Juego que me regalo un 6 de enero
Juego que me regalo un 6 de enero
Soy ciudadano del amor,
llevo dogal de belleza
entre la hombrera y la cabeza,
entre rodilla y cinturón.

Haciendo crítica social
me perfumé de valiente, 
creyeron que era disidente
y no era más que natural.

Martí me habló de la amistad
y creo en él cada día, 
aunque la cruda economía
ha dado luz a otra verdad.

El mundo tiene la razón
puesta en el pan, en el diario,
ese señor rudimentario
que nos dará la absolución.

Ciega, la vida nueva es
como un verso al revés,
como amor por descifrar,
como un Dios en edad de jugar.

Trino, vete al destino, al
punto que será final,
juega lo que no jugué
y canta que aunque sin rey mago
sigo en pie.

Seguro estoy requete mal,
debo sufrir algo extraño,
pues ni la hiel ni el desengaño
me dan razón de funeral.

El fin de siglo trae la sien
cebada de pudredumbre,
como invitándome a una lumbre
que prenderá quien ame bien.

Bendito el tiempo que me dio
una canción sin permiso.
Bendito sea el paraíso
algo infernal que me parió. 

El día del Armagedón
no quiero estar tras la puerta,
sigo soñando bien alerta,
donde esté a salvo de perdón.

Ciega, la vida nueva es
como un verso al revés,
como amor por descifrar,
como un Dios en edad de jugar.

Trino, vete al destino, al
punto que será final,
juega lo que no jugué
y canta que aunque sin rey mago
sigo en pie.