Eva
Eva
Eva no quiere ser para Adán
la paridora pagada con pan.
Eva prefiere también parir
pero después escoger donde ir.
Por eso adquiere un semental
y le da usos sin duda normal.
Eva cambio la señal.

Eva sale a cazar en celo,
Eva sale a buscar semillas,
Eva sale y remonta el vuelo,
Eva deja de ser costilla.

Eva no intenta vestir de tul,
Eva no cree en un príncipe azul,
Eva no inventa un falso papel,
el fruto es suyo con padre o sin él.
Eva se enfrenta al qué dirán,
firme al timón como buen capitán
y encoge de hombros a Adán.