vinieron                                                LOS QUE VINIERON

                                                   Ultima actualización 17 de Abril del 2003

DE NUEVO COVENANT, DE NUEVO UNA GOZADA

Hace ya poco más de dos años que nos habían visitado y fue un concierto de esos de los que disfrutas con la presencia de los tres miembros del grupo sobre el escenario, sin necesidad de parafernalia de efectos especiales, luces sofisticadas y humos varios, y la noche del 21 de febrero se volvió a repetir esa magia. Covenant son la garantía de un buen concierto, de entrega y de disfrutar de la potencia que en casa te pondría de malas con los vecinos.
 A las 9:30 empezó la actuación de los teloneros Access Code. Access Code demuestra que no hace 
falta mirar a fuera de nuestro país para encontrar gente que hace buena música. El problema reside en los medios de comunicación dominados por la mediocridad y las modas, ahora toca música celta, latina, pachanga; pues a saturar las emisoras y a vender, sin tener en cuenta la calidad del artista. Y de esa manera, gente como Access Code y otros no tienen la difusión que se merecen. Yo el repertorio de este grupo lo desconocía, pero si alguien a quien no has escuchado nunca, en la primera audición (y más en directo, que  a veces supone un obstáculo) ya empiezas a cogerle el gusto es que hay buen material, y eso es lo que me sucedió con este grupo. Presentaron una colección de buenos temas, contundentes y que hicieron que el publico disfrutase. Ser telonero siempre es un reto, pues debes abrir paso al peso pesado que llevas detrás y Access Code lo hicieron con nota.
 Sobre las diez y cuarto de la noche, se volvió a oscurecer el escenario. Unas luces azules se proyectaban sobre el suelo y los primeros compases de Monochrome sonaron cuando entraron al escenario Joakim Montelius, Eskil Simonsson y Clas Nachmanson. Vestidos sobriamente como es costumbre abrieron el concierto presentando los temas de su nuevo CD Notherm Lights. La línea de este ultimo CD ya la apuntaba el tema One World, One Sky en el anterior, y la verdad es que han sabido contenerse, pues de lo contrario habrían rozado el bakaladeo. Uno a uno fueron cayendo temas como Bullet, We stand Alone, etc. Y a pesar de ser el nuevo trabajo de estos suecos, y de las dificultades que hay para encontrar el CD el respetable fue con los deberes hechos y corearon todos los estribillos. La presentación de un nuevo trabajo sobre el escenario siempre suponen un reto, pues no puedes prever la reacción del publico, si habrá tenido tiempo de asimilarlo o si lo que quieren son los clásicos. Pero ese problema no se produjo, desde el primer momento el publico quería disfrutar y se entregó en cuerpo y alma, y el ambiente se caldeo desde las primeras notas, y subió de temperatura cuando anunciaron Dead Star para salir de la tanda de temas nuevos, el publico enloqueció y si en el escenario había movimiento (los tres componentes no dejaban de bailar) el publico no le iba a la zaga. Así desgranaron temas como One world, one sky, Stalker, Tour de Force, Feedback, Babel entre otros. Al cabo de una hora anunciaron sin palabras que aquello tenia fin desapareciendo durante unos instantes. Al regreso y para dar un respiro al respetable cantaron Invisible & Silent (no deja de ser curioso que para los bises se guardasen un par de temas nuevos, pues por lo general se suelen guardar los cartuchos que sabes que te van a dar mejor resultado) Der Lieiermann fue el tema que cerró esta primera tanda.  La segunda empezó con la genial We want a Revolution.  Un ultimo tema y los músicos se cogieron de la mano para el saludo final, y un detalle de Clas Nachmanson, una mano para Eskil Simonson y la otra para el publico con lo que parecía compartir el aplauso que recibían.

Las ultimas palabras de Eskil Simonson no fueron para despedirse sino para decir que nos veíamos en el after-party. Y es que a esta gente les va el trato con su publico (a diferencia de todas esas megaestrellas que parecen querer dejar claro que ellas están por encima de su publico). Y así fue, un par de horas después aparecieron por la sala Templebeat, departieron, bailaron y disfrutaron de la compañía de su publico.
 En resumidas cuentas, un concierto estupendo, con posterior trato personalizado, ¿se puede pedir algo más? Si. Que vuelvan pronto y no tener que esperar dos largos años.

 

MAS ALLA DE LA OSCURIDAD HAY... OSCURIDAD

Beth Gibbons & Rustin Man, Barcelona  11 de Febrero del 2003 Sala Apolo.

 Lo primero. Alguien se preguntará, ¿Qué narices hace este tipo escribiendo aquí un articulo sobre uno de los iconos de los posmodernos? (Eso que visten todos que parecen aspirantes a diseñadores gráficos). Pues nada, que por casualidad se me apareció la oportunidad de ir a verla. Yo hasta aquel momento tan solo sabia de la existencia de esta mujer como cantante del grupo de trip-hop Portishead y nada más. Me pasaron el CD Out Of  Season y tras una primera audición lo primero que pensé es que en casa se está mejor. Tras una segunda, que aquello entraba suavecito y calaba, y tras la tercera, pues que a lo mejor no estaba mal. La música de Beth Gibbons es invernal, cálida y triste, atmosférica, que suena a folky pero con un trasfondo oscuro (que no siniestro) basando una buena parte de los temas en arpegios ya sean de guitarra o piano
 Así que el 11 de febrero estaba haciendo una cola de mil demonios, rodeado de una marabunta de personajes que todos iban a ver quien era el más alternativo y el más cool, teléfono movil en ristre y escuchando a las dos que tenia detrás comentarios del tipo “esta tía es super, tía”. Tras este martirio chino, llegue a la sala. Para quien no la conozca diré que es una antigua sala de baile donde antaño se marcaban los bailoteos los cincuentañeros, y tras una reconversión se convirtió en un local donde actúan y pinchan para gentes modernas (entiéndase gafas de concha y ropa fusión entre algo de grounge y hortera 60’).
 El concierto empezó más o menos puntual. Se apagaron las luces, y cinco focos de esos que cambian de color y producen diversos aces empezaron a bañar al publico con su luz al tiempo que el último tema del CD, Rustin Man sonaba. La verdad, no sé si cantaba Beth Gibbons, allí encima del escenario no había nadie. Rusti man es un tema de lo más cercano a Portishead, pero con un toque más siniestro, con la voz de Beth pasada por filtros y que suena como si saliese de una radio de mala calidad. Tras este tema apareció Beth Gibbons y la banda, tomaron posiciones y empezaron a desgranar un tema tras otro. La banda la formaban cuatro tipos (uniformados de negro) Paul Webb (exTalk Talk, alias Rustin Man)  guitarras y teclados, Adrian Utley , guitarras, otros dos más, bajo y batería, y una chica que tocaba mandolinas y violín. Uno a uno fueron cayendo los diez temas del CD, Tom the Model fue la canción que por excelencia más disfrutó el publico. Spider monkey tuvo un apoteósico final de guitarras phaseadas al más puro estilo Robert Smith, y que en el cd solo queda como un apunte sonoro del desarrollo instrumental del directo. La única propina del repertorio fue un tema de Lou Reed “Candy says”.  Y el hecho de no cantar algún tema de Portishead para ganarse al publico le honra, “esto es lo que tengo, esto es lo que te doy ” aunque aun así siguen picando los 25 € de la entrada y sin telonero.
Y para terminar os animo a buscar la oscuridad en la música más allá del encorsetamiento de los géneros, y sino escuchad Voodoo de Chris Isaac, quien lo ¿diría no? (Quizás esto ya lo descubrieron los HIM al versionear el tema Wicked Game). En clásica Karl Orff  Carmina Burana; Eric Satie, Trois Gymnopédiess, Six Gnossienness. E incluso en la New Age, y si no escuchad Herningarna y su cd Thrä.
 
 

wolfsheim                           WOLFSHEIM
                 Sala Bikini 10 de Mayo del 2002

               Era la primera vez que actuaba Wolfheim en nuestras tierras y por la cantidad de asistentes se diría que la expectativa levantada era grande.

Self Delusion cumplieron con su cometido de teloneros, tecnopop fácilmente asimilable y que hizo que el publico allí congregado pasase un buen rato y se marcase unos bailoteos con su sonido. A diferencia de lo que es normal, Self Delusion utilizan batería y no basan sus percusiones tan solo en cajas de ritmos como la mayoría de los grupos que se dedican a este tipo de música y dan otra sonoridad a sus composiciones. El resto de la banda estaba compuesta por dos teclistas y el cantante, este ultimo se entrego con ganas y su voz encajaba como anillo al dedo con el sonido que hacen.

A las diez y diez los altavoces empezaron a vomitar ruidos inclasificables, sonidos graves que hasta a los de las ultimas filas nos hacían temblar la ropa. Sorprendía algo así, pues conociendo el sonido de Wolfheim daba más la impresión de que iba aparecer el reverendo Marilyn Manson que los Wolfheim, un par de tipos vestidos de negro, timidos y educados. Arrancó el concierto y lo primero que hicieron fue ir desgranado sus éxitos, así que yo que no soy un gran seguidor de ellos no paraba de decirme a mi mismo "esta la conozco, y esta también" y es de agradecer, pues no hay nada más agradable que el poder disfrutar de los temas que has oído una y otra vez en cd. Recorrimos todas sus texturas sonoras embelesados por la voz de Peter Heppner que es su sello de identidad y a su vez su gran handicap, pues es tan personal y marca de tal manera las composiciones que a las primeras audiciones de su repertorio hace que entrar en su música no sea tan fácil como parece, pues es necesario escuchar una y otra vez los temas para ir distinguiendolos y por fin disfrutar de la belleza de su música.

Así, durante una escasa hora fueron cayendo temas como Elias, Now I fall, Where greed talks, Youth & Greed, Anybody's window, Lovesong, It's not too late (don't sorrow) tema que disfruto el publico a rabiar y que canturreo alegremente, The sparrows and the nightingales, Real y unos cuantos temas más que desconozco. Como podeis apreciar fue un recorrido por lo más conocido de su discográfia.

Y nos paso desapercibido que el cantante no hacia otra cosa que ponerse la mano en la cadera, en los riñones, en el bajo abdomen y moverse más bien poquito. Hasta que al finalizar uno de los temas se dio media vuelta y desapareció tras los telones del fondo del escenario. ¿Un problema técnico?, quizás. Regresó dió las gracias y soltó un sorry que nadie le dio importancia. Un par de temas después sabríamos el porque del sorry. Recogió la carpeta donde tenia las letras de las canciones, saludó y se fue precipitadamente. Todos nos quedamos con un par de palmos de narices. ¿Que había pasado? No había sido un final de concierto, sino un fuga en toda regla. Bueno, por lo menos faltaría algún bis que llevarnos a la boca pensé. Pasaron los minutos y nadie salia, por fin alguien de la organización se puso ante el micro y nos comunicó el problema. Peter estaba aquejado de un fuerte dolor de espalda y que en breve saldrían. Y así sucedió. Una banqueta frente al micrófono y tras ella el Peter, con dificultad se encaramó y nos obsequió con un ultimo tema, Annie, al tiempo que el respetable le coreaba "torero,torero". Terminó la canción, saludaron y con el rostro de Peter descompuesto por el dolor se retiraron..

Lastima, lo que estaba resultando un concierto estupendo, de esos que te acarician los oídos y que la belleza de los temas que percibes en los cd's llega a su plenitud se quebró por un inoportuno dolor de espalda. Así que del local sales con un cierto cabreo, no achacable al grupo en si, sino a la mala suerte. Que le vamos a hacer, fuerza mayor manda.

Y no termino sin antes decir, que por qué esa puñetera manía de no dejar hacer fotos, o es que a mi me toco la china. Iba a hacer un primer plano del rostro del cantante y un armario típico de discoteca me toco el hombro y me dijo que allí no podía hacer fotos. ¿Por? si ni siquiera uso flash.
 
 

                RAMMSTEIN
                Fuego en la nieve
                Palau Olimpic de Badalona, 14 de diciembre del 2001

                    La odisea

                    BCN y sus alrededores estaba sumida en el caos, la nieve había provocado un apagón casi generalizado, los vehículos circulaban con dificultad y el tren se paraba media hora en cada estación. Ante este panorama el que escribe estas lineas tenia sus dudas de si llegaría a ver a los Rammstein. Por de pronto, no disponía de coche, una traicionera sabana de nieve y una inoportuna acera habían acabado con él. Probamos la segunda opción, ir con el coche de un amigo. Dos patinazos, y mejor lo dejamos en la estación de tren y nos vamos en el mismo. Bien, un tren parado en el anden, ¡que suerte! llegar y moler. Pero lo que no sabíamos es que ese mismo tren llevaba ya un cuarto de hora parado en la estación y que iba a permanecer otro más. Son las ocho y cuarenta. La actuación de Clawfinger empezaba a las 21:00. Mal vamos. Por fin el tren echa a andar, recorre un par de estaciones y otros veinte minutos parados, por
la megafonia dicen que tenemos que cambiar de tren. Todos a la carrera al abordaje del tren vecino, por el camino escucho a alguien que se lamenta de que a los Clawfinger ya no llega, o sea, que mi amigo y yo no somos los únicos que nos perdemos a los Clawfinger. Mal de muchos, consuelo de tontos. El tren arranca y por fin llegamos a BCN. Mi reino por un taxi, pero en aquel momento podría haber ofrecido, mi reino, mi vida, mi alma, o cualquier otra pertenencia que ni de lejos iba a tener un taxi. Solución, el metro. Tras tres transbordos (sin contar el del tren) y doce estaciones de metro llegamos al Palau Olimpic de Badalona.

                El concierto

                   El pabellón estaba a rebosar, eran las diez menos dos minutos y los Clawfinger ya habían tocado. En el escenario se daban los últimos retoques para que todo estuviese apunto para la gran ceremonia. Las luces se apagan y tan solo una luz sobre los teclados ilumina al primer componente de Rammstein que podemos ver, ejecuta los primeros compases de Mein Herz Brennt, si en el cd este tema suena con gran belleza el escucharlo en directo lo multiplica por diez. Entran en juego las guitarras y aparece el resto de la banda. Till Lindemann canta y se mueve en cuclillas moviendo la cabeza como una rara ave, con cresta incluida, pues sus pelos parecen una hilera de afiladas puntas de lanza, no se porque pero Till me recordaba al Jumungus de Mad Max2. La banda visten unos monos con pinta futurista. Los guitarristas se suben sobre unas tarimas que simulan botes con formol y trozos de ser humano en su
interior. En un momento dado de la canción a la altura del corazón de Till se enciende una luz que parece palpitar, la tapa con una mano y luego la mano la levanta, en ella una bengala del mismo color que  la
luz ilumina el pabellón, se acaba de arrancar el corazón y el gran espectáculo acaba de comenzar. A continuación pasan interpretar Link 2 3 4, luego le seguiría Sensucht y así, una tras otra hasta completar el ultimo cd, e intercalando viejos temas. Mientras tanto las explosiones se suceden, las llamaradas invaden el escenario. En uno de los temas, los dos guitarristas más Till aparecen portando una especie de mascara antiguas con un gran deposito, para mi que todos los presentes creíamos que aquello tan solo era un poco más de attrezzo, pero para nuestra sorpresa las mascaras eran unos lanzallamas, y los tres al unísono descargaban llamaradas sobre el centro del escenario. En otro tema Till coge un pie de micrófono y lo golpea repetidas veces sobre el suelo, para finalmente estamparlo contra los altavoces, estalla un petardo digno de una mascleta y el publico llega al delirio. Hubo de todo, silbadores recorriendo el pabellón por encima de los espectadores que estaban en la cancha, Till sin ninguna ropa que le cubriese y metido bajo una lluvia de chispas pirotécnicas, el doktor bailando y explotandole pequeños petardos sobre el cuerpo, Till ardiendo con su ya clásica gabardina metálica mientras cantaba Wollt ihr das Bett in
Flammen sehen, la sodomización del teclista a manos de Till con un pene  de goma conectado a una manguera y una eyaculación de litros e interminable, que Till aprovechaba para darse unos tragos. Y mientras tanto sonaban temas como: Ich will, Mutter, Feuer Frei!, Spielhur, Zwitter, Rein Raus, Adios, Nebel, Sensucht, Engel,Du hast, Asche zu Asche,Der Meister , Herzeleid y la esperada Sonne que la dejaron para la tanda de bises. El concierto finalizo con la versión de un tema de los Depeche Mode, y
mientras, el bajista navegaba con mar picada en una zodiac sobre el publico. Si en el 98 me parecieron geniales en esta ocasión se han superado, también el recinto acompañaba más para que Rammstein pudiese lucir el gran espectáculo con el que adornan sus actuaciones, el escenario ocupaba casi la mitad del Palau Olimpic de Badalona. En definitiva, Rammstein hicieron un gran concierto que entusiasmo a los allí presentes, aunque en la prensa siempre encontraremos a críticos que lo calificaran de circo, con payasos incluido, pero eso ya es de esperar. En este caso se cumplió para todos los que asistimos al concierto el refrán de "Sarna con gusto no pica, pero mortifica", pero que toda la sarna sea así.

Marilyn Manson
28 de Enero del 2001
Pavelló de la Vall D'Hebron (BCN)

 Nuevamente nos visitaban los Marilyn Manson, y hasta que escuché el nuevo CD no tenia muy claro si iba a ir al concierto, pues en su anterior visita, la de Mechanical Animals, no me habían dejado muy buen sabor de boca. Había sido un concierto frío, distante, y en el que daba la impresión de que se trataba de un pastiche de las performans de la gira del Antichris con el nuevo material que no llegaba a encajar. Así que en esta ocasión fui al concierto con la duda de si merecería la pena.
     En la entrada ponía que el artista invitado empezaba a las 20:00 y los Marilyn Manson a las 22:00. Pensé que hora y media de espera entre el telonero y los Marilyn era demasiada espera, y que no merecería la pena (ademas me separaban 50 kilómetros del lugar del concierto), así que me lo tomé con calma, decidido a perderme a los teloneros. Por otra parte, de los teloneros la única referencia que tenia es que se llamaban Disturbed, lo que ponía en los periódicos del día. Y e aquí que la jugada me salió bien. Pues según me comentaron unos amiguetes que me esperaban en el interior del Palau Olímpico de la Vall d'Hebron. Ellos a las ocho de la tarde aun estaban haciendo cola a la entrada del pabellón que estaba con las puertas cerradas y que cuando consiguieron entrar tan solo llegaron a escuchar un par de temas de un primer telonero del que desconocíamos el nombre. Yo llegué sobre las nueve de la noche, me encontré  con los amigos que aun estaban echando pestes por el frío que habían pasado y por no haber podido ver casi a los teloneros. Tan solo habíamos cruzado unas cuantas palabras cuando el escenario se oscureció. La gente se quedo sorprendida ¿Qué pasaba? no era posible que los Marilyn Manson adelantaran el concierto en casi una hora. Un foco iluminó una silla eléctrica y dos tipos que parecían sacados de una cofradía de la  Semana Santa de Sevilla flanqueaban a otro vestido con un mono de color narajan y con la cabeza rapada, parecía el malo de la película Shocker. Lo sentaron en la silla y reprodujeron todo el ceremonial de una ejecución en la silla eléctrica. Sonido de cortocircuito eléctrico, luces destellantes y humo. Se levanta el tipo del la silla eléctrica y sale el resto del grupo y un sonido estruendoso arrasa el pabellón que en aquellos momentos esta lleno hasta la bandera. Detrás sobre la banda un cartel de un
tipo calvo y amordazado, y en el se puede leer "Disturbed". Total que aunque no tenia intención de verlos los vi, y he de admitir de que me alegro de no habermelos perdido. Los Disturbed hacen un metal muy asequible, tan asequible que llegaron a ganarse al publico al cantar una versión metalizada del Shout de los Tear for Fears que acabamos tarareandola todo el pabellón. Si algo debíamos lamentar los que no conocíamos al grupo fue el hecho de no ir con la lección aprendida, o sea, conociendo el repertorio musical de este grupo, seguro que habríamos disfrutado mucho más del concierto. Los Disturbed
finalizaron el concierto dejando un buen sabor de boca entre el respetable. Ahora tocaba el plato fuerte, nuestro adorados Marilyn Manson, yo personalmente, con la esperanza de que retomaran su estética y actitud en el escenario previa al Mechanical.
     Se apagaron las luces, sonaban los primeros compases de piano del tema "Count to six and die" Un telón cubría el escenario y una silueta se perfilaba en el  convirtiendose al final en una especie de sombra de ángel caído. Cayó el telón y allí estaba el Reverendo con el torso desnudo, un corsé para vértebras dorso lumbares de color negro (os preguntares ¿y como diablos sabe este tipo que es para eso?, pues nada chavales que yo tengo uno igual, pero por motivos muy diferentes, me aplasté dos vértebras dorso lumbares en un accidente de trafico y me pase un mes de Julio y Agosto que no os podéis ni imaginar, con el adminiculo ese con cuatro barras de hierro, un objeto que haría las delicias de los protagonistas de Crash) y unos pantis o mallas a juego con el corsé. Apartir de este momento os debo pedir disculpas, pues no recuerdo con que tema abrió el concierto, o con que performans acompañaban los temas. Me quedé embobado. Marilyn Manson volvían a ser los destroyers que tanto me gustaban (eso si pasados por el tamiz que da la experiencia, y que hace que pierdan un poco su aura salvaje). Con "Tourniquet Prothetic" hizo el numerito de los zancos, con "Disposable teens" proyectaron la imagen del bebe-feto crucificado sobre la parte posterior del escenario y dos cañones dispararon confeti sobre el publico. Apesar de ser un tema nuevo la gente lo jaleó a rabiar y parecía que el pabellón se iba a venir abajo en cualquier momento. Con  "Cruci-fiction in the space" se vistió con una falda que tapaba un sistema hidráulico que cuando nos percatamos estaba ya casi a la altura de los focos. Con "Lunchbox" hizo participar al publico haciendole cantar, y como parecía que no lo hacíamos lo suficientemente fuerte mando a la banda bajar la potencia de la música para hacernos gritar cada vez más hasta que pareció quedar satisfecho. Con "Sweet Dreams" montó un numerito que aun, los amiguetes y yo no nos ponemos deacuerdo en si era un montaje o real.
Hizo subir a una chica rubia al escenario, portaba una especie de blusa larga semi transparente, con unos sostenes de cuero y pantalones cortos a juego. La chica subió al escenario con la alegría del que le ha tocado la lotería, Manson la cogió la puso de espaldas a él y la agarró por los pechos, luego, la empujó sobre una tarima para que quedase a cuatro patas, le levantó la blusa y simuló una sodomización. A todo esto, Manson animaba al respetable a canturrear el estribillo de la canción, al tiempo que el le daba alegría a su movimiento de caderas. Para terminar el número la hizo tenderse sobre la tarima y el se sentó sobre las posaderas de la incauta. Si la performans fue preparada o no, no lo, sabemos, si no lo fue, pues entonces podemos dar por seguro que a la afortunada (o desafortunada, según se mire) no se le olvidará el concierto.
     El en resto del concierto Manson se vistió de Papa con una mesa por delante en la que tenia dos cabezas cortadas encima, una a cada lado de la mesa. Se puso tras un atril tocado con una gorra de plato de estética nazi. Una bandera de barras y estrellas se proyectó tras el escenario causando un efecto que a veces parecía entera y a veces quemada. También cayeron dos banderolas a los lados del escenario en las que en la del lado izquierdo y de arriba a abajo estaban las imágenes de Jesucristo, Charles Manson y Lenin, y en la del lado contrario, a forma de opuesto, Elvis Presley, Marilyn Monroe y J.F. Kennedy. El resto de la banda se limitó a tocar. El batería fue contundente con mayúsculas. John5 a veces parecía un muñeco de cuerda que salía disparado dando vueltas sobre su zona del escenario. Twigy Ramirez, discreto, pero ,todos sabemos que en lo musical es el 50% de los Marilyn Manson. Y "M. W. Gacy" tocaba como un poseso un teclado que estaba sobre un muelle, que lo tumbaba hacia donde le daba la gana y que cuando lo soltaba saltaba disparado en todas las direcciones, como esos muñecos que salen de las cajas para dar un susto.
     El repertorio fue un recorrido por lo más potente de la discográfia de los Marilyn, sin apenas espació para algún tema suave. El Reverendo nos quiso dar vidilla, y a buen seguro que nos la dio. Sonaron temas como Born Again, Burning Flag, Dope Show, The Beautiful People y se despidió cantando el tema "The Reflecting god" como bis. Este punto fue el que no me convenció, una hora y veinte de concierto, se van y vuelven y nos regalan un tema. Por que no un par de salidas al escenario?, aunque la duración del concierto sea la misma. Ya se que es una tontería, pero por lo menos te da la sensación de un poco más
de entrega hacia su publico, y te deja más satisfecho.
     Los Marilyn Manson han vuelto a ganarse mi interés y mi respeto, por hacer lo que se esperaba de ellos, un concierto fuerte, oscuro y apocalíptico, con esa música que nadie puede imitar, que hace que la adrenalina se dispare y te inunde el cuerpo.
    Gracias Reverendo Manson por volver a llenar mi corazón de oscuridad .
 

CONVENAT
19 de Enero del 2001
Sala Garatge Club

                                                          Una vista del personal que asistió al concierto
 
 

 Parecia que el día en el que los Covenant ofreciesen un concierto en BCN nunca iba a llegar, pues varias veces se habian caido de las fechas en las que se decia que venian, así que cuando vi que el 19 de Enero estarian en BCN no le daba mucha credibilidad. Pero no fue así, esta vez era la vencida. Las entradas estaban a la venta y tras el concierto habia una fiesta programada en la sala 2 de Razztamazz (antigua sala Zeleste), así que no se podian volver atras.
 Eran las nueve y media pasadas, y un amiguete y un servidor salimos de un restaurant con el ultimo bocado aun en la boca, se me hacia tarde y la sala Garatge aun estaba a un monton de manzanas y semaforos. Arranco el coche, la calle está en obras, recorro un centenar de metros y ¡maldición! la puñetera calle está cortada. Vuelta a tras, ¿a ver por donde salimos?, nos preguntamos. El tiempo se nos echa encima. Diez menos cuarto y aun no sabemos por donde y a donde vamos a salir. Aleluya, calle Guipuzcua, todo es tirar millas y buscar la calle Pallars a la altura del numero 195. Tira por aquí, no, por allí, gira a la derecha, a la izquierda. Nos hemos peldio. Diez menos cinco. Alto, quieto, que por aquí sale covenant.jpg mucha gente de los coches vestida de negro. ¡Ufffff! son las diez menos dos minutos y entramos en la sala Garatge. Que bien, aun no ha empezado el concierto y ademas conseguimos un buen sitio para verlo. Las diez y cuarto y aun no han salido al escenario, las diez y media y el respetable se empieza a poner nervioso, once menos cuarto y el pulpo a la gallega se me empieza repetir, peleandose con las patitas de calamares. ¡Para eso tanto correr!
 A las once de la noche pasadas los Covenant hicieron acto de presencia en la sala Garatge, cruzaron el escenario en compañia de la gente de Strum und Drag en dirección a los camerinos. El publico se impacienta aun más, pues ahora sabemos que estan ahí. Por fin, sobre el escenario surge una cortina de humo y de ella aparecen los tres componentes de Covenant, saludan al publico elegantemente, haciendo juego con su indumentaria, traje chaqueta, parecian sacados de un anuncio de El Corte Ingles y empiezan a sonar los compases de "Tour de Force". En ese mismo instante a todos se nos pasa el mosqueo y la covenant2.jpg ansiedad, por fin los estamos viendo y oyendo en directo. ¡Que gozada!. Realizan un recorrido por toda su discografia, "Dreams of a Cryotank", "Sequencer", "Europa" y "Estate Units of Mind" y sonaron temas como Dead Star, Der Leiermann, Tension, 20, Leviatan entre otros.  Su sonido en directo es mucho más potente, y ese distanciamiento y frialdad que emanan de los cd's desaparece. La voz del cantante tiene muchos más matices incluso llegando a sonar en algunos momentos como la de Andrew Eldritch (el de The Sister of Mercy, no esa sombra que nos visitó en septiembre bajo el nombre de The Sisters. Ya se que los estilos son totalmente opuestos como para una comparación, pero es que en algunos momentos sonaban igual). Los otros dos componentes del grupo saltaban, bailaban como descosidos.  Cuando abordaron el tema "Go film" un muro de humo se levantó en el escenario y unas luces sencillas pero efectivas dieron una dimensión hipnotica al tema (en el apartado de luces es lo unico que se salva del local, pues casi el setanta y cinco por ciento del concierto nos lo pasamos viendo a los Covenant de color rojo). El publico disfrutaba con cada tema y los de la primera fila tuvieron el placer de hacer coros, pues el cantante extendia el microfono para que la gente cantase parte de algun tema, un tipo simpatico este que no dejó de saludar, sonreir y dar las gracias durante todo el recital.
 Pasó una hora que a casi todos nos parecido un cuarto y los chicos de Covenant decidieron que era momento de tomarse un respiro, pero no tardaron en salir ante la insistencia del publico. Así hasta tres veces, en esta última por fin cantaron la esperada Stalker, lastima que no hicieran la versión incluida el CD Sequencer, sino una con unas percusiones más convencionales, pero da lo mismo, disfrutamos de ella con toda intensidad que pudimos. Sobre la una y cuarenta minutos se acabó el concierto, y todos los allí congregados no nos habria importado estar otra hora y cuarenta minutos más. Pero de ser así el cantante se habria convertido en un par de zapatos covenant3.jpg y un charco de sudor, por que moverse, se movió.
 Al acabar el concierto gran parte del personal tomó rumbo a la sala Razztamazz, sala 2, donde se celebraba una fiesta organizada por David Akelarre y varios Dj's más de la ciudad. Al cabo del rato apareció el cantante y otro componente del grupo a tomarse algo y hablar tranquilamente con todo los fans que se acercasen. Muy sencillos y llanos estos chicos.
 A las tres de la madrugada y haciendo caso a alguien que en una ocasión me dijo "de las fiestas hay que irse cuando estan en lo mejor, pues así, siempre conservas un buen recuerdo" nos fuimos. Lleve al amigo a su casa, el me dió unas intrucciones de como debia hacerlo para encararme rumbo a la mia. Arranqué el coche y... ¡Maldición! me volví a perder. ¡Jo, que noche!
 

The Cure

           Los The Cure han pasado por España con una propuesta arriesgada, pues en los tiempos que corren es raro el grupo que no hecha mano de sus hits para meterse al publico en el bolsillo, pero el señor Robert Smith lo hizo, tan solo canto un hit, Inbetween Days. Para algunos aquello nos sonó a gloria, para otros, fue una renuncia que rompía la propuesta, pero unos y otros la verdad es que disfrutamos como locos con ese desliz, pues en ese momento el Palau d´Esports de Barcelona parecía que se iba a venir abajo.
                 La noche empezó con un grupo llamado Love of Lesbian, grupo que para el que redacta estas líneas le resultaba desconocido. A caballo entre los Inmaculate Fools y Violent Femmes ofrecieron una media hora de una música fácil de asimilar, que de no haber sido por un horripilante sonido (el Palau d’Esports de Barcelona siempre a pecado de mala acústica, amen del poco soporte que parece que le dieron los técnicos) habrían sido unos buenos entremeses antes del plato fuerte.
                 A las diez y cinco de la noche las luces se apagaron, él publico grito de alegría y los The Cure aparecieron con una sobriedad digna de cualquier cuarteto de cuerda. Agarraron los instrumentos y ahí empezó un viaje de 165 minutos que nos transportaría a unas atmósferas sonoras en las que reinaba la oscuridad y la melancolía. Cantaron casi todo el ultimo CD (tan solo se dejaron en el tintero “The last day of summer”), que fueron intercalando con otros temas como son Fascination Street, A Forest, Inbetween days, End, entre otros. Curiosamente tengo entendido que en Madrid pudieron disfrutar de Pictures of you, cosa que no pudimos hacer los de aquí.
                Un bonito detalle que tuvo Robert Smith y que fue aplaudido efusivamente por el respetable, fue que en un momento dado del concierto alguien de la primera fila extendió hacia el escenario un papelito, Robert Smith que de vez en cuando se acercaba al filo del escenario para evitar las luces y poder ver a su publico, lo vio y acto seguido lo cogió, saco un bolígrafo, lo firmó y entre la muchedumbre busco al propietario y se lo devolvió. Ese hecho tan simple rompió la distancia que parece haber siempre entre artista y publico, y este ultimo lo agradeció con generosidad, con una clamorosa ovación. Tras dos horas de concierto, la banda se retiró; para reaparecer con una tanda de bises que duraría unos 45 minutos y que la realizaron en tres bloques, En el ultimo Robert Smith hizo un gesto de “que le vamos a hacer, queréis más, tomad” y canto un ultimo tema.
                Si tras esta gira los The Cure se separan siempre nos quedará el consuelo de haber asistido a uno de los conciertos en los que la banda se presentó en estado puro, sin adulteraciones comerciales. Cosa que es muy respetable, pero que probablemente una parte del publico no asumió. Pues, quiera o no, Robert Smith tiene que aceptar que aunque su banda procede de uno de los movimientos menos comerciales ellos han sabido conectar con el gran publico, y ese mismo publico fue el que abarrotó el Palau, no solo sus fans. Por lo que si se hubiese despachado con alguno de sus grandes éxitos la gente habría salido con mejor sabor de boca.
                Bueno, esperemos que Robert Smith recapacite y decida no ponerle fin a la banda, y de aquí a diez años vuelva a sacar otro CD estupendo, pues por lo visto cuando cambia de decena se estruja las meninges y da a luz a grandes CDs, véase de los 29 a los 30 “Desintegration” de los 39 a los 40 “Bloodflowers” y de los 49 a los 50 ¿qué?
                Respecto a la critica aparecida en El Periódico de Catalunya, me pregunto una cosa. ¿Al señor Nando Cruz le gusta la música?, o es simplemente una manera de ganarse la vida. ¿Sufre de esquizofrenia?  pues el domingo escribió que el concierto fue todo un éxito y que todo estuvo muy bien. El lunes en su critica parecía que ya había cambiado, sobraban temas, faltaban temas, sobraban minutos. Cuantos grupos ofrecen conciertos de 2 horas y tres cuartos, ¿No es eso de agradecer?. Yo de usted me lo haría mirar, pues en los conciertos en los que hemos coincidido y he leído su critica siempre ha sido para poner a parir al grupo, que si los Marilyn Manson son una pandilla de feriantes, que si los Rammstein son un circo y no llegan a la altura de Laibach, los NIN han descubierto la sopa de ajo. Eso si, le agradezco no haber criticado (probablemente tampoco fue a verlo) el concierto de Willy de Ville en Cerdanyola del Valles pues fue de lo mejorcito que he visto en muchos años, aunque en el suplemento del viernes antes ya se había despachado agusto. Busque un buen asesor de orientación profesional y cambie de oficio, nos hara un favor a todos.
 
 

   NIN en BCN
 

     Vinieron los NIN y fue una gozada disfrutar de su música y espectáculo. Trent Reznor nos deleitó con un show en el que mezcló material del nuevo CD y temas antiguos y la verdad es que era difícil distinguirlos, pues todos encajaban a la perfección. Interpretó temas como "terrible lie", "piggy", "hurt", "ruiner", "eraser", "head like a hole" (esta  sonó con una fuerza increible) y de "Fragile" como "Somewhat Damage" (esta abrió el concierto) "We're in this together".Y el publico respondió como correspondía a la ocasión, entregandose y dejandose arrastrar por los senderos por los que nos conducía ese genio que es Trent Reznor. Lo siento por quien se lo perdió, pues tardaran en volver, y en vistas de la ocasión por allí aparecieron autobuses con matriculas de Guipuzcoa, Zaragoza y Madrid.
    Respecto a la critica que realizó Nando Cruz en ElPeridico tan sólo puedo pensar que ese señor se confundió de local y de grupo, aparte de hacer comparaciones tan estúpidas como comparar a Trent Reznor (en tono despectivo) con Miles Davis, nunca mejor dicho que confunde la velocidad con el tocino. Nada, criticas así lo mejor que se puede hacer es ponerlas en el suelo para cuando friegas el piso.
 
 



 

En esta sección estan los locales, tiendas y otras referencias del ambito oscuro que esten situadas fuera de Barcelona provincia. Como comprendereis pueden haber errores, pues la información me llega atraves de terceras personas. Agradeceré cualquier colaboración que podais aportar.