EL PROTERVO

      EL PROTERVO

    Nosotros constituíamos una amenaza efectiva.

    Los clérigos nos designaban por medio de circunloquios al elevar sus preces, durante el oficio divino.

    Decidimos asaltar la casa de un magistrado venerable, para convencerlo de nuestra actividad y de la ineficacia de sus decretos y pregones.

    Esperaba intimidarnos al doblar el número de sus espías y de sus alguaciles y al lisonjearlos con la promesa de una recompensa abundante.

    Ejecutamos el proyecto sigilosamente y con determinación y nos llevamos la mujer del juez incorruptible.

    El más joven de los compañeros perdió su máscara en medio de la ocurrencia y vino a ser reconocido y preso.

    Permaneció mudo al sufrir los martirios inventados por los ministros de la justicia y no lanzó una queja cuando el borceguí le trituró un pie. Murió dando topetadas al muro del calabozo de piso hundido y de techo bajo y de plomo.

    Gané la mujer del jurista al distribuirse el botín, el día siguiente, por medio de la suerte. Su lozanía aumentaba el solaz de mi vivienda rústica. Sus cortos años la separaban de un marido reumático y tosigoso.

    Un compañero, enemigo de mi fortuna, se permitió tratarla con avilantez. Trabamos una lucha a muerte y lo dejé estirado de un tratazo en la cabeza. Los demás permanecieron en silencio, aconsejados del escarmiento.

    La mujer no pudo sobrellevar la compañía de un perdido y murió de vergüenza y de pesadumbre al cabo de dos años, dejándome una niña recién nacida.

    Yo la abandoné en poder de unas criadas de mi confianza, gente disoluta y cruel, y volví a mis aventuras cuando la mano del verdugo había diezmado la caterva de mis fieles.

    Muchos seguían pendientes de su horca ,deshaciéndose a la intemperie, en un arrabal escandaloso.

    Al verme solo, he decidido esperar en mi refugio la aparición de nuevos adeptos, salidos de entre los pobres.

    Dirijo a la práctica del mal, en medio de mis años, una voluntad ilesa.

    Las criadas nefarias han dementado a mi hija por medio de sugestiones y de ejemplos funestos. Yo la he encerrado en una estancia segura y sin entrada, salvo un postigo para el paso de escasas viandas una vez al día.

    Yo me asomo a verla ocasionalmente y mis sarcasmos restablecen su llanto y alientan su desesperación.


José Antonio Ramos Sucre



   Las formas del fuego (1929)