SERIE "C"


SUBMARINOS DE LA CLASE "HOLLAND" SERIE 105F:

NOMBRE NUMERAL PUESTA DE
QUILLA
BOTADURA ALTA EN LA
ARMADA
BAJA EN LA
ARMADA
ISAAC PERAL C-1 19-07-1923 31-03-1927 18-07-1928 30-01-1950
-
C-2 15-09-1923 04-05-1928 19-07-1928 06-06-1951
-
C-3 05-05-1924 20-02-1929 04-05-1929 31-07-1941
-
C-4 05-05-1924 06-07-1929 21-09-1929 07-02-1947
-
C-5 10-10-1924 28-10-1929 16-04-1930 31-07-1941
-
C-6 12-02-1925 26-12-1929 27-09-1930 31-07-1941


CARACTERISTICAS

ASTILLEROS: S.E.C.N. (Sociedad Española Construcciones Navales) Cartagena.
DESPLAZAMIENTO: 925 TONELADAS EN SUPERFICIE.
1.144 TONELADAS EN INMERSION.
DIMENSIONES: ESLORA TOTAL: 73,3 METROS.
MANGA: 6,3 METROS.
CALADO: 5,7 METROS.
MOTORES: 2 MOTORES DIESEL VICKERS DE 1000 CV.
2 MOTORES ELECTRICOS DE 375 CV.
Nº DE EJES: 2 EJES Y TRES PALAS POR HELICE.
VELOCIDAD: 16,5 NUDOS EN SUPERFICIE.
8,5 NUDOS EN INMERSION
COTA MAXIMA: 90 METROS.
AUTONOMIA: 6.800 MILLAS A 10 NUDOS EN SUPERFICIE.
3.200 MILLAS A 16 NUDOS EN SUPERFICIE.
150 MILLAS A 4,5 NUDOS EN INMERSION.
ARMAMENTO: 6 TUBOS LANZATORPEDOS DE 533 mm.
4 EN PROA Y 2 EN POPA.
4 TORPEDOS DE RESERVA.
1 CAñON DE 76/45 mm. ANTIAEREO.
EN LOS "C-3" Y "C-4" 1 CAñON BONIFAZ DE 75mm.
DOTACION: 40 HOMBRES.
PRECIO: SU COSTE FUE DE 13.186.000 PTAS.DE 1922.


HISTORIA DE LOS SUBMARINOS TIPO "C":

     En 1923 la Empresa S.E.C.N. empezó la construcción de seis unidades del tipo Holland, serie 105F, con licencia de la Holland Boat. (que dieron un resultado magnífico). Básicamente consistía en mejorar los "B" en diseño y características, aunque con el tiempo adolecerían de algo fundamental: el número de elementos de batería era idéntico a los de la serie "B", a pesar de la diferencia en el desplazamiento.

     Las seis unidades, gemelas en su aspecto externo aunque con alguna variación interna, tuvieron una suerte muy dispar, pues sólo dos alcanzaron el fin de su vida activa, siendo desguazados el "C-1" y el "C-2", mientras el "C-3", "C-5" y el "C-6" se perdieron por acción de guerra durante la contienda civil 1936-39.

          Completaba la serie él "C-4", que se habría de hacer tristemente célebre al perderse por abordaje en el curso de unas maniobras navales.

     En cuanto a sus caracteristicas, carecían de dirección de lanzamiento de torpedos. Como teléfono de comunicación submarina, montaban el "C-1" y el "C-2" osciladores "Fessenden", con un alcance máximo de dos millas, y el "C-4" y el "C-5" montaban espadillas "Electroacustic", con un alcance de ocho millas. La corredera era del tipo "Forbes", idéntica para toda la serie.

     Estas unidades no recibieron más nombre que la identificación de su torreta, excepto el "C-1" que se llamó Isaac Peral después de causar baja en el año 1930 su homónimo del tipo Holland.

     Los submarinos de la clase "C" participaron activamente en la Guerra Civil de 1936-39, algunos de ellos fueron mandados por oficiales de la Armada Soviética, realizaron varias operaciones ofensivas pero no alcanzaron ningún éxito resonante.


"C-1" ISAAC PERAL

     El submarino "C-1", fue construido por la Sociedad Española de Construcciones Navales de Cartagena, que puso su quilla el día 19 de julio de 1923, botado el 31 de marzo de 1927 y entregado a la Armada el día 18 de julio de 1928.

     En 1928 realizo una prueba de inmersión, su cota máxima había sido calculada para 80 metros, pero en la prueba los supero.

Gabinete Fotografico de la ESUB.

     El día 8 de agosto de 1928 y en aguas de Santander, el "C-1", fue visitado por SS.MM. los reyes Alfonso XIII y Victoria Eugenia, quienes salieron a navegar a bordo del mismo, posandose en el fondo de la bahía santanderina, a 29 metros de profundidad.

     Por R.O. de 26 de agosto de 1930 recibió el nombre de "Isaac Peral", al pasar a 2ª situación el "Holland" adquirido en Estados Unidos en 1915. Fue el único de la serie "C" que tuvo nombre, además de la identificación de la torreta.

     Cuando empezó la Guerra Civil, era el buque insignia de la División de Instrucción de Cartagena. En él iba embarcado su jefe, el C.F. Guimerá Bosch y su jefe de ordenes el T.N. Ramírez Togores.

     Su comandante era el C.C. Lara Dorda, del que dependían el 2º comte T.N. Lasheras y el A.N. Sánchez Gómez.

     En la madrugada del día 18 de julio de 1936, la Flotilla de Submarinos recibe órdenes del Ministro de Marina para que se disponga a salir a la mar urgentemente con el cargo de guerra de armas y pertrechos, con la misión concreta de patrullar la zona comprendida entre cabo de Gata y el estrecho de Gibraltar, con objeto de impedir la llegada a la península de transportes de tropas procedentes del norte de Africa.

     En cumplimiento de esta orden, a las 10 horas del 18 de julio, él "C-1" zarpa con los submarinos "C-3", "C-4" y "C-6", a los que se unio en la mar el "B-6". Los cinco submarinos iban al mando del Jefe de Flotilla, una vez en la mar reciben órdenes de comunicar directamente al ministro la situación por cuadrículas cada cuatro horas, posteriormente en la madrugada del día 19, se recibe la orden de que la situación se dará cada dos.

     El primer mensaje concreto sobre el comienzo de la contienda, llega a las 09:25 horas del día 19. Se refiere al vapor "Monte toro", propiedad de la compañía Trasmediterránea, sobre el que se sospechaba que estaba adicto a la causa nacional y que podría llevar un contingente de tropas y pertrechos. Las órdenes eran muy claras: detenerlo y si oponía resistencia, debería ser hundido. Localizado el buque, tras ser registrado se comprobó que no llevaba el cargamento esperado siendo confiscado y enviado a Málaga, donde haría de buque-prisión.

     El día 21 de julio y ante las posturas de las dotaciones de toda la flotilla, que siguen las órdenes dictadas por la Estación de radio de Chamartín y con el apoyo del T.N. Ramírez, leal a la república, son arrestados y desembarcados en Málaga, el C.F. Guimerá, los comandantes y segundos comandantes de toda la flotilla, además de muchos de los oficiales.

     Asume el mando de la flotilla el T.N. Ramírez y manda transbordar en la mar al segundo comandante T.N. Lasheras, para que tome el mando del "C-4" y al A.N. Sánchez Gómez para que lo haga del "C-6", continuando como comandante del "C-1" el único que no había sido destituido el C.C. Lara, aunque bajo las ordenes (incongruentemente), del nuevo jefe de Flotilla, T.N. Ramírez.

     En agosto de 1936 es nombrado comandante el oficial ruso Burmistrov, que sustituyo al C.C. Lara, que es nombrado comandante del "C-5". Ya con el nuevo comandante parte hacia el Norte. Una vez cruzado el Estrecho, fondea en la ciudad africana de Tánger, junto con él "C-2", el día 26 fondea él "C-5", y los tres reciben la orden de partir hacia el Norte, pero con la mala suerte que en la maniobra de levar anclas, él "C-5" aborda al "C-1", produciéndole una profunda brecha en el casco, que le obliga a regresar a Cartagena a reparar.

     El día 18 de agosto sale de la base de Cartagena con destino a Málaga. El 21 por la noche sale de escolta del destructor "Alcalá Galiano" que pretendía hundir dos buques mercantes en el acceso al puerto de Huelva para bloquearlo, el "Ita" de 2.600 toneladas y el "María Ramos" de 1.500 toneladas. La operación no pudo realizarse por ser sorprendidos por las fuerzas nacionales y tuvieron que volver al puerto de Málaga.

     Estando atracado en este puerto, sufre un ataque aéreo el día 22 de agosto que le destroza el codaste y los timones de buceo de popa, por lo que tiene que ser trasladado a remolque a Cartagena para su reparación, donde entra a finales de agosto, permaneciendo en reparación siete meses.

     El día 29 de marzo de 1937, él oficial ruso I.V. Graiev (Camilo Montes) o (Carlos Murato) sustituye como comandante a Burmistrov. El día 30 se hace a la mar con él "C-4", con orden de atacar a los barcos que cruzan el Mediterráneo con tropas italianas, que vienen en apoyo de las fuerzas nacionales, pero el temor a los aviones que convoyaban a los buques de superficie les hacía apartarse demasiado de las derrotas de navegación, por lo que los avistamientos de buques enemigos fueron muy escasos. Sin ningún éxito vuelve a Cartagena a primeros de abril.

     El día 7 de abril el jefe del Estado Mayor Central apremia al jefe de la Flota para que mande al Cantábrico todos los submarinos disponibles, como consecuencia de la crítica situación del frente Norte y el hecho de haber perdido ya dos unidades en aquellas aguas, él "C-5" y el "B-6". A las 14:30 horas se recibe un mensaje que ordena la salida sin dilación del "C-1" y del "C-4", que parten a las 00:00 horas del día 13, aunque a la altura del estrecho de Gibraltar ambos regresan a Cartagena, por tener el "C-1" una pérdida de gasóleo en los diesel. El "C-4" decidió regresar junto al "C-1" para auxiliarle en caso preciso.

     En junio de 1937 el T.N. Martínez Montero toma el mando del submarino. El día 17 de julio está averiado en Valencia, necesitando auxilio de Cartagena para reparar la avería. Una vez reparadas sus averías efectúa varias patrullas por el Mediterráneo.

     El 20 de marzo de 1938 pasa a tener su base en Barcelona, donde en abril es de nuevo nombrado comandante el ruso Graiev y de 2º comandante el T.N. Gallo Martínez. Del 14 al 16 de septiembre sale a la mar para hacer un crucero de adiestramiento por la zona de Cabo de Gata. Y en una de las inmersiones frente a Almería, se le inunda la cámara de mando, por lo que tiene que entrar de arribada en este puerto y desde allí dirigirse a Cartagena para poder reparar las averías ocasionadas.

     El "C-1" vuelve a salir a la mar el día 3 de octubre con la misión de vigilar las aguas de Cartagena a Barcelona, entrando en este puerto el día 8 a las 08,00 horas. En la noche del 8 al 9, estando el buque atracado en puerto, en un ataque aéreo de la aviación nacional es alcanzado por una bomba a la altura del lastre nº 4 estribor, que abre una brecha en el casco resistente entre las cuadernas 45 a la 49, hundiéndose el buque rápidamente.

     El día 15 de octubre fue reflotado y remolcado a los Astilleros Vulcano para su reparación y entrada en dique, permaneciendo en esta situación hasta el día 26 de enero de 1939 que pasó a poder de los nacionales al ser ocupada la ciudad de Barcelona. El "C-1" se salva de la destrucción por la desorganización de las tropas republicanas, ya que tenia puestas a bordo cargas explosivas para destruirlo, pero nadie quiso asumir la responsabilidad de apretar el boton.

     Después de una gran carena que se le efectuó en 1941, nunca volvió a navegar, quedando agregado a la Escuela de Submarinos para práctica y enseñanza de los alumnos. , por O.M. de 30-08-1948, pasó a 1ª situación y fue desarmado, habilitándose como buque blanco. Otra O.M. de 30-01-1950 lo dio de baja definitiva.


COMANDANTES DEL SUBMARINO "C-1" (ISAAC PERAL)

CC. D. FRANCISCO REGALADO RODRIGUEZ
de 18.07.1928 a 09.08.1930
CC. D. VIRGILIO PEREZ PEREZ
de 09.08.1930 a 15.09.1931
CC. D. PABLO SUANCES JAUDENES
de 15.09.1931 a 19.08.1933
CC. D. VIRGILIO PEREZ PEREZ
de 19.08.1933 a 17.02.1934
CC. D. RAFAEL CERVERA CABELLO
de 17.02.1934 a 18.02.1936
CC. D. JOSE LARA DORDA
de 18.02.1936 a 25.08.1936
OFICIAL RUSO BURMISTROV
de 25.08.1936 a 29.03.1937
OFICIAL RUSO I. V. GRAIEZ (CARLOS MURATO)
de 29.03.1937 a 03.06.1937
T.N. D. JOSE MARTINEZ MORENO
de 03.06.1937 a 24.04.1938
OFICIAL RUSO I. V. GRAIEZ (CARLOS MURATO)
de 24.04.1938 a 09.10.1938

REGRESA AL PRINCIPIO


"C-2"

     El submarino "C-2", fue construido por la Sociedad Española de Construcciones Navales de Cartagena, que puso su quilla el día 15 de septiembre de 1923, botado el 4 de mayo de 1928 y entregado a la Armada el día 19 de julio de 1928.

     Cuando empezó la Guerra Civil se encontraba en el puerto de Cartagena, División a la que pertenecía. Su comandante era el C.C. García de la Mata y el A.N. Bustillo Delgado su 2º comandante accidental y como oficial tenia al A. N. Arbona Pastor, qque fue destinado el 18 de julio al "C-3".

     El día 20 de julio de 1936, zarpa con los submarinos "B-5", "C-5", con rumbo a Málaga y con la misión de interceptar el paso de las tropas Nacionalistas desde el Africa hacia la Península.

     El día 28 en el puerto de Larache prohibe descargar al barco alemán "Sebu" de la naviera Oldemburg Line, ordenándole, bajo amenaza de hundimiento, levar anclas y abandonar el fondeadero, con la consiguiente protesta del Gobierno alemán.

     El 16 de agosto detiene al buque mercante italiano "Nereide", que había desembarcado en Melilla material bélico procedente de la Spezia, pero el destructor "Antonio da Noli" impone con su presencia la retirada del submarino y el mercante prosigue su viaje. También intercepta al mercante británico "Marklyn" en el acceso al puerto de Melilla, pero iba protegido por dos destructores de la misma nacionalidad. Y prohibe la entrada en Sevilla al mercante germano "Lahneck".

     A primeros de septiembre, sus mandos son destituidos y toma el mando del A.N. José Ferrando Talayero. Se traslada hacia el Cantábrico con destino a Gijón; y en el tránsito es atacado por un avión Savoia, que no le produce daños, llegando a su destino a mediados de mes sin novedad.

     El 10 de noviembre por el D.O. 190 de 1936 se nombra nuevo comandante al T.N. Eugenio Calderón, y el 13 de octubre, el grueso de la flota republicana abandona el Cantábrico y se traslada al Mediterráneo, menos los submarinos "C-2" y "C-5" que se quedan patrullando las aguas de Bilbao y Gijón. El "C-2" tenía su batería en muy mal estado, podía permanecer solamente dos horas en inmersión, por esta razón su comandante solicita el traslado a Cartagena para el cambio de baterías, pero el Gobierno de la Republica decide mantenerlo en Bilbao hasta que lleguen los nuevos elementos.

     El 27 de diciembre, estando el "C-2" y el "C-5" atracados en el puerto del Musel, Gijón, son bombardeados desde el mar por el acorazado "España", el destructor "Velasco" y el "Ciudad de Valencia", pero sin afectar a la operatividad de los submarinos.

     A primeros de enero de 1937, a bordo del mercante inglés "Seven Seas Spray" procedente de Cartagena, llegan a Bilbao la nueva batería. El 5 de enero por la tarde, la aviación nacional efectúa un ataque a la flota que estaba amarrada en puerto, el "C-2" derribó un trimotor nacional. A los pocos días entra en reparación, para solucionar una serie de averías que tiene en el sistema de propulsión y para poder cambiar los elementos de la batería, permaneciendo en esta situación hasta el 1 de mayo, en que vuelve a quedar operativo.

     El 19 de junio, los nacionales toman Bilbao, otro puerto más del que tienen que replegarse los submarinos republicanos.

     El 6 de julio se designa nuevamente comandante del "C-2" al Alférez de Navío José Ferrando Talayero, y pasa destinado al "B-2" el teniente de navío Calderón.

     La noche del 24 al 25 de julio, en los submarinos "C-2" y "C-4", son transportados los principales mandos militares de Santander a Gijón, El día 26 es ocupado Santander por las nacionales.

     Los tres únicos submarinos que quedan en el Cantábrico que son: el "C-2", "C-4" y "C-6" fijan su base en el puerto del Musel, Gijón.

     El 26 de agosto, el puerto del Musel es sometido a un duro bombardeo aéreo, al día siguiente el submarino C-2 zarpa de Gijón con rumbo a Brest (Francia), adonde llega el 1 de septiembre, ese mismo día, el Capitán de Corbeta Pedro Prado, se hace cargo de los dos submarinos que hay internados en Francia reparando: el "C-2" y "C-4", intentado acelerar los trámites y reparaciones para una pronta incorporación a la guerra.

     Mientras tanto, los comandantes de ambos submarinos se ponen en contacto con agentes nacionales, y deciden apoderarse del "C-2" que está en condiciones de navegar y trasladarse con él a zona nacional con una dotación reducida, compuesta por los hombres de confianza de ambos comandantes.

     El día 28 de septiembre, a primeras horas de la noche se encontraba el submarino fondeado con menos de una docena de hombres a bordo, el resto habían salido francos. A bordo de una lancha se acercaron al submarino el Comandante del "C-4", T.N. Lasheras, el jefe del servicio de información militar de la zona fronteriza con Francia, Comandante Troncoso y un grupo de agentes que piden permiso para subir a bordo, a lo que el comandante del "C-2", T.N. Ferrando Talayero accede, Lasheras y sus acompañantes pistola en mano, se hicieron rápidamente dueños de la situación. Pero surgió lo inesperado, el centinela un cabo fogonero llamado Diego Augusto Hernández, apostado en la torreta disparo sobre el grupo que estaba penetrando por la escotilla, matando a uno de ellos. Por otra parte se intento poner los motores en marcha sin conseguirlo, por lo que se imponía emprender una rápida retirada y dar por fracasada la operación. Y así se hizo, el T.N. Lasheras y los demás, a los que se añadieron el T.N. Ferrando y el Maquinista Naval Tabuza, reembarcaron en la lancha y regresaron al muelle, desapareciendo rápidamente de Brest.

     Reparadas algunas averías, el 17 de junio de 1938, el submarino, mandado por el, Capitán de Fragata soviético Nicolai Pavlovich Equipko, con el seudónimo de Juan Valdés y con el también ruso V.A. Erogo, como segundo comandante, emprende el regreso a Cartagena a donde llega el 25 de agosto, continuando sus misiones por el Mediterráneo.

     El día 5 de marzo de 1939 estalla la revuelta de Cartagena. El "C-2" que se encontraba en el Arsenal de la ciudad, bajo el mando circunstancial del C.C. Monreal. El día 6 abandona la Base al penetrar en él las fuerzas del Mayor D. Artemio Precioso que lo recuperó para las fuerzas republicanas, rumbo a Palma de Mallorca llevandose parte de los sublevados en la base de Cartagena, donde se entrega voluntariamente a las Tropas Nacionales el 7 de marzo.

     Incorporado al acabar la guerra al Arma Submarina, permaneció en servicio activo hasta finales de 1947. Al incorporarse a la Flotilla el "G-7", fue reclasificado como buque de superficie por O.M. de 29-02-1948 y medio año después, el 8 de septiembre de 1948, fue adscrito a la Escuela de Mecánicos de El Ferrol como navío de prácticas para sustituir al "B-2".

     Posteriormente, en el año 1951, se perdió en Estaca de Bares, cuando iba remolcado a Avilés para ser desguazado.

     Por O.M. de 06-06-1951 se le dio de baja definitivamente.

COMANDANTES DEL SUBMARINO "C-2"

CC. D. PABLO RUIZ MARSET
de 19.07.1928 a 06.08.1930
CC. D. FERNANDO PEREZ CAYETANO
de 06.08.1930 a 28.10.1931
CC. D. PEDRO AUBAREDE LEAL
de 28.10.1931 a 28.10.1933
CC. D. FELIPE PINTO GOMEZ
de 28.10.1933 a 28.10.1935
CC. D. JUAN GARCIA DE LA MATA PEREZ
de 28.10.1935 a 27.09.1936
AN. D. FERRANDO TALAYERO
de 27.09.1936 a 10.11.1936
TN. D. EUGENIO CALDERON MARTINEZ
de 10.11.1936 a 06.07.1937
TN. D. FERRANDO TALAYERO
de 06.07.1937 a 29.09.1937
CC. D. PEDRO PARDO (Submarino reparando en Burdeos)
de 29.09.1937 a 14.04.1938
CF. SOVIETICO NICOLAI P. EGUIPKO(JUAN VALDES)
de 14.04.1938 a 05.04.1939
TN. D. LUIS HUERTA DE LOS RIOS
de 05.04.1939 a 24.06.1940
CC. D. JUAN BONELLI RUBIO
de 24.06.1940 a 16.04.1941
TN. D. JOSE LUIS PEREZ CELA
de 16.04.1941 a 28.07.1942
CC. D. OSCAR SCHARFAUSEN KEBBON
de 28.07.1942 a 10.01.1946
CC. D. ANTONIO AZAROLA FERNANDEZ
de 10.01.1946 a 27.09.1947
TN. D. MANUEL GONZALEZ-SICILIA DE JUAN
de 02.10.1947 a 28.08.1948

REGRESA AL PRINCIPIO


"C-3"

LOS SUBMARINOS "C-3" Y "C-6" EN VENECIA 1934

     El submarino "C-3", fue construido por la Sociedad Española de Construcciones Navales de Cartagena, que puso su quilla el día 5 de mayo de 1924, botado el 20 de febrero de 1929 y entregado a la Armada el día 4 de mayo de 1929.

     El 14 de septiembre de1931 se realizaron con éxito las pruebas del "ascensor submarino" (Boya Génova), en la ensenada de Escombreras y que su inventor, el capitán de corbeta don Arturo Génova Torruella, probaba a bordo del "C-3", y que posteriormente se instalaría en el resto de submarinos de las series "C" (con carácter portátil) y de la "D", más tardía y de forma ya fija.

     Cuando empezó la Guerra Civil se encontraba en el puerto de Cartagena, División a la que pertenecia. Su comandante era el C.C. Salas Pinto, el segundo comandante el T.N. Viniegra Gonzales y como oficiales estaban embarcados los A.N. Jäudenes Junco y Arbona Pastor, trasladado este ultimo desde él "C-2".

     A las 10 horas del día 18 de julio de 1936, en cumplimiento a la orden recibida en la Flotilla de Submarinos, por el Ministro de Marina, sale de Cartagena junto con los submarinos "B-6", "C-1", "C-4" y "C-6", rumbo al Estrecho, al mando del jefe de Flotilla, C.F. Francisco Guimerá Bosch, que arbola su insignia en él "C-1" y con la misión de interceptar el paso de las tropas Nacionalistas desde el Africa hacia la Península, situándose escalonadamente frente a las costas andaluzas.

     Al mando del submarino se encuentra su segundo comandante, T.N. Viniegra, ya que el comandante se encontraba con licencia en Madrid.

     El día 20 de julio de 1936, entra en el puerto de Málaga junto con el resto de la flotilla donde el Capitán de Fragata Guimerá, el comandante y segundo comandante del "C-3" al igual que el resto de los mandos de la flotilla a excepción del comandante del "C-1", C.C. Lara, son relevados del mando y trasladados al "Monte Toro".

LA TRIPULACION DEL "C-3" EN LA BASE DE SUBMARINOS 1934

     En la mañana del día 21 sale a la mar con la orden de localizar y proteger al petrolero "Ophir" hasta su llegada a Tánger, comisión que efectúa en compañía del submarino "B-6".

     El día 27 todos los destructores y submarinos son destacados a las proximidades de Cádiz, para interceptar al un supuesto convoy, hasta que se comprueba que todo se debe a una falsa noticia. Poco después en compañía del "C-2" y el "C-6", recibe la orden de situarse en línea circular frente al puerto de Ceuta, para evitar la entrada del crucero "Almirante Cervera", que salió de Ferrol rumbo al Estrecho.

     El día 1 de agosto, en el puerto de Málaga recibe del "C-4", toda la munición antiaérea y cargo de torpedos, así como distintos repuestos de giroscópica, antes de salir este, rumbo a Cartagena, al objeto de realizar pequeñas reparaciones.

     El día 15 de agosto parte hacia el Cantábrico al mando del A.N. Arbona, junto con él "C-6", regresando a Cartagena por averías. Parte de nuevo hacia el Cantábrico el día 25 de agosto, después de reparar, junto con él "C-4" y "C-5", donde el gobierno de la República había creído que la presencia de la escuadra sería más decisiva. Más tarde se le uniría él "C-6". Su misión era intentar localizar y hundir al acorazado "España" y crucero "Almirante Cervera", que operaban por aquellas aguas. Asimismo y para aprovechar el viaje, se les embarcó abundante armamento portátil y munición con destino a las tropas que operaban en Bilbao.

     En un tardío acto reflejo, se recurrió al regreso de los submarinos a la zona del Mediterráneo el día 2 de octubre de 1936, entrando en Málaga el día 8.

CAMARA DE TORPEDOS DEL "C-3"

     El día 12 de diciembre, a las 14:00 horas navegaba en superficie a 4 millas al SE de la farola de Málaga. En la torreta se encontraba el comandante Arbona y el capitán de la Marina Mercante D. Agustín García Viñas, adscrito a la Armada como oficial de derrota del submarino, en la cubierta hacia popa, se encontraban los marineros Isidoro de la Orden Ibáñez y Asensio Lidón Jiménez que se afanaban en vaciar los restos de la comida diaria.

     A unas dos millas del "C-3", más próximo a la costa, se encontraba el guardacostas "Xauen", relevando a la lancha "I-4" de la Tabacalera en sus labores de vigilancia. Aproximadamente a igual distancia, los pesqueros "Joven Antonio" y "Joven Amalia", faenando.

     A las 14:19 el "C-3", se inclinó violentamente de proa y ligeramente caído a estribor. Una llamarada y una densa nube de humo blanco había precedido al hecho. De forma casi instantánea, el submarino se hundió dejando a flote tan solo al capitán García Viñas y a los marineros De la Orden y Lidón. Tan rápido fue el suceso que ningún otro hombre pudo salir y 37 marinos españoles encontraron la muerte a pocas millas del puerto de Málaga donde sus restos reposan hoy a 70 metros de profundidad.

ULTIMA DOTACION DEL SUBMARINO "C-3"

TEORIAS SOBRE EL HUNDIMIENTO

     Varias son las teorías que se han barajado para explicar el hundimiento del "C-3". Después de la mantenida durante muchos años que justificaba la desaparición del buque por una explosión fortuita en las baterías. Una vez descubierta la intervención del submarino alemán "Poseidón", "U-34" mandado por Hans Grosse, han aparecido otras nuevas. Las declaraciones de los testigos de la época y los informes oficiales poco han contribuido a esclarecer el hecho, ya que existe una gran controversia en dichas declaraciones. Algunos testigos escucharon una detonación que pudo deberse a la explosión del torpedo, que produce pocos daños en el casco del buque, aunque los justos para provocar la fragmentación del buque en dos trozos, provocando con ello su inmediato hundimiento.

     El agua de mar, en contacto con los elementos de baterías, entra en electrólisis. Mortales vapores de ácido clorhídrico escapan hacia la superficie, formando una blanca nube que puede ser vista desde la costa y desde los barcos que se hallan en la zona. En su último viaje, las baterías se calientan por efecto de la electrólisis hasta que sus elementos estallan. Una sección de unos 8 metros desde la proa se separa del resto del casco. Ambos fragmentos del submarino llegan al fondo, una planicie de arena, quedando separados entre sí unos pocos metros. El fragmento mayor reposa conservando su posición normal, mientras que el fragmento menor se halla en posición invertida.

     En la superficie, una mancha de fuel marca el lugar donde se ha producido la tragedia. La nube blanca se disipa y tres hombres se debaten en el agua. Poco tiempo después serán rescatados por uno de los pesqueros que faenaban en la zona y trasladados al buque hospital "Artabro", fondeado en el puerto de Málaga.

     En los días siguientes a su hundimiento las autoridades de la República enviaron buques a la zona para descubrir la posición en la que se había hundido el "C-3", localizándola por las abundantes manchas de aceite que flotaban en la superficie. La posición se balizo, aunque ningún intento de rescate se llevó a cabo ante la evidencia de que no podía haber habido supervivientes. Posteriormente, con la toma de Málaga por parte de las fuerzas nacionalistas, el interés por la situación del "C-3" se perdió y nunca más se volvió a investigar. Tan solo una burda maniobra del Gobierno Nacionalista que intentó ocultar la adquisición de dos submarinos italianos, el "Archimede" y el "Torricelli", a la opinión internacional diciendo que se trataba del "C-3" y el "C-5", desaparecido unos pocos días después que el "C-3", que habían desertado. Esta maniobra no engaño a nadie debido a las grandes diferencias estructurales entre ambos tipos de submarinos. Fue dado de baja oficial en la Marina por O.M. de 31-07-1941.

     En 1997 el abogado malagueño Antonio Checa, descubrió los restos de un naufragio, intuyó que se trataba del "C-3". Después de varias inmersiones con ROVs (Remote Operated Vehicles) dotado con una cámara de video, se obtuvieron las primeras imágenes. La mala visibilidad de la zona y el estado en que se encontraban los restos impidieron la identificación del buque.

     En octubre de 1998, la Marina Española destaco al buque de salvamento "Mar Rojo", con un equipo de buceadores de la Armada que, por fin, consiguieron identificar los restos como pertenecientes al "C-3".

COMANDANTES DEL SUBMARINO "C-3"

CC. D. FELIPE J. ABARZUZA OLIVA
de 04.05.1929 a 27.04.1931
CC. D. RAFAEL FERNANDEZ DE BOBADILLA
de 27.04.1931 a 03.06.1933
CC. D. CLAUDIO ALVARGONZALEZ SANCHEZ
de 03.06.1933 a 15.07.1935
CC. D. JAVIER DE SALAS PINTO
de 01.07.1935 a 18.07.1936
TN. D. RAFAEL VINIEGRA GONZALEZ
de 18.07.1936 a 20.07.1936
AN. D. ANTONIO ARBONA PASTOR
de 20.07.1936 a 12.12.1936

REGRESA AL PRINCIPIO


"C-4"

     El submarino "C-4", fue construido por la Sociedad Española de Construcciones Navales de Cartagena, que puso su quilla el día 5 de mayo de 1924, botado el 6 de julio de 1929 y entregado a la Armada el día 21 de septiembre de 1929, y dos meses después ya realizó sus primeras maniobras navales, donde por primera vez en la historia naval española se utilizó la táctica de ataque "submarino contra submarino", en las que la naciente serie "C" ya demostró una gran superioridad sobre los "B" y por supuesto, sobre los "A".

     En verano de 1935, en compañía de sus cinco hermanos de serie, realizó un viaje por diferentes puertos españoles, franceses y británicos, en los continentes europeo y africano.

     Cuando empezó la Guerra Civil se encontraba en el puerto de Cartagena, División a la que pertenecía, su comandante era el C.C: Auberade Leal, como segundo comandante, el T.N. Bahamonde Guitian y el A.N. Mariano Lobo Andrada-Vanderwilde como oficial.

     El día 18 de julio de 1936, zarpa con los submarinos "B-6", "C-1", "C-3" y
"C-6", con rumbo al Estrecho y con la misión de interceptar el paso de las tropas Nacionalistas desde el Africa hacia la Península, situándose escalonadamente frente a las costas andaluzas. Los cinco submarinos iban al mando del jefe de Flotilla, el capitán de Fragata Guimerá que arbolaba su insignia en él "C-1".

     El día 21 de julio, a primeras horas de la mañana, se encontraba él "C-4" navegando en superficie a la altura de Málaga. En un momento dado, aprovechando que el comandante se hallaba en el puente con el A.N. Lobo, y que el segundo descansaba en su camarote, subió a la torreta el cabo electricista Arregui, quien los encañonó y los obligó a bajar al interior, donde quedaron encerrados en sus camarotes. El cabecilla era el auxiliar de radio Rafael Sánchez Mata. La sublevación estaba consumada. Por la mañana el T.N. don Vicente Ramírez Togores, jefe de Ordenes de la Flotilla, en nombre del jefe de la misma, que había sido informado de los hechos, nombra nuevo comandante, al segundo del "C-1", T.N. Lasheras, que transborda en la mar y a quien el comité entrega el mando. El "C-4" se dirige a Málaga, quedando abarloado junto al "C-3" y "C-6", mientras el comandante y oficiales son trasladados al recién confiscado vapor "Monte Toro" en calidad de presos.

     Su primera acción de guerra tiene lugar en la noche del 26 al 27 de julio, en que efectúa 37 disparos de cañón y lanza un torpedo contra dos buques que cruzaban el estrecho de Gibraltar, sin lograr hacer blanco.

     El 28 de julio, frente a Hueva, recibe un impacto de la artillería terrestre nacional obligándole a retirarse de la zona y dirigirse a Tánger abarloándose al "Tofiño" para recibir las primeras ayudas.

     El día 1 de agosto sale de Málaga para Cartagena al objeto de hacer pequeñas reparaciones. Antes de salir hace entrega al "C-3" de toda la munición antiaérea y cargo de torpedos, así como distintos repuestos de la giroscópica.

     Una vez reparado, el día 22 de agosto sale de nuevo a la mar, esta vez en compañía del "C-5", entrando ambos en Málaga al día siguiente. Allí se reúnen con él "C-3", y el día 25 zarpan los tres hacia el frente Norte, donde más tarde se les uniría él "C-6". Su misión era intentar localizar y hundir al acorazado "España" y crucero "Almirante Cervera", que operaban por aquellas aguas. Asimismo y para aprovechar el tránsito, se les embarcó abundante armamento portátil y munición con destino a las tropas que operaban en Bilbao, entrando el día 29 en el puerto de Bilbao.

     Pero en un tardío acto reflejo, se recurrió al regreso de tres de los cuatro submarinos a la zona del Mediterráneo el 2 de octubre de 1936, por lo que salen, él "C-3", "C-4" y él "C-6", al mando del comandante de este último, C.C. Remigio Verdía. El día 8 entran en Málaga él "C-3" y "C-4", continuando él "C-6" hasta Cartagena.

     Hasta final del año opera solamente en aguas de Alborán teniendo como puerto base Málaga.

     Al comenzar 1937 se le asigna una nueva zona de operaciones, el levante español y el puerto desde el que opera, es el de Valencia. Entre febrero y marzo regresa a Cartagena para efectuar distintas obras, que incluyen varada. El 30 de marzo, finalizadas las obras, sale a la mar con él "C-1", con orden de atacar a los barcos que cruzan el Mediterráneo con tropas italianas, que vienen en apoyo de las fuerzas nacionales, pero el temor a los aviones que convoyan a los barcos de superficie, les hacía apartarse demasiado de las derrotas de navegación, por lo que los avistamientos de buques enemigos fueron muy escasos.

     De nuevo, el 7 de abril el Gobierno apremia al jefe de la Flota para que mande al Cantábrico todos los submarinos disponibles, como consecuencia de la crítica situación del frente Norte, y el hecho de haber perdido ya dos unidades en aquellas aguas, él
"C-5" y el "B-6". A las 14:30 horas se recibe un mensaje que ordena la salida "sin dilación" del "C-1" y "C-4" que parten a las 00:00 del día 13, aunque a la altura del estrecho de Gibraltar ambos regresan a Cartagena, por tener el "C-1" una pérdida de gasóleo en los diesel. El "C-4" decidió regresar también, para en caso necesario auxiliar a su compañero.

     A finales de abril es de nuevo enviado al Cantábrico, llegando a Bilbao el día 9 de mayo, donde se encuentra con él "C-4", y el "C-6" que había, salido unos días antes que él de Cartagena. Salen a la mar dos o tres días por semana y al caer Bilbao en manos de las tropas nacionales, toman como base los puertos de Santander y Gijón.

     Por aquellas fechas el crucero nacional "Almirante Cervera" se había convertido en una verdadera obsesión para los mandos navales de la República, y desde el Estado Mayor de la Marina, establecido en Valencia, se insta al jefe de la Fuerzas Navales del Cantábrico para que emplee todos los recursos a su alcance contra el crucero, a fin de que sea hundido antes de que el bloqueo termine de ceñirse sobre toda la cornisa cantábrica.

     El día 21 de junio él "C-4", avista al "Cervera", que a la vez se percata de la presencia de este y efectúa un ataque con cargas de profundidad, lo que obliga al submarino a efectuar una evasión, eludiendo responder al ataque.

     El día 25 de julio y cortada la comunicación con Asturias, el general Gámir, los vocales de la Junta de Santander, parte del Estado Mayor y algunos políticos abandonan Santander a bordo del "C-4", ante la inminente toma de la ciudad por parte de las tropas nacionales, hecho que habría de producirse horas después. El submarino, con toda la comitiva, sale a la mar a 01:30 horas, amparado en la oscuridad de la noche, con destino a Gijón, donde atraca el mismo día a las 23:45 horas. Allí se reúne con él "C-2" y él "C-6", que se habían replegado y tomado como base el puerto de El Musel.

     El día 28 de agosto este puerto es sometido a un bombardeo aéreo por parte de la aviación nacional, a resultas del cual él "C-4", que es sorprendido atracado, recibe varios impactos en la superestructura. Realizada una reparación de fortuna por parte de la propia dotación, el comandante se hace a la mar y le envía al ministro de Defensa, el siguiente mensaje: "En bombardeo Musel, metralla averió casco cinco sitios. Reparo provisionalmente. Es imprescindible dique. Navego sin pérdida de tiempo en demanda costa francesa. Solicito autorización. Propongo Burdeos. Dada situación zona, única manera de salvar barco para la República".

     Ante el asombro del Estado Mayor Central de la Marina, por un lado, y del jefe de las Fuerzas Navales del Cantábrico por otro, que se interrogan mutuamente acerca de dónde ha partido la orden de hacer salir a la mar al "C-4", el buque entra en el puerto francés de Le Verdon, el día 29 de agosto.

     Allí el comandante T.N. Lasheras coopera con el A.N. Ferrando, comandante del "C-2", (que se encuentra en Brest, internado desde la caída de Gijón), en el fracasado rapto de su submarino con ayuda de agentes nacionales.

     Se traslada a Burdeos el C.C. don Pedro Prado, para tomar el mando del "C-4" y del "C-2", tratando además de acelerar los trámites para la pronta incorporación de ambos al servicio activo y evitar que pudiesen quedar internados, dada la neutralidad del país vecino. A pesar de las gestiones para tratar de su pronta vuelta a la actividad, él
"C-4" permanece durante siete meses y medio en obras, pues no estaría listo hasta mediados de abril de 1938.

     El día 14 de abril de 1938 y bajo el mando del soviético G.I. Kuzmin, (Víctor Nicolás) y como segundo S.P. Lisin, (Leon), abandona el puerto francés para dirigirse a Cartagena adonde llega el día 23, entrando en fase de alistamiento. Después de alguna salida a la mar en pruebas, sale de nuevo plenamente operativo el 19 de junio, para incorporarse a su nueva base, Barcelona donde llega dos días más tarde.

     Del día 2 al 6 julio efectúa una patrulla de guerra, durante la cual el comandante G.I. Kuzmin emitió una queja en el sentido de que no pudo torpedear a un buque nacional, por el excesivo tiempo que tardó la dotación en preparar un tubo lanzatorpedos.

     El día 15 de julio se traslada a Mahón, principalmente para levantar la moral a los allí residentes. El 21 regresa a Barcelona y vuelve a salir el 26 para escoltar a un mercante hasta su puerto de destino. Posteriormente, localiza a un mercante nacional, pero en el momento del lanzamiento, el cable de izado del periscopio se partió y el ataque quedo abortado.

     El día 12 de agosto de 1938 a las 20:00 horas parte de la Ciudad Condal rumbo a Mahón llevando dos sacas que contenían 100 tarjetas postales y 300 certificados, de los que 200 fueron cursados con fines especulativos por la Agencia Filatélica Oficial. También se embarcaron unas 1.100 cartas de correspondencia normal, figurando en todos los sobres el matasellos con el cuño "Correo Submarino 11/agosto/1938. Barcelona", mientras que dos días después otro cuño rezaba "Correo Submarino 13/agosto/1938. Mahón, si bien el viaje de regreso fue efectuado el 17 de agosto, cuatro días más tarde.

     Curiosamente, el primer correo submarino del mundo se realizó navegando en superficie, sin que se registrara contratiempo alguno. Sin embargo, en el viaje de vuelta y para poder zafarse del acoso de los aviones nacionales con base en Palma de Mallorca, tuvo que navegar casi siempre en inmersión.

     La razón del envió de correo a Mahón se debió a que Menorca era la única isla del archipiélago balear que permanecía en el bando de la República, se encontraba prácticamente aislada a causa del bloqueo de los buques y aviones nacionales, que impedían la llegada de toda clase de suministros. Para levantar la moral de su población y conseguir una acción propagandística de favorable impacto.

     El mismo día que llegó a Barcelona, una vez desembarcadas las sacas de correo, continuó viaje hasta Cartagena, donde llegó el día 20, saliendo de nuevo el 23 en compañía del "C-2", con quien efectuó hasta finales de mes la vigilancia de las aguas próximas sin resultado positivo. El mes de septiembre continuó con la protección de la zona de Palos, hasta que el día 12 entra en dique seco para recorrido de la obra viva, hasta Navidad.

     El día 23 de diciembre, una vez reparado, sale a la mar para efectuar pruebas de mar. Durante estas el submarino varó, lo que originó una serie de escritos que hacían referencia a la incompetencia del comandante ruso, G.I. Kuzmin, (Víctor Nicolás). Así pues se tomó la decisión de reintegrar el mando a un oficial español. Con fecha de 27 de diciembre el Ministro de Defensa envió un telegrama al jefe de la Flota en los siguientes términos:"Nombre provisionalmente Comandante del "C-4" a Sebastián Gallo".

     La asignación del mando en el A.N. Gallo, se debió a que el resto de oficiales submarinistas ocupaban en ese momento otros cargos de más responsabilidad.

     En su primera salida, ya con mando español, sufre una rotura del eje de la bomba de aceite, que le obliga a regresar a puerto, saliendo de nuevo a pruebas el 9 de enero de 1939 y esta vez sin novedad. El día 10 toma el mando el T.N. Eugenio Calderón Martínez, partiendo a continuación a una patrulla de vigilancia entre el cabo Tortosa y Barcelona, regresando a Cartagena el día 14. A partir de este día su actividad se reduce a un par sé salidas en el mes de febrero de apenas algunas horas.

     El día 5 de marzo Cartagena se halla inmersa en los sangrientos acontecimientos que sucedieron al golpe de estado contra Negrín. A primeras horas de la mañana los buques surtos en la dársena de Cartagena sufren un intenso bombardeo aéreo de la aviación nacional. Los dos únicos submarinos que se encontraban operativos, él "C-2" y él "C-4", no sufrieron daños. Después del bombardeo y ya con la ciudad controlada por los sublevados, la flota es conminada por el general Barrionuevo a abandonar el puerto, en un plazo de 15 minutos, bajo la amenaza de ser hundidas por las baterías de costa. La flota recibe la orden de hacerse a la mar con rumbo a Argel. El "C-4" sale a las 12:00 horas, y ya en mar abierto, la flota recibe un mensaje de las autoridades francesas negando la entrada en Argel, dándoles la posibilidad de dirigirse a Túnez, al puerto de Bizerta. Ante este ofrecimiento, la flota se dirige allí, donde arriban el 7 de marzo.

     Al día siguiente se solicita el asilo político, quedando internado el submarino, bajo la custodia de cinco tripulantes españoles. El resto de la dotación es conducida a un campo de concentración en la localidad de Meheri Zabbens. El comandante fue el único que solicitó ser repatriado a España.

     El día 31 de marzo de 1939 llega a Bizerta, a bordo de los transportes "Mallorca" y "Marques de Comillas", el personal que deberá hacerse cargo de los buques internados. Haciéndose cargo de la comandancia del "C-4" el T.N. Juan García.

     El día 2 de abril, tan sólo 24 horas después de darse oficialmente por concluida la contienda civil, los buques "exrepublicanos", entre los que se encontraba él "C-4", se hacen a la mar en demanda del puerto de Cádiz, donde llegan a últimas horas del día 5.

DIA 30 DE ABRIL DE 1946, VISITA DEL GENERAL FRANCO

     Por Orden de 6 de mayo de 1939 él "C-4" pasa a segunda situación, con fecha retroactiva desde el 1 de abril. Dado que su estado general era relativamente bueno, por Orden de 12 de mayo se le pasa a tercera situación, causando alta en la Armada.

     El 3 de octubre de 1939 se nombra comandante, al C.C. Joaquín Cervera Cervera. La actividad de la Armada en esa época quedo reducida al mínimo, tanto por que las aportaciones para maniobras eran muy escasas, como por estar en pleno desarrollo la segunda guerra mundial, así que los días transcurrían mayormente atracados en la base, efectuando mantenimientos de rutina.

     El 3 de julio de 1941 es nombrado comandante, el C.C. Manuel Cervera Cabello. Este al igual que su predecesor, hizo pocos días de mar. La contienda mundial estaba en su punto culminante.

     En esta época los submarinos cambiaron el entonces clásico color gris claro de su casco por el blanco y la torreta se convirtió toda ella en una gran enseña al ser decorada con los colores de la recuperada bandera nacional.

     El día 28 de julio de 1942 es nombrado nuevo comandante el C.C. Manuel Castañeda Barca, que habría de ser a la postre el comandante más duradero de todos cuantos tuvo el submarino en sus casi 17 años de vida activa, pues ostentó el mando durante casi cuatro años.

     El día 20 de abril de 1946 toma el mando el C.C. Francisco Reina Carvajal.

     El día 30 de abril, el jefe del Estado, General Francisco Franco visitó Cartagena con motivo de un homenaje que se hizo a las víctimas del "Castillo de Olite", hundido frente a la isla de Escombreras. El Caudillo presenció los actos a bordo del "C-4", en el que salió a la mar, aunque no llegó a sumergirse.

     El 27 de junio la flotilla de submarinos, compuesta por él "C-2", que arbolaba la insignia de su jefe, capitán de navío Rafael Fernández de Bobadilla, él "C-4" y el "General Sanjurjo", zarpó de la Estación Naval de Sóller a las 08:30 horas, haciendo los tres inmersión en las proximidades de la bocana para efectuar trimado. A continuación hicieron superficie para dirigirse a un punto situado a 15 millas al 000 de cabo Gros, desplegándose una vez allí en formación, formando un triángulo equilátero de 10 millas de lado.

     A las 11:29 horas los tres submarinos adoptaron rumbo 070 y 7 nudos de velocidad, manteniendo la velocidad durante todo el ejercicio y cambiando de rumbo cada sesenta minutos, adoptando solo dos rumbos el 070 y el 250. A la 11:43 él "C-2", avista a los destructores "Alcalá Galiano", "Churruca" y "Lepanto" y después de transmitir el mensaje de avistamiento a los otros submarinos, hizo inmersión.

     El "C-2" fue el primero en atacar y a las 13:11 horas hizo superficie en situación al 024 del faro de Cap Gros y 22 millas, dirigiéndose al puerto de Sóller, esperando ver salir a flote poco después al "C-4" y al "General Sanjurjo", por ese orden.

     Pero a las 13:55 el destructor "Lepanto", último buque de la formación en línea de tres, de pronto contempló atónito cómo soplaba lastres y emergía justo a su amura de babor, y a tan escasos metros de él que le fue imposible reaccionar, un submarino: él "C-4".

     El "Lepanto" impacto con su roda justo en la zona comprendida entre el cañón y la proa de la torreta. Teniendo en cuenta que la velocidad del destructor, era de 14 nudos y que el submarino le mostró el través, más que producirle una brecha, lo debió literalmente casi partir en dos. Cuando empezó su búsqueda se avistaron trozos de corcho pintados de blanco, del revestimiento interior de la cámara de oficiales, así como algunos trozos de madera de caoba y media silleta de las utilizadas en la citada cámara.

     La situación geográfica del desgraciado accidente, fue al 013 del Morro de la Vaca y 13 millas. La sonda era de 300 metros.

     El recuento final arrojó la cifra de 44 víctimas:

1-C.C. Francisco Reina Carvajal.
4-T.N. Horacio del Barrio Delgado.
2-T.N. José Rivero Tapiador (alumno curso submarinos).
3-Capitán de Maquinas. José Cifuentes González.
5-A.N. Antonio Bosqué Blanch (alumno curso submarinos).
6-A.N. Francisco Martínez García (alumno curso de submarinos).
10-Mecánico Mayor Germán Ocampo Martínez.
7-Mecánico 1º David Laencina Vázquez.
9-Mecánico 1º Pedro Vázquez Sánchez.
15-Contramaestre Mayor Alejo Aldegunde Dorrego.
8-Electricista 1º Ginés Garrido Caparrós.
13-Electricista 2º Víctor Fernández Piñón.
12-Torpedista 2º Lucas Marchante Morales.
11-Mecanico 2º Raimundo Paredes Ramos.
14-Obrero 1º Barbero Sebastián Alonso Molina.
17-Cº1º Maniobra José Seoane Varela.
16-Cº1º Artillero Francisco Pérez Bayona.
42-Cº1º Electricista Jerónimo García Salmerón.
40-Cº1º Torpedista Pablo Martínez Martínez.
20-Cº1º Radiotelegrafista Manuel Cervantes Calderón.
21-Cº1º Radiotelegrafista José Fariñas Ollero.
30-Cº2º Electricista Norberto Pardo Albaladejo.
19-Cº2º Fogonero Diego Várela Madrid.
31-Especialista Artillero Luis Santos Sanz.
24-Especialista Mecánico Antonio Martínez Pardo.
32-Especialista Electricista Diego Vilar Martínez.
23-Marinero Preferente Fogonero Eugenio Medina Heras.
26-Marinero de Oficio Ramón Cemeli Masvidal.
33-Marinero de Oficio Antonio Berenguer Llorent.
41-Marinero de Oficio Benito Insúa Soto.
34-Marinero de Oficio Francisco Salvador Martínez.
22-Marinero de Oficio Benigno Gallego Díaz.
39-Marinero de Oficio Eduardo Gutiérrez Cerezo.
18-Marinero de 2ª José Pérez Martínez.
37-Marinero Distinguido Casimiro San Emeterio Tapia.
25-Marinero de 2ª Serafín Pérez Tudela.
35-Marinero de 2ª Juan Montes Romero.
38-Marinero Cocinero Elisardo Miniño Casemanes.
29-Marinero de 2ª Francisco Martínez Collado.
?-Marinero de 2ª Rafael García García.
36-Marinero de 2ª Vicente Fontán Fernández.
28-Marinero de 2ª José Charneco Olivera.
43-Marinero de 2ª Ramón Urtiaga Plazas.



     Como quiera que el destino es imprevisible, hubo gente que tenía que haber salido ese día a la mar y por alguna razón se quedaron en tierra, así como otros que no tenían previsto salir y sí lo hicieron. Entre los primeros se encontraba, el segundo comandante T.N. Enrique Rolandi Gaite, aquejado de un proceso gripal, el Torpedista 1º Manuel Nieto Fernández y el Cº2º Torpedista Matias Peña, que se quedaron regulando los torpedos que se habrían de lanzar en las fechas siguientes, el Marinero de Segunda Especialista José Gutiérrez Menéndez, que se quedo en tierra a última hora, por orden expresa del mando, para así aprovechar el día en hacer gestiones propias de su destino, ya que era el cartero del buque. Los cuatro eran de la dotación, a la que se sumo un quinto superviviente, que pertenecía al Estado Mayor de la Flotilla y se encontraba comisionado, quedando en tierra haciendo los partes de campaña de los días anteriores, José Llamas Espín.

     Pasados unos meses, el buque fue oficialmente dado de baja en la Armada. Hasta ese momento figuraba como "desaparecido". La orden apareció en el D.O. nº 34 de fecha 7 de febrero de 1947 y rezaba así:
"Visto el testimonio de la causa nº 70 de 1946, instruida en el Departamento Marítimo de Cartagena, con motivo de la pérdida del Submarino "C-4" y habiendo sido sobreseída definitivamente, por no existir indicios de responsabilidad criminal por parte de persona determinada, vengo en disponer sea dado de baja en la Lista Oficial de Buques de la Armada el antes citado
"C-4"
.


COMANDANTES DEL SUBMARINO "C-4"

CC. D. MANUEL PASQUIN DE FLOREZ
de 21.09.1929 a 04.09.1931
CC. D. JOSE LUIS DE RIBERA EGEA
de 04.09.1931 a 15.09.1932
CC. D. FERNANDO BUSTILLO DELGADO
de 15.09.1932 a 18.09.1934
CC. D. RAMON DE AUBAREDE LEAL
de 18.09.1934 a 18.07.1936
TN. D. JESUS LASHERAS MERCADAL
de 18.07.1936 a 29.09.1937
CC. D. PEDRO PARDO (Submarino reparando en Burdeos)
de 29.09.1937 a 14.04.1938
OF. RUSO G. I. KUZMIN(VICTOR NICOLAS)
de 14.04.1938 a 27.12.1938
AN. D. SEBASTIAN GALLO MARTINEZ
de 27.12.1938 a 17.01.1939
TN. D. EUGENIO CALDERON MARTINEZ
de 10.01.1939 a 07.03.1939
TN. D. JUAN GARCIA
de 07.03.1939 a 03.10.1939
CC. D. JOAQUIN CERVERA CERVERA
de 03.10.1939 a 03.07.1941
CC. D. MANUEL CERVERA CABELLO
de 03.07.1941 a 28.07.1942
CC. D. MANUEL CASTAÑEDA BARCA
de 28.07.1942 a 20.04.1946
CC. D. FRANCISCO REINA CARVAJAL
de 20.04.1946 a 27.06.1946


REGRESA AL PRINCIPIO


"C-5"

     El submarino "C-5", fue construido por la Sociedad Española de Construcciones Navales de Cartagena, que puso su quilla el día 10 de octubre de 1924, botado el 28 de octubre de 1929 y entregado a la Armada el día 16 de abril de 1930.

     Cuando empezó la Guerra Civil se encontraba en el dique flotante de la Base de Submarinos de Cartagena, al objeto de cambiar uno de los motores eléctricos principales, y equilibrar las líneas de ejes.

     Pertenecía a la División de Cartagena y lo mandaba el C.C. Antonio Amusátegui Rodríguez, fusilado en el regimiento España nº 3. El segundo comandante era el T.N. Antonio Ruiz González (considerado de antecedentes izquierdistas y leal a la república, será nombrado Jefe de la Base) y como oficial él A.N. Ferrando, que es trasladado al "C-6". Sin mandos abordo, se forma un Comité de Control y Vigilancia, formado por un Auxiliar, un cabo y un marinero, quienes no aceptan ningún mando que no sea de su total confianza. Ante la imposibilidad de nombrar comandante a un oficial, puesto que todos eran considerados fascistas, el contramaestre Jacinto Nuñez, se ofreció voluntario para mandarlo y el T.N. Ruiz presionado, aceptó el nombramiento. La dotación tenia muchas reservas, pero como el contramaestre estaba considerado un excelente profesional y una gran persona aceptaron la situación.

     El día 22 de agosto de 1936, zarpa con rumbo a Málaga y con la misión de interceptar el paso de las tropas Nacionalistas desde el Africa hacia la Península. Esa misma noche se izo una inmersión para comprobar el trimado y comprobar el buque en inmersión, el submarino cogió una gran inclinación a bajar y ante la imposibilidad de hacerlo reaccionar, el contramaestre mando soplar la proa, pero el retraso en abrir la ventilación del lastre de proa, cuando el submarino estaba reaccionando, hizo tomar una descontrolada inclinación a subir, los timoneles y auxiliares de trimado, nerviosos no acertaban a adrizar el buque y el responsable del soplado, cabo Nicolás García soplo todos los lastres, y el submarino subió a superficie descontroladamente y ya no se repitió la inmersión, dirigiéndose en superficie al puerto de Málaga donde se encontraban el "C-1", "C-2" y "C-3", al mando del T.N. Vicente Ramírez de Togores, que izaba su insignia en el "C-1", cuyo comandante era el C.C. Lara. Lo cual no era lógico, pues era de mayor categoría militar que el jefe de flotilla.

     Ante la desastrosa experiencia de la inmersión en Cartagena, hizo comprender al Comité y a la dotación, que necesitaban un comandante experimentado si querían tener alguna oportunidad de sobrevivir en la mar. El jefe de Flotilla nombra el 25 de agosto de 1936, comandante al C.C. Lara, que no gozaba de la confianza del comité, pero tuvieron que aceptar la propuesta pues el resto de comandantes y oficiales, tenían ya destino o habían sido fusilados. Se nombro segundo comandante a Avelino Bernadal, oficial de la Marina Mercante que poco sabia de submarinos. Y a Eusebio Fernández maquinista de 3ª como jefe de Maquinas. Hasta aquí el mando militar, pero el mando real lo tenia el presidente del Comité, el auxiliar radio José Porto, que además era el destinatario de las órdenes del Estado Mayor de la Armada.

     El mismo día 25 por la noche, sale rumbo a Tánger, el comandante ordena cruzar el Estrecho de Gibraltar en superficie, amparados en la oscuridad de la noche y el mal tiempo reinante, pero el Comité de a bordo le impuso el paso en inmersión. En la cámara de mando se reunieron todos los oficiales, el contramaestre Jacinto Núñez y José Porto, presidente del Comité, para deliberar y trazar el rumbo más adecuado con arreglo a las corrientes marinas de aquella noche en la mar. Así era como funcionaba todo en esa guerra. Sobre las dos de la mañana del día 26 el submarino varo en la costa africana frente a Tarifa, después de intentar reflotarlo de todas formas sin conseguirlo, fue la subida de la marea la que al final, libero al submarino, entrando en Tánger esa misma mañana, quedando fondeado junto al "C-1" y "C-2".

     El mismo día 26 se recibe la orden de zarpar hacia el Norte, pero él "C-5" al levar anclas aborda al "C-1", abriéndole en su proa una brecha, que le obliga a regresar a Cartagena a reparar, partiendo los demás hacia el Cantábrico. El día 30 de agosto entran en Bilbao.

     Estando en puerto recibe el mensaje con la situación del acorazado "España", en las proximidades del cabo Mayor, dirigiéndose el submarino en su búsqueda. El día 31 de agosto a las 01:30 horas un serviola avista al acorazado, se hace inmersión y empieza la aproximación, al estar a distancia de lanzamiento se lanzan dos torpedos, que realizaron una carrera anormal, por lo que la dotación penso en un sabotaje, pero de nuevo se comenzó la aproximación esta vez acercándose más al "España" y se lanzaron dos torpedos más, virando el submarino a continuación para alejarse del blanco, pero al escucharse la explosión de los torpedos, la situación no correspondía con la del acorazado, habían colisionado con cabo Mayor. El fallo de los torpedos a tan corta distancia es algo que sólo el C.C. Lara podría explicar y que lógicamente despertó serias sospechas en el comité, dirigiéndose el submarino a Portugalete.

     El día 3 de septiembre navegando en superficie se avistaron dos Bous nacionales armados, los "Tritonia" y "Virgen del Carmen", el presidente del comité ordeno atacarlos al cañón, algo que no dejaba de ser una temeridad, dado el escaso valor de los Bous comparado con las averías que estos podrían producir en el submarino. Comenzado el ataque, a los Bous se les unió el hidroavión "Brage", ante lo angustioso de esta situación el presidente del comité mando llamar al C.C. Lara para que retomara el mando. El comandante ordenó inmediatamente hacer inmersión, abandonando la munición en cubierta, ya en cota 50 metros, comenzó el ataque con cargas de profundidad del destructor "Velasco", que había llegado a la zona, una de las cargas estallo cerca del submarino dejándolo sin propulsión y en oscuridad total, iniciando un descenso incontrolado, afortunadamente se navegaba cerca de costa y toco fondo a 85 metros de profundidad. Después de 44 angustiosas horas trabajando incansablemente consiguieron salir a superficie y dirigirse al puerto de Bilbao. Informado el Estado Mayor de la necesidad de entrar en dique para reparar, no le dieron importancia considerándolo un pretexto para regresar a Cartagena, esta circunstancia infundió una pasividad en la dotación, avivando su instinto de la conservación.

     A mediados de septiembre navegando en superficie en la zona de cabo Peñas, se recibió un mensaje con la situación del crucero "Almirante Cervera" (el mejor buque de la marina nacional), una vez avistado el crucero, el presidente del comité eufórico ante la posibilidad de hundirlo, tomo el mando, dejando de lado al comandante, pero mandandole colocarse en el periscopio al ser el único capacitado para dar distancias al blanco, cuando el presidente dio la orden de hacer fuego, el comandante dijo que era imposible disparar porque se había interpuesto el crucero alemán "Königsberg", ante esta negativa el presidente del comité cogió la pistola que siempre llevaba encima e intento asesinar al comandante, solo los buenos oficios del jefe de maquinas y el contramaestre evitaron la tragedia allí mismo, aunque el comandante Lara fue confinado en su camarote y tachado de traidor, relevándolo el segundo comandante.

     Al final del mes de octubre, otro incidente mostró el estado de la situación interna del submarino. La guardia nocturna fue sorprendida por una docena de hombres armados que se apoderaron del submarino expulsando a la guardia sin darles explicaciones, enterado el comité y el comandante se personaron en él "C-5", comprobando que los asaltantes eran agentes del gobierno de Euzkadi, que tras unas gestiones del Estado Mayor, devolvieron el submarino. Este hecho se saldó con un Consejo de Guerra al centinela, el marinero especialista Cayuelas Robles, que salvo su vida al amenazar al tribunal popular formado en el submarino, con contar al exterior la vergonzosa conducta e incompetencia del presidente del comité. El resultado fue silenciar todo, pero recomendando el desembarco de este marinero cuando embarcase su relevo. Lo cual ocurrió el día 31 de diciembre, desembarcando el marinero Cayuelas del "C-5" con todos sus enseres.

     A las 19:00 horas del día 31 de diciembre de 1936 zarpó del puerto de Bilbao, siendo la ultima vez que fue visto. Al día siguiente unos pesqueros al regresar a puerto, trajeron la noticia del avistamiento de una gran mancha de gasoil y aceite situada a 11 millas al Norte de Ribasesella, además se confirmó que se había perdido el enlace con él "C-5".

     Además de marinero Cayuelas, otros dos hombres salvaron la vida, gracias a encontrarse ingresados en el hospital, el cabo radio José Tafalla y el auxiliar de máquinas José Antonio Vilar.

     Las conjeturas sobre la causa del naufragio fueron muchas, imperando la teoría del autohundimiento provocado por su comandante, algo que parece chocar con varias circunstancias. ¿Porque ahora iba a hundir el submarino cuando hacia tres meses lo había salvado?. El comité no tenia confianza en él, como pudo un hombre solo y vigilado hundir un submarino. El comandante Lara era un ferviente católico, incapaz de cometer un suicidio o asesinato de inocentes, que incluso habían intercedido por el ante el comité. Lo causa más probable de la perdida del submarino pudiera ser un accidente debido al mal estado en que quedo después de su hundimiento.

     Lo que sí queda claro en las memorias del marinero D. Ramón Cayuelas Robles, que la conducta del Capitán de Corbeta D. José Lara Dorda, de no haber sido afecto a la causa nacional, pudo haber cambiado el curso de la guerra en el mar al poder haber hundido, a los dos buques más valiosos de la Escuadra Nacional, el acorazado "España" y el crucero "Almirante Cervera".


TRIPULACION DEL SUBMARINO "C-5" QUE CONSTA EN LOS ARCHIVOS DEL MINISTERIO DE MARINA EL DIA QUE SE HUNDIO

-Comandante, Capitán de Corbeta D. José Lara Dorda. -2º Comandante, Capitán Mercante D. Avelino Bernadal. -Jefe de Maquinas, 2º Maquinista D. Eusebio Fernández Vázquez. - 3º Maquinista, D. Manuel Espinosa. - 3º Maquinista, D. Miguel Gillén Conesa. - 3º Maquinista, D. Mariano Martínez Velasco. - 1º Auxiliar Torpedos y Elec. D. José Noceda Coello. - 1º Auxiliar Torpedos y Elec. D. Miguel Ruiz Vézquez. - 2º Auxiliar Torpedos y Elec. D. Mariano Marcos Cuesta. - 2º Auxiliar Torpedos y Elec. D. Genaro Pérez Dopico. - 2º Auxiliar Radio (Pte. Comité), D. José Porto Vigo. - 2º Auxiliar Contramaestre, D. Jacinto Núñez Núñez. - 2º Auxiliar de Maquinas, D. Luis Orcajada Sánchez. - 2º Auxiliar de Maquinas, D. Donato Carlos Garía. - Cabo 2º, Marinería D. Mariano Gómez Martínez. - Cabo 2º Marinería, D. Nicolás García Ros. - Cabo 2º Marinería, D. Ramón Gayol García. - Cabo 2º Artilleria, D. Andrés Soto Rosanso. - Cabo 2º Artilleria, D. Enrique Trujillo Sánchez. - Cabo 2º Torpedos, D. Antonio Lunieres Torromé. - Cabo 2º Torpedos, D. José Nadal Bertomeu. - Cabo 2º Fogonero, D. José Navarro Sogores, - Cabo 2º Fogonero, D. José Valero Martínez. - Cabo 2º Electricista, D. Bartolomé Hernández Salazar. - Cabo 2º Enfermero, D. Antonio Sánchez Pérez. - Cabo 2º Electricista, D. Emilio Domínguez Pérez. - Fogonero Especialista, D. Diego Vera Valero. - Fogonero Especialista, D. Andrés Muñoz Navarro. - Fogonero Especialista, D. Pedro Castejon García. - Fogonero Especialista, D. Juan A. Asensio Parra. - Marinero Especialista, D. Sebastian Asensio Méndez. - Marinero Especialista D. Antonio Tadeo Roldán. - Marinero Especialista, D. José Costa Ferrer. - Marinero Especialista D. Juan Leal Plaza. - Marinero Especialista, D. Angel Pérez Piñero. - Marinero Especialista, D. Pablo Florit Cervera. - Marinero Especialista, D. Ramón Cayuelas Robles. - Marinero Especialista, D. Jose Sánchez Doménech. - Marinero Especialista, D. José Franco Sánchez. - Marinero Especialista, D. Manuel Gómez González. - Marinero Especialista, D. Enrique Martí Portugués.

     No se conoce el nombre del sustituto del Marinero Cayuelas Robles.

     Fue dado de baja oficial en la Marina por O.M. de 31-07-1941.


COMANDANTES DEL SUBMARINO "C-5"

CC. D. FERNANDO BRUQUETAS LLOPIS
de 16.04.1930 a 18.01.1932
CC. D. CARLOS BARREDA TERRY
de 18.01.1932 a 16.01.1934
CC. D. PEDRO SANZ TORRES
de 16.01.1934 a 16.01.1936
CC. D. ANTONIO DE AMUSATEGUI RODRIGUEZ
de 16.01.1936 a 18.07.1936
CONTRAMAESTRE D. JACINTO NUÑEZ
de 18.07.1936 a 25.08.1936
CC. D. JOSE LARA DORDA
de 25.08.1936 a 31.12.1936


REGRESA AL PRINCIPIO


"C-6"

     El submarino "C-6", fue construido por la Sociedad Española de Construcciones Navales de Cartagena, que puso su quilla el día 12 de febrero de 1925, botado el 26 de diciembre de 1929 y entregado a la Armada el día 27 de septiembre de 1930.

     Cuando empezó la Guerra Civil se encontraba en el puerto de Cartagena, División a la que pertenecía. Su comandante era el C.C. Romero Carnero, su segundo comandante era en funciones el A.N. Castañeda y como oficial el A.N. Ferrando Talayero.

     A las 10 horas del día 18 de julio de 1936, en cumplimiento a la orden recibida en la Flotilla de Submarinos, por el Ministro de Marina, sale de Cartagena junto con los submarinos "B-6", "C-1", "C-3" y "C-4", rumbo al Estrecho y al mando del jefe de Flotilla, C.F. Francisco Guimerá Bosch, que arbola su insignia en él "C-1" y con la misión de interceptar el paso de las tropas Nacionalistas desde el Africa hacia la Península, situándose escalonadamente desde el cabo de Gata al estrecho de Gibraltar.

     En la dotación existían brotes de nerviosismo, y por ciertos elementos se ejercía una vigilancia discreta sobre los oficiales, particularmente en la cámara de popa, por hallarse el único torpedo de combate en el tubo nº 5.

     El día 20 de julio de 1936, entra en el puerto de Málaga junto con el resto de la flotilla donde el Capitán de Fragata Guimerá y los mandos y oficiales de la flotilla son relevados del mando o nombrados para otros puestos.

     El nuevo comandante es el A.N. Sánchez Gómez (del "C-1"), que más tarde lo entrega al anterior, C.C. Romero.

     El día 15 de agosto zarpa hacia el Cantábrico junto con él "C-3", con órdenes concretas de torpedear al acorazado "España" y al crucero "Cervera, pero él "C-3", sufrió averías en los motores que le obligaron a regresar a Cartagena, continuando el "C-6" en solitario

     Una vez en Gijón y por mensajes recibidos desde Madrid, dando la posición de los buques enemigos, él "C-6", sorprendió fondeado al crucero "Cervera", que disparaba contra la ciudad. Su comandante, se desentendió desaprobechando así una buena ocasión, reanudando la navegación hacia San Sebastián, donde el acorazado "España", a poca velocidad, hacia fuego. En esta ocasión tampoco el comandante Mariano Romero se decidió a utilizar los torpedos basándose en dificultades técnicas y la dotación lo relevo del mando acusándolo de traición, y la misma dotación entrega el mando al Alférez de Navío Julián Sánchez-Ferragut Gómez.

     En un tardío acto reflejo, el 2 de octubre de 1936, el Gobierno recurre al regreso de los submarinos "C-3","C-4" y "C-6",a la zona del Mediterráneo. El día 8 entran en Málaga él "C-3" y "C-4", continuando él "C-6" hasta Cartagena.

     El 1 de septiembre, vuelve a salir de Cartagena con destino al Cantábrico, con armamento y municiones, al mando del Alférez de Navío Sánchez-Ferragut y vigilado por el presidente del comité politico del submarino, el auxiliar primero de torpedos y electricidad Ernesto Conesa Avilés, con la graduación de Alférez de Fragata. Nada más llegar a su destino, el día 3, los patrulleros "Tritonia" y "Virgen del Carmen" lo atacan con fuego de cañón al avistarlo en superficie. Después se incorporan al ataque los remolcadores armados "Galicia" y "Argos" y los bous "Juan Ignacio" y "Denis", obligándole a hacer inmersión tras una hora de combate artillero. Vuelto a superficie, es atacado de nuevo por un hidro "Savoia_62" nacional y seguidamente por el destructor "Velasco", forzándolo de nuevo a sumergirse y lanzándole dos cargas de profundidad.

     En esta segunda fase de lucha en la que resulta averiado el bou "Juan Ignacio", el submarino logra escapar a Gijón sin sufrir ninguna avería, aun cuando los nacionales creían haberlo hundido. Las consecuencias de este primer encuentro entre las unidades nacionales y el submarino recién llegado al Cantábrico surte un gran efecto en la moral de los submarinistas que no esperaban encontrar una oposición tan tenaz como la que han tenido que soportar en su nueva zona de operaciones.

     Por Orden del 10 de noviembre de 1936 es nombrado jefe de la escuadrilla de submarinos y comandante del "C-6", al C.C. Verdia, que ejerce el mando hasta su muerte en enero de 1937.

     El 15 de enero de 1937 regresa a Cartagena, para efectuar un periodo de pequeñas reparaciones que eran necesarias.

     El 1 de febrero toma el mando el Capitán de Corbeta Luis Martínez, oficial soviético llamado Iván Alekseievich Burmistrov, y como ayudante suyo el Teniente de Navío Victor Nicolás, también ruso, que utilizaba este nombre o el de Juan Valdés Matisse, siendo su verdadero nombre Nikolai Paulovich Equipko, de origen griego. Este ultimo fue el oficial que tomo el mando del submarino "C-2" en Saint Nazaire, llevándolo a Cartagena.

     El "C-6" efectúa una patrulla por las costas del Levante español desde el día 5 al 11 de febrero, sin ningún resultado positivo. El día 19 por la noche vuelve a salir a la mar con las órdenes de bloquear Palma de Mallorca y torpedear todo buque mercante que entre o salga de puerto, pero esta misión se frustra por que a las 15,09 horas del día 21, mientras navegaba a cota 25 metros, a la altura de cabo Blanco, es atacado por un avión nacional que le lanza varias bombas, que le producen por la explosión una pérdida de nafta en sus tanques por lo cual regresa a Cartagena a reparar, entrando en la noche del día 22 y permaneciendo en esta situación hasta el día 28 de marzo en que vuelve a estar operativo.

     El día 28 de marzo de 1937 y con su comandante ruso Burmistrov, viaja de nuevo al Cantábrico y toma como base el puerto de El Musel, donde se reunió con él "C-2" y "C-4" que habían llegado de Santander una vez había sido ocupada por los nacionales.

     El día 12 de mayo a las 07,00 horas, por avería en el motor de la giroscópica, entra en el puerto de Bilbao, quedando atracado en Galdamer; a las 09,25 horas se dió orden de cubrir artillería por la presencia de la aviación nacional, que a las 09,30 horas lanzó un rosario de bombas, alcanzando una de ellas la cubierta del submarino junto al cañón por la banda de estribor, produciendo víctimas y destrozando la superestructura, averiando el pie del cañón y el casco resistente, y también tuberías y cables eléctricos que se encontraban en la zona de la explosión. El submarino fue trasladado por un remolcador a los talleres de la S.E. de C.N. de Sestao para reparar, permaneciendo en esta situación hasta el 31 de mayo.

     El 18 de junio zarpa de Santander con el propósito de hundir alguno de los buques nacionales que operan cerca de costa, y el 20 consigue alcanzar una buena posición de ataque con torpedos contra el crucero nacional "Almirante Cervera", y le lanza dos a una distancia de 2.000 metros sin lograr impactar ninguno de ellos, este es otro de los muchos fracasos de estos submarinos. Más adelante, el 9 de julio, vuelve a localizar a este mismo barco e intenta aproximarse lo suficiente para efectuar otro ataque, pero el blanco no se deja atrapar porque habitualmente navega a gran velocidad y cambia constantemente de rumbo.

     El 24 de agosto, sufre un ataque por cargas de profundidad lanzadas por el crucero "Baleares", averiándole los timones de buceo de proa, por lo cual tiene que dirigirse a puerto, entrando en Gijón a las 14,00 horas del día 2 de septiembre, una vez burlado el bloqueo intenso a que está sometido este puerto por la flota nacional.

     A primeros de septiembre y después del bombardeo del puerto él "C-2" y "C-4", parten hacia Francia. El "C-6" no pudo zarpar, por estar averiado. A mediados de octubre, ya listo para navegar, intentó romper el bloqueo que ejercía la flota nacional y al mando de su comandante ruso largó estachas del muelle y se hizo a la mar, entre puntas se sumergió y avisto al minador "Júpiter" al que el comandante no dudo en tomar como blanco. Disparo dos torpedos, el primero lo esquivó el "Júpiter" en una rápida guiñada y el segundo torpedo se hundió como un plomo tan pronto salió del tubo.

     Después de este fracaso él "C-6" opta por regresar a Gijón y el día 20 de octubre víspera de la entrada del Ejército nacional en la ciudad asturiana, la aviación descargo un fuerte bombardeo sobre las instalaciones portuarias, produciéndole averías, las cuales le impedían sumergirse y ante la imposibilidad de repararlo, el jefe de las Fuerzas Navales en el Cantábrico, Capitán de Navío D. Valentín Fuentes ordena su hundimiento, para evitar que caiga en manos del ejercito nacional.

     El mismo día 20 de octubre es hundido por su dotación frente a las costas del Musel, Gijón y a cien metros de profundidad.

     Fue dado de baja oficial en la Marina por O.M. de 31-07-1941.

     En 1948 fue recuperado y reflotado, con ayuda de flotadores de aire y cabrias del puerto de Gijón. Pero cuando era remolcado hacia el desguace, falto el remolque y volvió a hundirse en aguas del Cantábrico.


COMANDANTES DEL SUBMARINO "C-6"

CC. D. JOSE NUñEZ RODRIGUEZ
de 27.09.1930 a 30.09.1932
CC. D. RAFAEL GUITIAN CARLOS-ROCA
de 30.09.1932 a 11.11.1934
CC. D. MARIANO ROMERO CARNERO
de 19.11.1934 a 18.07.1936
MAQUINISTA LEON
de 18.07.1936 a 20.07.1936
AN. D. SANCHEZ-FERRAGUT GOMEZ
de 20.07.1936 a 15.08.1936
CC. D. MARIANO ROMERO CARNERO
de 15.08.1936 a 01.09.1936
TORPEDISTA D. ERNESTO CONESA
de 01.09.1936 a 10.11.1936
TN. D. REMIGIO VERDIA JOLI
de 10.11.1936 a 01.02.1937
CAP. M. MER. D. FIDEL ESPERANZA ZABALA
de 01.02.1937 a 25.03.1937
OF. RUSO I. BURMISTROV (LUIS MARTINEZ)
de 25.03.1937 a 20.10.1937


REGRESA AL PRINCIPIO