Demanda por fraude contra Franko Garrido (Deafrani SAC)
 


Demanda | resumen | contactar

Actualizado: 30 de diciembre de 2004

Demandado: Deafrani SAC
Dirección: Calle Chincha Alta No. 120, Int. D. Santiago De Surco - Lima - Lima

 

AL JUZGADO DE PRIMERA INSTANCIA DE SEVILLA

 

DON [...]                                                                          , Procurador de los Tribunales, en nombre y representación de DON FRANCISCO JAVIER GETE SANTOLARIA y DOÑA MARÍA MARGARITA GARRIDO PINTO, ambos con domicilio en Sevilla, [...], según acredito con las copias de la escritura de poder otorgada a mi favor, que se acompaña como documento nº 1, y que el Letrado que suscribe declara bastante a efectos de estas actuaciones, ante el Juzgado comparece y, como mejor proceda, DIGO:

 

Que en la representación que ostento, formulo DEMANDA DE JUICIO ORDINARIO sobre reclamación de daños y perjuicios por importe de OCHENTA Y SEIS MILLONES QUINIENTAS OCHENTA MIL PESETAS (86.580.000 Ptas.) contra DON FRANKO GARRIDO PINTO y LA SOCIEDAD DENOMINADA “DEAFRANI”, con domicilio en Lima-Perú, Distrito Postal Lima-33-Chorrillos, calle Chincha Alta nº 120, Local D, en base a los siguientes hechos y consideraciones legales:



HECHOS

 

PRIMERO.- El demandado manipula y aumenta los precios, da informaciones engañosas y oculta este hecho a mis representados durante once semanas.

 

1.1 – Antecedentes: El demandado, Don Franko Garrido Pinto, es administrador-propietario de la fábrica de confecciones textiles Deafrani.  Mis representados, los cónyuges Doña María Margarita Garrido Pinto y Don Francisco Javier Gete Santolaria, son Agente Comercial e Importador-Distribuidor respectivamente.

 

En el año 1994 el demandado pide a mi representada que sea su agente comercial para ayudarle a entrar al mercado español.  Durante cinco años mi representada, con la colaboración de su cónyuge, investiga el mercado, diseña una estrategia de ventas dirigida a grandes almacenes y visita a los principales clientes potenciales. En 1999 Cortefiel, en adelante “el Cliente”, pide a mis representados precios de ropa interior.

 

1.2 – El demandado cotiza unos precios directamente al Cliente, sin enviar copia a mis representados. Luego vuelve a cotizar a través de mis representados pero no les advierte que ha manipulado y aumentado injustificadamente los precios un 79% a 89%.

 

1.3 – Ante aumentos tan exagerados el Cliente rechaza los precios del fabricante. Como alternativa el Cliente propone, y mis representados aceptan, un nuevo planteamiento, que consiste en operar como Importador-Distribuidor brindando servicios completos externalizados, también llamado “outsourcing”, modalidad que el Cliente ya está utilizando con éxito con otros proveedores seleccionados.

Esto significa que mis representados deben cotizar en pesetas a precios todo incluido ‘puesto en tiendas’ y, si el Cliente acepta la oferta, gestionar por cuenta del Cliente todos los procesos, desde negociar condiciones y precios con los fabricantes, controlar la confección de las muestras según modelo y especificaciones dadas y contratar la fabricación, pasando por la importación, transporte y logística, hasta situar la mercancía en su red de tiendas de España y Portugal, así como servicios postventa, control de existencias y reposiciones automáticas mediante la Intranet del Cliente.

 

1.4 – Durante once semanas el demandado oculta a mis representados los precios originales que dio al Cliente y, mientras tanto ha seguido manipulando el resto de precios con aumentos aún mayores, hasta duplicarlos en algún caso, 74% a 102%.

 

[...]
Demanda completa


“La competencia, como principio rector de toda economía de mercado, representa un elemento consustancial al modelo de organización económica de nuestra Sociedad y constituye, en el plano de las libertades individuales, la primera y más importante forma en que se manifiesta el ejercicio de la libertad de empresa. La defensa de la competencia, por tanto, de acuerdo con las exigencias de la economía general y, en su caso, de la planificación, ha de concebirse como un mandato a los poderes públicos que entronca directamente con el artículo 38 de la Constitución.”

Ley 16/1989, de 17 de julio, de Defensa de la Competencia

La Constitución Española consagra el principio de libertad de empresa y, consiguientemente, el principio de libertad de competencia.

   

 
 
 
2004 Demanda contra Franko Garrido (Deafrani SAC)
comentarios