LA PEREGRINA DE LA SELVA PROFÉTICA

      LA PEREGRINA DE LA SELVA PROFÉTICA

    La castellana recorre el bosque. Su canción despierta la espesura. Los árboles vuelven del sopor de la noche y de sus nieblas.

    La voz lánguida declara afectos y memorias de la ausencia. Mienta al único hermano, fascinado, al empezar la juventud, por el ejemplo de recios adalides en reinos ultramarinos. Partió sobre un caballo rápido, vencedor de los dragones, y un águila seguía la carrera del héroe.

    Algún viajero aporta con breve noticia, recordada laboriosamente después de la zozobra de un mar intransitable.

    El héroe se ha perdido en medio de un laberinto de montañas, donde se cruzan caminos indiferentes y nace el manantial de un río sin nombre, alimentado por las lluvias.

    El bosque entero exhala voces compasivas, y un álamo, el más bello de todos, plantado por el ausente, se ha desplomado sobre la fuente cándida.


José Antonio Ramos Sucre



   La torre del timón (1925)