Sueño balseado
Sueño balseado
Una vez me entretuve con un sueño.
Lo tomé, lo solté, le di tres vueltas,
lo aprendí, me lo puse, fui su dueño.
Y pensé que era cosa ya resuelta
y soñando que un sueño era mi traje
pretendí la canción, la poesía, 
y aquel sueño aprendió 
todo el mundo de mí
(e iba yo sin saber que sabía).

Y así fui por la tierra, por los mares, 
por los cielos, las noches y los días,
los amores, los templos y los bares,
así fui con mi sueño que sabía.
Y aquel sueño que yo soñaba puesto
comenzó a soñar que él me soñaba,
y un buen día aprendí todo el mundo de él
y ahora somos pareja en la sala,
e inventamos un vals
que bailamos para soñar.

Sueño que bailo con mi vals
y el vals soñando
que con su hombre 
bailando va.
Sueño y soy sueño: soy un vals
que viene y va,
que viene y va,
que viene y va.