BRIGADAS INTERNACIONALES
           
           

Les Masies (Tarragona), 25 de octubre de 1938. El presidente del Consejo de Ministros, Dr. Negrín, saludando militarmente en el desfile de las BB.II., con motivo de su despedida. Identificamos a su izquierda al Teniente Coronel Enrique Líster, y a su derecha, al Coronel Modesto y al General Jefe del Estado Mayor Central, Vicente Rojo, detrás de Modesto creemos reconocer al Coronel Antonio Cordón.

 

Curiosa fotografía, donde el fotógrafo, quizá apresurado, ha captado a un grupo folclórico catalán y a unos periodistas que también fotografían al Presidente del Consejo de Ministros, Dr. Negrín, que en ese preciso momento llega a la celebración. Algunos miembros de grupo de danza, vuelven la cabeza con curiosidad.

 
           
                         Los abanderados de las BB.II. inician el desfile de los brigadistas, mientras la multitud les colma de flores.  
           

Les Masies (Tarragona), 25 de octubre de 1938. Estos voluntarios del Batallón Lincoln, supervivientes de decenas de batallas por la República, saludan aquí, emocionados, en lo que piensan que es su ultimo adiós a la causa por la que lucharon. Todos ellos vienen del Ebro y sus uniformes aún tienen la mugre de las trincheras. En sus rostros adivinamos la dureza de los hechos vividos, y sobre todo, un cierto abatimiento, en este adiós, en el que sabían que la República estaba derrotada.

      

Barcelona, Enero de 1937, los voluntarios del Batallón Lincoln desfilan por las calles de Barcelona. Aparentemente venían perfectamente pertrechados por los sindicatos y organizaciones progresistas americanas. Sorprendentemente, estos uniformes no vuelven a aparecer en imágenes posteriores. 

 

 
           

En esta difusa imagen vemos a miembros del Bon. Lincoln, pasado ya lo peor de la batalla del Jarama, vivaqueando en la trinchera, que contrariamente a lo que ocurrió en la batalla, tiene ya una aceptable profundidad.

 

Aquí, en Brunete, estos miembros del Bon. Lincoln, tienen el aire indiferente de los veteranos, eso que llaman, la mirada de las mil millas. Visten como les da la gana, o como pueden, y ninguno está sobrado de peso. Dicen, que el único que no perdió peso en la batalla de Brunete, fue Lister.

 
           

Esta dramática fotografía de un grupo de prisioneros del Bon. Lincoln en algún campo de concentración o cárcel franquista nos produce gran desazón. Observe el lector la diferencia de aspecto y semblante, entre el oficial franquista y sus prisioneros. Los voluntarios tratan de mantener la dignidad en este forzado retrato -quién rayos sabe para qué se hizo-, y observe también el lector la variada gama de actitudes ante el infortunio. Los cabellos también son significativos. Desde el engominado oficial franquista, hasta los pelos perdidamente extraviados del voluntario sentado y más próximo al guardián.

 

La Fotografía fue tomada en las cercanías de Marçà-Falset, antes de que los brigadistas cruzaran el Ebro.  Las fotografías debieron ser tomadas en junio. En una carta (23 de junio de 1938) del brigadista anglo-irlandés Andrew Flanagan a su esposa le escribe que les hicieron fotografías en las que sale con el Batallón, los oficiales y sus amigos Irlandeses. Andrew Flanagan sale en la fotografía 3.12. Los dos hombres que aguantan el banderín son Frank West (izquierda) y Andrew Flanagan (derecha) con chaleco y rifle en la mano izquierda. Respecto a la fotografía  y como indica el Sr. Antonio Díez el quinto por la izquierda es el brigadista irlandés MICHAEL O'RIORDAN.

 
           

Se trata de Brigadistas británicos e irlandeses y se encuentran en Marsa. La fotografía fue tomada en junio de 1938. Puedo reconocer a MICHAEL O'RIORDAN, que esta de pie (el quinto por la izquierda) que es uno de los dos últimos brigadistas irlandeses vivos y de hecho el ultimo que vive en Irlanda, ya que Bob Doyle vive en Londres. Tras la guerra llegaría a ser Secretario General del Partido Comunista de Irlanda.

 

Brunete, máquinas de la Compañía de ametralladoras del Bon. Británico acechan a sus presas en algún lugar del escenario de la batalla de Brunete. Los soldados con cascos tipo Adrian, parecen aquí japoneses de la segunda guerra mundial. El camuflaje es malo y los pozos pequeños, y no se ven proveedores de ametralladora, aunque la imagen parece muy verosímil.

 
           

Alrededores de Madrid. Soldados británicos de la Compañía CC de la 15 BI poco antes de partir para Teruel. El cañón es un CC soviético de 45/46 mm. de los que se tiene constancia que la República recibió 147.

 

Cercanías de Mora la Nova. El Bon. Británico de la 15 BI, 35 Div. desfilando por la carretera en un acto que probablemente tiene que ver con su retirada del frente ordenada por Negrín. Una observación detenida de la fisonomía de estos soldados, hace dudar de su posible origen sajón. Muy bien podrían ser reclutas españoles integrados en las BBII. En cualquier caso, destaca la LMG del soldado más bajito, sin duda una DP 38 soviética, sin su "sartén" (el cargador circular, en el argot de los soldados republicanos).

 
           

La Plana Mayor del Bon. Británico reunida con el comisario de la 11 División Ángel Barcia (el que está sentado cerca del automóvil y con gorra blanda), en algún lugar cercano al escenario de la Batalla del Ebro. Dado que Barcia murió en septiembre en esta batalla, la foto pudiera corresponder al mes de agosto de 1938.

 

Un grupo de oficiales del Bon. Británico y oficiales españoles de la XV BI se han reunido bajo la fresca sombra de estos árboles  en una ladera resguardada de la famosa "cota de la muerte", la 481. La batalla ya ha pasado factura a estos soldados de la República, pues el cansancio ha dejado sus huellas tanto en sus rostros como en sus cuerpos, donde observamos sin esfuerzo, esa extraña quietud que hace que los hombres se confundan con el terreno con facilidad, y que padecen los soldados que llevan demasiado tiempo en primera línea.

 
           

Sólo sabemos que se trata de prisioneros británicos de las BB.II. custodiados por Guardias Civiles en algún campo de concentración franquista, quizá, San Pedro de Cardeña, en Burgos, y muy probablemente caídos en las desastrosas retiradas de marzo del 38.

 

El batallón Mathias Rakosi fue creado en abril de 1937 y no fue encuadrado inicialmente en ninguna B.I., combatiendo en el frente de Huesca. Más tarde se unió a la 150 B.I. Posteriormente fue adscrito a la XIII B.I. hasta su disolución en febrero del 39. Estaba compuesto mayoritariamente por húngaros.

 
           

Estos voluntarios del Bon. Dimitrov (XV B.I.), de origen balcánico en su mayoría, posan para el fotógrafo en algún lugar del Jarama. Llevan cascos franceses y cartucheras españolas y americanas. El voluntario más a la izquierda lleva al cinto una granada de palo soviética.

 

También en el frente del Jarama, estos miembros del Bon. "6 de Febrero" (XV B.I. en ese momento) presentan la típica uniformidad de primera línea, que salvo escasas excepciones, lucieron todos los combatientes de la Guerra Civil Española.

 
           

Voluntarios de una unidad no identificada desembarcan en una estación de ferrocarril. Por la indumentaria de los voluntarios, nos inclinamos a situar esta imagen en la batalla del Jarama o en la de Guadalajara. 

 

Podrían ser voluntarios de la XI B.I. defendiendo algún edificio de la Ciudad Universitaria. La imagen es espléndida.

 
           

Madrid. Brigadistas en una fría amanecida de finales de otoño del 36 en la casa de Campo de Madrid. Los voluntarios parecer bromear sobre la calidad del café.

 

Guadalajara. El camión cocina del Escuadrón de Caballería de la XII BBII ha sido "tomado a la canalla facista".

 
           

André Marty y Luigi Longo, dos jerifaltes de las BB.II. aparecen en esta foto conversando con oficiales internacionalistas. Muchos voluntarios pensaban que Marty era un héroe revolucionario, pues tenía un pasado de mucho temple. Y lo era, pero también era un paranoico que veía espías por todas las partes, aunque motivos no le faltaban pues las BB.II. sufrieron serios casos de infiltración de agentes fascistas. En cualquier caso, las duras medidas que Marty impuso contribuyeron a sostener la cohesión de las Brigadas, pues éstas pasaron por momentos muy duros. 

 

Voluntarios de alguna unidad de la XI Brigada Internacional se aprestan para marchar a Madrid. Los hombres parecen bien equipados, pero observe el lector que aún no han sido armados, lo que al parecer ocurrió justo antes de entrar desfilando en Madrid el dia 7 de Noviembre. Se ha dicho que la intervención de las BB.II. salvó Madrid, pero no es cierto. Madrid se salvó el 7 de Noviembre, cuando los rebeldes quedaron detenidos, en gran parte debido al decidido ataque de la 3 BM española al flanco izquierdo de las fuerzas rebeldes de Varela. Y también por el cambio de escenario, de campo abierto a ciudad. Además, un golpe de suerte puso en manos del EM Republicano los planes de Varela para la toma de Madrid. El conocido incidente de la tanqueta italiana destruida por carabineros republicanos. La XI B.I. entró en línea el día 8, en la Casa de Campo. Pero Madrid ya se había salvado. Los artífices, Miaja, Rojo, y los milicianos que formaban las fuerzas del Centro, procedentes, por cierto, de todas las partes de España. Los factores morales, influyeron, cierto, pero se han exagerado muchísimo. Sin Miaja y sin Rojo (es decir, un mando único por primera vez en lo que iba de guerra), las cosas hubieran sido muy distintas.

 
           

Los miembros del EM de la XI B.I. reunidos a las puertas de un elegante y engalanado edificio para celebrar no sabemos qué, pero por el aspecto de los presentes, nos tememos que la partida para Madrid. En esta imagen, vemos oficiales con las insignias del antiguo reglamento y del nuevo.

 

En pocas imágenes hemos visto a los brigadistas con tan militar aspecto, mientras muestran orgullosos la bandera de las Brigadas Internacionales en Albacete...

 
           
 

 

 

 

VOLVER