Olivia
Olivia
Olivia despertó por la mañana
como suele hacer la gente
más o menos con el sol.

Era un sábado más en su ventana,
era otra invitación para la suerte,
era otra semejanza del amor
conque trenzaba hijas y calor,
con la soledad.
Era la soledad, salía el sol.

Olivia en su península poblada
por la lentitud del día
por el tiempo sin hacer.
Olivia en su península poblada
por la lentitud del día
por el tiempo sin hacer.

Sobre su condición iba parada
como una diosa de la luna fría
que las estrellas quiere conocer
y da una piedra errante de comer,
con su soledad.
era la soledad, y vio llover.

Olivia no sabía que la noche
tiende puentes de aguaceros
para llegar a su umbral.
Olivia no sabía que la noche
tiende puentes de aguaceros
para llegar a su umbral.

Olivia no sabía que hay un coche
y un precipicio al borde del cochero
y oyó decir que un astro hinchaba el mar
y salió de su isla a caminar,
con su soledad.
Era la soledad, y oyó cantar.