Letra E

Letra E

Letra D Letra F Menú de autores / Authors menu Atrás / Back Inicio / Homepage Info Enlaces / Links Los 14 poemas del mes / Poems selection Buscar / Search Autores siglo XXI Canciones / Songs Traducciones / Translations Novedades / New Herramientas / Tools Correo / Email Tienda / Shopping
MENÚ POR TÍTULO Y PRIMER VERSO

E bien como quando algund malfechor

E ya, pues, desrama de tus nuevas fuentes

¡Ea! apretad esas cinchas

ÉBANO REAL

Ebrio de trementina y largos besos

Echado está por tierra el fundamento

ECLIPSE

ED: ELLA OV´E? DE SUBITO DISS´IO

EDAD DE PLATA

Edades de fuego y de aire

EDENIA

EDGAR ALLAN POE

EDIPO Y EL ENIGMA

EFIALTES

EFÍMERAS

EGALITÉ...

ÉGLOGA III. TIRRENO ALCINO

Egofluido

Eh vos

¡EHEU!

EJERCICIO PREPARATORIO

El abanico

EL ABUELO

El acento me pende del zapato

El acto simple de la araña que teje una estrella

El acusado es pálido y lampiño

EL ADIÓS [Ramón López Velarde]

EL ADIÓS [José Ángel Valente]

EL ADIÓS DEL POLACO

EL ADOLESCENTE

El africano alarido

El agua de South

El agua del río va huyendo de sí misma: Tiene miedo de eternidad.

El agua deslíe la conciencia, una a una

EL AGUA MULTIFORME

EL AGUA QUE CORRE BAJO LA TIERRA

EL AGUA QUE CORRE SOBRE LA TIERRA

El agua toma siempre la forma de los vasos

EL AIRE HUELE A HUMO

El aire se serena

EL ALA DEL CUERVO

El ala del espíritu

En alabanza de Dalmiro imitando el estilo sublime de Píndaro

El alba aún no aparece en su gloria de oro

EL ALBA DENOMINADORA

El alba me sorprende

EL ALCÁZAR DE SEVILLA

El alfarero

El alfiler de Eva loca

El aljibe. En el fondo la tortuga

EL ALMA ACORAZADA

El alma llena de recogimiento

EL ALMA QUE SUFRIÓ DE SER SU CUERPO

El alma tenías

El alma traigo ebria de aroma de rosales

EL ALMA TRÉMULA Y SOLA

El alma vuela y vuela

El almirante de la escuadra pisó el templo

EL ALQUIMISTA

EL ALUMNO DE TERSITES

EL ALUMNO DE VIOLANTE

EL AMA

EL AMOR [Carlos Bousoño]

El amor [Pablo Neruda]

EL AMOR DE MIS AMORES (fragmento)

El amor del soldado

El amor empieza cuando se rompen los dedos

El amor es deseo de hermosura

EL AMOR ES UNA SOLDADURA MÁS O MENOS AUTÓGENA

El amor fugitivo

EL AMOR MARIPOSA

EL AMOR NUEVO

El amor perdido

EL AMOR QUE CALLA

El amor se ha desprendido

El amor sube por la sangre. Quema

EL AMOR Y LA SANGRE

EL ANARQUISTA DE LAS BENGALAS

EL ANCLA

EL ANDALUZ

EL ÁNGEL

EL ÁNGEL AVARO

EL ÁNGEL BUENO

EL ÁNGEL DE LOS NÚMEROS

EL ÁNGEL GUARDIÁN

EL ANHELO DE UNA ROSA

EL ANTIGUO JARDÍN

EL AÑO DESIERTO

EL ÁPICE

EL ÁRBOL

El árbol que verdece

EL ARTE

EL ASNO

EL ASTRO PROPICIO

El ave azul del sueño

EL AVENIMIENTO DE SAGITARIO

EL AVENTURERO

El Ay de mí. Letrilla

El azul estaba inmovilizado entre el rojo y el negro

EL BAILE DE ÁGUEDAS

El barco es más barco

El barro es la placenta. Recordamos

EL BASTÓN DE LACA

EL BEJÍN

El beso fantasma

El beso que no te di

EL BISONTE

El borracho

EL BOSQUE SE IBA HACIENDO AL ARDE

El botánico

Él botó esta basura

EL BRINDIS DEL BOHEMIO

EL BUEN MOMENTO

El buen sentido

EL BURGO DE OSMA

EL BURRITO GLORIOSO

EL BURRO FLAUTISTA

EL CABALLERO DE MAGRITTE

El caballero, de rostro famélico y de barba salvaje

El caballero de túnica de grana, la misma de su efigie de mártir

EL CABALLERO DEL LUCERO

El caballero Leonardo nutre en la soledad el mal humor que ejercita en riñas e injurias

El caballero sale de la iglesia a paso largo

EL CADALSO

EL CAFÉ

EL CAFÉ DE CHINITAS

EL CAMBIO

El cambista sostiene minúscula balanza

El cambista y su mujer (Quentin Metsys)

EL CAMINO DE DAMASCO

El camino de los cisnes

El camino, despacio

El camino mojado por el agua de Agosto

EL CAMPANERO

El campo

El cancerbero cuatro veces

EL CANDIL

EL CÁNTARO

El cántaro que tiene la suprema

EL CÁNTARO ROTO

EL CANTO ANHELANTE

EL CANTO DEL COSACO

EL CANTO DEL MAL

EL CANTO DEL USUMACINTA

EL CANTO ERRANTE

El cantor va por todo el mundo

EL CAPRICORNIO

El casca-nueces-vacías

El casco roído y verdoso

El casino sorbe las últimas gotas de crepúsculo

EL CASTIGO

EL CASTILLO

El castillo surge a la orilla del mar

EL CASUISTA

El Céfiro

EL CELAJE

El centro no es un punto

El chamariz en el chopo

El Ché Jesucristo

EL CIEGO [José Antonio Ramos Sucre]

EL CIEGO [Jorge Luis Borges]

EL CIEGO INFALIBLE

El ciego sol se estrella

El cielo está puro

El cielo se serena

El cielo ya no es una esperanza

El cincelador italiano trabaja con el arcabuz al lado

EL CÍNICO

EL CIPRÉS DE SILOS

EL CIRCO [Leopoldo María Panero]

EL CIRCO [Jesús Hilario Tundidor]

EL CIRUJANO

El cisne en la sombra parece de nieve

EL CLAVEL SECO

EL CLÉRIGO SIMPLE - Milagros de Nuestra Señora - versos 877 a 940

EL CLÉRIGO Y LA FLOR - Milagros de Nuestra Señora - versos 401 a 460

EL CLIMA DEL NOPAL

EL CONDE DE VILLAMEDIANA

El Conde mi señor se fue a Cherela

El Conde mi señor se fue a Napoles

El Conde mi señor se va a Napoles

El conde, orgullo y gloria, las damas galantea

El cóndor

EL CONSEJO DEL AMOR

EL CONTEMPLADO

EL CONVITE

El corazón

EL CORAZÓN DE LA TIERRA

El corazón del pájaro

El corazón más plano de la tierra

EL CORAZÓN PERPLEJO

EL CORAZÓN REBOSANTE

El corazón y su redoble iracundo

EL CORRO LUMINOSO

EL CRIMEN

EL CRIMEN FUE EN GRANADA: A FEDERICO GARCÍA LORCA

EL CRISTIANO

EL CRISTO DE DALÍ

EL CRUZADO

El Cuarto Enrico yace mal herido

El cuchillo

El cuento es muy sencillo

El cuerpo canta

EL CUERPO Y EL ALMA

EL CUERVO Y EL ZORRO

EL CULPABLE

El daño

EL DECHADO

El decidido abandono con que yo me sueño

EL DERROTERO DE CAMÕENS

El desafuero de los habitantes afeaba la fama de aquella tierra amena

EL DESCAMPADO

EL DESCANSO DEL GUERRERO

El descastado

EL DESCENSO

EL DESCONOCIDO

EL DESESPERADO

El desfile de los días morosos, enlutados por el invierno

El despecho

EL DESTERRADO

El desvío

El día abre la mano

EL DÍA BELLO

EL DÍA MENOS

EL DÍA MENOS PENSADO

El día que me quieras tendrá más luz que junio

El día tiene el don de la alta seda

El día trece de julio

EL DIAMANTE

El diamante de una estrella

EL DIBUJO EN EL AGUA

El dios egipcio Bes

EL DIOS IBERO

El Dios que todos llevamos

El DOLOR DE LAS CINCO VOCALES

EL DONAIRE

El doncel indiferente pregona desde una balsa los cereales de la campiña

El dormir es como un puente

El dos de mayo de 1808. Himno

El dragón es un animal quimérico, yo soy un dragón

EL DULCE MILAGRO

EL DUELO

El eco

EL EMBARGO

EL EMIGRADO

EL ENAMORADO

EL ENCUENTRO [Gabriela Mistral]

EL ENCUENTRO [Amado Nervo]

El encuentro con la amada

EL ENEMIGO

EL ENLACE

EL EQUIPAJE ABIERTO

EL ESCARMIENTO

EL ESCUCHADOR (GUSTAVO ADOLFO BÉCQUER)

EL ENSUEÑO DEL CAZADOR

EL EPISODIO DEL NOSTÁLGICO

El ermitaño cuenta los sucesos y prodigios del amor y se incorpora

EL ERROR VESPERTINO

EL ESCOLAR

EL ESPEJO

EL ESPEJO DE AGUA

EL ESPEJO DE LAS HADAS

EL ESPINO

El espino prende a una roca

EL ESTABLO

El estandarte ved que en Ceriñola

EL EXTRANJERO [José Ángel Buesa]

EL EXTRANJERO [José Antonio Ramos Sucre]

EL FAISÁN

EL FAMILIAR

EL FANTASMA SOY YO

EL FAROLERO Y SU NOVIA

EL FESTÍN DE LOS BUITRES

El filosofastro

El filósofo en el campo

El follaje exánime de un sauce roza, en la isla de los huracanes, su lápida de mármol

El fondo de las cosas no es la vida o la muerte

EL FORASTERO

EL FORNICIO

EL FRATRICIDIO

El fruto es el resumen del árbol

EL FUEGO CALCINA NUESTRAS CARNES

EL FUGITIVO

EL GABINETE

El galán quedó tendido en el suelo de nieve, entre los árboles disecados por el invierno

EL GALÁN Y LA DAMA

EL GALLO DESPERTADOR

El gañán

EL GATO, EL LAGARTO Y EL GRILLO

El gentil hombre pinta a la acuarela una imagen de la mujer entrevista

EL GRAN AMOR

EL GRAN DESPECHO

El gran furor de Decio contra Sixto fue tal

EL GRANIZO

El griego vencedor que tantos años

El grito deja en el viento

EL HACEDOR

El hada más hermosa ha sonreído

El hada pequeñita

EL HAMBRE

EL HAMBRE OCURRE

EL HECHO

EL HERBOLARIO

EL HERIDO

EL HIELO

El hierro y el oro

El hijo

EL HIJO DEL ANCIANO

El hijo único sería el mayor de sus hermanos

EL HIMNO

¡El himno, nobles ancianos!

El hombre, a quien el hambre de la rapiña acucia

El hombre de estos campos que incendia los pinares

El hombre de inteligencia rudimentaria salió a cazar lejos de su llanura inundada

El hombre es por natura la bestia paradójica

El hombre es siempre

EL HOMBRE IMAGINARIO

El hombre imperfecto a su perfectísimo Autor

EL HOMBRE INVISIBLE

El hombre no ha nacido

El hombre pierde la vida y otras cosas

El hombre sólo es rico en hipocresía

EL HOMBRE Y LA CULEBRA

EL HOSPICIO

El ímpetu cruel de mi destino

EL IMPULSO

El inconstante

el individuo que difiere de sus pares

EL INFANTE ARNALDOS

El infante de los reyes proscritos fue abandonado en un esquife

El infierno verdadero

EL INGENUO

El insecto

EL INSTANTE

El inventor de la bala

EL JARDÍN GRIS

EL JARDÍN NEGRO

El joven gladiador yace en la arena

EL JUEGO DE LA ROSA

El juego en que andamos

EL JUSTICIERO

El labrador viene con su carga amarilla de panes

El ladrón

EL LAGARTO ESTÁ LLORANDO

EL LAMENTO DE JOSÉ DE ARIMATEA

El lastimado Belardo

EL LEÓN Y EL RATÓN

EL LIBRO

El libro

EL LIBRO DE LA NATURALEZA

El licenciado escribe una breve novela de equivocaciones y de casos imprevistos

El limonero lánguido suspende

EL LLANTO

EL LLEGADO

El lobo blanco del invierno

EL LOCO

El loco de Chinchilla. Fábula a la moda, esto es, insulsa y frívola

El lunarcito

El mal confitero

EL MAL DEL SIGLO

El mal, que en sus recursos es proficuo

EL MALCASADO

EL MANDARÍN

EL MANDO PATERNO

El mantel jirón del cielo

EL MAÑANA EFÍMERO

EL MAR DE SIEMPRE

El mar, el mar y tú, plural espejo

EL MAR EN LA LLANURA

¡El mar, el mar!

El mar. La mar.

EL MAR LEJANO

El mar, lleno de urgencias masculinas

El mar se mide por olas

El mar sus millares de olas

El mariquita se peina

EL MÁS SOLO

El Mascarón. ¡Mirad el mascarón!

El mediodía en la calle, atropellando ángeles

EL MENDIGO [José de Espronceda]

EL MENDIGO [Ramón López Velarde]

EL MENDIGO [Santiago Montobbio]

EL MENSAJE PERDIDO

EL MENSAJERO

El mes de Marzo vuelve con su luz escondida

El metal animado

EL MIEDO [Alejandra Pizarnik]

EL MIEDO [Álvaro Mutis]

EL MINUTO COBARDE

EL MISMO TIEMPO

El momento más grave de la vida

El monje vive en la caverna, originada de pretéritos asaltos del mar

El monte y el río

EL MUEBLE

El mundo es el segundo término

EL MUERTO

El mundo en sus ejes rueda

El mundo entero se me ha quedado vacío

El mundo es un papanatas

El mundo está compuesto de ventanas abiertas

El mundo está llorando RECIÉN nacido

El mundo se detiene a medio camino

EL MUÑECO

EL MUÑECO ROTO

El negro

EL NEGRO MAR

EL NIÑO DE LA NOCHE

EL NIÑO DE LA PALMA (CHUFLILLAS)

EL NIÑO DORMIDO

EL NIÑO MUERTO

EL NIÑO SOLO

EL NIÑO Y LA LUNA

EL NIÑO YUNTERO

El no [Octavio Paz]

El no [Juan Bautista de Arriaza]

EL NÓMADE

El nombre mío que he perdido

EL NOSTÁLJICO DOBLE

EL OASIS

EL OBISPO

El obispo le dijo al diácono entretanto

EL OBSTÁCULO

EL OFICIO DEL POETA

El ojo traza en el techo blanco

El olímpico cisne de nieve

El olivo

El olor del café y de los periódicos

EL OLVIDO [Vicente Aleixandre]

El olvido [Pablo Neruda]

EL OLVIDO [José Antonio Ramos Sucre]

El orbe de la danza

EL ORIENTE

EL ORIGEN DEL MUNDO

EL OSO, LA MONA Y EL CERDO

EL OTOÑADO

El otoño (4)

El otoño se acerca con muy poco ruido

El otro que lleva mi nombre

EL OTRO TIGRE

El país de mi infancia adolecía de una aridez penitencial

EL PAÍS DEL SOL

El paisaje decía

EL PÁJARO

EL PÁJARO DEL AGUA

¿El pájaro? ¿Los pájaros?

el pájaro se desampara en su

EL PALCO ESTRECHO

EL PAN NUESTRO

EL PAPAGAYO

El papagayo verde y amarillo

El papel en blanco jamás es sólo el papel en blanco

El paraíso existe

EL PÁRAMO

EL PASAJERO

EL PASO DE LA SIGUIRIYA

Él pasó con otra;

El pastor que en el monte anduvo al hielo

EL PASTORCICO

EL PAVO REAL

EL PEATÓN

EL PECAR INTERCEDE POR LOS PREMIOS, PREFIRIÉNDOSE A LA VIRTUD

El pedo dispertador o Caga siete. Fábula medio verdad y medio mentira

El pensamiento olvidado

EL PENTATOTAL A QUÉ

EL PEREGRINO DE LA FE

EL PERRO DE SAN ROQUE

EL PERRO Y EL COCODRILO

EL PERÚ

EL PIANO DE GENOVEVA

El placer de sufrir, de odiar, me tiñe

el pobre butch butchanam pasó sus años últimos

EL POBRE CARITATIVO - Milagros de Nuestra Señora (Versos 525 a 564)

El pobre Juan de Dios, tras de los éxtasis

El pobrecito es tan feo

EL PODER DEL CANTO

EL POEMA

El poema como idea de la poesía

EL POEMA DE LA CULPA

El poema respira por sus manos

EL POETA

EL POETA A CABALLO

EL POETA A SU AMADA

El poeta cara a cara con la luna

EL POETA DE «ADELFOS» DICE AL FIN...

El poeta es jardinero. En sus jardines

EL POETA PIDE A SU AMOR QUE LE ESCRIBA

EL POETA PREGUNTA POR STELLA

EL POETA RECUERDA LAS TIERRAS DE SORIA

EL POETA Y LA MUERTE

El poeta y la sirena

EL POSEEDOR

El pozo

El prado fenece en una arboleda

EL PRESENTE SIGLO

EL PRESIDIARIO

El primer surco de hoy será mi cuerpo

El primero es Gonzalo de Berceo llamado

EL PRÍNCIPE

EL PRÍNCIPE DE BRUCES

EL PRINCIPIO Y EL FIN

EL PRÓDIGO

El propósito inútil

EL PROTERVO

El puño labrador se aterciopela

EL PURO NO

El que a su mujer procura

El que eligió en el jardín

El que espera desespera

El que está aquí sepultado

El que fuere dichoso será amado

El que inocente

EL QUE MÁS AMA...

El que posee el oro añora el barro

El que sabe que es uno con Dios, logra el Nirvana

El que vivo enseñó, difunto mueve

EL RAJÁ

EL RAPTO

EL RAYO SURCA, SANGRIENTO

EL REBELDE

EL RECUERDO

EL REINO DE LOS CABIROS

EL REINO INTERIOR

El remanso del aire

EL REMORDIMIENTO [Jorge Luis Borges]

EL REMORDIMIENTO [José Antonio Ramos Sucre]

EL RENCOR

EL REO DE MUERTE

EL RESFRÍO

EL RESTO, ¿QUÉ ES?

EL RETOQUE FINAL

EL RETORNO [José Antonio Ramos Sucre]

El retorno [Amado Nervo]

El retorno a la tierra natal ha sido tan

EL RETORNO MALÉFICO

El retrato

El revuelo de las golondrinas impide la serenidad de la mañana celeste

El Rey D. Sebastián

EL REY DE HARLEM

EL REY DE LAS RUINAS

El rey desvariado preside la corte y juzga las controversias al pie de un álamo de plata

El rey libraba sus mandamientos desde el pie de un sicomoro

El rey inmoderado nació de los amores de su madre con un monstruo del mar

El rey sabe de los motines y asonadas provocados por los descontentos en torno de la misma capital

EL REZAGADO

EL RICOTE ERUDITO

El Río de tu Sueño cantará el abecedario del agua

El río Guadalquivir

EL RITMO

EL RITO

El rocío suplica a la montaña

EL ROJO SOL DE UN SUEÑO EN EL ORIENTE ASOMA

EL ROMANCE DEL BARDO

El rompimiento

El rosal en su inquieto modo de florecer

El rubí de tu boca me rindiera

El sabor de tu boca y el color de tu piel

El sacerdote refiere los acontecimientos prehistóricos

EL SAGITARIO

EL SASTRE

EL SELENITA

EL SELLO PERSONAL

El semidiós que alzándose a la cumbre

EL SEMINARISTA DE LOS OJOS NEGROS

EL SER UNO

El servicio inútil

EL SILBO DE AFIRMACIÓN EN LA ALDEA

EL SILENCIO

El silencio que queda entre dos palabras

El sol dentro del día

El sol entre los follajes

El sol es tiempo

El sol es un globo de fuego

EL SOL. HIMNO.

El sol pone una ojera violácea en el alero de las casas

El sol se pierde —moneda de fuego

El solitario divierte la mirada por el cielo en una tregua de su desesperanza

EL SOLTERÓN

EL SOMBRERO

EL SON DEL CORAZÓN

EL SONETO DE RIGOR

El Soneto Nocturno

EL SUDOR

EL SUELO NATIVO

EL SUEÑO [Jorge Luis Borges]

EL SUEÑO [José Ángel Valente]

El sueño [Pablo Neruda]

El sueño bajo el sol que aturde y ciega

El sueño de Adán

EL SUEÑO DE LA INOCENCIA

EL SUEÑO DE LOS GUANTES NEGROS

EL SUEÑO DEL CAIMÁN

EL SUEÑO EN EL DESIERTO

El sueño verdadero

El suertero que grita "La de a mil"

EL SUR

El sur como una larga

EL TÁLAMO ETERNO

El talento

EL TALISMÁN

El té, viniendo del imperio chino

EL TÉ Y LA SALVIA

EL TEJEDOR DE MIMBRES

EL TEMBLOR

el temor a la vejez ¿envejece?

EL TEÓLOGO DISIDENTE

El teólogo se había tornado macilento y febril

EL TESORO DE LA FUENTE CEGADA

EL TESTIGO

El tiempo crucifica

El tiempo es un invierno que apaga la ambición con la lenta, fatal caída de sus nieves

El tiempo que nos une y nos divide

El tiempo y el amor

EL TIGRE

EL TIGRE ESTÁ EN LA NIÑA

El tigre está en los ojos

EL TODO

EL TONTO DE RAFAEL (Autorretrato burlesco)

El topo y el lince eran los ministros de mi sabiduría secreta

EL TORBELLINO

EL TÓTEM

El traje de los vicios

El traje que vestí mañana

EL TREN

El tronco de ovas vestido

El tumor le deformaba el vientre

El túmulo

EL ÚLTIMO CANTO

EL ÚLTIMO DE LA FIESTA

El último vagón ha matado al cisne

El universo se investiga a sí mismo

EL UNO NONES

El uno total menos

El vaciadero

EL VALLE DEL ÉXTASIS

EL VALS

El vals llora en mi ojal

EL VAMPIRO

EL VANIDOSO

EL VAPOR

El vapor es el alma del agua, hermano mío

El varón que tiene corazón de lis

El velero lustroso de la muerte

El vendaval riguroso, nacido en el secreto de un páramo

El verano echa nudo a tres años

EL VERDUGO

EL VERDUGO SECRETO

El verso debe ser claro y sonoro

EL VÉRTIGO DE LA DECADENCIA

El verso es un beso santo. ¡Poned en él tan sólo

EL VIAJE

EL VIAJE DE HIMILCÓN

El viaje de la tribu

EL VIAJE DEFINITIVO

EL VIAJERO

El viejo corazón pulula a diario

El Viejo Patriarca

EL VIEJO POZO

El viejo pozo de mi vieja casa

El viento despierta

EL VIENTO EN LA ISLA

El viento es un caballo

El viento golpea la puerta

El viento que entra en la cocina sacude el cartelón con el rostro de alguna

EL VIENTO Y EL ALMA

El visionario me enseñaba la numeración valiéndose de un árbol de hojas incalculables

EL WALHALLA

EL ZAGAL Y LAS OVEJAS

El 31 de febrero, a las nueve y cuarto de la noche

ELAINA

Eléctricas, desnudas en el mármol ardiente que pasa de la piel a los vestidos

ELEGÍA [Miguel Hernández]

ELEGÍA [León Felipe]

ELEGÍA [José Gorostiza]

ELEGÍA [Jorge Luis Borges]

ELEGÍA [Jorge Luis Borges]

ELEGÍA A CARLOS DE ROKHA

ELEGÍA A GABRIELA MISTRAL

ELEGÍA A GARCILASO (LUNA, 1501-1536)

Elegía de la costa

ELEGÍA DE LA PATRIA

ELEGÍA DE SEPTIEMBRE

ELEGÍA DE UN AZUL IMPOSIBLE

ELEGÍA DE UN MADRIGAL

ELEGÍA DE UN PARQUE

ELEGÍA DEL RECUERDO IMPOSIBLE

ELEGÍA DEL ROCÍO

ELEGÍA INTERRUMPIDA

ELEGÍA NOCTURNA

ELEGÍA POSIBLE

ELEGÍA PRIMERA

ELENA

ELEUSIS

Elisa, ya el preciado

ELLA [Ramón López Velarde]

ELLA [Oliverio Girondo]

ELLA [Vicente Huidobro]

Ella daba dos pasos hacia delante

Ella estaba con él... A su frente

Ella fue vendida

Ella, la insojuzgable, no pudo detener la jauría

—Ella lo idolatró y Él la adoraba...

Ella no fue, entre todas, la más bella

ella se desnuda en el paraíso

ella se sienta sobre mi corazón y la presión

Ello es que el lugar donde me pongo

Ello es que hay animales muy científicos

ELOGIO

ELOGIO A FUENSANTA

ELOGIO DE LA SEGUIDILLA

ELOGIO DE LA SOLEDAD

ELOGIO DE LA SOMBRA

ELOGIO FUNERAL A DON MELCHOR DE BRACAMONTE, HIJO DE LOS CONDES DE PEÑARANDA, GRAN SOLDADO, SIN PREMIO

ELPHISTONE

Emboscado en mi escritura

Emerge tu recuerdo de la noche en que estoy

EMERSON

EMILIO PRADOS (RETRATO EN REDONDO)

Empieza el llanto

Empiezo a hacer historia de mi vida

Empuña el sol tocando y desparramando su cuerno de fuego

Empuja el corazón

Émulo al Sol saldrá del cielo hesperio

En

En abril de este año hablé con Bioy Casares

EN ABRIL, LAS AGUAS MIL

EN ALABANZA DE LA ROSA EN COMPETENCIA DEL JAZMÍN

En algún lugar del gran muro inconcluso está la puerta

En alguna parte hay un hombre

¿En año quieres que plural cometa

En aquella galería

En aqueste enterramiento

En aqueste pacífico retiro

En Ávila, mis ojos

En breve cárcel traigo aprisionado

En Burgos está el buen rey

En busca de la tarde

EN CASTELLANO

En Castilla está un castillo

EN COLONIA

En Costa Rica

En crespa tempestad del oro undoso

En cualquier parte donde nos encontremos

EN CUANTO A LA IMAGINACIÓN DE LAS PIEDRAS

EN DONDE LA MEMORIA ES UNA TORRE EN LLAMAS

En dos lucientes estrellas

En dulce charla de sobremesa

En el alba de callados venenos

En el alma llevaba un pensamiento

En el atrio: una reunión de ciegos auténticos

En el balcón, un instante

EN EL BAÑO

En el blanco infinito

En el bronce de Homero resplandece tu nombre

En el café de Chinitas

EN EL CAMINO

EN EL CAMPO

En el caudaloso río

En el cenit del día

En el chisporreo del remolino

En el cristal de tu divina mano

En el derruido muro

EN EL DÍA DE SU MUERTE A MANO ARMADA

En el dulce reposo de la tarde

En el eco de mis muertes

EN EL ENTIERRO DE UN AMIGO

En el entusiasmo del dulce embeleco

En el extraño bazar

En el fondo de la calle, un edificio público aspira el mal olor de la ciudad

En el fondo de ti vuela la mariposa

En el fondo del mar

EN EL FONDO DEL POZO (El Enterrado)

En el fondo del sueño están los sueños. Cada

EN EL FONDO FORESTAL DEL DÍA

En el gastado corazón del Tiempo

En el glorioso nombre del Rey Omnipotente

En el gran cielo de la poesía

EN EL INSTITUTO Y EN LA UNIVERSIDAD

En el kiosco bien oliente

En el libro lujoso se advierten

EN EL MAR

En el mar halla en agua su paraíso ansiado

En el más cariñoso lecho

En el momento en que el tenista lanza magistralmente

EN EL MUNDO NO QUIEREN A LOS TRISTES

En el nomne del Padre, que fizo toda cosa

EN EL ORDEN QUE PREFIERA

En el palacio hebreo, donde el suave

En el parque confuso

En el parque, yo solo...

En el pasillo el anciano se prepara para la pelea

EN EL PIÉLAGO VELEIDOSO

En el precio, el favor; y la ventura

EN EL PRINCIPIO

En el principio morava

En el profundo del abismo estabas

En el regazo de la tarde triste

EN EL REINADO DE LA PRIMAVERA

EN EL REINO DE LOS ESPEJOS CURVOS

En el rincón aquel, donde dormimos juntos

En El Salvador la violencia no será tan sólo

En el seno radioso de su gruta

EN EL SEPULCRO DE LA DUQUESA DE LERMA

      PARA LO MISMO

EN EL SILENCIO

En el silencio de la casa, tú

En el silencio estrellado

En el taller del alma maduran los deseos

En el tiempo compacto

EN EL TRASMUNDO TIEMBLA UNA BOMBILLA

EN EL TÚMULO DE LAS HONRAS DEL SEÑOR REY DON FELIPE III

En el valle que rodean montañas de la infancia

En el verde jardín del monasterio

En esas doce horas que somos la espalda del mundo

En esta aldea blanca de oscuros pescadores

En esta breve tabla

En esta cama donde el sueño es llanto

En esta hora en que las formas se deshacen

En esta noche mi reloj jadea

En esta paz del corazón alada

En esta venerada tumba, humilde

¡En esta vida no la supe amar!

En este bosque en que los árboles

En este occidental, en este, oh Licio

En este retrato

En este río lácteo

En estos campos de la tierra mía

En estos hiperbólicos minutos

En extrema pasión vivía contento

En filas ordenadas regresamos

En fin, a vuestras manos he venido

En fin, en fin, tras tanto andar muriendo

En fin voy a partir, bárbara amiga

EN HONOR DEL CUERPO DE ARTILLERÍA

En incesante encarnizada lucha

En invernales horas, mirad a Carolina

En Jaén, donde resido

En la altura los cuervos graznaban

En la amplitud benigna del contorno

EN LA BRISA, UN MOMENTO

En la cabeza le dio

En la cálida tarde se hundía

En la capilla estoy, y condenado

En la carpeta

En la casa blanca, muere

En la casa de nadie

En la celda, en lo sólido, también

En la clave del arco ruinoso

¿En la confusión, tu rostro

En la cuna sin par nació la airosa

En la cúspide radiante

En la desnuda tierra del camino

En la doctrina chiste y agudeza

EN LA ENFERMEDAD DE QUE MURIÓ EL SEÑOR REY DON FELIPE III

En la eropsiquis plena de húespedes entonces meandros de

En la fecha

En la fecha

En la fotografía que tus ojos vuelven dulce

En la fuente cristalina

En la gala y compostura

En la hamaca sentí que me decías

En la imponente nave

En la isla en que detiene su esquife el argonauta

EN LA JORNADA DE PORTUGAL

En la luna negra

EN LA MISMA OCASIÓN

En la mitad del barranco

EN LA MUERTE

EN LA MUERTE DE DON RODRIGO CALDERÓN

EN LA MUERTE DE DOS SEÑORAS MOZAS, HERMANAS, NATURALES DE CÓRDOBA

EN LA MUERTE DE DOÑA GUIOMAR DE SA, MUJER DE JUAN FERNÁNDEZ DE ESPINOSA

EN LA MUERTE DE ENRIQUE IV, REY DE FRANCIA

En la muerte de Filis

EN LA MUERTE DE TRES HIJAS DEL DUQUE DE FERIA

EN LA MUERTE DE UN CABALLERO MOZO

EN LA MUERTE DE UNA DAMA PORTUGUESA EN SANTARÉN

EN LA MUERTE DE UNA SEÑORA QUE MURIÓ MOZA EN CÓRDOBA

En la noche azulada y silenciosa

En la noche entraremos

en la noche importante

En la noche silenciosa y oscura

En la orilla del silencio

EN LA PARTIDA DEL CONDE DE LEMUS Y DEL DUQUE DE FERIA A NÁPOLES Y A FRANCIA

En la playa he encontrado un caracol de oro

EN LA PLAZA

EN LA PLAZA DE ARMAS

En la pobre vivienda de suelo desnudo, alumbrada con una lámpara mezquina

En la popa desierta del viejo barco

En la quieta impostura virginal de la noche

En la rama de un árbol

En la ruta de Portillo

En la Sed

En la soledad hiriente y absoluta a la que no he conseguido

En la sombra estaban sus ojos

En la tarde, en las horas del divino

En la terraza de un café hay una familia gris

En la tierra de nadie, sobre el polvo

En la torre

En la tranquila noche, mis nostalgias amargas sufría

En la verde orilla

En la vieja Colonia, en el oscuro

En las alas oscuras de la racha cortante

En las cuadras del mar duermen términos blancos

En las entrañas del verano

En las horas oscuras

EN LAS NOCHES CLARAS

En las noches de abril, mansas y bellas

En las pálidas tardes

En las riberas vagando

En las tardes brumosas del invierno

EN LAS TIENDAS GRIEGAS

EN LAS TINIEBLAS HÚMEDAS

En Lima... En Lima está lloviendo

En llamas, en otoños incendiados

En lo alto de aquel monte

En lo más abrupto y alto

EN LOS BOSQUES DE PENNSYLVANIA

En los bosques, perdido, corté una rama oscura

En los campos de Antelo, hacia el noventa

En los claros domingos de mi pueblo es costumbre

En los claustros del Alma la herida

En los dientes, la mañana

En los ecos del órgano o en el rumor del viento

En los extremos estás

En los húmedos bosques, en otoño

En los montes, los valles y collados

En Los paisajes de Mansiche labra

En los pinares de Júcar

En los prados de tu huerto

En los solares de Burgos

En los yermos del mar, donde habitas

En lúgubres cipreses

En Madrid, donde me dieron la noticia de tu muerte

en madrugada en pleno su esplendor

EN MARCHA

En medio a mis congojas, en mitad de mi hastío

En medio de la plaza y sobre tosca piedra

En medio de la tierra apartaré

En medio de este hueco redondo y transparente

En medio de un silencio desierto como la calle antes del crimen

En medio del camino de la Vida...

EN MEMORIA DE ANGÉLICA

En mi cielo al crepúsculo eres como una nube

En mi jardín hay rosas

En mi ostracismo acerbo me alegré esta mañana

En mi patria hay un monte

EN MI PECHO FELIZ

En mi pequeño huerto

En nombre de Dios abandonamos las señales en el aire

EN NOMBRE DE MUCHOS

En nombre de tu rostro de lirio enfermo

En nuestra sumisión nos consumamos

EN PANNE

En París está doña Alda

En París está doña Alda

EN PAZ

En pedestal de ola

¿En perseguirme, mundo, qué interesas?

En plena guerra te llevó la vida

EN PLENITUD

En preguntar lo que sabes

¿En qué cuento te leí?

EN QUE DA MORAL CENSURA A UNA ROSA, Y EN ELLA A SUS SEMEJANTES

¿En qué reino, en qué siglo, bajo qué silenciosa

EN QUE SATISFAGA UN RECELO CON LA RETÓRICA DEL LLANTO

En Ronda, donde resido

En santa Águeda de Burgos

En Santa Gadea de Burgos

En santa Gadea de Burgos

En Santiago de Chile

En Sevilla a un sevillano

En soledad. No se siente

En su cárcel de espinos y rosas

En su cuerpo de espuma nacían las espigas

En su grave rincón, los jugadores

En su hábito oscuro, con los brazos abiertos

En su hierro perdura el hombre fuerte

En su llama mortal la luz te envuelve

En su país de hierro vive el gran viejo

En su tallo de calor se balancea

EN SUEÑOS

En suma, no poseo para expresar mi vida, sino mi muerte

En sus ojos rasgados y azules

En tanto «pace estrellas» el Pegaso divino

En tanto que de rosa y de azucena

En tanto que el hoyo cavan

En tanto que San Sixto decía este sermón

En tenebrosa noche, en mar airado

En ti la tierra

En ti me he silenciado

En tiempos de las hadas y de la hechicería...

En todas las eternidades

En torno de una mesa de cantina

En trenes poseídos de una pasión errante

EN TU CASA DESIERTA

En tus ojos un misterio

En un auto arteriado de círculos viciosos

EN UN CAFÉ

En un cartelón leí

EN UN CEMENTERIO DE LUGAR CASTELLANO

EN UN HOSPITAL

EN UN JARDÍN

En un libro de versos salpicado

En un poema leo

En un rincón del salón crepuscular

En un viejo país ineficiente

En una cuna pobre fui metido

EN UNA DESPEDIDA

EN UNA ENFERMEDAD DE DON ANTONIO DE PAZOS, OBISPO DE CÓRDOBA

En una noche escura

En una noche que debió ser lluvia

En una playa amena

En una tarde clara y amplia como el hastío

EN UXMAL

En una tempestad. Oda al huracán

En una tierra que amasan potros de cinco años

En vano el mar fatiga

En vano ensayaríamos una voz que les recuerde algo a los Hombres

En vez de las Helíades, ahora

En vez, Señora, del cristal luciente

En Viena hay diez muchachas

En villa humilde sí, no en vida ociosa

En volandas

ENCAJES

ENCAJES DE FIEBRE

Encallecido privilegio este orgulloso sufrir

Encaneció las ondas con espuma

Encima de las corrientes

¡Encinares castellanos

¿Encontrará la ciencia las almas de los muertos

ENCUENTRO [Federico García Lorca]

ENCUENTRO [Carmen Conde]

ENEAS, HIJO DE ANQUISES, CONSULTA A LAS SOMBRAS

ENEREIDA

ENFERMEDADES DE LA NIÑEZ

Enfrente a la Comedia Francesa, está el Café

Enhiesto surtidor de sombra y sueño

Enigma

ENIGMA DE LA DESEOSA

ENNARRA

Enorme tronco que arrastró la ola

¡Enorme y santa Rusia, la tempestad te llama!

Enorme y sólida

ENSEÑA A MORIR ANTES, Y QUE LA MAYOR PARTE DE LA MUERTE ES LA VIDA, Y ÉSTA NO SE SIENTE; Y LA MENOR, QUE ES EL ÚLTIMO SUSPIRO, ES LA QUE DA PENA

ENSEÑA CÓMO NO ES RICO EL QUE TIENE MUCHO CAUDAL

ENSEÑA CÓMO TODAS LAS COSAS AVISAN DE LA MUERTE

ENSEÑA NO SER SEGURA POLÍTICA REPREHENDER ACCIONES, AUNQUE MALAS SEAN, PUES ELLAS TIENEN GUARDADO SU CASTIGO

ENSEÑA QUE, AUNQUE TARDE, ES MEJOR RECONOCER EL ENGAÑO DE LAS PRETENSIONES Y RETIRARSE A LA GRANJERÍA DEL CAMPO

Éntrase el mar por un arroyo breve

Ensíllenme el potro rucio

Ente chismoso, fábula, quimera

ENTONCES [Julio Flórez]

ENTONCES [José Antonio Ramos Sucre]

Entonces hubiera gritado

Entra el viejo Orfeo. Mil notas auroran

ENTRADA A LA MADERA

Entré a la vasta veleidad del piélago

Entre aquellos olivares

Entre armas, guerra, fuego, ira y furores

Entre el aura obsesiva del incienso

Entre el discorde estruendo de la orgía

Entre el dolor y el placer median tres criaturas

Entre el dudoso cortejo

Entré en la casa blanca con mi incierta

Entre Estepona y Marbella

Entre hombres y paquetes, diarios envejecidos

Entre irse y quedarse duda el día

Entre italiano

Entre la noche y el día

ENTRE LA PIEDRA Y LA FLOR

Entre la tiniebla densa

Entre las hojas cinco generosa

Entre las 5 y las 7

Entre lo que veo y digo

Entre los agostadores

ENTRE LOS BEDUINOS

Entre los espadones de fierro literario

Entre los gestos del mundo

Entre los sueltos caballos

Entre mariposas negras

Entre mi amor y yo han de levantarse

Entre mis brazos olvidas

Entre mis manos

Entre mis manos vives

Entre mujeres alta ya, la niña

Entre pedazos de palabras

Entre tantos oficios ejerzo éste que no es mío

Entre todas las flores, señoras y señores

Entre tu verdad más honda

Entre un bosque de mástiles

Entre un romper de olas descubro el monumento

Entréme donde no supe

ENTRESUELO

ENTRESUEÑO

Entro en mí mismo para verme, y dentro

Entró la noche; con ella

Entró y se inclinó hasta besarla porque de ella recibía la fuerza

ENTREVISIÓN DEL PEREGRINO

ENTREVISTA DE BERNARDO CON EL REY

ENVÍO [Amado Nervo]

ENVÍO [José Ángel Buesa]

ENVÍO A CARLOS EDMUNDO EN ESTA HORA PRECURSORA DEL SILENCIO

Envuelta en sangre y polvo la jabalina

ENXIENPLO DE LA PROPIEDAT QUE'L DINERO HA

Epígrafe al sepulcro del Excmo. Sr. D. Pedro Ceballos natural de Extremadura y oriundo de las montañas de Santander y difunto en Córdoba, patria del Gran Capitán

EPIGRAMA [Nicolás Fernández de Moratín]

EPIGRAMA [Ernesto Cardenal]

Epigrama [Leandro Fernández de Moratín]

EPÍLOGO [Gabriel Celaya]

EPÍLOGO [Julio Herrera y Reissig]

Epílogo [Enrique Villagrasa González]

Epitafio de un amante

Epitafio de un celoso

EPISODIO

EPÍSTOLA

EPÍSTOLA A LOS TRANSEÚNTES

EPÍSTOLA A RAFAEL ALBERTI DESDE LA TIERRA DE CARBAJALES

[EPÍSTOLA CUARTA] DE JOVINO A ANFRISO, ESCRITA DESDE EL PAULAR [Segunda versión]

EPITAFIO [Gustavo Pereira]

Epitafio [Juan Gelman]

EPITAFIO [Juan Pablo Forner]

EPITAFIO A LA ROSA

Epitafio al mismo D. Rodrigo Calderón (atribuido)

EPITAFIO AL TÚMULO DEL PRÍNCIPE DON CARLOS

EPITAFIO DE UNA DUEÑA, QUE IDEA TAMBIÉN PUEDE SER DE TODAS

EPITAFIO DEL SEPULCRO, Y CON LAS ARMAS DEL DUQUE DE OSUNA. HABLA EL MÁRMOL

EPITAFIO EN LA TUMBA DE JUAN, EL CARPINTERO

Epitafio para Joaquín Pasos

Epitafio para la tumba de Adolfo Báez Bone

EPITAFIO PARA LA TUMBA DE UN HÉROE

EPITAFIO PARA SER COLOCADO EN LA TUMBA DE CHAPLIN

EPITAFIO PARA UN POETA

Epitalamio

EPITALAMIO BÁRBARO

Equivalencias

Equivocar el camino

Era apacible el día

Era del año la estación florida

Era el crepúsculo de la iguana

Era el mes que aplicaba sus teorías

Era en abril, y de la nieve al peso

Era en Numancia, al tiempo que declina

Era esta vez el fuego

Era la alegre víspera del día

Era la época en que yo juraba

Era la hora de la injuria la fugaz época de la maldición

Era la última noche

Era mi dolor tan alto

Era muy niña María

Era un aire suave, de pausados giros

Era un cautivo beso enamorado

Era un jardín sonriente

Era un niño que soñaba

Era un omne pobre que vivié de raziones

Era un pacto firmado con la sangre de cada pesadilla

Era un poeta lírico, grandioso y sibilino

Era un ritmo: el que vibra en el espacio

Era un simple clérigo pobre de clerecía

Era un suspiro lánguido y sonoro

Era un varón perfecto, de hermosa discreción

Era una mañana y abril sonreía

Era una noche del mes

Era verde el silencio, mojada era la luz

Éramos aturdidos mozalbetes:

Eran años de estudio. Sabía muchos de linguales

Eran ayer mis dolores

Érase de un marinero

Érase el mes de más hermosos días

Érase un cura, tan pobre

Érase un hombre a una nariz pegado

Érase una caverna de agua sombría el cielo

Érase una Gallina que ponía

ÉRASE UNA VEZ

Érase una vieja

Eres de cielo hacia la tarde, tienes

¿Eres dichoso? Si tu pecho guarda

ERES FELIZ

Eres feliz. Saber no quieras

Eres hermosa como la piedra

Eres hija del mar y prima del orégano

Eres invulnerable. ¿No te han dado

Eres la compañía con quien hablo

Eres la primera que te me paseas por aquí

Eres la rosa ideal

¿Eres tú?... ¿Eres tú la hada hermosa

¿Eres tú, Guadarrama, viejo amigo

¿Eres un imposible? ¿Una quimera?

Eres uno con Dios, porque le amas

Erígese tu voz en mis sentidos

EROS

Eros: ¿acaso no sentiste nunca

Eros, yo quiero guiarte, Padre ciego...

ERÓTICA IMPREVISTA

ES

Es ahora la vida

Es algo formidable que vio la vieja raza:

Es angosta la puerta

es buena y bella como el mar

Es bueno, amor, sentirte cerca de mí en la noche

Es cierto, amada mía, hermana mía, es cierto!

Es con voz de la Biblia, o verso de Whalt Whitman

Es cuestión de palabras y, no obstante

Es de madera mi paciencia

Es decir la miraba

Es el hospicio, el viejo hospicio provinciano

Es el mejor de los buenos

es enorme la tristeza que un hombre una mujer

Es este aquel que amabas

Es hoy: todo el ayer se fue cayendo

Es igual que reír dentro de una campana

Es inútil andar por el desprecio con el desprecio a cuestas

Es justo, sí: la humanidad, el deudo

Es la fiesta del Centenario

Es la hiedra negra, en las raíces, entre las hojas

Es la historia de siempre y también

Es la hora de misterio en que el labriego

Es la hora en que los muertos se levantan

Es la mansión de ayer, la de la infancia mía

Es la mañana llena de tempestad

Es la mujer del hombre lo más bueno

Es la noche desamparo

¿Es la poesía un pretexto de la locura?

Es la tarde gris y triste

Es la tierra de Soria árida y fría

ES LO CONTRARIO DE LO QUE QUIERO DECIR

Es media noche. —Duerme el mundo ahora

Es media noche: vaporosa calma

Es mediodía. Un parque

ES MI ALMA

Es mía y no mía la muerte

Es noche. La inmensa

ES OLVIDO

Es para llorar que buscamos nuestros ojos

Es posible me persigan hasta cuatro

Es preciso que tornes de la esfera sombría

Es recio haber gastado días, meses, años en defenderse

Es tan glorioso y alto el pensamiento

es todo el día que

Es Toledo ciudad eclesiástica

Es tu lengua

Es una antorcha al aire esta palmera

Es una araña enorme que ya no anda

Es una calle larga y silenciosa

Es una forma juvenil que un día

es una gran tristeza señora

Es una hermosa noche de verano

Es una historia conocida, amigos

Es una intensísima corriente

Es una tarde cenicienta y mustia

Es una tarde mustia y desabrida

ES VERDAD

Es verdad, no es un cuento

Es verdad, pues: reprimamos

¿Es verdad que te gusta verte hundida

Es voz común que a más del mediodía

ESA BATALLA

Esa criatura ha muerto

ÉSA ES TU PENA

esa mujer que ahora mismito se parece a santa

Esa mujer se parecía a la palabra nunca

Esa palabra que jamás asoma

Ésa que veis llegar máquina lenta

esa ropita tuya que

ESA SANGRE

ESCALINATA DEL PALACIO

ESCALONES

ESCAMOTEO...

Escapo de una finta, peluza a peluza

Escarnecido, aclimatado al bien, mórbido, hurente

ESCENA

ESCENA XII (fragmento: D. Juan relata su historia)

Esclava mía, témeme. Ámame. Esclava mía!

ESCOMIENZA LA VIDA DEL GLORIOSO CONFESOR SANCTO DOMINGO DE SILOS - Vida de Santo Domingo de Silos (Versos 1 a 36)

Escondida debajo de tu armada

Escondido en los muros

Escribo

escribo en el olvido

ESCRITO A CADA INSTANTE

ESCRITO CON TINTA VERDE

ESCRITO EN LA CORTEZA DE UNA CEIBA

ESCRITO EN LA TUMBA

Escrito está en mi alma vuestro gesto

ESCRITOS EN LA PIEDRA

ESCRITURA

Escucha Escucha Escucha

Escucha, escúchame, nada de vidrios verdes o doscientos días

Escuchadme, Señor, tengo los miembros tristes

Escuchando la música sacra de Vivaldi

Escúcheme, por favor

Ese alto caballero americano

¡Ese día, ese día

Ese que yace en la sangrienta arena

ESE TÁCITO RITO QUE ME HE IMPUESTO

Ese vago clamor que rasga el viento

ESFINGES SUELEN SER

Esforzaron mis ojos la corriente

Esforzóse pobre luz

Eslavo con respecto a la palmera

ESO ERA AMOR

ESO ME BASTA

ESO SERÍA TODO

Esos cabellos en tu frente enjertos

Esos hombres del violín llevan su voz en el brazo

ESPACIO Y TIEMPO

Espacio y tiempo, barrotes

ESPAÑA [Rubén Darío]

ESPAÑA [Jorge Luis Borges]

ESPAÑA, APARTA DE MÍ ESTE CÁLIZ

ESPAÑA EN EL SUEÑO

ESPAÑA EN MARCHA

ESPAÑA MÍSTICA

ESPAÑOL

Español del éxodo de ayer

Español, español

Esparcido el cabello por la espalda

ESPEJO

Espejo de zozobra

Espejo y agua

ESPEJOS

Esperando todos los días para que venga el cierzo

ESPERANZA [Gerardo Diego]

Esperanza [Ángel González]

ESPERANZA [Amado Nervo]

Esperanza plañe entre algodones

Esperaos. Ya os voy a narrar

Esperar junto a este mar (en el que nacieron las ideas)

ESPERGESIA

Espero curarme de ti

Espinas, vidrios rotos, enfermedades, llanto

ESPIRACIÓN

Espíritu de fuego sagrado y rutilante

Espíritu desunido

Espíritu que naufraga

Espíritu sin nombre

Espléndida razón, demonio claro

ESPUMA

Esquemas para una oda tropical

Esquilones de plata

Esquiva

Esta agua medrosa y triste

¡ESTÁ BIEN!

Esta cabeza, cuando viva, tuvo

Esta ceiba que da sombra a mi casa

Esta concha que ves presuntuosa

Esta corona, adorno de mi frente

[ESTA É DE LOOR DE SANTA MARÍA, COM'É FREMOSA E BÕA E Á GRAN PODER]

Está el cielo tan bello,

Esta en forma elegante, oh peregrino

Está en la sala familiar, sombría

Ésta es la casa, el mar y la bandera

Esta de flores, cuando no divina

Esta desnuda playa, esta llanura

Ésta es la canción del bongó

Está en la plaza Mayor

Esta es la villa, Coridón, famosa

Ésta es tu sangre

Esta fabulilla,

Esta iluminación de la materia

Está la plaza sombría

Esta leyenda en sabio romance campesino

Esta manera de esparcir su aroma

Esta mañana bajé

Esta mujer angélica de ojos septentrionales

Esta noche al oído me has dicho dos palabras

ESTA NOCHE DE DESPOSADA

Esta noche desciendo del caballo

Esta noche ha vuelto la lluvia sobre los cafetales

Esta novia del alma con quien soñé en un día

esta ofelia no es la prisionera de su propia voluntad

Esta que admiras fábrica, esta prima

Ésta que era una niña de cera

Esta que me inspiró fácil Talía

Esta será mi venganza:

Esta será ya lo veo tu última imagen

Esta tarde llueve como nunca; y no

Esta tarde me aburro

Esta tarde, mi bien, cuando te hablaba

Esta vez, arrastrando briosa sus pobrezas

Esta víbora ardiente, que, enlazada

Esta vida en silencio

Estaba allí, exacto, sin hora

Estaba inerme por efecto de la porfía secular con el burgués y el villano

Estaba un ratoncillo aprisionado

Estabais las tres hermanas

Estábamos en el paraíso

Estabas en el agua

Estabas, pero no se te veía

Estábase la Efesia cazadora

Estación Terminal

Estáis muertos

ESTAMENTO NOCTURNO

Estamos a catorce de Julio

Están todas

Estancia soleada

Estando yo en la mi choza

Estar cansado tiene plumas

¿Estarás siempre de mi parte

Estas aguas no son aquellas aguas

Estas que veis aquí pobres y escuras

ÉSTASIS

Estatua del azul, deshabitada

ESTATUA ECUESTRE

Estas que me dictó, rimas sonoras

Este a Pomona, cuando ya no sea

Este amor que quiere ser

Este amor que yo alimento

Este armazón de huesos y pellejos

este aroma de vos/¿sube?/¿baja?

Este brazo de fuego

Este buitre voraz de ceño torvo

Este concurso de células

Este cristal aguarda ser sorbido

Éste de mis entrañas dulce fruto

Éste del cabello cano

este deseo de soledad con vos/amor

Este difunto era esposo

Este donquijotesco

Este es el libro de mi dolor

Este espejo colgado a la pared

Este funeral trono, que luciente

Este galapaguito

Este gallo que viene de tan lejos en su canto

Este gran don Ramón de las barbas de chivo

Este hombre del casino provinciano

Este lánguido caer en brazos de una desconocida

Este largo cansancio se hará mayor un día

ESTE LIBRO

Este libro tiene muchos precedentes

Este mármol no es escultura

Este monte de cruces coronado

Este noble poeta, que ha escuchado

Este piano viaja para adentro

Este pichón del Turia que te mando,

Este, que Babia al mundo hoy ha ofrecido

Éste que en la fortuna más subida

Éste, que en traje le admiráis togado

Éste que ves, engaño colorido

ESTE SITIO DE ANGUSTIA

Este temporal a destiempo

Este vetusto monasterio ha visto

ESTELAS

ESTILO DEL FANTASMA

ESTIVAL

Esto

Esto de imaginar si está en su casa

ESTO NO ES NADA

Esto que se termina soy yo. No puedo pasar de mí.

Éstos, amada, son sitios vulgares

Estos de pan llevar campos ahora

Estos huesos brillando en la noche

Éstos los sauces son y ésta la fuente

Estos son mis dos pies, mi error de nacimiento

ESTOY CANSADO

Estoy completo de naturaleza

Estoy contigo

Estoy continuo en lágrimas bañado

Estoy en la miseria Dios mío qué te importa

Estoy glosando el paisaje de la Ilíada en donde los ancianos de Troya confiesan la belleza de Helena

Estoy pensando, es de noche

Estoy sentado como un inválido en el desierto de mi deseo de ti

Estoy sentado frente a un vaso de agua

Estoy sola, Señor, y hay mucha gente en torno

Estrella de la tarde silenciosa

ESTRELLA EN ALTO

ESTRELLA INTERIOR

Estrella Ogden acompáñame

ESTRELLAS FIJAS

Estrellas que entre lo sombrío

ESTROFA NUEVA

ESTUDIO CON ALGO DE TEDIO

ET LABORA

ETERNIDAD [Juan Ramón Jiménez]

ETERNIDAD [Jorge Debravo]

ETERNIDAD [Dulce María Loynaz de Castillo]

ETERNIDAD [Amado Nervo]

Eternidad, belleza

Eternidad: ¡devuélveme lo que me has substraído!

ÉTICA CONFIRMADA

EUCARÍSTICA

EUNICE

¿Eva era rubia? No. Con negros ojos

EVERNESS

EWIGKEIT

Excelso monte do el romano estrago

EXEMPLIFICA

Exhalación clara que anhelas

EXHORTA A LISI A EFECTOS SEMEJANTES DE LA VÍBORA

EXHORTA A LOS QUE AMAREN QUE NO SIGAN LOS PASOS POR DONDE HA HECHO SU VIAJE

EXHORTACIÓN A LA MAJESTAD DEL REY NUESTRO SEÑOR FELIPE IV PARA EL CASTIGO DE LOS REBELDES

Exigió que sus esclavos le escupieran la frente

EXILIO

Existe un mutilado, no de un combate sino de un abrazo

¿Existirá? ¡Quién sabe!

EXISTO POR MILAGRO

EX-LIBRIS

¡Éxodos! ¡Éxodos! Rebaños

EXORDIO

EXPECTACIÓN

Explicación de la firmeza del verdadero amor

EXPLORADORAS

EXPLOSIÓN

ÉXTASIS [Amado Nervo]

ÉXTASIS [Ismael Enrique Arciniegas]

Extraño no decirlo y hablar hidras pensadas

EXVOTO