Viñeta
Viñeta
Hablo del fondo del agua de un charco
que está estancada en la calle común.
Hace arco iris de aceite de autos
después de la lluvia que vino del sur.
Un remolino levanta las hojas
que desaparecen muy verdes aún
y una silueta en silencio que va
llena de sombras de si,
pasa la calle, detiene su andar
en la vidriera de un viejo almacén.

Los libros viejos parecen querer
arrastrarlo entre el polvo del tiempo, 
y después,
cruza la calle y se vuelve a parar
frente a un viejo florero con flores de sal.
Va a respirarlas y cuenta se da
que son flores sintéticas, ríe y se va,
y esa silueta en silencio que va
llena de sombras de si,
va penetrando en el atardecer
bajo su cielo que insiste en llover.