Letra N

Letra N

Letra M Letra Ñ Menú de autores / Authors menu Atrás / Back Inicio / Homepage Info Enlaces / Links Los 14 poemas del mes / Poems selection Buscar / Search Autores siglo XXI Canciones / Songs Traducciones / Translations Novedades / New Herramientas / Tools Correo y sitio web / Email and web site Tienda / Shopping
MENÚ POR TÍTULO Y PRIMER VERSO

Nace de mí, de mi sombra

Nace el alba María

NÁCETE AQUÍ MI NIÑO

Nací de honesta madre: diome el cielo

Nací en Cuba. El sendero de la vida 

Naciendo el llanto humedeció tus ojos

NACIMIENTO DE CRISTO

Naciste desde el fondo de la noche

NADA [Julia de Burgos]

Nada [Enrique Villagrasa González]

Nada [Antonio Plaza]

Nada a las fuerzas próvidas demando

NADA ES LO MISMO

Nada es más que un instante. Lo remoto

Nada es memoria: todo es invención

Nada escucha Elphistone- Je suis de mon coeur le vampiro-

Nada más

Nada me importa, blanca o negra mariposa

Nada me importa vivir

Nada mejor para cantar la vida

Nada o muy poco sé de mis mayores

Nada por siempre dura

NADA SOBRE NADA

Nada tiene que ver el dolor con el dolor

Nadaba entre la nada. Sin empeño

Nadadora de noche, nadadora

Nadi puede ser dichoso

Nadie a tu lado

Nadie comprendía el perfume

NADIE CONOCE EL BIEN

Nadie debe ganar +

Nadie es la patria. Ni siquiera el jinete

Nadie escuche mi voz y triste acento

Nadie fue ayer

Nadie llegó hasta mí con este paso

Nadie más cortesano ni pulido

¡Nadie me escucha!... ¡Nadie!... El eco sólo

Nadie percibió la belleza

Nadie rebaje a lágrima o reproche

NADIE SE ENFADE

Nadie vio la hermosura de las calles

NANA

NANA DE SEVILLA

NANAS DE LA CEBOLLA

Naranjo en maceta, ¡qué triste es tu suerte!

NÁUFRAGA NAVE, QUE ADVIERTE Y NO DA ESCARMIENTO

NAUFRAGIO

NAUFRAGIO INCONCLUSO

Náufrago de mi propio sueño

Necesidades

Nególe a la razón el apetito

NEGRO BEMBÓN

NEGRO SIN ZAPATOS

Negros de sombra. Caudales

Neoyorquina noche dorada

NERVAZÓN DE ANGUSTIA

Nerviosa la hora parpadea

Nervioso, pero sin duelo

«NESSUN MAGGIOR DOLORE ...»

NEUROSIS

NEW YORK. OFICINA Y DENUNCIA

Ni aún el cuerpo resiste

Ni aun la muerte pudo igualar a estos hombres

Ni con joyas

NI EL CIELO NI LA TIERRA

Ni el color de las dunas terribles en Iquique

Ni el tiempo que al pasar me repetía

Ni en este monte, este aire, ni este río

Ni sé para quién es esta amargura!

Ni tú ni yo estamos

Ni vale nada el fruto

NIEVE

NIGHTINGALE

NIHIL NOVUM [José Coronel Urtecho]

NIHIL NOVUM... [Amado Nervo]

NIHILISMO [Carlos Edmundo de Ory]

NIHILISMO [Julián del Casal]

Nilo no sufre márgenes, ni muros

¡Ninfas de Manzanares

Ninfas la lira es ésta que algún día

Ninguna era tan bella como tú

NIÑA

Niña de greyes delicadamente doradas

Niña gentil que a la vida

Niña hermosa que me humillas

Niña morena y ágil, el sol que hace las frutas

Niñita de pescadores

NIÑO

Niño indio, si estás cansado

Niño pequeño, aparecido

¡Niño temido por los dioses y hombres

Niño, vamos a cantar

Niños

Niños del mundo

No a todo alcanza Amor, pues que no puedo

No: aquí la tierra triunfa y manda

No arrancó la Ambición las quejas hondas

No arriesgue el mármol temerario

No. ¡Basta!

No basta que en su cueva se encadene

No busco la verdad, pero persigo

No busques nada nuevo, ¡oh mi canción!

No busques tras el mármol de mi frente

No cabe duda: de niño

¿No cesará este rayo que me habita

No cojas la cuchara con la mano izquierda

No comprendes, amor, cuál es mi sentimiento

No con mi blanda lira

No con vana lisonja y blando acento

No conoció el encuentro

NO CREO EN LA VÍA PACÍFICA

No de fino diamante o rubí ardiente

No de mi casa en altos artesones

No debiera arrancarse a la gente de su tierra o país, no a la fuerza

No debiera ser posible

No decía palabras

No dejes nunca de desconfiar de las instituciones

No destrozada nave en roca dura

No detenerse

No digáis que, agotado su tesoro

No digas, cuando vieres alto el vuelo

No dormía: vagaba en ese limbo

No duerme nadie por el cielo. Nadie, nadie

No en bronces, que caducan, mortal mano

No encubras Filis mía tus facciones

No enfrene tu gallardo pensamiento

No entiendo por qué escribo estos versos

No entre las flores, no, señor don Diego

No era bueno quererla; por los ojos

—No era nadie. El agua

NO ERES LO QUE DICES

No es agua ni arena

No es bueno apretar el alma, por ver si sale tinta

No es Cuba, donde el mar disuelve el alma

No es el viento

No es increíble cuanto ven mis ojos

No es la paciencia de la sangre la que llega a morir

No es nada de tu cuerpo

NO ES NINGÚN SECRETO

No es que muera de amor, muero de ti

No es suficiente dar, ni dar con alegría

No es tu final como una copa vana

No es tu sexo lo que en tu sexo busco

No escribo sin vivir

No, esta dulce tarde

no están muertos los pájaros

No estés lejos de mí un solo día, porque cómo

No existe la muerte, no ha existido nunca

No extrañéis, dulces amigos

No fue pasión aquello

No fueron tus divinos ojos, Ana

No fuiste una mujer, sino una santa

No ha sido fácil comprender el mar

No había ni rastro del día

No habían cumplido años ni la rosa ni el arcángel

No habrá pellín comparable, hasta la eternidad

¿No has leído amor mío

¿No has pensado en que todo atardezca?

No hay

No hay grandeza en la tarde, ni en el ocio

No hay noche, no hay luna, no

No hay para qué llamar, porque está franca

No hay regreso

No hay tiempo que perder

No hay vida o muerte

No he buscado poder ni metal

No he de callar por más que con el dedo

No he sido nunca linda —tal vez quise ser alta—

No hubo dolor en el momento justo

No intentes convencerme de torpeza

No la veo, no me baña su doloroso color

No las francesas armas odïosas

NO LE DIGAS A CRISTO

NO LE HABLES DE LA MUERTE...

No leas en libros ajenos

No levantes la voz; el niño está dormido

No lo creo todavía

NO LO SÉ

No, madre, no te olvido

¡No me admiró tu olvido! Aunque de un día

No me aflige morir; no he rehusado

NO ME CONDENES

No me contéis más cuentos

No me dejéis así

No me fío de la rosa

No me habléis más de dichas terrenales

No me has hecho sufrir

No me lavaste

NO ME LLAMES POETA...

No me lleves a sombras de la muerte

No me mirarán diciendo: «¿Qué eres?»

No me mueve, mi Dios, para quererte

no me quiero plantar en el

No me quites las canas

No me resolví nunca a abandonar la casa en el momento oportuno

No me voy de esta ciudad con la resignación de los visitantes en tránsito

no me voy solo cuando salgo de vos

No merecías las loas vulgares

No, nada llega tarde, porque todas las cosas

No, ninguna caída logró trocarse en ruinas

No, no fue tan efímera la historia

¡No! No ha nacido para amar, sin duda

No, no me basta, no

No. No tienen tamaño sus tobillos; no es su espuela

No nos mata un momento

No os acongojéis por falta de comida

No os espantéis, señora Notomía

No pierda más quien ha tanto perdido

¡No porque está callada

No porque llueva ser‚ digno. ¿Y cuándo

¡No pruebes tú los licores!

no quiero otra noticia sino vos

No quiero que te vayas

No quiero ver más fotos de estropicios de guerra

No quiero verte madre

NO QUISO SER

No rechaces los sueños por ser sueños

No recordar nada...

No recuerdo...

No sabe qué es amor quien no te ama

No sé a cuál crea de los dos

No sé adónde llevóse la marea

NO SE ATREVE A PINTAR SU DAMA MUY HERMOSA POR NO MENTIR QUE ES MUCHO PARA POETA

No sé cómo, ni cuándo, ni qué cosa

No sé con qué decirlo

No sé cuál es la cara que me mira

No sé de donde regresó el anhelo

No se ha meditado aún sobre estas tristes ruinas

No sé hasta dónde irán los pacificadores

No sé. Lo ignoro

No sé lo que he soñado

No se me importa un pito que las mujeres tengan

NO SÉ POR QUÉ PIENSAS TÚ

No se renueva el personal de esta calle

No sé si es que cumplió ya su destino

No sé si es sombra en el cristal, si es sólo

No se trata tan sólo de una herida

No siempre de las nubes abundante

No siempre es poderosa

No siempre fiero el mar zahonda al barco

No sientas que te falte

No siento yo, dulcísima María

No sois vosotras, ricas aguas

No sólo

No sólo el fuego

No sólo por las tierras desiertas donde la piedra salina

No son años la vida, sólo rápidas horas

No soporto la voz humana

No soy yo quien te engendra. Son los muertos

No subas tan alto, pensamiento loco

No te acerques. Tu frente, tu ardiente frente, tu encendida frente

¡No te amaré! Muriera de sonrojos

No te amo como si fueras rosa de sal, topacio

No te apiades de mí, luz cenicienta

No te conoce el toro ni la higuera

No te engañe el dorado

No te habrá de salvar lo que dejaron

No te olvides, temprana, de los besos un día

No te olvido

NO TE PONGAS BRAVO, POETA...

No te quedes inmóvil

No te quiero sino porque te quiero

NO TE SALVES

No te tardes que me muero

No te toque la noche ni el aire ni la aurora

No temas, Cristo rey, si descarriado

No temas, o bellísimo troyano

No tendrá Buenos Aires un río de cobalto

No tengo nunca más, no tengo siempre. En la arena

“No tengo otro” le he dicho

No tengo sólo un Ángel

No tienes tú la culpa si en tus manos

No toco la trompeta ni subo a la tribuna

No trates de llevarme al mundo de los sabios

No vayas, Gil, al Sotillo

NO VERTE

¿No ves, mi amor, entre el monte

No viéramos el rostro al padre Eterno

No vive ya nadie en la casa

No volver a soñar más que en lo mismo

NO VOLVERÁ EL PASADO

¡No ya la guerra de brillantes ojos

Noble como la cándida adorada

Noble desengaño

Noble señora de provincia: unidos

Noble y altivo, generoso y bueno

NOCHE [Vicente Huidobro]

NOCHE [Gabriela Mistral]

NOCHE [Federico García Lorca]

NOCHEBUENA

Noche blanca en que el agua cristalina

Noche de soledad. Rumor confuso

Noche de tenues suspiros

NOCHE DE VERANO

Noche. Este viento vagabundo lleva

Noche fabricadora de embelecos

Noche ni con más noche se consuela. Después

Noche, palabra mía henchida de sucesos

NOCHE PRIMERA

NOCHE TÓTEM

NOCHES DE HOTEL

NOCHES DEL MES DE JUNIO

Noctivozmusgo insomne

Nocturnamente único

NOCTURNO [Gerardo Diego]

NOCTURNO [Octavio Paz]

NOCTURNO [Rubén Darío]

NOCTURNO [Rubén Darío]

NOCTURNO [Rubén Darío]

NOCTURNO [Gabriela Mistral]

NOCTURNO [José Asunción Silva]

NOCTURNO [Rafael Alberti]

NOCTURNO [Manuel Acuña]

NOCTURNO [Ana Rossetti]

NOCTURNO [Leopoldo Marechal]

NOCTURNO [Álvaro Mutis]

NOCTURNO [Álvaro Mutis]

NOCTURNO [Álvaro Mutis]

NOCTURNO [Oliverio Girondo]

Nocturno [Julián del Casal]

NOCTURNO [José Antonio Ramos Sucre]

Nocturno [Enrique Lihn]

NOCTURNO A MI MADRE

NOCTURNO ALTERNO

NOCTURNO DE LA ESTATUA

NOCTURNO DE LOS ÁNGELES

NOCTURNO DEL MAR AMOR

NOCTURNO EN QUE NADA SE OYE

NOCTURNO ETERNO

NOCTURNO MUERTO

NOCTURNO SUEÑO

NOCTURNO III

NOCTURNO VII

NOCTURNO VIII

NOCTURNOS - A VECES, CUANDO EN ALTA NOCHE

NOCTURNOS DE LA VENTANA

Noemí, la pálida pecadora

Nombras el árbol, niña

Nómina de huesos

NOS ACORDAREMOS TODOS

Nos dicen que se adoran la aurora y el crepúsculo

¿Nos olvidamos, a veces, de nuestra sombra

Nos proponíamos visitar a un reyezuelo timorato. Pendía del asentimiento de la Gran Bretaña

Nos quedamos a veces detenidos

Nos recogíamos en un cauce labrado por las aguas de la lluvia

NOSTALGIE DE LA BOUE

Nosotros constituíamos una amenaza efectiva

Nosotros esperábamos jinetes, jinetes no sabíamos de quién

NOSOTROS LOS HOMBRES

Nosotros somos quien somos

NOSTALGIA

NOSTALGIA DEL PRIMER AMOR

NOSTALGIAS

NOSTALGIAS IMPERIALES

NOSTALJIA GRANDE

Nota I

Nota II

Nota IV

Nota VI

Nota VIII

Nota IX

Nota XII

Nota XXVII

Nota XXIX

NOTA EN UN LIBRO DE HISTORIA

NOTAS PERDIDAS

novedad de hoy y ruina de pasado mañana

NOVIA DE LA TIERRA

NOVIEMBRE

NOVIEMBRE 1913

Nube fragante y cálida tamiza

NUBES

NUBES

Nubes a la deriva, continentes

Nuestra pasión fue un trágico sainete

Nuestra senda regada está de llanto

Nuestras horas son minutos

Nuestras vidas son los ríos

Nuestras vidas son los ríos

NUESTRAS VIDAS SON LOS RÍOS

NUESTRAS VIDAS SON PÉNDULOS

Nuestro amor

NUESTRO AMOR EN EL ARCO IRIS

Nuestro entusiasmo alentaba a estos dias que corren

—Nuestro español bosteza

Nuestros cabellos flotan en la curva del aire

Nuestros poemas no se pueden

Nuevas disposiciones de la noche

Nuevas te traygo, carillo

NUEVO CANAL INTEROCEÁNICO

NUEVO DÍA

NUEVO ROSTRO

Nunca culpable

Nunca de amor estuve tan contento

¿Nunca de blanda paz y de consuelo

Nunca entendí lo que es un laberinto

Nunca fui un neurótico y si al final lo fui

Nunca he dejado de llevar la vida humilde

Nunca, jamás me vuelva a decir nadie

Nunca perseguí la gloria

Nunca, señor, pensé que el verso mío

Nunca te conocí, mas yo te he amado

Nunca te tengo tanto como cuando te busco