Posesión de tu nombre

Posesión de tu nombre,
sola que tú permites,
felicidad, alma sin cuerpo.
Dentro de mí te llevo
porque digo tu nombre,
felicidad, dentro del pecho.
«Ven»: y tú llegas quedo;
«vete»: y rápida huyes.
Tu presencia y tu ausencia
sombra son una de otra,
sombras me dan y quitan.
(¡Y mis brazos abiertos!)
Pero tu cuerpo nunca,
pero tus labios nunca,
felicidad, alma sin cuerpo, sombra pura.

Pedro Salinas, 1923


   Presagios (1923)    

Incluido en: Poetas del 27. La generación y su entorno. Antología comentada. Introducción Víctor García de la Concha. Colección Austral, nº 440. ESPASA CALPE S.A.


amazon.com

Casadellibro.com