Teseo
Teseo
   
  Egeo y Etra

Egeo, el rey de Atenas no logra tener hijos. Buscando una solución, se encuentra con Medea que le pide asilo. A cambio le dará un hijo.

Tiene un hijo, pero no de la forma en que él había pensado. Piteo le emborracha mientras  Egeo está en su palacio y mete a su hija Etra en su cama. Esa misma noche Poseidón yace con Etra y la deja embarazada. Cuando Egeo se levanta le dice a Etra que si nacía un niño y este era capaz de levantar una roca debajo de la cual había escondido sus sandalias y una espada, debía enviarle con él.

Teseo nace y cuando tiene 16 años consigue levantar la piedra y recupera las sandalias y la espada.

Teseo emprende el viaje, deseando emular a su héroe Heracles.(si, por aquel entonces ya existían los fans)

  Las aventuras de Teseo

A lo largo de su viaje, Teseo tiene tiempo de enfrentarse a muchos peligros, pero siempre sale vencedor.

Perifetes tenía la curiosa costumbre de golpear con un garrote a todo aquel se cruzara en su camino. Pero Teseo no es cualquiera. Le arrebata el garrote y acaba con él. Desde entonces lleva ese garrote a todas partes.

Sinis era un gigante que tenía la manía de atrapar incautos, los ataba a las copas de dos árboles que él ponía a ras de suelo y ¡zas!, los soltaba. El pobre viajero no quedaba muy bien después de eso. Teseo le engaña y consigue que caiga en su propia trampa. Después se casa con su hija. Es la primera de la larga lista de conquistas de Teseo.

Escirón no tenía nada mejor que hacer que obligar a los viajeros a lavarse los pies en el mar. Luego de una patada los arroja al mar donde su tortuga los devoraba. Teseo se negó y de una patada le tiró al mar. El pobre Escirón no sabía nadar y ...

Cerción retaba a los viajeros a luchar con él y nadie le vencía. Solo Teseo lo hizo mientras los dioses se cachondeaban de Cerción.

Procustes tenía el hábito de tomar a los pobres transeúntes y cambiarles el tamaño. A los altos les metía en una cama pequeña y los cortaba hasta que cabían. A los pequeños les metía en una cama grande y los estiraba. Teseo le metió en su propia trampa y lo aplastó.

  Teseo en Atenas

Teseo llega a Atenas y causa sensación. Egeo, que no sabe quien es, teme que los atenienses prefieran al joven antes que a él. Trama junto a su esposa Medea el modo de acabar con él. Medea si sabe quien es Teseo y cree que si Egeo descubre la verdad la abandonará.

Le ofrecen una bebida envenenada. Antes de beberla Teseo descubre su identidad y se salva.

Medea huye de Atenas.

  El minotauro

Atenas está sometida a Creta. En Creta, el minotauro solicita siete jóvenes y siete doncellas a las que mata. Creta exige este pago a Atenas.

Teseo decide librar de este castigo a Atenas y se dirige a Creta para acabar con el minotauro. Antes de partir, su padre le dice que si vence debe poner una vela blanca en el barco en el que regrese. Sino, la vela será negra.

Teseo llega a Creta. La hija de Minos, el rey de Creta, se enamora locamente de Teseo y le promete ayudarle si la hace su esposa.

Consigue que Dédalo le de un ovillo de lana. Con él entra en el laberinto mientras Ariadna sujeta el otro lado desde fuera. Teseo encuentra al Minotauro y lo mata. Luego recoge el hilo y sale del laberinto.

Ariadna y Teseo huyen juntos, pero el héroe la abandona. Así es Teseo. No abandona a Ariadna a sabiendas, simplemente la doncella deja de interesarle y se olvida de ella. Esa es su vida amorosa, no bien ha conseguido a la chica ya está pensando en la siguiente.

También se le olvida poner la vela blanca. Así que Egeo cree que ha muerto y se arroja al mar.

  Hipólito

Teseo se casa con una amazona, Antíope. Ella le dará a su hijo Hipólito.

Se cansa de ella, como es común en él. Las amazonas defienden a su compañera y Teseo las vence.

Años más tarde se casa con Fedra, la hermana pequeña de Ariadna. Fedra va a vivir a Atenas junto a Teseo e Hipólito. Hipólito está consagrado a Ártemis y  a la caza. Desprecia el trato con las mujeres. Afrodita no está muy contenta con Hipólito, que no la respeta y decide vengarse.

Hace que Fedra se enamore de Hipólito. Fedra trata de ocultar sus sentimientos, pero su matrona la descubre y decide hacer de alcahueta a pesar de las negativas de Fedra. Intenta convencer a Hipólito de que ame a su señora, éste monta en cólera y huye del palacio. Fedra, llena de vergüenza por el desprecio que muestra Hipólito por sus sentimientos, se cuelga en sus aposentos. Antes le deja una carta a Teseo en el que le explica como su hijo ha tratado de abusar de ella.

Teseo cree en la carta de Fedra y le pide a su padre Poseidón que maldiga a Hipólito. Por esta maldición, Hipólito es atropellado por su propio carro.

Antes de morir se descubre la verdad. Teseo acude a su lado y se reconcilian.

Después decide que lo mejor es conseguir a Helena que por aquel entonces solo tiene 10 años. Helena aún es solo una niña, pero su belleza no tiene igual. Teseo la rapta y la lleva a su palacio. Allí él y su amigo Pirítoo se la juegan. Gana Teseo. Como tiene que esperar para casarse con ella, se aburre y le propone a su amigo Pirítoo que le ayude a conseguir una novia de mayor alcurnia.

No tiene otra mejor que Perséfone, la esposa de Hades. Descienden a los infiernos con la idea de raptarla. Hades les recibe amablemente, pero sabe perfectamente a lo que van. Les invita a compartir su mesa y les hace sentarse cómodamente. Pero las sillas son mágicas y atrapan al que se  sienta en ellas. Allí permanece hasta que lo rescata Heracles. El héroe lo saca de la silla de un tirón, pero deja pegadas parte de sus nalgas. Por eso se dice que los atenienses son parcos en sus nalgas. Por desgracia no puede hacer lo mismo con Pirítoo, que todavía está allí.

  La muerte de Teseo

Cuando vuelve a Atenas se encuentra que sus enemigos luchan por el trono. Decide exiliarse a Creta, pero una tormenta le desvía de su camino.

Llega hasta Esciros donde el rey Licomedes le acoge. Sin embargo teme que Teseo tenga la intención de arrebatarle el poder así que mientras ambos pasean por la isla, le despeña.