LAS MANOS CIEGAS

    LAS MANOS CIEGAS

Ignorando mi vida,
golpeado por la luz de las estrellas,
como un ciego que extiende,
al caminar, las manos en la sombra,
todo yo, Cristo mío,
todo mi corazón, sin mengua, entero,
virginal y encendido, se reclina
en la futura vida, como el árbol
en la savia se apoya, que le nutre,
y le enflora y verdea.
Todo mi corazón, ascua de hombre,
inútil sin Tu amor, sin Ti vacío,
en la noche Te busca,
le siento que Te busca, como un ciego,
que extiende al caminar las manos llenas
de anchura y de alegría.

Leopoldo Panero



   Poesía (1963)    

Incluido en Antología de la poesía española contemporánea. Enrique Moreno Baez. Biblioteca Básica SALVAT. Salvat Editores S.A. y Alianza Editorial. 1970. Tomado de Poesía. Ediciones Cultura Hispánica. Madrid. 1963