La hora todavía

    La hora todavía
se dejaba tocar en la cabeza.
Qué descanso: estar vivo
era seguir durmiendo.

Luis Caņizal de la Fuente


   Luis Caņizal de la Fuente