PERMISO PARA LAVARME

    PERMISO PARA LAVARME

Nunca entendí lo que es un laberinto
hasta que cara a cara con mi mismo
perfil hurgara en el espejo matutino
con que me lavo el polvo y me preciso.

Porque así somos más de lo que fuimos
a la orilla del sol alado y fino:
de sangre reja y muro bien vestidos
de moho y vaho y rata amados hijos.



Roque Dalton García  

Selección de poemas y versiones proporcionadas por Dina Posada