No hacen falta alas
No hacen falta alas (1984)
(Canción del filme "Como la vida misma", de Víctor Casáus).

No hacen falta alas para hacer un sueño.
Basta con las manos, basta con el pecho,
basta con las piernas y con el empeño.
No hacen falta alas para ser más bellos,
basta el buen sentido del amor inmenso.
No hacen falta alas para alzar el vuelo.

Recojo fondos para pobres de amistad y de sonrisa.
Recojo cuanto haya de bien en lo que esconde tu camisa.
Acepto cuanto pueda ser útil al coro que compongo,
siempre que quieras compartir un sueño ancho, largo y hondo.

Recojo el hielo a la deriva de los polos congelados,
luego con buena voluntad y mucha miel haré un helado.
No le daré, no le daré al mentiroso y al cobarde.
Repartiré, repartiré, sólo al que ama y al que arde.

No hacen falta alas...

Recojo fondos...

Recojo el hielo a la deriva...

"Vengan a jugar a este lado del globo"