Las Rosas

    Las Rosas

Entonces hubiera gritado:
¡Señor, salva a Juan!
He visto deshacerse muchas bellezas;
sería bueno que quedase
una como emblema de nuestro
tiempo, un licor joven
que —contra el uso— no
envejeciera nunca...
Aún es hoy como monda
de naranja, y sonríe,
y un aroma delgado
aún llena el aire...
Pero no, tampoco mi oración
obtuvo respuesta


Luis Antonio de Villena, Otoño de 1989



Menú Luis Antonio de Villena   Asuntos de delirio (1996)    
Manuscrito   Manuscrito

Incluido en http://gti1.edu.um.es:8080/javima/ardentisima2001/autores_lista3.htm.