Sed de amores tenía, y dejaste

Sed de amores tenía, y dejaste
que la apagase en tu boca,
¡piadosa samaritana!,
y te encontraste sin honra,
ignorando que hay labios que secan
y que manchan cuanto tocan.

¡Lo ignorabas!... y ahora lo sabes!
Pero yo sé también, pecadora
compasiva, porque a veces
hay compasiones traidoras,
que si el sediento volviese
a implorar misericordia,
su sed de nuevo apagaras,
samaritana piadosa.

No volverá, te lo juro;
desde que una fuente enlodan
con su pico esas aves de paso,
se van a beber a otra.

Rosalía de Castro


En las orillas del Sar (1884)  

Incluido en En las orillas del Sar. Rosalía de Castro. Edición de Mauro Armiño. Ediciones Libertarias. Colección Clásicos, nº 2. Primera edición de mayo de 1998.

loslibros.com
Casadellibro.com

loslibros.com