NO LE HABLES DE LA MUERTE...

       NO LE HABLES DE LA MUERTE...

No le hables de la muerte, háblale de las flores,
de la aurora dorada y el ocaso de fuego,
del azul del océano y el arco de colores,
de los ríos de plata y el astro sin sosiego.

Cuéntale del amante los dichosos amores,
del reír de los niños eternamente en juego,
del canto del poeta y de los trovadores,
del que con fe suplica y hace escuchar su ruego.

Es criatura de amor: infúndele confianza,
que es menester salvarla de la melancolía,
guardarle para sí, indemne, la esperanza,
sin que sepa de angustias, dolor ni sufrimiento.
Sostenla, porque en su alma haya siempre alegría,
al cielo la mirada, el espíritu al viento.

Marilina Rébora


   Tiempos de la vida (1975)   

Visite la página de Marilina Rébora.

Incluido en Tiempos de la vida. Emecé Editores. Buenos Aires, 1975.