Letra D

Letra D

Letra C Letra E Menú de autores / Authors menu Atrás / Back Inicio / Homepage Info Enlaces / Links Los 14 poemas del mes / Poems selection Buscar / Search Autores siglo XXI Canciones / Songs Traducciones / Translations Novedades / New Herramientas / Tools Correo / Email Tienda / Shopping
MENÚ POR TÍTULO Y PRIMER VERSO

Da bienes Fortuna

Daba el reloj las doce... y eran doce

Daba sustento a un pajarillo un día

DAKAR

Dakar está en la encrucijada del sol, del desierto y del mar

Dales la vuelta

Dama de las eternas palideces

¡Damas altas, calandrias!

DAME

Dame algo más que silencio o dulzura

Dame, Dorila, el vaso

DAME LA MANO

Dame la mano y danzaremos

Dame la noche que no intercede, la noche migratoria con

Dame, llama invisible, espada fría

Dame segunda vez, Euterpe amiga

Dame tu libertad.

DAME TU OSCURA HOSTIA

Dan ritmo a la faena los trozos musicales

( DANZA )

DANZA DA LUA EN SANTIAGO

DANZA DE LA MUERTE

DANZA NEGRA

¿Dar posada al peregrino?

DARÍO Y MÁS DARÍO

De África llegó mi abuela

De algún modo soy tu cuerpo

DE AMOR, PUESTO ANTES EN SUJETO INDIGNO, ES ENMIENDA BLASONAR DEL ARREPENTIMIENTO

De amores me muero

DE ANDRÓMEDA

De Antequera partió el moro

De Antequera sale un moro

De Antequera salió el moro

De aquel hidalgo de cetrina y seca

De aquel hondo tumulto de rocas primitivas

De aquel rincón bañado por los fulgores

De aquella vista buena y excelente

De aquí no se va nadie

De asquerosa materia fui formado

De ayer estoy hablando, de las flores

De cera son las alas cuyo vuelo

De chinches y de mulas voy comido

DE CÓMO VINO AL MUNDO LA ORACIÓN

DE DAFNE Y APOLO, FÁBULA

De diez cabezas, nueve

De disturbio en disturbio

¿De dó tus quejas vienen

DE DON FRANCISCO DE PADILLA, CASTELLANO DE MILÁN

DE DON RODRIGO SARMIENTO, CONDE DE SALINAS

¿De dónde alegre vienes

—¿De dónde bueno, Juan, con pedorreras?

¿De dónde vengo?... El más horrible y áspero

De Dorila

De entre la mentiras una de las que prefiero

De esos sucios poetas malandrines

De estas calles que ahondan el poniente

De este mundo en la comedia

De estos cines

DE EUROPA Y JÚPlTER

De Francia partió la niña

De hierro, no de oro, fue la aurora

De hoy más las crespas sienes de olorosa

DE INVIERNO

DE JASÓN

DE LA ADOLESCENTE

DE LA AMBICIÓN HUMANA

De la Asia fue terror, de Europa espanto

DE LA BOCA ASOMBROSA DE LA NADA

DE LA BREVEDAD ENGAÑOSA DE LA VIDA

DE LA CAPILLA DE NUESTRA SEÑORA DEL SAGRARIO, DE LA SANTA IGLESIA DE TOLEDO, ENTIERRO DEL CARDENAL SANDOVAL

De la ciudad moruna

DE LA CORDURA

DE LA ESPERANZA

De la extrema aflicción

De la fenisa reina importunado

DE LA JORNADA DE LARACHE

DE LA JORNADA QUE SU MAJESTAD HIZO A ANDALUCÍA

De la mañana el resplandor incierto

DE LA MARQUESA DE AYAMONTE Y SU HIJA, EN LEPE

De la Merced, Señores, despedido

DE LA MUSA AL ACADÉMICO

De la Nieve

De la noche a la mañana voy

De la noche en el vago silencio

DE LA PRIMAVERA

DE LA SEGUNDA VENIDA DE CRISTO

De la suma de cosas del orbe ilimitado

DE LA TOMA DE LARACHE

De la torpe ignorancia que confunde

De la vida entre el múltiple conjunto de los seres

DE LA VIEJA ITALIA

De láminas un libro yo hojeaba

De las estrellas que admiré, mojadas

De las eternas musas el reino soberano

De las generaciones de las rosas

DE LAS MUERTES DE DON RODRIGO CALDERÓN, DEL CONDE DE VILLAMEDIANA Y CONDE DE LEMUS

De las Navidades

DE LAS PINTURAS Y RELICARIOS DE UNA GALERÍA DEL CARDENAL DON FERNANDO NIÑO DE GUEVARA

DE LAS PROPIEDADES QUE LAS DUEÑAS CHICAS HAN

De las riquezas

De lirio en oración, de espuma herida

De lo poco de vida que me resta

de lo posible a lo probable/del

DE LO QUE CONTESÇIÓ AL ARCIPRESTE CON LA SSERRANA BICICLETA E DE LAS FIGURAS DELLA

De lo que en tu vida entera

De lo que es amor

De lo que fue un amor, una dulzura

De lo que llaman los hombres

De los amigos que yo más quería

DE «LOS BESOS DE AMOR»

De los cuatro muleros

De los hombres lanzado al desprecio

De los labios de Dorila

DE LOS MISMOS

DE LOS QUE CENSURARON SU POLIFEMO

DE LOS SEÑORES REYES DON FELIPE III Y DOÑA MARGARITA, EN UNA MONTERÍA

De los tres cielos que recorre el hombre

DE MADRID

De mi sastre en el hurtar

De mi vida en la aldea

De mi vida misteriosa

De mirarte tanto y tanto

DE MIS CANTARES

De mis cantares

De mis deseos

De mis deseos

De mis niñeces

De mis versos

De mosén Beltrán Claquín

De noche, amada, amarra tu corazón al mío

De noche, bajo el cielo desolado

De noche, el oro

De nuevo. Sí. De nuevo

De oleaje tú de entrega de redivivas muertes

DE OTOÑO

DE OTRO MODO

¿DE PARTE DE QUIÉN?

De pechos sobre una torre

De pena en pena cruza sus islas el amor

De placeres carnales el abuso

De Profundis [Dámaso Alonso]

DE PROFUNDIS [José Antonio Ramos Sucre]

De pronto aparece en la puerta, como tallado, el acreedor

De pronto suena

De pronto, trabajando, comiendo, paseando, me encuentro la mirada del perro

De puños de hierro ayer

De pura honestidad templo sagrado

¡De puro calor tengo frío

¿De qué agreste balada de la verde Inglaterra

¡De qué callada manera

¿De qué cielo caído

¿De qué estábamos hablando?

DE QUE NADA SE SABE

De qué sirve al triste la filosofía

De qué sirve, quisiera yo saber, cambiar de piso

¿De quién me quejo con tan grande extremo

De quince a veinte es niña; buena moza

De repente el olor de las mimosas

De repente los ecos divinos

De ríos soy el Duero acompañado

De rosas y canto saturada

DE SAN LORENZO EL REAL DEL ESCORIAL

De sombra, sol y muerte, volandera

De tanto amor mi vida se tiñó de violeta

De tiempo a espacio

De todas las desesperaciones, la de la muerte tiene que ser la peor

De todo comienza a hacer bastante tiempo

De todo esto yo soy el único que parte

De todo lo velado

De todos los horizontes

De todos mis amigos

De tu magnífico traje

De tu peso vencido

De tu pueblo a tu hacienda te llevabas

De tus caderas a tus pies

DE UN CABALLERO QUE LLAMÓ SONETO A UN ROMANCE

DE UN CAMINANTE ENFERMO QUE SE ENAMORÓ DONDE FUE HOSPEDADO

De un Cupido

DE UN JABALÍ QUE MATÓ EN EL PARDO EL REY NUESTRO SEÑOR

DE UNA DAMA QUE, QUITÁNDOSE UNA SORTIJA, SE PICÓ CON UN ALFILER

DE UNA QUINTA DEL CONDE DE SALINAS, RIBERA DE DUERO

DE UNA QUINTA QUE HIZO EL OBISPO DON ANTONIO VENEGAS EN BURLADA, LUGAR DE SU DIGNIDAD

De una recia calentura

DE UNA REFLEXIÓN CUERDA CON QUE MITIGA EL DOLOR DE UNA PASIÓN

De una rosa

De una torre de palacio

De una Virgen hermosa

DE UNAS FIESTAS EN VALLADOLID

DE UNOS PAPELES QUE UNA DAMA LE HABÍA ESCRITO, RESTITUYÉNDOSELOS

De vértices quemados

De vez en cuando la alegría

De viajes y dolores yo regresé, amor mío

DE VITA BEATA

DE VUELTA A CASA

Debajo de la hoja

Debajo de las multiplicaciones

Debajo del poema

Debate del cuerpo

Debe de estar lloviendo en Regent's Park

Deberías marcharte. La fiesta ha terminado

Debí decir te amo

Debiera hora deciros: —«Amigos

Débil llama del enebro, de qué está hecha

Débil mortal no te asuste

Debo morir. Y sin embargo, nada

DEBUSSY

DECÁLOGO DEL ARTISTA

DECÍAMOS AYER...

Decid cuando yo muera... (¡y el día esté lejano!)

Decidme de una vez si no fue alegre todo aquello

Decidme hijos hay Marx

Decidme, zagalejas

DÉCIMA MUERTE

Decir adiós... La vida es eso

DECIR CON EL LENGUAJE...

DECIR: HACER

Declaro que se ha muerto y que su tumba

DECLIVES

DECORACIÓN HERÁLDICA

Decoración: La sala semeja una floresta

DECREPITUD

DEDICATORIA

DEDICATORIA DE LA LIRA CON QUE PIENSA CELEBRAR SU BELLEZA

Defender la alegría como una trinchera

DEFENSA DE LA ALEGRÍA

DEFINICIÓN

Definitivamente he comprendido

Degradación sin rebajas

DEIDAD

DEIXIS EN FANTASMA

Deja el monte, garzón bello, no fíes

Deja la charla, Consuelo

Deja la procesión, súbete al paso

Deja para mañana

Deja que una vez más te nombre, tierra

Dejad que a voces diga el bien que pierdo

Dejad que el viento me traspase el cuerpo

DEJAD QUE LA ALABE...

Dejad que la palabra haga su presa lóbrega

Dejad que siga y bogue la galera

Dejadme dormir en estas laderas

Dejadme llorar

¡Déjala!

Déjame acariciarte lentamente

Déjame, Arnesto, déjame que llore

Déjame en paz, Amor tirano

Déjame esta tarde solo para mí, que tengo la voluntad

Déjame reposar en tu regazo

Déjame, sí, déjame, dios o ángel, demonio

Dejan caer el libro, porque ya saben

Dejaron un pan en la mesa

Dejaste en mi existencia la nostalgia del mundo

Dejé la luz a un lado, y en el borde

Dejé por ti mis bosques, mi perdida

DEL ADIÓS A LA GUERRA

Del amor

DEL AMOR NAVEGANTE

Del antiguo camino a lo largo

DEL AÑO MALO

DEL ÁRBOL

DEL ÁRBOL Y DEL HOMBRE

Del caer de las hojas

DEL CAMPO

DEL CASAMIENTO QUE PRETENDIÓ EL PRÍNCIPE DE GALES CON LA SERENÍSIMA INFANTA MARÍA, Y DE SU VENIDA

Del color del lirio tiene Gerineldos

Del color noble que a la piel vellosa

DEL CONDE DE VILLAMEDIANA, PREVENIDO PARA IR A NÁPOLES CON EL DUQUE DE ALBA

DEL CONOCIMIENTO DE SÍ MISMO

Del fondo de mi alma oscura

Del gran Pompeyo el enemigo fuerte

Del León, que en la Silva apenas cabe

Del mar azul las transparentes olas

Del mar hacia las calles corre la vaga niebla

DEL MARQUÉS DE SANTA CRUZ

Del monte en la ladera

DEL MUNDO Y SU VANIDAD

Del nicho helado en que los hombres te pusieron

Del otro lado de la puerta un hombre

Del país del sueño, tinieblas, brillos

DEL PASADO EFÍMERO

DEL PUEBLO NATAL

DEL REY Y REINA NUESTROS SEÑORES EN EL PARDO, ANTES DE REINAR

Del rumor cadencioso de la onda

Del salón en el ángulo oscuro

DEL SEMINARIO

¿Del tirano? Del tirano

Del traductor de la Xaira

DEL TRANSCURSO

DEL TRÓPICO

DEL TÚMULO QUE HIZO CÓRDOBA EN LAS HONRAS DE LA SEÑORA REINA DOÑA MARGARITA

      EN LA MISMA OCASIÓN

      EN LA MISMA OCASIÓN

Del Verano y el invierno

Del verdecido júbilo del cielo

DEL VIEJO, EL CONSEJO

Delante del Sol venía

Delante está el carmín de la emoción

Deletreos de armonía

Delgada y sinuosa

Delicada muchacha, refulgente

Delicta carnis

Delinquiría

DELIRIUM TREMENS

Demasiados modos de interpretar la lluvia

Dentro de mi alma fue de mí engendrado

Dentro de mí hay un león enfrenado:

Dentro quiero vivir de mi fortuna

Dentro todo es silencio y sombra todavía

DEPART

Desabrigan en altos Monumentos

DESAHUCIO

DESASTRE DEL VALIDO QUE CAYÓ AUN EN SUS ESTATUAS

Desbautizar el mundo

Desbórdanse los ríos si engrosan su corriente

Descabalada ciencia

Descaminado, enfermo, peregrino

Descansa, mal perdido en alta cumbre

Descripción de Toledo

Descripción de una muchacha. Fragmento del Moallakah de Amralkeis

DESCUBRIMIENTO DE LA ROSA

DESCUIDO DEL DIVERTIDO VIVIR, A QUIEN LA MUERTE LLEGA IMPENSADA

Desde aquí yo contemplo, tendido, sin memoria

Desde el fondo de ti, y arrodillado

Desde el oculto y venerable asilo

Desde el primer Adán que vio la noche

Desde el umbral de un sueño me llamaron...

Desde hace días han desaparecido

Desde hace mucho tiempo la tierra te conoce:

DESDE LA NIEVE

Desde la nieve convertida en agua

Desde la ventana de un casucho viejo

Desde los cuatro puntos cardinales

Desde mi cielo a despedirme llegas

Desde mi vieja orilla, desde la fe que siento

Desde que viene la rosada Aurora

Desde siempre nací contra el poder y más aún

Desde su sueño el hombre ve al gigante

Desde una tierra donde

Desdichas del mes de Enero cuando el indiferente

Deseado he desde niño

Deseando estar dentro de vos propia

DESENCANTO [Marilina Rébora]

Desencanto [Antonio Plaza]

DESENGAÑO DE LA EXTERIOR APARIENCIA, CON EL EXAMEN INTERIOR Y VERDADERO

DESEO

DESEOS [Carlos Pellicer]

DESEOS [Salvador Díaz Mirón]

Deseo lo que habrá de venir, pero aún deseo más

Desertarás primero la Tristeza

Desgarrada la nube; el arco iris

¡Desgraciado Almirante! Tu pobre América

DESGRACIADO DE AQUEL QUE ANTE LOS MUSLOS

DESHORA

DESIERTO

DESIGNIO

Desiste el poeta de hacer versos durante la guerra

Desmayarse, atreverse, estar furioso

DESNUDA A LA MUJER DE LA MAYOR PARTE AJENA QUE LA COMPONE

Desnuda, blanca, de nieve

Desnuda eres tan simple como una de tus manos

Desnuda está la tierra

Desnuda, mi funesta amante

Desnudas han caído

DESNUDO [Jorge Guillén]

DESNUDO [Mariano Brull]

DESNUDO EN BARRO

DESNUDOS

DESOCUPADO LECTOR

DESHOJACIÓN SAGRADA

DESOLACIÓN

DESOLACIÓN ABSURDA

Desordenado en desaliño airoso

Despachadas las cartas y el telegrama

Despecho

DESPEDIDA [Jorge Luis Borges]

DESPEDIDA [Federico García Lorca]

DESPEDIDA [Gabriel Celaya]

DESPEDIDA [Jorge Debravo]

DESPEDIDA DEL MAR

Despedida recordando un adiós

DESPERTAR

Despertar en lo oscuro es siempre un juego

Despidióse el francés con grasa buena

Despierta Elpín; y guarda, que al hambiento

Despierta, tiemblo al mirarte

Despierto a medianoche. Es un alarde

Despierto. Pesa el sol sobre mi rostro

DESPILFARRAS EL TIEMPO

DESPILFARRO

Despréndese la noche

DESPUÉS

DESPUÉS

Después, amor, que mis cansados años

Después de aquella brava agonía

Después de aquella ventura

Después de Azul... después de Los Raros

Después de que el destino

Después de romper el áspero

Después de tanto tiempo, vastas edades

Después de tantos días sin camino y sin casa

Después de tantos ratos mal gastados

Después de todo, todo ha sido nada

Después que acabó Belardo

DESPUÉS QUE CAE LA SOMBRA

DESPUÉS QUE NO DESCUBREN

Después que rompiste, ingrata

Después que te conocí

Despunta apenas la rosada aurora

Deste más que la nieve blanco toro

DESTERRADO SCIPIÓN A UNA RÚSTICA CASERÍA SUYA, RECUERDA CONSIGO LA GLORIA DE SUS HECHOS Y DE SU POSTERIDAD

DESTIEMPO

Destílase este 2 en una sola tanda

DESTINO

DESTINO TRÁGICO

DESTRUCCIÓN INMINENTE

DESVELADA

Desvelado Amor

Desventurado corazón perplejo

Desventurados los que divisaron

DESVESTIDO

Detener la palabra

Deteniendo severo magistrado

Deténte, sombra de mi bien esquivo

—Detente un punto, pensamiento inquieto

DETERMINADO A DEJAR SUS PRETENSIONES Y VOLVERSE A CÓRDOBA

Determinarse y luego arrepentirse

DETRÁS DE AQUELLA PUERTA

Detrás de cada noche se esconde una amenaza

Detrás de la máscara

Detrás de mí en la rama quiero verte

Detrás de mis paredes, feliz a mi manera

DETRÁS DEL CRISTAL

DEVOCIONARIO (POEMA 148)

DEVOCIONARIO (POEMA 161)

DEVOCIONARIO (POEMA 176)

DEVOCIONARIO (POEMA 194)

DEVOCIONARIO (POEMA 204)

DEVOCIONARIO (POEMA 226)

DEVOCIONARIO (POEMA 257)

Devora el sol restos ya inciertos

DEVUELTO

Di que querías ser caballo esbelto, nombre

Di, rapaz mentiroso, ¿es esto cuanto

Di, Zaida, ¿de qué me avisas?

DÍA

DÍA DE DIFUNTOS

¡Día de dolor

Día de Fiesta

Día terrible lleno de gloria

Día y noche, pero

DÍA 13

DIÁLOGO

DIÁLOGO CON DIOS

Diálogo con un retrato

DIÁLOGO EN LA TINIEBLA

DIANA Y ACTEÓN

DIARIO DE UN SEDUCTOR

DÍAS DE PAGSANJÁN

Días negros cual los días

Días y noches te he buscado

DICE EL MES EN QUE SE ENAMORÓ

DICE EL SEÑOR

Dice la esperanza: un día

DICE LA NIÑA

Dice la razón: Busquemos

DICE MÍA

DICE QUE SU AMOR NO TIENE PARTE ALGUNA TERRESTRE

Dice Rubén que quiere la eternidad

Dicen que alegre canto

Dicen que el ave divina

Dicen que los poetas

Dicen que no hablan las plantas, ni las fuentes, ni los pájaros

Dicen que soy un ángel

Dícenme las zagalas

dices palabras con árboles

¿Dices que nada se crea?

¿Dices que nada se crea?

Dices que nada se pierde

¿Dices que nada se pierde?

Dices que tienes corazón, y sólo

Dícese de Quevedo que fue claro

Dichoso el árbol, que es apenas sensitivo

Dichoso el que un buen día sale humilde

Dichoso tú, que alegre en tu cabaña

Dichoso zagalejo

Diciembre es esta imagen

DIDÁCTICA DE LA ALEGRÍA (Fragmentos)

Diego Rivera con la paciencia del oso

Dientes de flores, cofia de rocío

Diez años de mi vida se ha llevado

Diez años vivió Belerma

DIFERENCIAS SOBRE LA FOLÍA

Dígame quién lo sabe: ¿cómo es hecha

DIGO

DIGO VIVIR

Dije: Todo ya pleno.

Dijiste: “Mar de vidrio”, Señor, y es lo que quiero

Dijo sus secretos el faisán de oro:

DILATÁNDOSE UNA PENSIÓN QUE PRETENDÍA

DILEMA

Dime, dime el secreto de tu corazón virgen

«Dime, Padre común, pues eres justo

Dime, triste corazón

DIME, TRISTE CORAZÓN

DINDIRINDÍN

Dindirindín dindirindín dirindaina

Dineros son calidad

Dios [Antonio Plaza]

DIOS [César Vallejo]

DIOS, CENTRO DEL ALMA

DIOS DE AMOR

DIOS EXISTE

DIOS ME SALVA

Dios mío, estoy llorando el ser que vivo

Dios mío, yo te ofrezco mi dolor

Dios no es el mar, está en el mar, riela

¡Dios no ha de devolvértela porque llores!

DIOS PRIMERO

DIOSES

Dirán que se ha dormido para siempre, dirán

Diré cómo nacisteis, placeres prohibidos

Diré de la generación

Diré la beldad y la gracia

Discípulo de Apeles

DISCO DE NEWTON

DISCURSO DEL CONTEMPLATIVO

DISCURSO POR LAS FLORES

Discutiendo están dos mozos

DISPARO

DISPUTA CON LA FORTUNA

DIVAGACIÓN

DIVAGACIONES

Dividendos del silencio

«¿Dó vas? ¿dó vas cruel, dó vas? Refrena

Dobla el dos de Noviembre

Doctor, un desaliento de la vida

Documentos

Doliente cierva, que el herido lado

Doliente estaba, doliente

DOLIENTES MADRIGALES

DOLOR

DOLOR

¡Dolor! ¡Dolor! eterna vida mía

Dolor el de la serpiente que no posee párpados

DOMINGO TRISTE

DOMINGOS DE PROVINCIA

DON ANTONIO MACHADO TACHA EN SU AGENDA UN NÚMERO DE TELÉFONO

DON BELIANÍS DE GRECIA A DON QUIJOTE DE LA MANCHA

Don de la ebriedad

DON DE LA MATERIA

Don grande es la alta fama

Don Lindo

Don Luis

¿Dónde?

¿Dónde está la estrella de los Nacimientos?

¿Dónde está la memoria de los días

¿Dónde está la utilidad

¿Dónde estará la niña

¿Dónde estará mi vida, la que pudo

¿Dónde estarán los siglos, dónde el sueño

Donde estoy nada queda

Donde habite el olvido

¿Dónde pondré el oído que no escuche

¿Dónde Pondré, Señor, mis tristes ojos

¿Dónde se acaba el mar?

DÓNDE SIN QUIÉN

Donde ya no hay palabras

DOÑA LUZ XVII

Doña Primavera

Doquiera que los ojos

Dormido Manzanares discurría

Dormimos, soñé la Tierra

DORMIR

Dormir. ¡Todos duermen solos

Dos amantes dichosos hacen un solo pan

DOS ÁNGELES

Dos atletas saltan de un lado a otro de mi alma

DOS CANCIONES DE AMOR PARA EL OTOÑO

Dos cuerpos frente a frente

Dos de la madrugada. En trémula zozobra

Dos especies de manos se enfrentan en la vida

Dos lánguidos camellos, de elásticas cervices

Dos lustros ya de plácido sosiego

DOS MUCHACHAS

DOS NIÑOS ANHELANTES

Dos pájaros que beben

DOS PALABRAS

Dos palomas

Dos palomas yo vi que se encontraron

DOS PATRIAS

Dos patrias tengo yo: Cuba y la noche

Dos rojas lenguas de fuego

Dos son las enfermedades

Dos veces al año

Douarnenez

Doy a los cuatro vientos los loores

DREAM

DROP A STAR

Dudas en materia grave nacidas del estudio

Duélete de esa puente, Manzanares

DUELO DE ARRABAL

Dueña de la negra toca

Duerme, duerme, dueño mío

Duerme la calma en el puerto

Duérmete, mi niño

DUÉRMETE MI NIÑO

Duérmete, niñito mío

Duermo, espíritu del pupitre

Duermo, pájaro vivo, pájaro de Babilonia y pájaro vienés

Dulce arroyuelo de la nieve fría

Dulce, canora Clío

Dulce chopo

Dulce Filis, si me esperas

Dulce hebrea, desclava mi tránsito de arcilla

Dulce hermosura, de los cielos hija

Dulce hogar sin estilo, fabricado

Dulce Jesús de mi vida

Dulce memoria de la prenda mía

Dulce Ramón, en tanto que, dormido

Dulce reposo de mi entendimiento

Dulce Señor, mis vanos pensamientos

Dulce soñar y dulce congojarme

DULZURA

¡Dulzura por dulzura corazona!

DUM SPIRO SPERO

DURACIÓN

Durante aquella hora, quien se halle en el terrado

Durante cien otoños he mirado

Durante el siglo pasado

Durante largos años estuve condenado a adorar a una mujer despreciable

Durante muchos siglos

Durante un meditado desayuno