Poema del Campo (1924)    

Incluido en Obras Completas. José María Hinojosa. Prólogo de Alfonso Canales. Instituo de Cultura de la Excma. Diputación Provincial de Málaga. Málaga 1974.