pagina4

HERÁLDICA Y GENEALOGÍA

                                                               ANTORCHA                                                                  

Fernández de Quevedo                                                                                                                             Calvete


Introducción.

La Heráldica o ciencia del Blasón es la ciencia que por medio de representaciones, trata la interpretación de las armerías que utilizan las familias en sus escudos de armas. El término heráldica tiene su origen en "heraldo". Los heraldos se encargaron en la Edad Media de dirigir los torneos y posteriormente, también fueron los encargados de los escudos de armas, por lo que se les conoce con el nombre de Reyes de Armas.
Los caballeros participantes, lucían en sus escudos unos signos de identificación individual. Estos signos que portaban en trajes y escudos dieron lugar a los emblemas de la Nobleza.
En cuanto a ciencia del Blasón, tiene su origen en los torneos medievales, por derivar del germánico blacen cuyo significado es tocar el cuerno o trompeta. Hecho este que tenía lugar para que el Rey de Armas examinara los escudos de los caballeros que competían y dictaminara su nobleza.
La Heráldica española contiene la descripción de los escudos de armas correspondientes a los distintos linajes españoles.
Los Reyes de Armas españoles comenzaron desde los tiempos de los Reyes Católicos la determinación de los blasones, aunque ya anteriormente existían armerías en piedra tallada en torreones, iglesias, balconajes o sepulcros. Después con el descubrimiento de América también se crean nuevos escudos para agradecer los servicios prestados.
La Genealogía es la ciencia que estudia los ascendientes de un individuo. En relación con la Heráldica, consiste en el estudio y descripción del linaje de una familia. La figura del hidalgo es el pilar básico que marca la idiosincrasia de un pueblo. Esta figura netamente española explica la forma de comportamiento y su respuesta a los acontecimientos históricos. Hidalgo significa "hijo de algo", por ello la hidalguía es la nobleza que viene de la sangre, no se puede acceder a ella sino por una clara genealogía que demuestre que se es hijo de casa y solar conocido. Es independiente de la posición económica y social.
Existen varías categorías de hidalgos. Los hidalgos notorios, son aquellos hidalgos de inmemorial. Hidalgos de privilegio, lo son por merced real. El hidalgo de ejecutoria, es aquel que ha probado ser hidalgo de sangre mediante un litigio. En ocasiones encontramos hidalgos de gotera que son aquellos que solo disfrutaban del privilegio en algún pueblo y que los perdían al cambiar su domicilio.

Heráldica y Genealogía de la Familia Guerrero Marín

    La familia Guerrero Marín tiene sus orígenes en la ciudad de Caravaca de la Cruz, provincia de Murcia, España. Ciudad en la que encontramos hacia el siglo XVI a un hidalgo de apellido Guerrero. Y en cuanto al apellido Marín los de Caravaca, siendo oriundos de Galicia, proceden de Cuenca de dónde vinieron tres hermanos al servicio de los Reyes Católicos. Se hallaron en la conquista de Caravaca, siendo pobladores de ella. De éstos proceden los Marín murcianos y andaluces. Don Pedro Amador Guerrero y Fernández de Quevedo nació en Caravaca de la Cruz el día 1 de Octubre de 1868 y falleció en Cehegín el día 1 de Diciembre de 1924, descendiente por línea paterna de don Ginés de Henestrosa Guerrero y Zambrana hijodalgo notorio, Abogado de los Reales Consejos, Gobernador y Justicia Mayor de la Villa de Caravaca en 1689. Y por línea materna de don Diego Fernández de Quevedo (Diego Hernández) hijodalgo notorio en 1495 (Padrón de los Reyes Católicos de la Villa de Caravaca). Entre los apellidos ascendientes de la familia Guerrero Marín encontramos además de los Guerrero Marín, los Roch de Moratalla, Fernández de Quevedo, Calvete, Burruezo, Becerra, Pérez de Tudela, Martínez Calderón, Alcantud de Belmonte, Muñoz, Muñoz de Robles, López de Moratalla, Henestrosa, Zambrana, López de la Torre, Gracia, Giner, Meseguer, Cerezo, García-Mombiedro, Ortiz y Frías. Otros transversales de la misma familia fueron los Pacheco, Girón, López Miñarro y Melgares de Aguilar.

 

HERÁLDICA DE LOS APELLIDOS

El apellido Guerrero

El apellido Guerrero, aparece por primera vez en la historia en la batalla de Covadonga. El rey don Pelayo concedió este apellido a un caballero godo por la bravura que demostró en la batalla que inició la Reconquista. Los Guerreros establecieron su primitiva casa solar en Burgos y de allí pasaron a Extremadura, Aragón y Castilla extendiéndose por toda la Península.
En el año 1213 se encargó a un Caballero de apellido Guerrero la repoblación de la villa de Alcaraz (Albacete). En la calle Mayor de la citada Villa se encuentra el Palacio de los Guerrero, con dos grandes esculturas que representan a Hércules y Teseo a ambos lados de la puerta principal. En 1.591 aparecen por primera vez en Caravaca de la Cruz.
 

El apellido Becerra

El apellido Becerra de origen gallego, se extendió por toda la península y América donde varios caballeros de este linaje destacaron en la conquista de Nueva España. Sus principales linajes se formaron en Extremadura. Se conocen datos de caballeros con este apellido en tiempos de los reyes Sancho Capelo y don Alonso III. Probó repetidas veces su nobleza en la Real Chancillería de Valladolid, en la Real Compañía de Guardias Marinas y en las Órdenes Militares de Calatrava, San Juan de Jerusalén y Carlos III.
 
 
    Don Antonio Guerrero y Becerra, natural de Alcaraz. Hidalgo en el Padrón del Estado Noble de 1.598, gana ejecutoria en la Real Chancillería de Granada en 1.592. Vivía en 1.593 en Caravaca de la Cruz,  calle del Colegio Viejo, junto a su esposa doña Manuela Muñoz y Girón,  hermana del Capitán  don  Gonzalo  Muñoz  y  Girón, descendientes  de  don Juan Muñoz,  uno de los cuatro hermanos de este linaje que vinieron de Teruel con la reconquista,  pasó  a  Alcaraz  y Tobarra, más tarde a Caravaca donde fundó nuevo solar.  Su bisnieto don Pedro Muñoz "el viejo" natural de Lietor, casó con doña Catalina Musso y consiguió ejecutoria hacia 1.530. Entre los personajes importantes de su linaje encontramos a  los  Musso  Muñoz  de  Otálora,  la familia mas influyente y de mayor potencial económico en el siglo XVIII en Caravaca. Otra rama de los Muñoz que llevan por apellido Muñoz de Robles, también  descienden de don Pedro Muñoz de Lietor, quienes enlazaron con los Riquelme de Lorca formando el apellido Pascual de Riquelme. Don Juan Pedro Muñoz de Robles de Caravaca es abuelo de don José Gabriel  y don  Juan Bautista  Pascual  de Riquelme y Robles, Caballeros de la Orden de San Juan, y otros enlazaron con los Fernández de Quevedo, don Jorge Muñoz de Robles y doña Juana Aznar de Panés fueron Padres de doña Elvira Muñoz de Robles y Aznar de Panés quién contrajo matrimonio con don Juan Fernández de Quevedo y García-Mombiedro que fueron Padres de don Antonio Fernández de Quevedo y Muñoz de Robles.
En la iglesia del Salvador se encuentra la Capilla de la Virgen Milagrosa que fue fundada por Pedro Muñoz el viejo. En 1576 se instaló un primer retablo que los descendientes del fundador tenían en la iglesia de La Soledad, en el altar que allí había erigido el patriarca familiar Francisco Musso Lombardo hacia 1526. Tradicionalmente fue conocida como capilla de los Musso, Muñoz de Otálora y condes de Clavijo, sus últimos herederos. Hacia 1595 D. Pedro Muñoz, alférez mayor de Caravaca, la dotó de ornamentos y encargó la reja de hierro al rejero Morales. En 1688 estaba dedicada a Nuestra Señora del Pópulo, siendo su patrono D. Francisco Muso Muñoz de Otálora el mayor, regidor y caballero de la Orden de Santiago. En 1809 custodió la Santa Cruz durante el tiempo que la Reliquia estuvo guardada en la parroquial con motivo de la guerra con Francia. A finales del siglo XIX era conocida como capilla del Calvario. Presenta un sencillo retablo-hornacina atribuido al entorno del tallista José Sáez, fabricado hacia 1760, y una escultura moderna de la Virgen. En el lateral izquierdo de la capilla se encuentra una imagen reciente de la Purísima, mientras que en el derecho se halla un lienzo con la Virgen del Pópulo.

Muñoz

El apellido Muñoz tiene su origen más antiguo en el cónsul romano Lucio Munio. Los de Caravaca vienen de Teruel. Según algunos tratadistas, este apellido desciende del Cónsul romano Lucio Munio y según otros de la Casa Real de Escocia. También hay genealogistas que lo hacen descender del Conde Muñoz Rodríguez, que vivió por los años de 750, sin que haya sido posible establecer el lugar concreto de su primitivo origen.
 

Girón

El apellido Girón de origen legendario, viene de don Pelayo Fruela, nacido en el siglo X, que fue ricohombre de don Alfonso V y de don Bermudo III, título nobiliario equivalente a lo que hoy se conoce como Grande de España. Descienden también de él los linajes de Cisneros y Flores. El conde don Rodrigo González de Cisneros según "Discursos de la nobleza española" de Vargas auxilió al rey Alfonso VI dándole su caballo y cortando tres jirones de la sobrevesta del caballo del rey para probar después que había sido él quién le ayudó, de esta forma ganó el apellido Girón y dio al olvido el de Cisneros, conservando sus descendientes el nuevo apellido. De los Girón descienden los Condes de Ureña, don Alonso Téllez-Girón que fue Gran Maestre de Calatrava en 1.464, los Duques de Osuna, don Pedro Téllez-Girón y de la Cueva, Notario Mayor de Castilla y Virrey de Nápoles en 1.562 y otras nobles familias. Probó reiteradamente su nobleza en todas las órdenes militares.
 
    Don Bernardino Girón de Zúñiga y Loaysa, Capitán del Tercio de Nápoles, natural de Huéscar, casó en Caravaca en 1.590 con doña Catalina de Robles y Espinosa, hija de Gutierre de Robles, fundador de un vínculo en Tarragoya que, en 1.689, poseía don Manuel Girón, conocido como "Torre de Girón", que se conserva actualmente. Hidalgos probados en 1.598 y 1.642. Ejecutoria de nobleza en 1.612.
 
   En la Iglesia Parroquial del Salvador se encuentra la Capilla de las Ánimas que fue fundada hacia 1546 por el regidor Gutierre de Robles y su mujer Catalina de Espinosa, siendo dotada antes de 1583 por su hijo Gutierre de Robles de Albiar. Era conocida como capilla de los Robles. Presenta retablo del tercer cuarto del siglo XVIII atribuido a Miguel Calzado, dorándose en 1787 por Gregorio Escorrihuela gracias al patrocinio de la Cofradía de las Ánimas que tuvo aquí su lugar de oración. El retablo está dividido en tres calles: la urna del Yacente y la imagen de la Virgen de la Soledad en el centro, ambas tallas procedentes de la iglesia de la Soledad, y en los laterales las esculturas de San Jerónimo y Santa Isabel, de posible factura napolitana. En el primer cuarto del siglo XVIII la capilla estaba dedicada a San Nicolás de Bari. Hasta mediados del siglo XX también estuvo aquí el popular Cristo de las Ánimas, hoy en la sacristía. En el lateral derecho, un lienzo de Santa Teresita firmado en 1925 por J. Sola.
 
    Entre otros descendientes de los Guerrero de Caravaca encontramos hacia 1649  a don Juan Guerrero López de la Torre como Regidor Perpetuo y en 1666, doña Catalina Guerrero Villaescusa casa con don Juan Chico de Guzmán, Alcalde de Caravaca. En 1689, don Ginés de Henestrosa Guerrero y Zambrana consta como Abogado de los Reales Consejos, Gobernador y Justicia Mayor de Caravaca. En la Iglesia del Salvador se encuentra la Capilla del Prendimiento, fundada por el Alcaide Rodrigo de Moya hacia 1551 y dotada por sus hijos Rodrigo y Álvaro de Moya antes de 1580, conocida desde entonces como capilla de los Moya. Posteriormente fue recuperada por la fábrica de la iglesia y en 1688 D. Ginés de Henestrosa Guerrero y Zambrana, gobernador de la villa de Caravaca, fundó en ella la capilla de San Benito, con una reliquia y un lienzo pintado del Santo. El actual retablo es obra anónima de mediados del siglo XVIII y presenta una talla del Prendimiento de Cristo, atribuida al imaginero local Marcos Laborda, y una lámina con el Bautismo de Cristo en el ático. Originalmente la talla del Cristo formaba parte de un grupo con las esculturas de dos soldados y Judas, desaparecidas en 1936. Sobre la hornacina se encuentra un medallón con una tiara que posiblemente alude a la primitiva dedicación del retablo.

Henestrosa

El apellido Henestrosa deriva del de Haro, Señores de Vizcaya, de la ciudad de Henestrosa en Briviesca (Burgos) desde donde pasó a Andalucía. Don Juan de Haro fue Comendador santiaguista de Caravaca en el siglo XV. En 1.466 la reina Isabel la Católica nombra a don Gaspar López de Haro Alcaide del Castillo. Posteriormente a finales del XVII aparece otro Alcaide de este apellido: don Juan Muñoz López de Haro Acevedo y Robles.
 
    Otros descendientes célebres de los Guerrero de Caravaca pero ya contemporáneos son, don Manuel Guerrero Torres, Procurador, Poeta y Cronista de la Villa y el señor don Diego Guerrero  Girón, Caballero de la Orden de Santiago, natural de Caravaca y vecino de San Clemente.
 
   Don  Juan  Guerrero Fernández, Abogado y Administrador de Fincas,  hijo de don Pedro Guerrero Pérez y de doña Catalina Fernández Capel, nieto de don Eusebio Guerrero de Robles, descendiente  de  don  Ginés  de Henestrosa  Guerrero  y  Zambrana, Justicia Mayor de Caravaca. Casó en primeras nupcias con doña Juana Marín Espinosa, de cuyo matrimonio nacieron cinco hijos: don Juan,  don Manuel, don Francisco, doña Sara y doña Adelina Guerrero Marín Espinosa. El primogénito don Juan Guerrero Marín Espinosa casó en Caravaca con doña Josefa Torres Escriñá y fue padre de dos hijos,  don Manuel Guerrero Torres, Procurador y Poeta citado anteriormente y don José  Guerrero Torres, Empresario.
 
    Don Manuel Guerrero Torres, nieto de don Juan Guerrero Fernández y primogénito de don Juan Guerrero casó con doña María López Álvarez,  de las Lomas de Gadea en Caravaca y fue padre de un sólo hijo, don Juan Miguel Guerrero López, Abogado, padre de don Manuel Alfonso Guerrero Zamora, Licenciado en Derecho quién ha ejercido diversos cargos en la Administración Regional, entre ellos el de Director General de Administración Local y Diputado en la Asamblea Regional.
 
     Don José Guerrero Torres, hermano de don Manuel Guerrero Torres, fue empresario en Caravaca y padre de don Juan Guerrero López, Ingeniero Industrial. Don Juan Guerrero López casó con doña Piedad Madero López, tuvieron tres hijos, don José Guerrero Madero casado con doña Adoración Sánchez Sánchez que son padres de dos hijos, José Guerrero Sánchez y Sonia Guerrero Sánchez; don Juan Guerrero Madero es soltero y don Juan Carlos Guerrero Madero casó con doña Susana Fernández Zamora de la que está divorciado y sin hijos.
 
    El señor don Juan Guerrero Fernández, quedó viudo con cinco hijos de su primer matrimonio y casó en segundas nupcias con  Doña María del Carmen Fernández de Quevedo y Burruezo , hija del Señor Marqués de Quevedo. En Caravaca es costumbre nombrar a los nobles por su apellido, en vez de por el Título correspondiente como por ejemplo, el Marqués de Uribe (Marqués de San Mames), el Conde de Melgarejo (Conde del Valle de San Juan), Marqués de Quevedo (Fernández de Quevedo).
    Doña María del Carmen  Fernández de Quevedo y  Burruezo vivía con su  noble padre que había quedado viudo, en un palacete del antiguo Humilladero, hoy plaza del Templete en Caravaca de la Cruz y con su única hermana doña María de la Paz, pues el Marqués  no tuvo mas  descendientes que estas dos hijas.
Templete (al fondo el palacete hoy Casa de la Cultura y Biblioteca Pública)

Una historia romántica:

(origen de la familia Álvarez Fernández de Quevedo)
 
     La hermana de doña María del Carmen fue la protagonista de una romántica historia, si se quiere, a la vez que muy rara en aquellos tiempos, en que las diferencias de clase eran muy marcadas. Doña María de la Paz, a los diecinueve años de edad se enamoró de Juan Álvarez , un joven molinero al que conoció porque le tenía  arrendado el Molino de Abajo a su padre. Y en contra de la voluntad del Sr. Marqués por esa gran diferencia social entre los dos jóvenes, decidió casarse con aquella persona de la que se había enamorado.
Como doña Mª de la Paz no había alcanzado la mayoría de edad cuando conoció a Juan Álvarez, esperó hasta cumplir los veintiún años para abandonar la Casa y así lo hizo cuando el bueno de Juan Álvarez  la esperó en la puerta de su casa y en un coche de caballos, en compañía del Juez de Caravaca llevaron  a doña María de la Paz  al Convento de las Madres Carmelitas Descalzas de la Calle Mayor (llamado Convento de S. José que fue fundado por Santa Teresa) dónde quedó ingresada hasta el día de la boda.
    El disgusto y la conmoción debieron ser tan grandes en aquella noble familia que los jóvenes esposos,  renunciaron a todo lo que tenía que ver con el Sr. Marqués de Quevedo y  a su noble pasado, por lo que incluso cambiaron en el Juzgado de Caravaca el nombre de pila de María de la Paz por el de Paz solo, devolviendo a continuación a su padre, con su fiel jardinero Francisco,  todas las pertenencias que llevaba en el momento de abandonar su casa, cuentan que "incluso las horquillas de su moño le fueron devueltas al Sr. Marqués", hay constancia de estos sucesos en algunos documentos que se conservan en el citado Convento.
    Ha llegado hasta nosotros una anécdota del citado Marqués conocida por todo el pueblo de Caravaca, consistente en que dicho señor en sus tertulias del Casino encendía los puros con billetes de banco, no sabemos con que fin lo hacía, aunque es de suponer que fuera por el enfado tan considerable que tenía por el casamiento de su hija María Paz con el bueno de Juan el molinero, "está claro que debió perder la cabeza un poco o un mucho que diríamos ahora".
    Debemos añadir para completar la historia que después de tanta desdicha, estos jóvenes fueron muy felices y tuvieron una larga descendencia.
 
    Entre ellos los García-Ripoll de Barcelona son originarios de Cehegín. Don Salvador García-Ripoll Álvarez, natural de Cehegín casó con doña Ascensión Álvarez Alcázar hija legítima de Julián Álvarez Fernández de Quevedo y nieta de Juan Álvarez y Paz Fernández de Quevedo. Don Martín García-Ripoll Álvarez hijo de Salvador y Ascensión fue Vicepresidente del Colegio de Graduados Sociales de Cataluña y Baleares en varias ocasiones entre 1960 y 1970 enlazó con los Durán Riera de Cataluña, uno de sus hijos al que hemos conocido recientemente, Don Martín García-Ripoll Durán es bisnieto del pintor catalán Josep Durán y Riera seguidor del "nazarenismo", corriente pictórica italiana del siglo XIX, algunas de cuyas obras se pueden ver en diversos museos catalanes.
    Otros descendientes de los Álvarez Fernández de Quevedo establecidos en Cataluña son las familias Solanich Álvarez, Solanich Fargas y Sellarés Solanich, estos descienden de Engracia Álvarez Alcázar hermana de Ascensión Álvarez Alcázar y por lo tanto hija de Julián Álvarez Fernández de Quevedo.
 
 
Familia Guerrero Fernández de Quevedo
 
    La otra hija del Señor Marqués de Quevedo,  doña María del Carmen Fernández de Quevedo y Burruezo, mi bisabuela, quedó sola al cuidado de su  padre, que se encontraba muy enfermo de fiebres reumáticas, casándose después, con el debido permiso de su padre como era costumbre en aquella época, con el Abogado ya citado, don Juan Guerrero Fernández quién se encontraba viudo con hijos de su primera esposa. Hacia 1867 aproximadamente vivían en el palacete que tenía el Marqués en la plaza del Templete, pues allí nació el único hijo legítimo de este matrimonio, mi abuelo paterno, don Pedro Amador Guerrero y Fernández de Quevedo.

 
     El palacio dónde vivía el Marqués de Quevedo y dónde ocurrieron los hechos relatados es ahora Casa de la Cultura y Archivo Histórico Municipal de Caravaca de la Cruz. El primitivo palacete  fue construido por don Jácome de Bracamonte, noble genovés que murió sin descendencia y legó sus bienes a los Jerónimos en 1.638, pasando entonces a ser convento hasta la extinción de la Orden.
    En la distintas historias de Caravaca sobre la llegada de las órdenes religiosas hay constancia que en  1581 los Jerónimos toman un lugar por la actual Calle de la Puentecilla hasta que en 1638 se trasladan al terreno donde hoy está la Casa de la Cultura,  hasta que el edificio fue demolido en el  S. XIX  víctima de  las  leyes  desamortizadoras  de  Mendizábal, por las que el Estado se incautó de los bienes de las Órdenes religiosas.
    Tras la demolición del Convento-hospicio de San Jerónimo hacia 1836 situado frente al Templete, esta edificación fue sustituida por el palacete que actualmente existe y que ha sido ampliado recientemente por el Ayuntamiento con algunos anexos para convertirlo en Casa de la Cultura y Biblioteca Pública Municipal. El palacete original era de mármol blanco y rosa, de estilo renacentista, con un huerto anexo por donde circulaban las aguas provenientes del paraje llamado las Fuentes del Marqués, merece destacar de su interior la escalera central una auténtica joya de estilo imperial junto con las pinturas al fresco de techos y las vidrieras.
    Posteriormente también fue hacia finales del siglo XIX  mansión de la familia Sebastián de Erice, familia muy conocida por su vinculación con el Cuerpo Diplomático de España a lo largo de varias generaciones, quienes situaron en la fachada principal sus escudos de armas que son los que hay en ella.
 
    Doña María Burruezo, mi tatarabuela, madre de María del Carmen y  María de la Paz, esposa del Marqués de Quevedo, falleció cuando sus hijas aún eran menores de edad, de ella sabemos que descendía  de una de las familias de hidalgos mas importantes de Caravaca y de Murcia en los siglos XVIII y XIX, los  Burruezo, que proceden del linaje de don Juan Burruezo,  quién consta como hidalgo en el padrón del estado noble de Caravaca en 1598.
Palacete, rehabilitado como Casa de la Cultura y Biblioteca de Caravaca.

Burruezo

El apellido Burruezo es oriundo de Vélez-Blanco desde dónde pasaron a Caravaca, estuvieron presentes en ella desde los tiempos de la Conquista, dónde fueron regidores perpetuos y ostentaron cargos importantes y  también en Murcia dónde existe una calle dedicada a los Burruezo. Del libro  "Cehegín,  Repertorio  de  heráldica  de  la  Región  de  Murcia",  transcribimos la siguiente información sobre el linaje de los Burruezo:

 "En Caravaca, la renovación de la nobleza se concreta en la sucesión de dos oleadas de tonalidad social bastante distinta: en el siglo XVI y principios del XVII se registra la llegada de familias tan importantes a continuación  como los  Alarcón,  Aznar,  Burruezo,  Conejero, Fernández de Robles, Martínez Gil, Mata, Monreal, Moya, Muñoz, Musso, Navarro, del Puerto, Sánchez Robles y Vélez. En cambio, la segunda mitad del XVII y el XVIII son épocas de entrada en la hidalguía caravaqueña, ya no tanto de grandes linajes con alguna que otra excepción, sino más bien de labradores acomodados, la mayoría de ellos establecidos en el campo.
 

     En los padrones de hidalgos de Caravaca encontramos a don Juan Burruezo Alfocea y a don Pedro Alphocea Melgares su hermano, hijos de don Pedro Alphozea Martínez, bautizado en Caravaca el día 22 -VI-1.544; hijo de don García Durán de Alphocea y doña Leonor Martínez; nieto de don Francisco de Alphozea y Durán, reputado como hidalgo notorio de sangre  en el padrón de los R.R.C.C. (mote: Francisco de Alphozea, hidalgo y probólo. Esta familia de Alphocea procede de Aragón y fundó nueva casa solar en Caravaca en el siglo XV).
     Mas adelante encontramos a don Juan Burruezo Melgares  hijo de don Pedro de Alphocea Melgares y doña Catalina de Robles Marín que casó con doña María de Robles. También encontramos posteriormente a doña Lucía Burruezo casada con don Pedro Alfocea Melgares nieto de don Pedro Alfocea Melgares y Marín, hijosdalgo en la monta de 1.642, en dicho padrón figura  don Esteban Burruezo, abuelo de doña Lucia Burruezo. En el año 1.706 con motivo de la guerra de sucesión se lleva a efecto otro padrón de hidalgos en la localidad en el que figuran don Juan Burruezo Muñoz, soltero,  y su hermano don Francisco Torrecilla Ferrer de 15 años, distintos apellidos por creación de vínculo testamentario.

Quevedo

 El antiguo y noble apellido Quevedo, al que algunos descendientes incorporan el patronímico Fernández, tiene su origen en San Martín de Quevedo, situado en el Valle de Iguña, en Cantabria. Desde esta antigua cuna el linaje Quevedo se extendió a otros lugares cántabros como Santa Olaya, Reinosa y Castañeda.

torre de quevedo         ventana                                                                     

Torre de Quevedo
San Martín de Quevedo. Molledo. Cantabria.
Declarada Bien de interés cultural en 1992.
 

   Frente a la iglesia románica de San Martín, en el corazón del Valle de Iguña, se alza la vieja torre del linaje de los Quevedo, linaje que posteriormente extendería sus ramas a Santa Olalla, Santa Cruz y Reinosa entre otros lugares. La Torre, aunque reformada en varias épocas, mantiene la imagen militar y defensiva propia de su primitiva función.

Fundación de la Casa de Quevedo  

La casa de Quevedo en Iguña la fundó a mediados del siglo VIII en San Martín, Diego González de Iguña, del que la tradición cuenta que durante el reinado de Alfonso I el Católico (739 - 757) detuvo a los moros en Campoo, con lo que evitó que entraran en sus tierras. La hazaña dio origen al curioso mote de su escudo que dice: “Yo soy aquel Que-vedó el que los moros entrasen, y desde aquí se tornasen, porque así lo quise yo”.

   Un escudo del linaje se conserva sobre una pilastra muy cerca de la torre, mandado tallar por Diego de Quevedo en 1547. Rodeada por una cerca de protección, la torre de San Martín es ejemplo de la vivienda-fortaleza tan característica de Cantabria: maciza, robusta, cerrada, de planta cuadrada y provista de elementos defensivos. Aunque modificado en parte su aspecto militar por la apertura de más huecos de luces, su tipología nos aproxima a una edificación del siglo XIV o principios del XV, conservándose aún arcos apuntados, matacanes y aspilleras.

   La construcción de la torre está realizada sobre una planta cuadrada de 11,5 m. de lado, con muros de mampostería de unos 50 cm. de espesor, reforzada en las esquinas por sillería de buena factura. La fachada principal está orientada al sur y en ella existe una escalera que arranca de su lateral derecho, la cual dirige a la primera planta donde se encuentra la puerta de acceso. A cada lado de ella se abren dos ventanas enrejadas. En la segunda planta existe una ventana de arco de medio punto rebajado, que descansa en una repisa decorada con bolas y un cordón que rodea la parte exterior del vano, motivos que se repiten en otra bonita ventana de la fachada este. En las jambas se aprecian dos flores de lis, motivo heráldico que también se encuentra en las armas del escudo de los Quevedo (ver página de Blasones).
 

Fernández de Quevedo

         El  linaje de los Fernández de Quevedo, tuvo su primitiva casa solar en el Valle de Lloreda, al norte del Valle de Carriedo y muy próximo al pueblo de Saro, en Santander.
Pedro Fernández de Quevedo, Señor del solar de este linaje en el lugar de San Martín de Quevedo, fue Ricohombre (Título equivalente al de Grande de España) y Merino Mayor del Rey Don Alfonso VIII, quien le concedió, en el año 1190 los patronatos de la iglesia de Santa María de Quevedo, en dicho lugar y la de San Cristóbal de Iguña. (Publicado por don José de la Torre & The Institute of Genealogy & History for Latín América).
Posteriormente en el siglo XV, aparecen en la Parroquia de Heres, perteneciente al Consejo de Gozón y partido judicial de Avilés (Asturias), estos  son los Fernández de Quevedo de Heres, cuya Armas se pueden ver en la página Blasones y que son las mismas que utilizaron los Fernández de Lloreda.
    Probaron su nobleza ante la Sala de los Hijosdalgo de la Real Chancillería de Valladolid:
Don Juan Fernández de Quevedo e Isla, natural de Santa Olalla (Cantabria), en 1592.  Don Juan  Fernández de Quevedo, vecino de Valdemoro, en 1650.  Don Juan Manuel Fernández de Quevedo, natural de Torres, en 1769. Don Juan Antonio Fernández de Quevedo, natural de Reinosa,  en 1827. Del artículo "Señores y señoríos en el valle de Aguayo" de Manuel García Alonso, extraemos lo siguiente:
    "En Santa Olalla destaca una familia, la de los Fernández de Quevedo. En 1624 un Don Antonio Fernández de Quevedo mandó hacer y dotó con 300 maravedíes de renta anual la ermita y cofradía de Nuestra Señora de los Remedios. En 1725 Don Lucas Fernández de Quevedo era capellán en la ermita. En 1769 Don Lucas Antonio era el cura beneficiado de la parroquia y tenía en casa dos criados, y su hermano Don Juan una criada. El último patrono de la cofradía fue Don Francisco Fernández de Quevedo que condonó los cargos a su favor en 1821. Poco después el cura de San Miguel era Don Antonio Fernández de Quevedo y Don José Fernández de Quevedo cura de Santa Olalla."

Los Fernández de Quevedo en Caravaca de la Cruz
 
    Según  consta  en  el  libro "CARAVACA"  del Repertorio de heráldica de la Región de Murcia, en el capítulo 4º  "Los hidalgos caravaqueños y el Tribunal de la Real Chancillería de Granada" escrito por don José Antonio Melgares Guerrero, página 333, sabemos que don Pedro Fernández de Quevedo  y  don Antonio Fernández de Quevedo, eran hidalgos caravaqueños, que en los  años  1.783, 1785 y 1793  presentaron  demandas  en  la  Real  Chancillería  de Granada contra el Ayuntamiento de Caravaca para ser reconocidos  como hijosdalgo notorios de sangre, del mismo linaje que don Juan Fernández de Quevedo vecino de  Caravaca, que también presentó y ganó su demanda de continuación con el mismo fin en la Real Chancillería de Granada en 1732. De todos ellos existe copia de las correspondientes Ejecutorias de Hidalguía y Reales Provisiones de Estado dadas por los Reyes don Felipe V, don Carlos III y don Carlos IV en posesión de don Pedro Amador Guerrero Marín, descendiente de los citados nobles y autor de estas páginas.
 
    "Don Antonio Fernández de Quevedo y Muñoz de Robles, Médico que ejerció su profesión en Lietor, Moratalla y Caravaca y su hijo don Pedro Fernández de Quevedo y Alcantud de Belmonte, Abogado de los Reales Consejos de la Ciudad de Caravaca así como don Juan Fernández de Quevedo y Melgares de Aguilar, Militar distinguido del Real Cuerpo de Artillería, según consta en la Real Carta Ejecutoria de Hidalguía en posesión y propiedad dada en Granada por el Rey Don Carlos IV el seis de mayo de mil setecientos noventa y tres, son descendientes de don Diego Hernández Quevedo quién con sus hermanos Gómez, Martín y Jufré Hernández se hayan en el Padrón Casa hita realizado en Caravaca en 1495 en virtud de cédula de los Sres. Reyes Católicos con la nota de hijodalgo y probolo: con cuyo Principio han vivido todos sus ascendientes. En dicha Carta Ejecutoria se hace mención a don Diego Hernández como don Diego Hernández Quevedo y como don Diego Fernández Quevedo, ya que era costumbre en aquella época escribir este apellido de las dos formas o grafías para una misma persona, de hecho al Gran Capitán don Gonzalo Fernández de Córdoba también se le nombra en muchos documentos de la época como Gonzalo Hernández de Córdoba. A partir de don Aparicio, hijo de don Diego Hernández, encontramos el apellido Hernández  Quevedo con la grafía Fernández Quevedo. Y así se ha mantenido como se puede comprobar con el hijo de Aparicio Fernández Quevedo, don Antón Fernández Quevedo y su nieto que fue otro Antón Fernández Quevedo casado con doña Juana Calvete, con los hijos de este último se divide la sucesión en dos ramas, una la de don Miguel Fernández de Quevedo y Calvete casado con doña María García Mombiedro y Ortiz, y otra la de su hermano don Juan Fernández de Quevedo y Calvete casado con doña Polonia Burruezo Calvete, estos celebraron desposorios con dispensa eclesiástica por ser primos hermanos. En la página, Blasones, a la que se puede acceder desde el enlace situado al final de esta, se encuentran los antiquísimos escudos de Armas de estas dos ramas de los Fernández de Quevedo de Caravaca de la Cruz, que son los descritos en dicha Real Carta Ejecutoria de don Antonio y de su hijo, don Pedro Fernández de Quevedo y en el Museo de Murcia, sección de Arqueología, sala XII, escudos de las  familias Calvete y Robles"

    Los procesos anteriores se sucedían normalmente con aquellos hidalgos, que procedentes de otros pueblos o que por haberse ausentado largos años del suyo querían  ser inscritos de nuevo en el Censo del Estado Noble de la villa a la que llegaban y gozar de los privilegios que en ella se concedían a los de su clase. Demandas que sólo eran soportadas por aquellos hidalgos que poseían importantes bienes por el elevado coste económico que suponían, ya que los concejos eran muy remisos a aceptar a los nobles de fuera  y preferían que pagasen los impuestos para no gravar la economía local y debido a la cerrazón a admitir a otros que les pudieran hacer sombra, por lo que  alargaban los trámites haciendo que los  gastos fueran considerables, hasta el extremo de que en Caravaca, según el  libro citado anteriormente, algunos hidalgos con pocos bienes preferían ser tenidos como pecheros y permanecer en los censos del estado llano a embarcarse en la aventura de conseguir la ansiada ejecutoria de hidalguía.

    En Caravaca de la Cruz, en la Iglesia Parroquial del Salvador se encuentra el retablo de la Santísima Trinidad, que originalmente estuvo dedicado a Nuestra Señora del Rosario. Está dividido en tres calles: en la hornacina central alberga la imagen moderna de la Santísima Trinidad y en los laterales las tallas del rey Fernando III el Santo y la de San Benito, patrón de Europa, coronando la composición una efigie de Santo Domingo, fundador del Rosario, y una tarjeta con el anagrama de María. El retablo es de autor anónimo, aunque ha sido atribuido al tallista Agustín López o a su entorno próximo. Fue construido hacia 1708 a instancias de don Antonio Fernández de Quevedo, mayordomo de la Cofradía de Nuestra Señora del Rosario. Primitivamente contenía las esculturas de San Pedro, en el lateral del evangelio, y San Pablo, en el lado de la epístola, además de la imagen titular en la hornacina principal. Ver imagen

   Un artículo de don Juan Antonio Pelegrín Abellón, Doctor en Historia Moderna y Contemporánea, sobre don Alejandro de Camporedondo y su ascenso en la alta sociedad caravaqueña del siglo XVIII, dice textualmente: "Aparece como comisionado del Ayuntamiento para los ajustes de Alcabalas y Millones y como Recaudador del derecho de Aforo como apoderado del señor don Diego Melgarejo de Murcia. También es Administrador de don Juan Fernández de Quevedo y Melgares de Aguilar de los bienes que fundó a favor de su padre don Juan Fernández de Quevedo y Pacheco, el señor don Martín de Cuenca Fernández Piñero."  

    En la iglesia de Santa Clara se encuentra la Capilla de San Antonio, retablo anónimo del siglo XVII con las imágenes modernas de San Antonio de Padua, la Virgen de Fátima y santa Clara. La reja se realizó en 1913 y la capilla se restauró en 1945 gracias a D. Francisco Pozo. Originalmente parece que la capilla tuvo doble dedicación a San Judas Tadeo y San Antonio, con altar fundado en el primer cuarto del siglo XVIII por D. Martín de Cuenca Fernández-Piñero, capellán mayor de la Santa Cruz y patrono del monasterio de Santa Clara. Aquí están sepultados algunos de sus parientes como Dña. Mariana de Cuenca, D. Sebastián García Miñarro o D. Antonio Ventura García Miñarro. Según diversos testimonios, parece que el retablo procede de la iglesia de San Francisco.
 

     En el libro "Cehegín" de la colección Repertorio de heráldica de la Región de Murcia, de Antonino González Blanco, en la página 217, figura con el número ochenta y ocho de los escudos y blasones en él reproducidos, la información que textualmente dice:
 

                                Escudo Nº 88
 
 

 "En el Archivo Municipal de Cehegín (A. C. 1798-1803, 1799, Fol.. 11-17) se conserva documentación relativa a la demanda hecha por don Pedro Pablo Fernández de Quevedo, Alcaide del Castillo y Administrador General de la Real Encomienda santiaguista de esta villa, para ser reconocido en ella como hijodalgo notorio.
 El susodicho, sirviéndose del escribano Martín Infante, presenta su demanda, entre cuyas pretensiones figura la de "que no se le impida usar libremente de Escudos, Blasones, Timbres y armas en las Portadas de sus Casas, Capillas, Heredades, Alhajas de Oro y Plata, y demás sitios, y Lugares que tenga por conveniente, ni se le estorbe el goce, y disfrute de las demás distinciones, y prerrogativas propias de su estado y Calidad" (fol. 14 v).
 La respuesta que a su demanda viene de la Real Chancillería de Granada dice textualmente que las autoridades de Cehegín le pongan en el censo de sus hijosdalgo notorios con todos los derechos y añade: "sin impedirle ni excusarle, ni permitir se le excuse, ni impida el uso del Escudo y Blasón de sus Armas en las Casas de su Morada, haciendas de Campo, alhajas de oro y plata, y demás partes que le convenga, a excepción de en las Iglesias de este Reino de Granada si no logre para ello preceda Real Permiso..." (Fol. 15 v).
No sabemos cuáles eran sus armas.

(Agradecemos esta información a Dª. Concepción de la Peña Velasco, autora del libro dedicado a Murcia capital de esta misma colección)."

     Esta información avalada por la citada documentación,  sustituye en el texto anterior al escudo de armas de don Pedro Pablo por ignorar dichos autores cuáles fueron sus armas, al respecto tenemos que añadir que los escudos son los que vienen al principio de esta página correspondientes al linaje mas antiguo de los Fernández de Quevedo y Calvete.

    Don Pedro Pablo Fernández de Quevedo y Martínez Calderón, era natural de Caravaca de la Cruz, hijo legítimo de don Pedro Fernández de Quevedo y Alcantud de Belmonte y nieto de don Antonio Fernández de Quevedo y Muñoz de Robles, según consta en la Real Provisión de Hidalguía dada en Granada en 1799 por el Rey don Carlos IV. En 1793 fue nombrado Alcalde de la Hermandad por el Estado Noble de los Hijosdalgo  en Caravaca de la Cruz, de cuyo cargo se le dio posesión.. En 1795 como militar de profesión, estuvo en la Campaña de Italia sirviendo en el Real Cuerpo de Guardias de Corps que mandaba el Infante Duque de Parma. En 1798 fue nombrado Comendador de la Orden de Santiago de Cehegín y Alcaide de su Castillo.


    Caravaca y Cehegín fueron  Encomienda  de  la  Orden de Santiago y  plazas fuertes de la familia de  los Borbón-Parma.  Ver  el  libro  "Cehegín,  señorío santiaguista de los Borbón-Parma (1741-1856)"  de  Juan  Bautista  Vilar,  editado  por  el Ayuntamiento de Cehegín y la Universidad de Murcia (Biblioteca Regional, DMU 1677 y MU 946.033 CEH vil).


    En el citado libro se nombra a este Señorío Santiaguista como "Señorío de Canara", Canara es una pedanía del término municipal de Cehegín, de muy grato recuerdo para el autor de estas páginas, por los buenos recuerdos de las vacaciones que pasaba, en su niñez y juventud, en el cortijo  familiar de la citada pedanía. Muy cerca se encuentra el Santuario de la Virgen de la Peña que alberga la imagen de la antigua Patrona de Cehegín. Este santuario es uno de los primeros dedicados a María en nuestra Región y sus orígenes se remontan casi a la Reconquista. La población que vivía alrededor del Santuario era mudéjar, pero muy probablemente la guarnición cristiana edificó ya una pequeña iglesia en honor a Santa Maria. Al igual que el de la Santa Cruz de Caravaca, también Canara pasaría a la Orden de Santiago en 1335 y allí quedó instalada la venerable imagen, en torno a la cual se forjaría la leyenda de su aparición a unos labradores dentro de un tronco.

   En unas cuentas de 1580 ya aparece la advocación "Virgen de la Peña", cuando todavía no estaba instalado el santuario en el sitio actual. En el siglo XVII surgió la idea de edificarle un nuevo santuario en la cima de la montaña. Posteriormente, después de traer de Nápoles por los Franciscanos de Cehegín en 1725 la "Virgen de las Maravillas", comenzó el declive de la devoción a este santuario. Actualmente puede ser una riqueza para el turismo regional, siendo un paraje de gran belleza.

   La fiesta mas importante tiene lugar el 15 de Agosto, día de la Virgen, fecha en que se venera dicha imagen que anteriormente ha sido bajada en procesión hasta la Iglesia de Canara. Era costumbre entre otras actividades festivas,  un encierro donde se daba suelta a una vaca con las consiguientes carreras de vecinos y visitantes, como es costumbre en muchos pueblos del Noroeste murciano y otros cercanos de la provincia de Albacete..

Vista del casco antiguo de Cehegín
 
       En el  capítulo dedicado a los Jueces-Administradores de la Real Encomienda de la Orden de Santiago en Cehegín, figura la siguiente información:

     "D. Pedro Pablo Fernández de Quevedo, Juez-Administrador de la Real Encomienda de Cehegín y su partido, fue nombrado Comendador de la Orden de Santiago en Mayo de 1.798. Sucedió en el cargo a don Carlos José Perier y cesó en 1822 en pleno trienio constitucional, por lo que permaneció en el cargo durante 24 años. Le sucedió en 1825 don Alejo Pérez Vizares hasta el año 1855"
 
Rey Carlos IV  Carlos IV
 
 En el mismo libro de Cehegín, en el capítulo titulado "El asociacionismo religioso de Cehegín en el siglo XVIII. Contexto social en la orden tercera de penitencia",  firmado por don Diego de Maya Ruiz, en la página 230, dice textualmente:
 
 "Los puestos más representativos y de mayor responsabilidad: hermano ministro, coadjutor, consiliarios, secretario y síndico, eran ocupados por las clases elevadas o altas de la villa.
 Hasta la segunda decena del siglo XVIII, el hermano ministro era elegido por medio de terna entre los religiosos seculares. Los mandatos de los visitadores propiciaron la alternancia de los dos estados -religiosos y seglares- en el mencionado cargo. En adelante se normalizó esta fórmula, siendo ministros religiosos don Ginés López Flores en 1773; don Juan Pedro Ciller Yáñez en 1779; don José González Ortega en 1786; don Juan de la Hoz en 1806, entre otros. Ministros seglares fueron: don Alonso Carreño Quirós en 1730; don Alonso José Carreño Muñoz en 1745; don Pedro Chico de Guzmán y Salcedo en 1803; don Pedro Pablo Fernández de Quevedo en 1821, hidalgos todos ellos."
     De la página 230 extraemos el siguiente comentario:
 "Respecto a las hermanas, se manifiesta la idea clasista en los nombramientos, recayendo siempre la elección de ministra en personas de clase social alta. Sirvan como ejemplo doña María Felipa de Guevara, doña María Josefa Carreño Muñoz, doña Catalina María Guirao Chico de Guzmán,   doña Gerónima Figueroa  de la Torre   y  otras  damas  de  la  alta  sociedad en el siglo XVIII."

 

Figueroa


   El apellido Figueroa. Según el Diccionario Heráldico y Nobiliario de F. González-Doria es originario de Galicia. Tiene como tronco al caballero de Galicia don Froylan Fernández uno de los ricohomes (título equivalente entonces al de Grande de España) de la monarquía goda por los años 650 que casó con doña Glasiunta, princesa de los Visigodos, hija del Rey Chindasvinto quien accedió al trono en el año 642 de la Era hispánica o de Augusto cuándo contaba 79 años de edad por lo que debió de nacer en el 563,  sabemos que murió el 1 de octubre del 653 a los 90 años de edad. Chindasvinto era hijo del Rey Suintila, nieto de Recaredo y bisnieto de Leovigildo, reyes de los visigodos fundadores de la Fe Católica en España según el "Cronicón Salmanticense" que es el primer monumento de nuestra Historia.
   Este apellido se extendió por la Península con la Reconquista, enlazando con los mas nobles linajes y  probandolo numerosas veces en las Órdenes de Santiago, Calatrava y Alcántara.
 

 Monarquía  Visigoda


   En un corto repaso al origen de la monarquía española,  encontramos el primer Rey godo en la Península Ibérica del que sólo sabemos su nombre Recesvinto .  Le sucedió en el año 555 Atanagildo que murió en el 567 casado con Gosvinta,  a éste le sucedió Liuva de Septimania en el 567 que murió en el 572. En el 568 accedió al trono el Rey Leovigildo que murió en el 586, se considera que fue el primer rey de España, casado con Teodosia, hija del Emperador Trajano de origen español, tuvo dos hijos:  Hermenegildo, el rey santo, y Recaredo. Recaredo I accedió el año 586 y murió en junio del 601, casó con Bauda y fueron padres deLiuga IIque reinó entre 601 y 603 año en que murió asesinado, después casó Recaredo en el 594 con Chodosvinta de Austrasia y fueron padres de Suintila .   A Liuga II le sucedió en el año 612 Sisebuto que murió en el 621 y tuvo dos hijos Teodora y Recaredo II quién sucedió a su padre y murió en el mismo año 621. A Recaredo II le sucedió Suintila.

 El Rey Suintila accedió al trono a la muerte de su cuñado Recaredo II en el año 621, fue depuesto en el 631 y murió en el 633. Era hijo de Recaredo I y de la Princesa Chodosvinta de Austrasia, casó con Teodora hija de Sisebuto, tuvieron cinco hijos: Recimir, Sisenando, Chintila, Chindasvinto y Liubigotona. Le sucedió su hijo Sisenando que accedió en el año 631 y murió en el 636. A Sisenando le sucedió su hermano Chintila entre 636 y 640 en que murió, este tuvo un hijo llamado Fulka (Tulga) que reinó desde el 639 al 642 año en que fue depuesto.

 El Rey Chindasvinto accedió al trono en el  642 cuando ya tenía 79 años de edad  a consecuencia de la destitución de Fulka, hijo de su hermano Chintila, por el Consejo de Nobles visigodos. Casado con la Princesa Rekiberga fueron padres de:  Recesvinto,   Teodofredo (Duque  de  Córdoba),  Favila  (Duque  de  Cantabria)  y Glasiunta (origen del linaje de los  Figueroa). Le sucedió en el trono el año 653 su hijo Recesvinto que murió el 1 de septiembre del 672.

 El año 680 accedió al trono de los visigodos Ervik hijo de Ardabasto que casó con la Princesa Liubigotona hermana del Rey Chindasvinto. Murió el 15 de noviembre del 687. Tuvieron a Cixillo. En el 687 accedió a la corona Egica casado con Cixillo, murió en el 701, fueron padres de Witiza Rey de Galicia y  Rey de los visigodos en el 702, murió en 710. Fue padre de Olemundo, Ardabasto y Agila II.

 En el año 710 subió al trono don Rodrigo, Rey de los Visigodos, hijo de Teodofredo Duque de Córdoba y de la Princesa Recilona de Córdoba y nieto del Rey Chindasvinto . Casó con Egilona. Murió en el 712. Tuvieron una hija de nombre Egilón (Umm`Asim) convertida al islamismo por su matrimonio con Abd al Aziz, Gobernador de Al-Andalus I, tuvieron un hijo llamado Ben Abd al Aziz Omar II, nieto de don Rodrigo que fue Califa de Damasco en 717 y murió en 720.

 Agila II, el último Rey de los Visigodos, accedió el año 711 y murió en el 714 (es muy probable que fuera hermano de Witiza).
 
 

 Origen de la Casa Real Española.

 Favila, Duque de Cantabria, hijo del Rey Chindasvinto y de Rekiberga, tuvo un hijo llamado Pelayo que accedió al trono como Rey de Asturias en el año 718 y murió en el 737. Casado con doña Gaudosia, tuvo dos hijos: Fáfila y Hermesinda. En el sitio de Covadonga el Rey don Pelayo, nieto de Chindasvinto empezó la Reconquista. Le sucedió en el trono su hijo Fáfila, 737 a junio del 739, casó con Froilubia y tuvieron a Favinia. Esta casó con Luitfredo III de Suevenia, Duque de Suevenia.

 Alfonso I el Católico. Rey de Asturias. Accedió el año 739 y murió el 757. Duque de Cantabria y Rey de Galicia. Era hijo de don Pedro de Cantabria, Duque de Cantabria (del que desciende la Casa Real Española). Casó con la  Princesa doña Hermesinda de Asturias hija de don Pelayo y tuvieron a Fruela I Rey de Asturias, Vimerano, Adosinda quién casó con Silo rey de Asturias y Mauregato I Rey de Asturias.
 
 

La Casa de Figueroa

 
     Don Lorenzo Suárez de Figueroa, Señor de Zafra, Villalba y la Parra, fue creado Conde de Feria en 1460. Autor del regalo del Estuche relicario de la Santísima y Vera Cruz de Caravaca, Maestre de la Orden de Santiago a finales del siglo XIV. Su escudo de armas aparece en el castillo y en la Torre de Jorquera además de en el Estuche relicario.
    El conde de Coruña don Lorenzo Suárez de Figueroa y su mujer doña Isabel de Borbón, son cabezas de una de las ramas secundarias de los Mendoza, suscribieron el patronato de la capilla mayor del templo jerónimo de San Bartolomé de Lupiana en 1480, aunque esta responsabilidad se extinguiría por renuncia de su descendiente Alonso Suárez de Mendoza, en 1545.
      Don Lorenzo de Figueroa, Virrey de Galicia y de Sicilia.  II Duque de Feria,  le fue concedido por Felipe II el 28 de septiembre de 1567 título de Marqués de Villalba para los primogénitos de su casa.
     Don Gome Suárez de Figueroa, Conde de Feria. Le fue concedido por Felipe II el 28 de septiembre de 1567 el título de Duque de Feria.
    Don Bernardino de Mendoza (1541?-1604), hijo del  tercer Conde de Coruña y embajador de Felipe II.
    Don Lorenzo Suárez de Mendoza, cuarto Conde de  Coruña y virrey de México, muere en 1583.
    Don Gómez Suárez de Figueroa y Mendoza. Le fue concedido título de Conde de Zafra por Felipe III en 1610, del que existen antecedentes en el Archivo General del Ministerio de Justicia.
    Don Baltasar Pedro de Figueroa y Díaz de Lupidana, Caballero de Santiago. Le fue concedido por Carlos II el 10 de octubre de 1679, título de Marqués de Figueroa.
   Don Gómez de Figueroa y Lasso de la Vega, Caballero de Santiago. Marqués de Vega Florida. Concedido por Carlos II el 2 de mayo de 1691.
    Don Lorenzo  de  Figueroa. Conde  de  Figueroa.  Le  fue  concedido  título  de Marqués de Figueroa por el Archiduque Carlos de Austria, conservándose la concesión en el Archivo de Estado de Viena.
Castillo Castillo Santuario de la Veracruz de Caravaca
 

FAMILIA GUERRERO FERNÁNDEZ DE QUEVEDO

 
    Del segundo matrimonio del abogado natural de Caravaca de la Cruz don Juan Guerrero Fernández, descendiente de don Ginés de Henestrosa Guerrero y Zambrana quién en 1689 consta como abogado de los Reales Consejos, Gobernador y Justicia Mayor de la Villa de Caravaca, con doña María del Carmen Fernández de Quevedo y Burruezo hija del Sr. Marqués de Quevedo, nació un solo hijo,  al que pusieron por nombre Pedro Amador, cuya completa genealogía reproducimos a continuación:
EL SEÑOR
DON    PEDRO AMADOR   GUERRERO  Y   FERNÁNDEZ  DE  QUEVEDO   (N. 1-10-1868; M. 1-12-1924)
Único hijo de:

Don Juan Guerrero Fernández (Abogado)  y doña María del Carmen Fernández de Quevedo y Burruezo (N>1830- M>1900)

     Nieto de:

Don  Pedro  Fernández de Quevedo (N>1798, M>1868)  y  doña María del Carmen Burruezo

      Bisnieto de:

Don Pedro Pablo Fernández de Quevedo  y Martínez Calderón (N>1760- M>1822)

 (1793, Alcalde de la Real Hermandad por el Estado Noble en Caravaca de la Cruz y Alcaide del Castillo y

Juez-Administrador de la Real Encomienda de la Orden de Santiago de Cehegín y su término, 1798-1822)

       Tataranieto de:

Don Pedro Fernández de Quevedo y Alcantud de Belmonte, (N.1738- M>1800) y doña N. Martínez Calderón

(Abogado de los Reales Consejos de Caravaca de la Cruz)

4º Nieto de:

Dr. don Antonio Fernández de Quevedo y Muñoz de Robles, Médico, (N.1697- M>1783) y doña Josefa Alcantud de Belmonte

5º Nieto de:

Dr. don Juan Fernández de Quevedo y García-Mombiedro, Médico, (N.1673- M>1745) y doña Elvira Muñoz de Robles y Aznar de Panés

6º Nieto de:

don Miguel Fernández de Quevedo y Calvete (N.1622-M.1700) y doña María García-Mombiedro y Ortiz (N.?-M.1702)

7º Nieto de:

don Antón Fernández de Quevedo y López (N<1600- M>1657) y doña Juana Calvete (hija de don Diego Calvete, Hijodalgo notorio de Caravaca de la Cruz)

8º Nieto de:

don Antón Fernández de Quevedo y Marín (N<1570- M>1600) y doña Cecilia López

9º Nieto de:

don Aparicio Fernández de Quevedo (N>1500 - M.?) y doña Catalina Marín Giménez

10º Nieto de:

don Diego Hernández (Fernández) de Quevedo (N<1495 - M.?)

(Diego Fernández de Quevedo, Noble que vino a la conquista de Caravaca de la Cruz con sus hermanos Gómez, Martín y Jufré Hernández. Justificaron su Nobleza y constan como tales en el Padrón Casa hita de los Reyes Católicos en Caravaca de la Cruz del año 1495, con el título de Hijosdalgo Notorios de sangre).

Nació don Pedro Amador  Guerrero y Fernández de Quevedo en  Caravaca de la Cruz  el  día  uno  de octubre de 1868, fue bautizado en la  Sacramental del Salvador. Casó  con  doña María del Amor Isidra Roch  Martínez, nacida en Cehegín el 15  de  mayo  de  1.874,  hija de  don  Pedro  Roch y López de  Moratalla  y  de  doña  María Fuensanta Martínez y  Pérez  de Tudela  natural  de  Cehegín.


FAMILIA ROCH MARTÍNEZ Y PÉREZ DE TUDELA

 
    Don Pedro Roch  López de Moratalla, padre de  doña María del Amor Isidra, Abogado y  funcionario por Oposición del Cuerpo de Secretarios de Juzgado, fue Secretario del Juzgado en Granada  y Caravaca, hijo de don José Roch y de doña Encarnación López, naturales de Moratalla.  Los hermanos de  don Pedro fueron  don José,  doña Encarnación y don Mariano Roch López.
 
     Doña Encarnación Roch López fue Profesora de la Escuela de Magisterio de Murcia y don Mariano Roch López fue empresario en Moratalla. Aún viven en esta villa descendientes de don Mariano Roch López, son don Mariano, doña Adela y doña Josefa Roch Gómez, sus bisnietos que poseen una empresa de confitería en Moratalla llamada Confitería Roch de gran fama nacional e internacional por sus inigualables mazapanes.

Roch

    El apellido Roch aunque instalado desde fecha temprana en Extremadura, desciende del noble  linaje de los Roco, se considera originario de Cataluña, existiendo vínculos sólidos con la gran Casa de los Condes de Urgell. Miembros de este linaje catalán, apellidados todavía Roch, llegaron hasta Castilla con motivo de las guerras de Reconquista, para fundar casa en la villa cacereña de Alcántara, de allí pasaron a Valencia y Murcia (Moratalla y Jumilla). Muchos de ellos probaron su nobleza en todas las Órdenes Militares.
 
 En 1873 encontramos con apellido Roch a don Guillermo Roch y Giner natural de Valencia Teniente Coronel de la Guardia Civil, Gobernador Militar de Murcia, Caballero de la Real y Militar Orden de San Hermenegildo, Cruz Roja del Mérito Militar, hijo de don Alberto Roch y Desco, arquitecto y de doña Marcelina Giner y Pitach, naturales de La Puebla de Valbona (Valencia) que casó en 1906 en la parroquia de Santiago en Jumilla con doña Julia Manuela de Jesús Cristina Antonia María Melgares de Segura y Jiménez de Notal; tuvieron cinco hijos, doña Amelia, doña Guillermina, doña Julia, doña Adela y don Alberto Roch y Melgares de Segura.
 
     Doña Amelia Roch y Melgares de Segura, 1911-1986,  casó en la Catedral de Murcia en primeras nupcias con don Julián de Mora García de Amores y Morales de la Parra, 1900- 1933, abogado del Estado natural de Elche de la Sierra, hijo de Godofredo de Mora y Morales, undécimo nieto del hidalgo Juan de Mora, avecindado en 1494 en Caravaca; y de María Amores de la Parra García de Amores de la Vega Sandoval-Godínez González Montesinos, de la Casa del Conde de las Navas de Amores y señor de las Cinco Villas del Condado de Paredes (Riopar, Cotillas, Villapalacios, Villaverde y Bienservida) y nieta de don Manuel de la Parra Montesinos, Gentilhombre de S.M., Caballero Cubierto ante el Rey y Caballero de la Llave Dorada. Del primer matrimonio nació una hija, doña María de Mora Roch. Casó doña Amelia en segunda nupcias con don José Martí Palmis y tuvieron tres hijos, doña Carmen Martí Roch que casó con don Juan Guillén Scapardini, Médico,  doña Julia Martí Roch y don José Guillermo Martí Roch  Ingeniero que casó en 1986 con doña Gloria María Gil Carcelén  natural de Jumilla y Médico de profesión,  tienen dos hijos don José Guillermo y don Jaime Martí Gil.
 
 
     Doña María de Mora Roch Amores y Melgares de Segura, nació en Elche de la Sierra en 1931. Casó con Juan Miguel Cutillas Bernal, abogado, natural de Jumilla, tuvieron a Rosa María, Juan Francisco, José Miguel, Fernando y Carlos Javier Cutillas de Mora.
     Doña Guillermina Roch y Melgares de Segura. Casó con don José Sánchez-Cerezo y Abellán, tuvieron un hijo don José María Sánchez-Cerezo Roch, Abogado e Ingeniero de Caminos.
     Doña Julia Roch y Melgares de Segura. Casó con don José Sánchez-Cerezo y Abellán  (viudo de su hermana Guillermina). Propietaria de las Bodegas Casa-Castillo de Jumilla. Tuvieron dos hijos, Fernando Sánchez-Cerezo Roch, abogado, y Guillermina Sánchez-Cerezo Roch.
     Doña Adela Roch y Melgares de Segura. Casó con don Luis Casado Bustos, Teniente Coronel de Aviación y Aparejador. Tuvieron dos hijos, doña Laura Casado Roch que casó con don Silvio Crespo Ingeniero de Telecomunicaciones  y  don Guillermo Casado Roch que casó con la venezolana doña Marina Noya. Don Alberto Roch y Melgares de Segura, falleció a los 10 meses de edad en 1907.

 

Pérez de Tudela

    El apellido Pérez de Tudela procede de Navarra. Participaron en la conquista de los reinos de Valencia y Murcia. Miguel Pérez de Tudela y Bernat de Tudela intervinieron en la conquista de Lorca y quedaron como Caballeros pobladores a los que se les repartieron tierras. Son hijosdalgo notorios de sangre ejerciendo los más altos oficios en esta población de Lorca desde donde pasaron a Murcia y Caravaca. Se hayan ejecutoriados como hidalgos en Madrid por una certificación refrendada por  don Alfonso de Guerra y Villegas, Cronista de Felipe V.
 
    En 1852 encontramos en Cehegín a doña  María Fuensanta  Martínez  y  Pérez de  Tudela, hija  de don  Jesús  Martínez  y de doña Francisca Pérez de Tudela,  nacida en la Casa palacio de sus padres de la Calle Mayor,  tenía cuatro hermanos, don Antonio María, don Jesús, doña Angélica y  doña Amalia del Carmen Martínez y Pérez de Tudela.
    Don Antonio María Martínez y Pérez de Tudela, hermano de doña Fuensanta Martínez y Pérez de Tudela, y tío de doña María del Amor Isidra Roch  Martínez, tras hacer la carrera de Abogado, ingresó por oposición en el Cuerpo de Interventores del Ministerio de Hacienda y llegó a ocupar el cargo de Interventor General del Estado en la Corte de Madrid, lugar dónde murió soltero, dejando en herencia casas y tierras en los términos municipales de Cehegín y Caravaca  a sus  tres hermanas Amalia del Carmen, Angélica y Fuensanta, las dos primeras solteras como él, dejaron todos sus bienes a sus sobrinos doña María del Amor Isidra Roch  Martínez, don Luis y doña Maravillas.

 
   Los dos hermanos de doña María del Amor fueron,  don Luis  Roch  Martínez, Escultor y Pintor de profesión fijó su residencia en Barcelona, casó dos veces, del primer matrimonio tuvo dos hijos, don Pedro Luis Roch y doña Carmen Roch, mientras que del segundo tuvo varios hijos aunque sólo conocemos el nombre de don Carlos Roch que fue director en Barcelona de la Academia Hispano-Americana de la calle de Mendizábal. La  otra  hermana doña Maravillas Roch Martínez  murió sin descendencia, dejando todos sus bienes y entre ellos una finca en la pedanía de la Encarnación de Caravaca a su sobrina doña María del Amor Isidra nuestra querida Abuela la "Madre Amor".
 
  Don Jesús Martínez y Pérez de Tudela fue Delegado de Hacienda en Granada del que no sabemos si tuvo descendencia mientras que doña Angélica Martínez y Pérez de Tudela murió joven y soltera.
 

FAMILIA GUERRERO FERNÁNDEZ DE QUEVEDO Y ROCH MARTÍNEZ

    Don  Pedro Amador Guerrero Fernández de Quevedo y doña María del Amor Isidra Roch Martínez ,  fijaron su residencia en Caravaca. Tuvieron siete hijos: Doña Juana María,  doña María del Carmen,  doña Fuensanta,  don Pedro Antonio,  doña María del Amor, doña Francisca y  don Amador José Guerrero y Roch. Fallecieron jóvenes,  doña María del Carmen, doña Fuensanta, don Pedro Antonio y doña María del Amor, todos solteros. De los otros  tres hermanos,  dos contrajeron matrimonio, doña Juana María (fallecida) y don Amador José fallecido en Murcia el día 7 de marzo de dos mil ocho a la edad de noventa y cuatro años, mientras que doña Francisca Guerrero Roch que nació en 1906, falleció soltera el día 6 de enero de 2005 a la edad de noventa y ocho años.
FAMILIA GARCÍA DE MEDINA Y GUERRERO ROCH
 
   Doña Juana María Guerrero Roch casó con don Antonio  García de Medina de Cehegín, dónde fijaron su residencia,  tuvieron tres hijos, don Antonio, doña Fuensanta y don  Amador García Guerrero. Don Antonio García Guerrero,  soltero, falleció en Murcia en enero del año 2001. Doña Fuensanta García Guerrero,  casó con don Arsenio Canovas  Belmonte de Murcia dónde tienen su residencia, tuvieron dos hijos, don José  Antonio Canovas García,  casado con doña María Dolores Muñoz. tienen dos  hijos, doña Fuensanta y don José Antonio Canovas Muñoz; y don Joaquín  Canovas García, casó con doña Francisca Moreno  y tienen dos hijos, doña Rosa y don Joaquín Canovas Moreno.
   Don Amador García Guerrero, casó con doña Francisca Sánchez  Pérez de Murcia,  tienen dos hijos: doña María del Amor García  Sánchez, casada con don Pascual Meseguer,  tienen tres hijos, don Pascual, don Carlos y  doña María del Amor Meseguer García;  y don José Antonio García  Sánchez que casó en primeras nupcias de cuyo matrimonio nacieron dos hijas, doña María del Amor y doña Lucía García  y casó en segundas nupcias con doña Maite Bo Montesinos de la que nació una hija, doña Marta García Bo.  
 
EL SEÑOR
 DON   AMADOR  JOSÉ  GUERRERO Y  ROCH,
  nació  en  Caravaca de la Cruz  el 26 de Septiembre de 1913 y falleció en Murcia el 7 de Marzo de 2008:

  Hijo de

don Pedro Amador Guerrero  Fernández de Quevedo y doña María del Amor Isidra Roch  Martínez.

  Nieto de

 don Juan Guerrero Fernández  y  doña  María del Carmen  Fernández de Quevedo y Burruezo.

  Bisnieto de

don  Pedro Fernández de Quevedo y  doña María Burruezo.

 Tataranieto  de

 don  Pedro Pablo Fernández de Quevedo y  Martínez  Calderón.

 Descendiente, por línea paterna, de Diego Hernández , Noble Conquistador de Caravaca de la Cruz, de la Casa y Solar de los Fernández de Quevedo y por línea materna de la Gran Casa de los Condes de Urgell.

Casó el 14 de noviembre de 1941 con doña Amalia Marín y Gracia, nacida en Murcia (Santiago el Mayor) el 31 de enero de 1918, recibió el bautismo en la Iglesia Parroquial de Patiño, hija de don Joaquín Marín y Meseguer (descendiente de los hermanos Marín, Fulgencio y Francisco Marín, que vinieron de Cuenca a la conquista de Caravaca y que pasaron después a Yeste y Hellín) y de doña Amalia  Gracia y Giner descendiente de la Casa y Solar de Tolva (Huesca) fundada por el Conde Gracia y de Juan Giner, Noble pagador de la Armada en Cartagena.


FAMILIA GUERRERO ROCH Y MARÍN GRACIA

 
  Doña Amalia muy joven aún, perdió a su padre en accidente de ferrocarril y poco después, toda su familia se trasladó a Madrid, dónde fijaron su residencia en la calle Toledo número 62, muy cerca de la Plaza Mayor y de la Puerta del Sol.
    Después de su enlace matrimonial vinieron a vivir a  Murcia, en la antigua y hoy desaparecida por el  trazado de la Gran Vía Salzillo, calle de Garnica número ocho que comunicaba con la plaza de Santa Isabel por el Arco de Vizconde, en la que fue casa de su madre doña María del Amor Isidra Roch Martínez.
    Durante algunos años vivieron en Cehegín por motivos de salud de don Amador y también en la finca familiar  de Canara.
    Tuvieron  cinco  hijos,  las dos primeras fueron hembras, a las que pusieron por nombres  María del Amor y Amalia, fallecidas a la edad de tres y dos años respectivamente, los otros  tres hijos vivos son: Don Pedro Amador Guerrero  Marín, doña María del Amor Maravillas Guerrero  Marín y don Joaquín  Ramón  Guerrero  Marín.

 

Marín


    El apellido Marín. Muy extendido por toda la península. Los de Caravaca, siendo oriundos de Galicia, proceden de Cuenca de dónde vinieron tres hermanos al servicio de los Reyes Católicos, interviniendo en todas las guerras de su tiempo. Se hallaron en la conquista de Caravaca, siendo pobladores de ella. De éstos proceden los Marín murcianos y andaluces  (los otros dos hermanos fueron a Yeste y Hellín).
    En el padrón de los Reyes Católicos contamos como hidalgos 15 Marines en Caravaca. Obtuvieron ejecutoria de hidalguía en 1498.
    Según doña Angustias Moreno Olmedo, en su obra "Heráldica y Genealogía Granadinas", de Fernando Marín, que estaba en el padrón de los Reyes Católicos, procede la esclarecida familia de los Marín de Alfacar y la rama granadina de don Juan Marín y Soto natural de Caravaca y avecindado en Granada dónde casó con doña María Lozana.
    Es uno de los apellidos mas caravaqueños, pronto se formaron distintas ramas por vinculación de apellidos:
    Marín de Robles, muchos de ellos fueron regidores.
    Marín de Espinosa, en 1706 encontramos un documento que los acredita como hidalgos notorios de sangre, don Alonso      Marín de Espinosa fue en el siglo XIX Capitán de Fragata de la Armada y don Agustín Marín de Espinosa escribió una de las mejores historias de Caravaca en 1856.
    Marín de Alfocea, desciende de Francisco Alfocea y Durán, hidalgo en 1495, don Pedro Antonio Marín de Alfocea recibió del duque de Alba en 1777 el estuche con la Cruz. Tenían derecho a sepultura en el Carmen.
    Marín de Cuenca, familia en la que han recaído muchos de los antiguos mayorazgos tanto de Caravaca como de Cehegín. Formado por el enlace de doña Nicolasa de Cuenca Fernández-Piñero Fernández de Castañeda y Rubio con don Amancio Marín Ruiz de Assín Pérez de Atienza y Álvarez Castellanos (este Amancio Marín fue uno de los dos albaceas del Excmo. Sr. Don Antonio María Martínez y Pérez de Tudela,  tío de doña María del Amor Isidra Roch Martínez). Su descendencia pasó a los Marsilla de Teruel, Aguilera y Musso Muñoz.
    Marín del Barranco. Existe actualmente un escudo de los marines en la casa llamada "El Jardinico".
    Entre los Marines de Murcia descendientes de los de Caravaca, encontramos entre otros a los Marín Baldo familia muy conocida en la capital dónde tienen una calle con este nombre.


 
  FAMILIA MARÍN MESEGUER CEREZO

    Encontramos en  Murcia hacia 1850 a don  Fulgencio  Marín, descendiente de los hermanos Marines que vinieron de Cuenca con los Reyes Católicos a la conquista de Caravaca, casado con doña Antonia  Meseguer  Cerezo natural de  Murcia. Poseían tierras  en la huerta de Murcia, Santiago el Mayor y Patiño, fueron padres de don Antonio, don Fulgencio, don Francisco, don José María, doña Encarnación, doña Carmen, don Ángel y de don Joaquín Marín  Meseguer. Joaquín el menor de los ocho hermanos casó con doña  Amalia  Gracia y  Giner,  natural de Murcia, hija de don Salvador Gracia (de Murcia) y doña Concepción Giner (originaria de Cartagena), hermanos de doña Amalia Gracia fueron don Sebastián y doña Josefa Gracia y Giner.
Joaquín y Amalia tuvieron cinco hijos, don Fulgencio, doña Amalia,  doña Iluminada, don Joaquín y don Salvador Marín y Gracia:
     Don Fulgencio Marín y Gracia, casó en Madrid, fue padre de tres hijos, don Santiago fallecido, doña Amalia y don Fulgencio Marín.
    Doña Iluminada Marín y Gracia, caso en Madrid, tuvo dos hijos gemelos, don Pedro Antonio y don Enrique García Marín, los dos están casados y con hijos.
    Don Joaquín Marín y Gracia, dedicado al Comercio falleció soltero en agosto de 2005..
   Don Salvador Marín y Gracia, casó en Madrid, fallecido,  tuvo un sólo hijo, de nombre  Salvador que vive actualmente en Madrid.
 

Hermanos de Joaquín Marín Meseguer:

    Don Antonio Marín Meseguer casó con Remedios y tuvieron a Carmen, Remedios, Antonio, Fulgencio y José.
    Don Fulgencio Marín Meseguer casó con Carmen y tuvieron  a María, Antonio, Fulgencio, Carmen y Pedro.
    Don Francisco Marín Meseguer casó con N. Pina y tuvieron a Fulgencio Marín Pina, Francisco Marín Pina, Antonio Marín Pina y Aurelia Marín Pina. Fulgencio y Francisco, fundaron por los años 60 una importante empresa de fabricación de muebles, ya desaparecida, llamada "BLAYMAR" que tenía su sede en la plaza Fuensanta de Murcia. Don Fulgencio Marín Pina casó con doña Isabel Iniesta de la que  tuvo dos hijos don Fulgencio Marín Iniesta (Doctor en Ciencias Químicas y Profesor de la Facultad de Veterinaria en la Universidad de Murcia) y don Eliseo Marín Iniesta de quién no tenemos datos.
    Don José María Marín Meseguer casó con Josefa y tuvieron a Remedios, Peligros, José María y Antonio.
    Doña Encarnación casó con N. y tuvieron a José (familiarmente Pepito) y Consuelo.
    Doña Carmen (familiarmente la Nena) permaneció soltera.
    Don Ángel casó con N. y tuvieron a Fulgencio, Ángel, y dos hermanas mas cuyo nombre desconocemos.
   

Meseguer

El apellido Meseguer:  Según Baños de Velasco en Nobiliario General el linaje es originario de Cataluña. En la ciudad de Murcia hubo una Casa solar Meseguer. Doña Antonia Meseguer Cerezo del linaje Meseguer de Murcia poseía el siguiente blasón:

Armas: Privativas del linaje Meseguer, radicado en Murcia: En campo de oro, un chevrón (cabrío) de gules, acompañado en lo alto por dos estrellas, de azur, y en lo bajo, por un árbol, de sinople, resaltado de un lobo, de plata, cebado de oro; bordura de gules, con ocho aspas, de oro, alternadas de ocho eslabones, también de oro.  

Gracia

El apellido Gracia: Origen aragonés. De Tolva, partido judicial de Benabarre (Huesca). El Conde Gracia fundó Casa Solar en dicha villa, de la que descienden los Gracia murcianos.
 

Giner

El apellido Giner: Origen catalán. Oriundo de Luxemburgo. Se extendió por toda la Península, y probó su nobleza en la Orden de Santiago.

  Según Vilar y Pascual, los apellidos Giner, Gener y Chiner, son modalidades de un mismo linaje, que tuvo su origen en la tierra de Chiner, en Luxemburgo, tierra que recibió en dote Matilde, la hija de Ricui, conde de Ardan y primer conde de Luxemburgo, cuando casó en 941, con Arnal de Grauson, en Borgoña que fue primer conde de Giner. Estos esposos fallecieron en Borgoña en 992; dejando tres hijos: Otón, que sucedió en el condado; Clemencia, esposa del señor de Vilz, y Juan.

    De este Juan descendió, según el mismo autor, Juan Giner, que se trasladó a Barcelona para tomar parte en la guerra de la Reconquista. En dicha ciudad, fundó casa solar, de la que procedieron los Giner, Gener y Chiner.

Los Giner de Valencia y Murcia:
Armas: Partido. 1º: En oro, una faja de sinople, y bordura jaquelada, de plata y azur. 2º: En oro, un tronco de enebro arrancado, de sinople, acompañado de cuatro alas de sable, una en cada ángulo del escudo.
En azur un lambel de plata, acompañado de tres veneras, de oro.

Cerezo

El apellido Cerezo: Castellano."Se trata de un noble linaje cuyo solar troncal radicó en la villa de Medina de Pomar, actual provincia de Burgos, y algunas de sus ramas, debido a enlaces matrimoniales de caballeros de tal linaje con damas  amayorazgadas que imponían continuación de apellido y uso de armas, se llamaron "Cerezo-Lago" y  "Martínez de Cerezo". Trae por armas: Escudo cuartelado, 1º y 4º de oro, un cerezo de sinople; 2º y 3º de azur, tres flores de lis de oro. 
 
EL SEÑOR
     DON    PEDRO  AMADOR   GUERRERO   MARÍN
nació el 28 de agosto de 1.946 en la Ciudad de Murcia, 
fue bautizado en la Iglesia de San Bartolomé  Santa María.

  Hijo de

don Amador José Guerrero Roch  y  doña Amalia  Marín  Gracia.

 Nieto de

don Pedro Amador Guerrero  Fernández de Quevedo y doña María del Amor Isidra Roch  Martínez.

 Bisnieto de

don Juan Guerrero Fernández  y  doña María del Carmen  Fernández de Quevedo y Burruezo.

  Tataranieto de

don  Pedro Fernández de Quevedo  y  doña María Burruezo.

   4º Nieto de:

don Pedro Pablo Fernández de Quevedo y Martínez Calderón

Comendador de la Orden de Santiago de Cehegín y su término.

5º Nieto de:

don Pedro Fernández de Quevedo y Alcantud de Belmonte

6º Nieto de:

don Antonio Fernández de Quevedo y Muñoz de Robles

7º Nieto de:

don Juan Fernández de Quevedo y García-Mombiedro

8º Nieto de:

don Miguel Fernández de Quevedo y Calvete

9º Nieto de:

don Antón Fernández de Quevedo y López

10º Nieto de:

don Antón Fernández de Quevedo y Marín

11º Nieto de:

don Aparicio Fernández de Quevedo

12º Nieto de:

                          don Diego Fernández de Quevedo (Diego Hernández, en el Padrón de los RRCC de 1495 en Caravaca de la Cruz)

                                    Noble descendiente de la Casa y Solar de Quevedo, fundada en el Siglo VIII, en San Martín de Quevedo (Valle de Iguña) por Don Diego González de Iguña

FAMILIA GUERRERO MARÍN Y AROCA GIMÉNEZ

 

Don Pedro Amador Guerrero Marín casó en el oratorio del Colegio Monteagudo de Murcia con doña Aurelia Aroca Giménez, el día 29 de junio de 1975 , natural de  Murcia, originaria de Castilla La Mancha.

  Hija  de don Alfonso Aroca  Sánchez, natural de Tarazona  de  la Mancha  1907  y  doña María  Giménez  y Navajas, que nació en Alpera en 1908.

 Nieta de don Alfonso Aroca Picazo y de doña Vidala  Sánchez  Aranos.  Hacendados de Tarazona de la Mancha.

 Bisnieta de don Ildefonso Diego  Aroca  Picazo, originario de Madrid, Arquitecto, Abogado, Licenciado en Filosofía y Letras, Catedrático del Instituto de Albacete que realizó diversas obras públicas en las provincias de Albacete y Valencia (fuente pública de Elche de la Sierra, ayuntamiento de Paterna, etc)  y de doña Alejandra Picazo Soriano de Tarazona de la Mancha.

 Nieta por línea materna de don Antonio Giménez  Castillo natural de Alpera 1871  y doña Gloria Navajas  López.

 Bisnieta de don Miguel  Navajas  y  de  doña Fermina  López.

Aroca

El apellido Aroca:  "Diego de Soto y Aguilar dice, en su "Nobiliario y casas solariegas de Aragón y Navarra", que progenitores de este noble linaje fueron grandes soldados que se distinguieron en la toma de la ciudad de Daroca, en la provincia de Zaragoza, cuyo nombre tomaron por apellido, suprimiéndole la "D". Añade que tuvieron su casa solar en Zaragoza."  Don Fernando González- Doria en su "Diccionario heráldico y nobiliario" dice que este apellido tiene su primitivo origen en Vizcaya desde dónde pasó a Murcia, Aragón y Castilla. Los de Tarazona de la Mancha procedentes de Aragón llegaron con la Reconquista.

Picazo

El apellido Picazo: Este linaje procede de las Montañas de Cantabria. Una de sus líneas radicó en la jurisdicción de aquella ciudad. De allí pasó a la provincia de Burgos, creando nuevas casas junto a la villa de Castrogeriz y en el lugar de Olmos de la Picaza, del partido judicial de Villadiego. También pasó a Asturias, León, Toledo y Andalucía.

Sánchez

El apellido Sánchez: de la Mancha. Este noble y antiquísimo linaje pertenece al grupo de los patronímicos al ser derivado del nombre propio de "Sancho", y está extensamente difundido por toda la Península y los países hispanoamericanos. Autores de la antigüedad no dudan en dar como el más rancio solar del linaje Sánchez, el que radicó en la villa de Cangas de Onís, en Asturias.

Navajas

El apellido Navajas: Apellido de origen vizcaíno, del que el  cronista Juan Baños de Velasco, dice que son parientes de los Guevara, Haro y Ayala, casas todas dimanadas de los señores de  Vizcaya, que se hallaron en la batalla de Arrigorriaga, en el año  839, y se señalaron en la de Ancinas con don Lope Díaz de Haro,  por los años de 931.

Aranos

El apellido Aranos: Navarro. De la villa de su nombre, partido judicial de Pamplona, de dónde pasó a Guipúzcoa.

DESCENDIENTES DE D. PEDRO AMADOR GUERRERO MARÍN Y DOÑA AURELIA AROCA GIMÉNEZ
 

Don  Pedro Amador Guerrero Aroca

nacido en Murcia el día 28 de noviembre de 1976, bautizado en la Iglesia de Santa María de Gracia.

Licenciado en Ciencias Económicas (Dirección y Organización de Empresas)

Diplomado en Inglés por la Escuela Oficial de Idiomas de Murcia

Diplomado en Ciencias Empresariales

Master en Economía Financiera.

Casó en la Iglesia de San Francisco Javier el día 4 de octubre de 2008, con doña Inmaculada Meca Jorquera, natural de Murcia, hija

de don Francisco María Meca Martínez y de doña Juana Jorquera Calandre, naturales de Mazarrón (Murcia).

Diplomada en Relaciones Laborales

 Master en Recursos Humanos.

      Y

      Doña  María Amalia Guerrero Aroca

"Mariam"

    nacida en Murcia el día 1 de diciembre de  1977, bautizada en la Iglesia de San Francisco Javier.

Licenciada en Biología

Diplomada en Inglés por la Escuela Oficial de Idiomas de Murcia 

Diplomada en Técnicas de Diagnóstico Clínico


*   *   *

OTROS DESCENDIENTES DE LOS GUERRERO ROCH Y MARÍN GRACIA

 

FAMILIA LARROSA SÁNCHEZ   Y  GUERRERO MARÍN

 Doña María del Amor Maravillas Guerrero Marín, nacida en Murcia el 10 de septiembre de  1.951, hija segunda de don Amador José Guerrero Roch y de doña Amalia Marín Gracia, casó con  don  Miguel Ángel  Larrosa  Sánchez nacido en Beniel (Murcia) el 6 de febrero de 1951, hijo de don Antonio Larrosa natural de Beniel y doña Vicenta Sánchez.
 Son padres de dos hijas, doña María del Amor Larrosa Guerrero (Licenciada en Ingeniería Química)  y doña Amalia  Larrosa  Guerrero.

 

    FAMILIA GUERRERO MARÍN   Y   RODRÍGUEZ RODRÍGUEZ

 Don Joaquín Ramón Guerrero Marín , nacido en Murcia el 31 de agosto de 1.957, tercer hijo de don Amador José y doña Amalia, casó con doña Adela Rodríguez Rodríguez, actualmente separado, de la que tiene cuatro hijos, doña Adela, don Joaquín, doña Diana y doña Myriam Guerrero Rodríguez. 

     *   *   *
 

Para ver los Escudos de Armas pinchar aquí:   Blasones

Ver la exposición de cuadros:  Pinturas al óleo 

                                                                               Mi dirección:                                                     

 Estadísticas: 

 

   En Internet desde 1997, Pedro Amador Guerrero Marín                                                                     Actualizada: AGOSTO, 2010