CANTO I

    CANTO I

Venimos de la noche y hacia la noche vamos.
Atrás queda la tierra envuelta en sus vapores,
donde vive el almendro, el niño y el leopardo.
Atrás quedan los días, con lagos, nieves, renos,
con volcanes adustos, con selvas hechizadas
donde moran las sombras azules del espanto.
Atrás quedan las tumbas al pie de los cipreses,
solos en la tristeza de lejanas estrellas.
Atrás quedan las glorias como antorchas que apagan
ráfagas seculares.
Atrás quedan las puertas quejándose en el viento.
Atrás queda la angustia con espejos celestes.
Atrás el tiempo queda como drama en el hombre:
engendrador de vida, engendrador de muerte.
El tiempo que levanta y desgasta columnas,
y murmura en las olas milenarias del mar.
Atrás queda la luz bañando las montañas,
los parques de los niños y los blancos altares.
Pero también la noche con ciudades dolientes,
la noche cotidiana, la que no es noche aún,
sino descanso breve que tiembla en las luciérnagas
o pasa por las almas con golpes de agonía.
La noche que desciende de nuevo hacia la luz,
despertando las flores en valles taciturnos,
refrescando el regazo del agua en las montañas,
lanzando los caballos hacia azules riberas,
mientras la eternidad, entre luces de oro,
avanza silenciosa por prados siderales.


Vicente Gerbasi



Menú Vicente Gerbasi   Mi padre, el inmigrante (1945)    
Recitado por Vicente Gerbasi Recitado por Vicente Gerbasi
 Traduzione di Dario Puccini

Incluido en Página de Vicente Gerbasi, mantenida por Beatriz Gerbasi y Kristen Drastrup, (con texto electrónico cortesía de Denzil Romero del Foro Venezolano de CompuServe GO VZLAFORO, Sección de Lengua y literatura), que podéis visitar en el siguiente enlace:

Página de Vicente Gerbasi