Con tu permiso

 

Con tu permiso

 

Señorita, con todo respeto,

me acerco hasta donde Ud.

duerme plácidamente

            en esta tarde de verano

            soñando quién sabe con qué galanes

                        de obscuros cabellos

                        y claros ojos.

 

Más allá de la casa, el pueblo vive la fiesta de fin de año

            con risas de niños

            cantar de viejos ebrios

            y danza de parejas en celo...

 

¡Qué nos importa tanto cohete

y tanto alboroto

cuando es tan agradable sentir

las caricias del viento en la hamaca!

 

Hace dos horas que has cerrado los ojos

y las avispas construyen su panal bajo el tejado.

 

Ha pasado la hora del almuerzo,

el banquete en mesa al aire libre,

rodeado de árboles, monos y loros gritones.

 

La gran familia se dio el abrazo

y se renovaron las tradiciones de la tribu.

 

Todos estaban allí.

 

Andrés, tu hermano más querido,

            arribó con papas y carne de cerdo al hombro.

Raquel vino del pueblo vecino

            con tres gallinas recién peladas.

Mamá María 

            más gorda que en el último festejo

            con su vestido de luto descolorido

            y detrás de ella su vetusto pretendiente

            con la elegancia del terno gris del siglo XIX.

 

La legión se completa

con los hijos de Ruth

            esos lindos gemelos

            que compiten en tener los rulos más rubios.

Y los hijos de Josué

            los taciturnos

            a quienes el ratón les comió la lengua.

 

Tu misma,

pese a tener en la sangre el perfume de estos árboles,

eres una foránea

ahora que vienes con el título de bachiller

el cabello más corto

los pensamientos más liberales

la ropa a la moda

y la foto de tu novio en la cartera.

 

Hace unas horas que todos se fueron.

 

            Luego de tanta cháchara

            la tropa se lanzó al pueblo

                                               a buscar el embrujado licor 

                                               y a las alegres mujeres

                                               protegidos por el espíritu del jolgorio.

 

¿Y tú, qué haces allí,

                                   s o l a

                                   en el corredor,

                                   entre

                                   dos

                                   palmeras?

 

Con el cuerpo semidesnudo a causa de tanto sofoco

            apenas un vestido raído y las bragas blancas

            tus pechos sin corpiño

                                               suben

                                                   y

                                               bajan

                             al vaivén de la respiración.

 

A escasos centímetros escucho tu resuello.

 

            He llegado hasta aquí en puntas de pies.

            Nadie me conoce en estos lares.

Soy como el lobo que busca una oveja

                        y de pronto la presa

                        está más cerca de lo imaginado

                                               -y aún más: desprotegida

 

Estoy ahora delante tuyo

lobo frente a caperucita

 

Contemplo esas largas pestañas

                        que amparan a tus ojos mentirosos.

 

Allí está el rostro que sueño acariciar...

pero lo primero que me importa son tus pies

            llego a ellos

            como un cervatillo que flota

            como un duende hermoso

                        que apenas te toca

                        que apenas roza su mano derecha

                        sobre tu fina extremidad izquierda

 

Con o sin tu permiso

querré desnudarte 

extraerte el ropaje sin que despiertes

de tal manera que permanezcas en la misma posición.

 

Acercaré mi nariz

                 mis dedos

                 mi lengua

a cada rincón de tu anatomía

cabellos orejas boca pezones axilas ombligo muslos pies

 

Echaré pétalos de rosa sobre tu piel 

rociaré tu cabeza con perfumes orientales

y cada milímetro de tu continente

            hasta que tengas el sabor de las flores de enero

            hasta que la materia de la que estas hecha

                        seduzca a los hombres a kilómetros de distancia

            hasta que tu respiración 

                        contenga el efluvio que nos encadene.

 

Quisiera en este momento pedir permiso

para ingresar al mundo de tus horarios y miedos

a través de tus labios

               de tus ojos

               de tus pechos

               de tu hendidura vertical

 

Con tu permiso

podré caer como aquella catarata que canta al otro lado

sólo así las aves que perdieron sus nombres volverán a recuperarlo

 

Sólo así este instante tendrá sentido

y los hombres seguirán reproduciendo la imagen de algún dios

 

En tanto todo eso ocurra

déjame contemplar

la tranquila armonía de tu dormir.

 

 

Autor: Luis Cabrera Vigo

Trujillo Perú

2005

Escribir a: cantorderumipite@yahoo.es