Letrilla. La flor del zurguén

  Letrilla
  La flor del zurguén

    Venid, avecillas,
    venid a tomar
    de mi zagaleja
    lección de cantar.


Venid; de sus labios,
do la suavidad
suspira entre rosas
y miel y azahar,

la alegre alborada
canoras llevad,
para cuando el día
comience a rayar.
    Venid, avecillas,
    venid a tomar
    de mi zagaleja
    lección de cantar.


Con vuestros piquitos
dulces remedad
sus juegos alegres,
su tono y compás,

las fugas y vueltas
con que enajenar
de amor logra a cuantos
oyéndola están.
    Venid, avecillas,
    venid a tomar
    de mi zagaleja
    lección de cantar.


Seguid su elevado
y ardiente trinar,
o el desfallecido
blando suspirar,

que el alma penetra
de dulzura tal,
que en pos de sus ayes
se quiere exhalar.
    Venid, avecillas,
    venid a tomar
    de mi zagaleja
    lección de cantar.


Yo, que lo he sentido,
no alcanzo a explicar
cuál mueve y encanta
su voz celestial.

Venidlo, vosotras,
venidlo a probar,
por más que su gracia
tengáis que envidiar.
    Venid, avecillas,
    venid a tomar
    de mi zagaleja
    lección de cantar.


Venid, parlerillas;
no dejéis pasar
la ocasión dichosa,
pues cantando está.

Venid revolando;
que no ha de cesar
su voz regalada
con vuestro llegar.
    Venid, avecillas,
    venid a tomar
    de mi zagaleja
    lección de cantar.


Juan Meléndez Valdés



   Letrillas    

Incluido en Poesía del siglo XVIII. Edición de John H. R. Polt. Clásicos Castalia nº 65. Editorial Castalia.

loslibros.com
amazon.com

loslibros.com
Casadellibro.com