No cierres los ojos
 


 

    En este rincón tendremos un pequeño catalogo de que ver en cine o vídeo,  no pretende ser ningún estudio sobre cine siniestro. Aun esta en construcción pero debido a la gran cantidad de material que debo recopilar y a que soy un impaciente he decidido publicarla ya. Para quien deseé seguir la evolución de esta pagina iré incluyendo la fecha de cada actualización

                                                             19 de Abril del 2003


 
 

                MULHOLLAND DRIVE

                Director: David Lynch
                Actores: Laura Harring, Naomi Watts, Justin Theroux,
                Música: Angelo Badalamenti.
                Fotografía: Peter Deming.
 

    David Lynch es David Lynch y si eres de los que nunca ha sabido entrar en su universo pues no lo intentes con este filme. Junto con Lost highway, Mulholland drive es de las películas en las que el director se recrea más en sus neuras, llenándola de simbolismos que unas veces él será el único que tiene la clave y otras nos la dará a descubrir. Pero si sabemos separar todas las escenas que parecen inconexas y no intentamos buscarle sentido a cada uno de los planos que nos presenta el director, entonces, veremos que es una película más asimilable que la mencionada “carretera perdida”. Un símil para entender esta película es como cuando estas aprendiendo un idioma y escuchas las primeras conversaciones, no hay que intentar entender palabra por palabra, sino el contenido en general.
    Mulholland drive se podría decir que es una película circular. Partimos del centro y el principio de la película seria el radio, la escena del coche por la carretera y el intento de asesinato: Apartir de aquí es desde donde la película se convierte en un circulo. Nos describe una primera parte en la que la  amnésica Laura Harring, conoce a Naomi Watts (Betty) y juntas emprenden la búsqueda de la identidad de Rita?. Entre medio se enlazaran una serie de escenas con las que podemos jugar a buscar un sentido. Pero el punto culminante es cuando las protagonistas encuentran el cadáver de una mujer en una casa, y que suponían que esa casa pertenecía a Rita. En ese momento Rita es la que llora amargamente y es la que sufre con más intensidad el hallazgo ¿Habrá recobrado la memoria? Acto seguido se nos plantea una escena lesbica en la que nos apunta las tendencias de Rita en su vida anterior. La segunda parte nos describe como la antes Betty ahora Diane mantenía una relación con la anterior Rita ahora Camilla, que es actriz y su historia de celos y venganza. Hasta el punto de contratar a un matón para que la liquide, y acosada por los remordimientos decide darse pasaporte al otro mundo de un tiro en la boca, o sea, que ella es la muerta que encuentran. Es aquí donde volvemos al punto de partida, no lo vemos, pero en ese momento intentan liquidar a Rita/Camilla y la película podría volver a empezar.
 Alguien se dirá él porque de que en la primera parte salgan actores que en la segunda representan a otros personajes. Bien, puede ser una interpretación del director en el que un amnésico no reconoce a nadie, pero ante esa sensación de desorientación todos los personajes que se cruzan en su camino le parecen familiares.
 Es curioso como Lynch es capaz de crear escenas de gran contenido sexual en las que simplemente con la interpretación  de los actores sobrepasan a cualquier filme erótico. Y si no, observemos las escenas lesbicas, todo el erotismo fluye de la expresión de la cara de las protagonistas. O una tórrida escena en un casting, en la que dos personajes completamente vestidos consiguen elevar la temperatura simplemente con la expresión de sus rostros y su actitud. Esa es la magia de Lynch, crear sugerentes escenas. Y en el polo opuesto es capaz de hacerlo con el miedo. Quien haya visto Lost highway, recordará lo pavoroso que podía llegar a ser un simple pasillo a oscuras, y en el caso que nos ocupa el final de una calle.
 Esta es mi interpretación en la que he obviado muchos detalles que parecen no encajar, pero creo que Lynch no espera que en sus películas todo tenga un significado muy claro, sino que incluye una serie de elementos para darle juego a la fantasía del espectador y que saque sus conclusiones. Durante toda la película aparece una caja y una llave azul que la abre. ¿La llave azul es la muerte? ¿Y la caja vacía? Más allá de la muerte no hay nada, parece sugerir.
 Así que los que aun no la han visto pueden ir al videoclub más cercano y ver esta joya de 145 minutos para luego estar cuatro horas más dándole trabajo a la masa gris.
 
 
 

         Los clásicos (hay que empezar el panteón por los cimientos).

    El primer titulo que tendríamos que mencionar seria el "Nosferatu, el vampiro" de F. W. Mornau, realizada en 1922. Esta obra no es ni más ni menos que el Dracula de Bram Stoker, pero sableado, o sea, sin los derechos del original. Quizás se trate de uno de los vampiros más feos del cine de terror, pues apartir de él, el resto de vampiros en mayor o menor medida
tienen una connotación de atractivo sexual.  Apartir de ahí salió un amplio sur-tido de príncipes de las tinieblas, sobre todo de la mano de la Hammer y Christopher Lee como Dracula y Peter Cushing como Van Helsing.  En los últimos tiempos se ha vuelto a retomar la idea de los vampiros, pero dejando descansar en su ataúd a Dracula , exceptuando dos casos,  Drácula de John Badham  y El Drácula de Bram Stoker de Francis Ford Coppola. Estas nuevas producciones apuntan hacia un vampiro menos glamuroso y elegante, llegando en algunos casos a ser unos personajes bastante destroyers, como son el caso de Jóvenes Ocultos (Joel Shumacher, 1987) donde Kiefer Sutherland y sus amigos hacen estragos y Los viajeros de la noche (Kathryn Bigelow, 1987), roadmovie donde los vampiros liderados por un estupendo Lance Henriksen se desplazan en una furgoneta y pernoctan durante el día en cobertizos abandonados (película recomendable, pues se trata de una serie B de lo más digno). También podríamos incluir en este grupo a Blade, aunque se trate de una película más cercana al cómic y el cine de acción, aquí los vampiros vuelven a ser una jauría de seres sedientos (memorable la escena de la discoteca y los sprinklers regando-escupiendo sangre). Sin olvidar el Abierto hasta el amanecer de Robert Rodriguez con un  grupo de vampiros que parecen salidos de un anunció de tomate frito Orlando, tex-mex a tope.
 En los 80 y 90 también a producciones donde los vampiros recuperan el glamour en filmes como  El Ansia (Tony Scott, 1983) ejercicio esteta que empieza con un concierto de los Bauhaus cantando Bela Lugosi is dead, y en la que lo más reseñable es el envejecimiento de David Bowie (una obra de arte del maquillaje) y las escenas lesbicas de Susan Sarandon y Catherine Deneuve. Catherin Deneuve fue doblada en las escenas de más riesgo (notese que en ningún momento se ve a la susodicha desnuda y las escenas que comparte con la Sarandon nunca se le ve la cara). Y en Entrevista con el vampiro (Neil Jordan, 1994) adaptación del best-seller de Anne Rice, donde Tom Cruise encarna a un vampiro amoral y cínico, y Brad Pitt a un vampiro que repudia su condición, amen de Antonio Banderas vampiro con ramalazo.
Si lo que deseas es empollarte sobre el tema de los vampiros pincha aquí.
En la actualidad los vampiros han vuelto de la mano de John Carpenter y su película Vampiros con un James Woods en el papel de una especie de Van Helsing de los 90 y a lo bruto. Ahora parece que se han puesto de moda los vampiors tex-mex, pues en está pelicula también son vampiros chicanos, menos el lider que es europeo, un tipo que se parece al reverendo Marilyn Manson. Es una pelicula de bajo presupuesto, en la linea de John Carpenter, pero con una facturación  de serie B muy digna.
    Hasta aquí lo que se refiere a los vampiros. Otros mitos del cine de terror, pero con menos filmografía a cuestas son Frankenstein con Boris Karloff y la versión de Kenneth Branang con Robert de Niro en el papel de monstruo. La Momia de Karl Freund con Boris Karloff en el papel del revivido y la nueva adaptación de manos de  Stephen Sommers con Arnold Vosloo en el papel del vendado, pero en este caso sin vendas, esta versión está más cercana a Indiana Jones que al mito de la momia. El hombre lobo

           Gore

    Que cada uno espabile por su cuenta, pues yo soy un alma sensible y de vomito rápido y ese genero no me va, ni tengo ni idea de la filmografía más destacada.
 

                Psicópatas, sociopatas y otros individuos incordiantes.

    En lo que se refiere a psicópatas la cantidad de estos individuos en el terreno cinematográfico está bien surtida, aunque a decir verdad la gran mayoría son clichés copiados unos de los otros. Aunque entre todos ellos hay dos que brillan con luz propia. Hannibal Lecter de "El silencio de los cordero" de Jonathan Demme y Henry de "Henry retrato de un asesino" (basado en Henry Lee Lucas).
     La fuerza de Hannibal el Caníbal reside en varios aspectos. La más evidente es la personalidad que le imprimió el actor Anthony Hoopkins, esa tranquilidad mezclada con momentos en que deja aparecer su lado más siniestro casi de manera imperceptible; y esa mirada, fría, que no parpadea cuando su rostro nos mira directamente y su voz pausada nos describe crueldades. Quizás esos son los momentos en los que el espectador se siente más inquieto, pues da la sensación de que Hannibal no está hablando a Clarise, sino a nosotros mismos. Si queremos comparar la intensidad que dio Anthony Hoopkins a su personaje y lo flojo que puede resultar en manos de otro actor, tan sólo tenemos que ver la película "Hunter", en la que por primera vez aparece Hannibal Lecter en pantalla interpretado por otro actor que hace un trabajo gris y desprovisto de todo carisma (a la altura del resto de la película). Lastima que "El dragón Rojo" nombre del libro en el que se basa "Hunter" no cayese en manos de una buena producción, así habríamos podido disfrutar por partida doble. El otro aspecto por el que Hannibal Lecter resulta fascinante es su personalidad, en ella se mezclan los dos polos opuestos del ser humano, un ser refinado, inteligente y culto, sabedor de los más profundos misterios de la mente; y por otro lado lo más salvaje, el asesino sin escrúpulos ni remordimientos, y que para terminar de bordarlo es un exquisito antropófago. La mezcla de estos dos aspectos confieren a Hannibal Lecter un carácter por el que nos sentimos atraídos y al mismo tiempo lo repudiamos. El resto de la película no es ni más ni menos que un thriller correcto. A quien quiera profundizar en el personaje les recomiendo la lectura de "El dragón rojo" (y ver la película "Hunter" así podrá ver el destrozo que se puede perpetrar sobre una buena historia, curiosamente el final de "Hunter" es lo que en el libro seria la mitad del relato, y si cogemos el final de "Llamada a un reportero" completaríamos el final de toda la novela, aunque esta última película no tiene nada que ver con "El dragón rojo") en el que conoceremos la historia de Hannibal Lecter antes de ser metido entre rejas y de "El silencio de los corderos", pues apesar de que no se diferencia mucho de la película tiene una serie de matices bastante jugosos, ambos libros están escritos por Thomas Harris.
     El otro psycokiller que despunta con luz propia (quizas en este caso seria luz negra) es Henry, pues no es ni más ni menos que el mal en estado puro y duro. La película, dirigida por John McNaughton en 1.990 no tiene la espectacularidad de "El silencio de los corderos", ni tampoco la busca, es un ejercicio sobrio en el que nos relata las andanzas de Henry, y quizás ahí radica su fuerza, no hay adornos, no hay movimientos de camara complicados, simplemente un relato tan frío que es lo que hace que nos sobrecoja, y curiosamente apenas hay momentos de gran truculencia, pues los crímenes se dan por supuestos (vease el principio, Henry visita una casa, habla con la propietaria y luego vemos el interior de la casa y a la propietaria asesinada, o la escena de la maleta y un grito en off). Otro de los puntos que nos hace sentir un escalofrío es el pensar que seres así existan, pues "Henry, retrato de un asesino" es una recreación de la vida de Henry Lee Lucas.
     Otros psycokiller destacables son:
     -Norman Bates de "Psicosis" de Alfred Hitchcock, psicópata que sentó escuela y cuyo protagonista, Anthony Perkins nunca pudo sacudirse de encima.
      -Andrei Chicatilo "El carnicero de Rostov". En "Citizen X", telefilme que en principio tenia que haber servido para rellenar las programaciones televisivas, pero que debido a su gran calidad y honestidad saltó a la gran pantalla, llegando a llevarse el primer premio en el festival de cine fantástico de Sitges. Dirigida por un tal Chris Gerolmo, he interpretada por un apocado Stephen Rea en el papel de un forense recién  asignado a una localidad y que nada más llegar le empiezan a aparecer cadáveres, un estupendo Donald Sutherland en el papel de un coronel del ejercito soviético, Max Von Sydow interpretando al unico psiquiatra que se atreve a asumir el desafío que representaba el crear el perfil del individuo que buscaban, y que pronuncia una frase realmente divertida casi al final del film, cuando Stephen Rea y Donald Sutherland le dan las gracias por su colaboración y el les contesta "ustedes dos juntos forman una persona estupenda". Y en el papel de Andrei Chicatilo  Jeffrey Demound, un secundario que cumple dignamente con su cometido.
 La película en si transcurre en el periodo de una década y describe la búsqueda de un asesino en serie y las trabas que se encuentran los investigadores debido al sistema soviético, en el que prevalecían las opiniones del comisario del partido comunista por encima del trabajo de la policía. La película consigue una buena instantánea de la Unión Soviética dentro del marco de la investigación policial.
 Por último recordad las imágenes reales de Andrei Chicatilo el día en que dentro de una jaula de barrotes escuchaba su condena a muerte. Difícilmente se olvidadn unas imágenes así, Chicatilo moviendose por la jaula como un animal y babeando como un perro. Realmente difícil de olvidar
     -John Reginald Christie de "El estrangulador de Rillington Place,10" de Richard Fleischer, basada en un hecho real.
     -John Ryder de "Carretera al infierno" de Curtis Hanson. Un autoestopista bastante desagradecido, que se dedica a asesinar a todo el que le recoge.
     -John Doe psicópata obsesionado con los siete pecados capitales y que se la juega a Brad Pitt en Seven.
     -"Los asesinatos de mama" una madre ejemplar que de vez en cuando debe dar rienda suelta a sus lado más salvaje. Interpretada por Kathleen Turner y dirigida por John Water en clave de humor y que como curiosidad cuenta con la presencia de Patricia Hearths, si señores la que fue secuestrada y luego se dedico a atracar bancos junto a sus secuestradores, es la ultima víctima de la película, la que es asesinada por la dulce mama en los lavabos del juzgado.
     -Catherine Trammel, con toda seguridad la asesina más atractiva del séptimo arte interpretado por Sharon Stone en "Instinto básico". Inolvidable por el cruce de piernas del interrogatorio, una clara forma de demostrar que los tios pensamos con la bragueta y el baile en la discoteca con su amiga lesbiana.
     -Annie Wilkes, aunque es una psicópata sin asesinatos a sus espaldas que se conozcan pero se las hace pasar canutas a Paul Sheldon, escritor de éxito que decide acabar con su heroína y que a su vez Annie Wilkes casi acaba con él. Todo esto sucede en "Misery" de Rob Reiner, basada en una novela del archiconocido Stephen King.
     -Mickey y Mallory, psicópatas bluf del "Asesinos natos" de Oliver Stone.
     -Jack el Destripador, que es abordado en un montón de films.
     -Michael Meyers "Las noche de Halloween" de John Carpenter y Jason "Viernes 13" pertenecen a la categoría de asesinos en serie sin personalidad propia, pues ademas por no tener no tienen ni rostro y que el único papel que cumplen es el de asesinar agranel. También se podría meter en esta categoría a Leatherface de "La matanza de Texas" de Tobe Hooper, aunque su manera de asesinar este mecanizada.
     -"En nombre de Cain" de Brian de Palma, en el que el asesino es un John Lightfoot desdoblado y presionado por su padre, un ex-nazi.
 

             Superheroes venidos del más allá.

        En esta categoría tenemos una serie de personajes que han ido apareciendo en un corto periodo de tiempo, surgidos del mundo del cómic, y que con mayor o menor fortuna se han ido implantando en el séptimo arte. Algunos de ellos tras el éxito obtenido, sufrieron (y nunca mejor dicho) una serie de secuelas que más vale dejarlas olvidadas en las profundidades de las estanterías de los vídeo clubs.
       -Empezaremos por Batman que aunque no es un revivido, tiene una estética completamente gótica, sobre todo por la ciudad donde se desarrollan los hechos, Gotham City y por el ambiente oscuro que le supo dar Tim Burton. Aunque Batman es el protagonista, queda eclipsado por su rival El Jóker, interpretado por un delirante Jack Nicholson que se siente en su salsa  sobreactuando a su gusto.
       -The Crow, película que en un principio quizás habría sido un discreto éxito comercial, pero que la muerte en el rodaje de su actor protagonista, Brandon Lee, hijo del mítico Bruce Lee, le dio un fuerte impulso comercial (como sucede casi siempre con los muertos y el morbo del publico).
La película trata del regreso de un hombre de entre los muertos para vengar su muerte y la de su novia, en si, es una historia del montón pero que en las manos de Alex Proyas y apoyada en una estupenda banda sonora (Cabe destacar la versión de "Dead Souls" de Joy Division interpretada por Nine Inch Nails y  The Cure "Burn") consiguen un film con personalidad propia). De las secuelas que le siguieron más vale olvidarse ("El cuervo, ciudad de los ángeles" y "El cuervo escalera al cielo").
       -Darkman. Desgraciado científico que tiene la mala suerte de cruzarse en el camino de una banda de gángster que lo hacen saltar por los aires envuelto en llamas. Luego el se dedica a vengarse de sus verdugos. Es una divertida cinta dirigida por Sam Raimi e interpretada por Liam Nelson.
      -Spawn. Es otra cinta que se mueve en los parámetros de héroe que regresa para vengarse de los malos. Está dirigida por un tal Mark A. Z. Dippe, e interpretada por Micheal Iai White en el papel de Spawn, John Leguizamo en el papel de un demonio bufón y Martin Sheen en el del malo muy malo. Los efectos especiales son espectaculares, pero cuando nos muestran el infierno y al demonio parecen estar creados con un Spectrum ZX. La banda sonora corre a cargo de grupos y djs como son Marilyn Manson & Sneaker Pimp´s (el único tema que se escucha durante la película, el resto hay que esperarse a los títulos de crédito para escucharlos, fea costumbre que han cogido otras producciones, lease el caso de Matrix) Orbital & Kirk Hammett, Korn & The Dust Brothers, Metallica & Dj Spooky entre otros.
 
 

                                                   VOLVER A LA PAGINA PRINCIPAL
bin/Count.cgi?dd=B%7Cfrgb=69;139;116&d