La familia, la propiedad privada y el amor
La familia, la propiedad privada y el amor
El derrumbe de un sueño, algo hallado pasando,
resultabas ser tú.
Una esponja sin dueño, un silbido buscando,
resultaba ser yo.
Cuando se hallan dos balas sobre un campo de guerra
algo debe ocurrir ...

Que prediga el amor de cabeza hacia el suelo
una nube vendrá o estampidas de tiempo
los ojos tendrán.
Fue preciso algo siempre y no fue porque tú
tenías lazos blancos en la piel.
Tú, tenías precio puesto desde ayer.
Tú, valías cuatro cuños de la ley.
Tú, sentada sobre el miedo,
sentada sobre el miedo de correr.

Una buena muchacha de casa decente no puede salir.
¿Que diría la gente el domingo en la misa
si saben de ti?
¿Que dirían los amigos,
los viejos vecinos que vienen aquí?

¿Qué dirían las ventanas,
tu madre y su hermana, y todos los siglos
de colonialismo español, que no en balde,
te han hecho cobarde? ¿Qué diría Dios,
sin amas sin la Iglesia y sin la ley?;
Dios, a quien ya te entregaste en comunión;
Dios, que hace eternas las almas de los niños;
que destrozarán las bombas y el napalm.

El derrumbe de un sueño
algo hallado pasando resultaba ser tú.
Una esponja sin dueño
un silbido buscando resultabas ser yo.

Busca amor con anillos
y papeles firmados y cuando dejes de amar...
ten presentes los hijos
no dejes tu esposo, ni una buena casa
y si no se resisten serruchen los bienes,
que tienes derecho también , porque tú
tenías lazos blancos en la piel.
Tú, tenías precio puesto desde ayer
Tú, valías cuatro cuños de la ley.
Tú , sentada sobre el miedo,
sentada sobre el miedo de correr.