Pantano de Jánovas

PANTANO DE JÁNOVAS



En memoria de Jánovas y Lacort, pueblos deshabitados a consecuencia del proyecto de construcción del pantano de Jánovas. Página dedicada a las personas que tuvieron sus orígenes en estas poblaciones del Pirineo Aragonés.

 

 

El embalse de Jánovas se proyectó construir en el el curso medio del río Ara en la comarca oscense del Sobrarbe

El embalse de Jánovas se sitúa en la comarca oscense del Sobrarbe, que destaca por su riqueza natural, incluyendo el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido y parte de los Parques Naturales de Posets-Maladeta y Sierra y Cañones de Guara. Las comunicaciones en esta zona de difícil orografía se estructuran en torno a los ejes que delimitan los dos ríos principales: el Cinca recorre el territorio de norte a sur, mientras que el río Ara desciende un buen trecho de oeste a este, aprovechando la Depresión Intrapirenaica, donde se sitúan los pueblos más grandes, L'Ainsa y Boltaña. El río Ara nace en la frontera con Francia en la Sierra de Sandanerlo, descendiendo por la garganta de Bujaruelo y alcanzando los pueblos de Torla y Broto, para, una vez serenado en los llanos de Sarvisé, continuar por Fiscal, Lacort, Lavelilla, Jánovas y Boltaña, hasta desembocar en el Cinca a la altura de L'Ainsa. Recibe por su margen derecha al Arazas, el río que nace en el valle de Ordesa. (Hacia el sur de L'Ainsa todavía se asienta casi la mitad del territorio comarcal, en una zona aún montañosa, donde el fondo de valle se encuentra totalmente ocupado por dos enormes embalses: Mediano y El Grado). Los núcleos, tierras y patrimonios de Jánovas, Lavelilla, Lacort y otros situados por debajo o en el entorno de la cota 710 m, fueron objeto del proceso expropiatorio, a los que habría que añadir los más de 27 patrimonios adquiridos en los núcleos de Ligüerre de Ara, Javierre, Santa Olaria, Albella, San Juste y Fiscal, encima de dicha cota, por parte de la empresa hidroeléctrica concesionaria. La expropiación de Jánovas, Lacort y Lavelilla, fue un factor desencadenante del abandono de gran parte del valle medio del Ara y de toda La Solana de Burgasé. La zona media de la cuenca la componían tres municipios: Burgasé, Albella-Jánovas y Fiscal. Vivían 1.787 personas (censo de 1951), de las cuales quedaron, al final del proceso expropiatorio, 346 (censo de 1981) y un único término municipal, el actual término municipal de Fiscal, producto de la fusión de los tres términos municipales preexistentes.

 

 

CONSECUENCIAS DEL PROYECTO DEL PANTANO DE JÁNOVAS SOBRE EL VALLE MEDIO DEL ARA

Las pérdidas que ocasionó este proyecto fraguado en los años 20 e impulsado en los 50 fue tal que todavía hoy el curso medio del río Ara es un gran despoblado dentro del valle. En el caso de Jánovas cuya morfología era bajomedieval semejante a otros pueblos de la zona, no sólo fue expropiado y desalojado sino que además dinamitaron sus casas para que evitaran la tentación de volver a ellas. Lacort, con el último Batán de tecnología preindustrial de Aragón, fue igualmente desalojado, sus altas casas sufrieron los rigores del paso del tiempo. En Lavelilla se encuentran escasos restos de la iglesia parroquial de San Pedro ad Víncula, de estilo lombardo, siglo XI, también se encuentran en ruinas los dos torreones defensivos uno del siglo XI y otro del XVI. Lavelilla poco tiene que ver con las fotografías que tomara Lucien Briet a principios del siglo XX, Lavelilla es hoy un amasijo de ruinas informes que apenas permite reconocer sus casas y sus construcciones auxiliares. Lavelilla (Viliella) en 1495 contaba con 5 fuegos, en el siglo XIX según Madoz (1845 - 1850) contaba con 8 casas. Todo ello ocasionó una gran perdida para el patrimonio de esta zona. Los daños colaterales en el vecino valle de la Solana que se abre al norte y en la orilla izquierda del Ara, fueron aún peores, la salida natural del valle era entre Fiscal y Janovas justo donde se construía el pantano. Casi 10 pueblos se despoblaron porque el proyecto condenaba sus tierras de cultivo, su salida natural y a sus vecinos más prósperos de la ribera del Ara: Jánovas y Lacort.

A consecuencia del proyecto de construcción del pantano de Jávonas en estas tierras pirenaicas se empezaron a despoblar pueblos de la ribera media del Ara. El valle de la Solana resultó muy perjudicado por este proyecto. Este valle se abre a la izquierda del río Ara, con pueblos como Tricas, Muro de Solana, Sasé, Cájol, Semolué, Geré, Burgasé, Giral, Ginuábel, Castellar, Villamana, San Felices de Solana, San Martín de Solana, Puyuelo y Campol. Entre estos pueblos hay buenos ejemplos de casas tradicionales, edificios medievales, casas señoriales del S. XVI al XVIII e Iglesias del S.XV (con pinturas murales) y otros tantos ejemplos del patrimonio histórico de estos valles, que también albergan espacios naturales de gran valor ecológico.

Como consecuencia de este despoblamiento se perdió la fuerte identidad colectiva y etnológica de las gentes de estos valles, el folklore, el habla y parte de su patrimonio histórico. Aunque pudiéramos reconstruir estos lugares nada podría ser igual porque tradiciones con siglos de arraigo se vieron truncadas por el proyecto de construcción del pantano de Jánovas.

En Huesca entre los pantanos que sí se construyeron encontramos al pantano de Yesa, en la canal de Verdún, con miles de habitantes expropiados y desarraigados de su lugar de origen, con Iglesias románicas, casas y puentes medievales y pueblos enteros inundados bajo las aguas del pantano, lo que supuso una considerable pérdida para el patrimonio cultural e histórico del alto Aragón.

 

 

Jánovas no se rinde

El día 28 de diciembre de1960 se publicó en el Boletin Oficial de la Provincia de Huesca, la resolución de la comisaría de aguas del Ebro, en la que figuraba la relación de fincas y propietarios expropiados.

Para convencer a las familias que se resistían a abandonar Jánovas de que marchasen, se procedía sin previo aviso a la voladura con dinamita de las casas que ya estaban desalojadas, gracias a las casas recias de buena piedra donde se refugiaban y vivían los vecinos de Jánovas no hubo ningún percance, allí se vivía algo parecido a un bombardeo, además de los cristales, los tejados quedaban seriamente dañados por efecto de las piedras que volaban disparadas a consecuencia de las explosiones, afortunadamente al exponer los hechos, los vecinos de Jánovas en el despacho del gobernador civil de Huesca, Víctor Fragoso, procedió a impedir las voladuras. Iberduero siempre negó haber utilizado explosivos ni ningún otro género de medios violentos o coactivos, los derribos de las casas continuaron a base de picos, mazos y palas escavadoras.

La casa-habitación del maestro estaba en la tercera planta del edificio de la escuela, esa planta estaba sobre la reservada al aula, la empresa decidió demolerla como otras muchas casas de su <propiedad> ahora bien tuvo que limitarse al piso de arriba con el inferior no pudo hacer lo mismo pues la inspección de Huesca mientras hubiese niños no decretaba la extinción de la escuela. Los niños tuvieron que sufrir el estruendo del derribo de la planta superior. La escuela estaba en el conjunto de bienes comunales que la junta vecinal había vendido a Iberduero en el año 1962 dicha venta estaba en litigio, dicho litigio siguió durante muchos años.

El 4 de agosto de 1966 un empleado de Iberduero y afecto al servicio de expropiaciones de la empresa, tiró la puerta de la escuela de una patada, agarró a la maestra de los pelos y la sacó fuera, detrás salieron los niños entre empujones y patadas.

Emilio Garcés y Antonio Buisán que era cartero, vivían en casas que les habían sido arrendadas, los dueños habían vendido o habían sido expropiados. La presión que tuvieron que soportar fue constante.

Buisán compró una vaca para criar al pequeño de sus cinco hijos, le denunciaron por guardar la vaca en una cuadra de un familiar suyo, cuadra que en esos momentos era propiedad de Iberduero. Le volvieron a denunciar por dejar la vaca y un ternero en una cuadra de un antiguo vecino de Jánovas al cual había pedido permiso, es denunciado por el mismo motivo, pernoctar vacuno en una cuadra propiedad de Iberduero S.A., le denunciaban hasta cuando llevaba a apacentar la vaca al campo. Buisán había plantado patatas en un huerto frente al puente colgante cuando estaba recogiéndolas con su hijo, detrás se puso un tractor llevándose todo por delante, después lo labraron todo los tractores. Buisán estaba muy enfermo y fue la última persona que falleció en Jánovas.

En el pueblo de Lacort, Iberduero también utilizó estos mismos métodos a Ramón Giral Palacio le labraron en el año 1971 varias fincas que tenia sembradas, Iberduero las consideraba suyas por estar expropiadas, pero evidentemente Giral no opinaba lo mismo, al menos hasta que el tribunal supremo no resolviera el recurso presentado sobre la expropiación. Un perito enviado por el juzgado de Boltaña dió fe de que los cultivos estaban destrozados al haber pasado por ellos un tractor de grada de discos.

Cuando quedaron solos los Garcés-Castillo les fue bloqueado el puente colgante en tres ocasiones para impedirles el acceso a la carretera.

Estos sólo son algunos ejemplos de los malos modos que se utilizaron con los vecinos de Jánovas.

 

El 14 de febrero de 1967 sólo quedaban abiertas tres casas las de Emilio Garcés Frechín, Antonio Buisán Lacort y Miguel Pera en aquel entonces la comisaría de aguas del Ebro envió a Jánovas las actas de ocupación de sus viviendas.

A principios del año siguiente Miguel Pera se fue a Barcelona. Tras la muerte de Antonio Buisán en el año 1969 su viuda se resistía a abandonar el pueblo pero los hijos no querían dejarla allí sola todo el año, los fríos son intensos en las montañas pirenaicas y las noches, largas y obscuras, sobre todo en un lugar prácticamente deshabitado y en ruinas, donde a menudo se producían prolongados cortes de luz. Así que finalmente María Pueyo acabó por acceder a pasar los inviernos lejos de su casa. Durante quince años, el matrimonio Garcés-Castillo vivió en Jánovas sin más compañía que la de sus hijos los fines de semana y la de los Buisán para el verano. Francisca Castillo se quedaba completamente sola durante todo el día arreglando la casa los huertos y los animales, pues Emilio se iba a trabajar y volvía a la anochecida. Allí permanecieron hasta el 20 de enero de 1984.

 

ESCUELA DE JÁNOVAS, AÑO 1965

 

 

Declaración de Impacto Ambiental

 

El día 10 de febrero de 2001, se publica en el BOE la Declaración de Impacto Ambiental, firmada por el Secretario General de Medio Ambiente un año antes. En la misma, tras diversas consideraciones e incluyendo diversos anexos sobre la tramitación del expediente ambiental, el órgano competente “no considera pertinente” la construcción de la presa por sus “adversos impactos ambientales”. (El río Ara es el mayor río virgen de la cordillera pirenaica y de la cuenca del Ebro). La misma semana de la publicación en el BOE, la totalidad de los grupos parlamentarios de las Cortes de Aragón manifiestan su satisfacción.

 

Emilio Garcés y su mujer, Francisca Castillo, «los últimos de Jánovas». El sábado 10 de Noviembre de 2001 fue para ellos uno de los mejores días de su vida. El estudio de impacto ambiental del pantano que se iba a construir en las tierras que tuvieron que abandonar a la fuerza ha resultado negativo y el embalse que iba a regular el río Ara ya no se va a hacer. La pesadilla que comenzó en 1951, tras la aprobación del plan de explotación y la declaración de utilidad pública de este embalse, había terminado.

La familia Garcés-Castillo acogió con gran satisfacción la decisión del Gobierno de retirar el proyecto de regulación del río Ara por incumplir la normativa de impacto ambiental, pero no olvidan los años de lucha y de sufrimiento que les supuso dejar sus tierras.

El matrimonio formado por Emilio y Francisca recibió la noticia de que Jánovas nunca se construirá al recibir una llamada de José María Santos, profesor de Guaso. «Me quedé como si me hubiera caído un rayo –dice Francisca, que cogió el teléfono–. Se la dije a Emilio y aun me dijo si no me había confundido».

 

CRONOLOGIA DE UN EMBALSE IMAGINARIO

 

A raíz de las primeras concesiones a APLICACIONES INDUSTRIALES S. A. del aprovechamiento del agua del río Ara con destino a usos industriales se han venido produciendo cambios de titularidad, modificaciones de proyecto y caducidad en las concesiones.

En el año 1917 se concedió la aprobación del salto de Fiscal y en el 1923 se concedió el salto de Boltaña-Aínsa, las concesiones caducaron sin que se realizara obra alguna.

(Concesiones publicadas por el Ministerio de Fomento el día 14 de septiembre de 1917 y el día 6 de octubre 1923, en la Gaceta de Madrid).

APLICACIONES INDUSTRIALES S. A., entre febrero y marzo de 1929, presenta los proyectos en el que se construiría una presa de una altura mayor de 55 metros en el estrecho de Jánovas, inundando Jánovas, Lavelilla y Lacort, también se proyectaba una compleja batería de obras en el río Ara a partir de Fiscal. Estos proyectos no llegaron a ser aprobados, se conservan en el Archivo de la Comisaría de Aguas del Ebro. Desde entonces estos pueblos estuvieron condenados a desaparecer.

El día 14 de abril de 1945 una orden ministerial transfiere la concesión a IBERDUERO S.A. El 25 de agosto del mismo año se aprueba el PLAN DE APROVECHAMIENTO presentado por la empresa.

El día 28 de marzo de 1951. Una orden Ministerial aprueba el PLAN DE CONSTRUCCIÓN DE LOS APROVECHAMIENTOS DEL RÍO ARA ENTRE FISCAL Y AINSA... Supone una modificación no justificada de las concesiones anteriores. Proyecta embalses en Fiscal, Jánovas, Boltaña y Escalona. Concede un plazo final de 20 años para concluir la totalidad de las obras. Y declara la utilidad pública del negocio, lo que conlleva la posibilidad de expropiación forzosa de Jánovas, Lavelilla, Lacort y otras fincas. La orden ministerial posibilita la destrucción física de la zona media del río Ara, de la forma de vida y patrimonio de sus gentes y la fractura de la comarca.

El día 29 de abril de1952. Orden ministerial (BOE). Plan definitivo de obras.

El día 28 de diciembre de 1961. (B.O. Provincia de Huesca). Resolución de la comisaría de aguas del Ebro. Relación de fincas y propietarios expropiados.

1966, 15 de septiembre. Comisaría de aguas del Ebro. Requiere justificación por interrupción del plan de obras.

1971, 25 de marzo. IBERDUERO S.A. solicita prórroga de un año para presentar un nuevo proyecto.

1971, 15 de julio. Orden ministerial (BOE). Prórroga con plazo de un año.

1972, agosto. IBERDUERO SA presenta su Proyecto Reformado, para una capacidad de 548'5 Hm3.

1983, 31 de mayo. Resolución de la Dirección de Obras Hidráulicas para que se modifique la capacidad a 350 Hm3.

1983, octubre. IBERDUERO S.A. presenta su Proyecto Modificado, para una capacidad de 350 Hm3. Con un presupuesto de 19.400 millones.

1983, 28 de febrero. Comisión Provincial de Urbanismo-Huesca (D.G.A.). Impone a IBERDUERO S.A. la obligación de ajustarse a un Plan Especial del Área.

1984, 21 de enero. B.O. Provincia de Lérida. Instando la declaración de utilidad pública del Proyecto Modificado. Treinta días para reclamaciones.

1984, 6 de julio. Informe de la Jefatura de Huesca del ICONA.

1984, 31 de octubre. IBERDUERO S.A. presenta su "Contestación a las reclamaciones formuladas durante el periodo de información pública" (hubo 742 escritos de reclamación).

1985. Se perfora el túnel de derivación. Después las obras se paralizan.

1986, 28 de junio. Real Decreto Legislativo 1302, de evaluación de impacto ambiental. Su reglamento se aprueba por Real Decreto 1131/1988, de 30 de septiembre.

1992, 30 de junio. B.O. de las Cortes de Aragón de 7 de julio. Resolución relativa a criterios sobre política hidráulica en la Comunidad Autónoma de Aragón (Pacto del Agua).

1993, 31 de junio. Resolución de la Dirección General de Calidad de Aguas desestimando el proyecto de 1983. Mantiene la vigencia de la o.m. de 28 de marzo de 1951, con nuevas condiciones. Plazo de terminación del salto de Jánovas: 5 años.

1993, octubre. IBERDROLA S.A. presenta la memoria-resumen del salto de Jánovas, inicio del procedimiento de evaluación de impacto ambiental.

1993, noviembre. El Ayuntamiento de Fiscal concede la licencia para las obras preparatorias (ataguía para la desviación del río). El 18 de diciembre de 1997 una crecida del Ara de unos 700 m3/s de caudal punta tropezó con la presa-ataguía de Jánovas destinada a desviar las aguas por el túnel del polémico embalse. La presión del agua rompió la ataguía, hecha de materiales sueltos, formándose un gran boquete. La crecida resultante marcó un caudal de 1.551 m3/s (4 m de altura en el aforo) en Boltaña, el tercero más alto del siglo, produciendo la ruptura de defensas y la inutilización de la cabañera real, y obligando a desalojar el núcleo de Margudgued.

1993, diciembre. El defensor del pueblo comunica una sugerencia como respuesta a las quejas formuladas (sugiere proceder a la reversión y la caducidad de la concesión). Incluye el informe de la Dirección General de Obras Hidráulicas de 4 de octubre, comunicando al defensor del pueblo que está en tramitación el expediente.

1993, 30 de diciembre. La concesión y las obras pasan a E.R.Z. (Compraventa otorgada por Iberdrola SA)

1995, 10 de enero. La Dirección General de Calidad de Aguas deniega la solicitud de reversión de los bienes y derechos afectados por la construcción del embalse de Jánovas, al estar en fase de construcción.

1995, 1 de junio. B.O.P. Plazo de un mes para alegaciones al Estudio de Impacto Ambiental. Previamente se había publicado dicho estudio, encargado por E.R.Z a la empresa EYSER.

1998, 2 de marzo. El pleno del Ayuntamiento de Boltaña aprueba una moción contra el embalse de Jánovas. Los plenos de los ayuntamientos de Plan, San Juan de Plan, Gistaín, Bielsa, Tella-Sin y Laspuña se adhieren al texto. Meses antes, las aguas del río Ara destruyen la ataguía construida.

1998, El Consejo Nacional del Agua da el visto bueno a los proyectos de directrices de cuenca.

1998, 11 de agosto. BOE, real decreto 1660/1998 de 24 de julio por el que se aprueban los Planes Hidrológicos de Cuenca.

1999, 1 de mayo. Se presenta el Manifiesto por la dignidad de la Montaña, suscrito por 33 ayuntamientos, 6 mancomunidades y ADELPA.

1999, 26 de mayo. El Pleno del ayuntamiento de Fiscal suscribe el texto anterior y acuerda por unanimidad oponerse a la construcción de la presa (17 de mayo). Semanas después el Pleno de la Mancomunidad de Sobrarbe toma acuerdo en el mismo sentido.

2000, febrero. A.R.A. inicia un contencioso-administrativo en el Tribunal Superior de Justicia de Aragón para que la Confederación Hidrográfica del Ebro declare extinta la concesión de caudales en poder de ERZ (grupo ENDESA). Al año siguiente, el tribunal envía el expediente a la Audiencia Nacional.

2000, mayo. El Gobierno de Aragón remite la propuesta de Lugares de Interés Comunitario de la región Alpina, el río Ara constituye un LIC continuo desde nacimiento hasta Fiscal. La Dirección General del Medio Natural manifiesta públicamente su interés de incluir más tramos en la propuesta de la región Mediterránea. Finalmente, el Gobierno de Aragón propone todo el río, a excepción del tramo Fiscal-Jánovas.

2001, 10 de febrero. Se publica en el BOE la Declaración de Impacto Ambiental, firmada por el Secretario General de Medio Ambiente un año antes. En la misma, tras diversas consideraciones e incluyendo diversos anexos sobre la tramitación del expediente ambiental, el órgano competente “no considera pertinente” la construcción de la presa por sus “adversos impactos ambientales”. (El río Ara es el mayor río virgen de la cordillera pirenaica y de la cuenca del Ebro). La misma semana de la publicación en el BOE, la totalidad de los grupos parlamentarios de las Cortes de Aragón manifiestan su satisfacción.

 

 

2008, 7 de julio. El Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino comunicó el día 7 de Julio de 2008 el inicio del proceso de reversión de las propiedades expropiadas por el embalse de Jánovas, asunto que conlleva la extinción a Endesa Generación de las concesiones de los saltos hidroeléctricos de Fiscal y Jánovas, en el río Ara, y Escalona-Boltaña, en el río Cinca, aprovechamientos definidos en 1951 y relacionados con el proyecto de embalse de Jánovas, obra descartada por su Declaración de Impacto Ambiental negativa.

 

2008, 10 de diciembre. Fecha fijada para que comience oficialmente el proceso administrativo de reversión a sus antiguos propietarios de los terrenos expropiados en 1961 para la construcción del pantano de Jánovas.

La Confederación Hidrográfica del Ebro ha sido designada por el Ministerio para iniciar la tramitación administrativa y desarrollar los expedientes de reversión a los expropiados o sus herederos. La CHE cuenta en estos momentos con una lista de 114 interesados a los que enviará los modelos de solicitud para la reversión. Los interesados tendrán un plazo de tres meses a partir de la notificación para presentar la solicitud cumplimentada y la documentación que acredite la titularidad original de las propiedades expropiadas. Asimismo, dado el tiempo transcurrido desde la expropiación forzosa y al no disponer este Organismo de los datos de todos los posibles interesados, se publicará la correspondiente nota anuncio en el Boletín Oficial del Estado. En este caso, el plazo para el ejercicio del derecho de reversión será de tres meses a contar desde la publicación de dicha nota anuncio.

2009, 4 de febrero. La Confederación Hidrográfica del Ebro publicó la correspondiente nota anuncio en el Boletín Oficial del Estado al objeto de que llegue la notificación a aquellos afectados de los que no se dispone su actual dirección postal o de su derecho sobre la reversión, se fija en 3 meses el plazo de presentación de las solicitudes cumplimentadas para quienes no han recibido la documentación en su domicilio, en este caso el 4 de mayo finalizará el plazo para presentar la solicitud de reversión de terrenos expropiados por Jánovas.

 

2010, 23 de junio. Se publica en el Boletín Oficial del Estado la resolución de la Dirección General del agua por la que se anuncia: Contratación de servicios para el plan de desarrollo sostenible para el entorno territorial de Jánovas. El Ministerio de Medio Ambiente, y Medio Rural y Marino (MARM) ha licitado, a través de la Dirección General del Agua, la contratación de servicios para la redacción del plan de desarrollo sostenible para el entorno territorial de Jánovas (Huesca).

 

 

Quizá en el fondo siempre ha habido un problema de viabilidad económica, posiblemente el pantano ya no era rentable e Iberduero estuvo buscando argucias para poder aumentar su caudal, anegando más territorios circundantes o implicar al estado para que participase en los gastos. La empresa nunca estuvo conforme ni en la cantidad de recursos hídricos que tendría que desviar para regadíos.

 

 

La zona media de la cuenca la componían tres municipios: Burgasé, Albella y Jánovas, y Fiscal. Vivían 1787 personas (censo de 1951); de las cuales quedaron, al final del proceso expropiatorio 346 (censo de 1981) y un único término municipal.

 

 

LOS ÚLTIMOS AÑOS EN JÁNOVAS

 

Antonio Garcés Castillo:

Soy antiguo vecino de Jánovas. Y me gustaría explicar hoy cómo vivíamos en Jánovas, Lavelilla y Lacort en aquellos tiempos. Soy demasiado joven para acordarme de todo pero procuraré recoger las vivencias de los antepasados por si fuera posible recuperarlas de nuevo.

Estos pueblos eran prácticamente autosuficientes. Se vivía principalmente de una agricultura y una ganadería muy compaginadas, ya que en Jánovas hay muchas hectáreas de cultivo en dos mesetas muy grandes, las Coronas, y, a la vez, mucho monte donde pastoreaba el ganado, vacuno, lanar y cabrío principalmente. Se iba de pastor según el número de cabezas que tenía cada vecino, o sea, cada 10 cabezas te tocaba un día; así, una persona cuidaba el ganado de todo el pueblo de manera democrática.

Había plantaciones de olivos y vides para la obtención del aceite y el vino.

Existía la Sociedad Electro-harinera de Jánovas, en el molino se producía electricidad para estos pueblos, para La Solana y Valle Vió. Se abastecían también de todos los cereales que se molían.

Las explotaciones forestales hacían que el pueblo tocara su buen dinero subastando la madera que, antiguamente, embarcaba rumbo a Tortosa en las navatas que hoy hemos podido recordar, y recuperar así una bonita tradición del Ara.

Pero sin duda, lo que más llamaba la atención en estos pueblos era el agua: agua por todas partes. Una acequia transcurría desde el puente de Lacort a Jánovas, permitiendo regar toda la zona baja. Bastaba con mirar la huerta y los frutales para ver cómo se podía vivir.

Hay que hablar también de los servicios en Lacort, esos comercios que abastecían a Solana y Valle Vió. Albañiles, carpinteros, sastre, zapatero, ebanista, correo, mesón, carnicero, barbero, colchonero, hilanderos, herrero, en fin, que había de todo.

Cuando llegaba un transeúnte, fuera quien fuera, el alguacil pasaba por la casa que tocaba a decir hoy te toca dar de cenar y dormir a este hombre. Luego, para evitar esto, se construyó un pequeño albergue para transeúntes. Allí podían hacer fuego y pasar la noche sin tener que molestar a nadie.

Llama la atención que entonces existía un seguro pactado, con el cual, si a alguien se le cae la casa o se le quema o cualquier otra incidencia, pues todo el pueblo iba a reconstruirla; unos a por piedra, otros con las caballerías a por losa a la Solana, gente a por madera, etcétera, hasta que se quitaba el agua y se podía volver a habitar. Esto muestra lo adelantados que estaban ya entonces, y la solidaridad y armonía que había entre todos los vecinos.

En los años cuarenta existía también una sociedad de teatro, una gran coral que actuaba en misa todos los domingos, un salón recreativo donde, en poco rato, se preparaba una verbena ya que contaban con algún que otro músico. Se practicaba frontón y ciclismo y carreras pedestres. Se iba de romería a San Urbez y a Santa Marina o Navaín.

Voy a recordar las Fiestas Mayores en honor de San Miguel, el 29 de septiembre, sin duda, esta fiesta era muy famosa. Las mejores orquestas del momento querían volver siempre a Jánovas: Estrellas Negras, Orquesta Ríos, fiestas inolvidables para todos los que podían acudir. Tengo aquí una copia del programa de fiestas de 1925.

Era típico de carnaval un disfraz que simulaba a una anciana llevando a colicas a un señor, y que iba en la ronda encorriendo a toda la gente, principalmente a los críos.

Más o menos, así éramos y así vivíamos.

Pero luego pasó lo que pasó. De repente, teníamos que abandonar lo nuestro. Pero no quisiera hablar hoy de toda la pesadilla que tuvimos que pasar. Jánovas, Lavelilla y Lacort en el valle del Ara, en un pequeño paraíso privilegiado, incomparable. Todos deberíamos cuidarlo y mimarlo, como dice la Constitución de 1978. Artículo 45.2: “Los poderes públicos velarán por la utilización racional de todos los recursos naturales con el fin de proteger y mejorar la calidad de vida y defender y restaurar el medio ambiente apoyándose en la indispensable solidaridad colectiva”.

Todos sabemos cómo está hoy Jánovas, cómo se ha atentado contra el medio ambiente. Pero la utilidad pública es un imperativo legal que está por encima de todo: se puede violar la ley, aquí no pasa nada. 103 familias de estos tres pueblos, más de mil personas si contamos La Solana tuvimos que marchar de casa, como dice la Habanera Triste. Once escuelas quedaron sin alumnos que cobijar. Sobrarbe comenzó a desmembrarse.

Pero hoy las cosas han cambiado, la Montaña pirenaica es un importante centro turístico y de vida privilegiada, muchos son los que suspiran por una casita aquí. Muchos los barranquistas, muchos los amantes de la naturaleza salvaje, tal cual, y hasta las gaviotas y las cigüeñas se están parando a vivir con nosotros.

¿Cómo serían Jánovas, Lavelilla y Lacort hoy? Si vemos las fotos de González Sicilia que están hoy aquí expuestas y miramos Torla, Broto, Fiscal, Boltaña o Ainsa. Cómo eran tan sólo hace unos pocos años y cómo son ahora, después de tres décadas. Con poca imaginación veríamos Jánovas, Lavelilla y Lacort hoy.

No podemos compararlo con Ligüerre de Ara, que, aunque allí siguen las gentes, no ha crecido por temor a un pantano grande que los inundara. Tampoco con esos tres pueblos de la margen derecha, San Felices, Planiello y Albella, que sufren también las consecuencias. Con un acceso antinatural: para venir a los pueblos con servivios, Boltaña o Ainsa, tienen que ir a Ligüerre a cruzar el río por una pista rudimentaria; cuando por Jánovas adelantarían cuatro partes en tiempo. Por cierto, el paso de Jánovas, cabañera obligada para la trashumancia de todo Solana y Valle Vió está cortado desde que se rompió la ataguía. Y, aunque está denunciado, aquí no pasa nada.

Sobrarbe se convierte en la comarca más deprimida y despoblada de Aragón, más dejada de la mano de Dios. Como no hay gente, poco importa: no hay votos que recoger.

La Defensora del Pueblo, en el 93, ya dijo que había caducado la concesión por incumplir los plazos y que nos pertenecía la reversión de las propiedades, pero aquí no pasa nada. También desde Europa llegan voces en contra de macroproyectar embalses y abrir para ellos los grifos de los fondos de cohesión.

Muchos vecinos de Jánovas, Lavelilla y Lacort queremos volver a nuestros pueblos. Más podríamos ser sino por que el cambio de vida, del pueblo a la ciudad, se llevó al otro mundo a mucha gente, sobre todo a la gente mayor. Y queremos volver a sabiendas de que se han perdido las costumbres y la tradición. En ese sentido ya no sería lo mismo, pero más vale tarde que nunca. Estamos en nuestro derecho, Sobrarbe se mantiene por el trabajo diario de sus gentes. Por favor, que nos quiten la espada de Damocles de encima y que nos devuelvan lo que nos fue injustamente expropiado y expoliado. Y, como dice La Ronda, Sobrarbe renacerá.

Ya para terminar, quiero dedicar unas palabras a la nostalgia. He vivido en Jánovas los primeros veinte años de mi vida. Sin duda, donde mejor he vivido. Recuerdo de crío el Batán de Lacort, una joya recuperada hoy en Fiscal; o esa vieja noria que tanto me llamaba la atención; o esas torres de Lavelilla que, por desgracia, sólo podemos ver hoy en alguna foto antigua; o el frontón en la plaza de Jánovas; o la portalada de la Iglesia; o los gigantescos cachigos que fueron mutilados; o las serpientes talladas en piedra en la fuente que ahora queremos recuperar. Pero, sobre todo, recuerdo esos paseos por el canto del río, el rugir del Ara cuando pasamos el puente colgante o esos baños de verano en cualquier gorga. Eso no lo puedo olvidar. Quien quiera puede verme en fin de semana por Jánovas cuando voy a recordar Cuánto daría porque mis hijos, y sus hijos, pudieran pasear siempre por la orilla del Ara.

 

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

JÁNOVAS VÍCTIMAS DE UN PANTANO DE PAPEL

Marisancho Menjón, narra en su libro "JÁNOVAS VÍCTIMAS DE UN PANTANO DE PAPEL" la dramática historia vivida en el valle de Ara, una hermosa zona del Sobrarbe, cercana al Parque Nacional de Ordesa, como consecuencia del proyecto de construcción de un pantano. Hace casi cincuenta años, las gentes de Jánovas, Lavelilla, Lacort y toda la Solana, fueron obligadas a marcharse, diecisiete pueblos quedaron destrozados y el valle quedó convertido en un lugar desolado por culpa de una obra que nunca llegó a hacerse. Aún hoy, sin embargo, no se ha desechado definitivamente su realización, ni se han devuelto las propiedades arrebatadas a sus antiguos habitantes, ni se ha reparado la injusticia cometida con toda una comarca "en nombre del interés general".

"JÁNOVAS VÍCTIMAS DE UN PANTANO DE PAPEL" 1ª Edición, Marisancho Menjón Ruiz, Biblioteca Aragonesa de Cultura, Ibercaja - 2004.  2ª Edición (revisada, ampliada y actualizada), Marisancho Menjón Ruiz, Pirineum Editorial - 2006.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------



Congreso de los diputados miércoles 2 de febrero de 2005

 

Es el turno de réplica del señor Labordeta.
El señor LABORDETA SUBÍAS: Muchas gracias,
señora presidenta. Perdone que le haya llamado antes presidente, pero no veo por detrás todavía. (Risas.)
Muchas gracias, señor ministro, por la explicación.
Lo que quiero decirle fundamentalmente es que hay una Ley de 1954, la Ley de Expropiación Forzosa, que afecta sobre todo a la región en la que yo vivo, Aragón, produciendo una serie de desajustes y actos absolutamente desfavorables. Esa ley que todavía sigue vigente, a pesar de todos los impedimentos que le puedan poner los tribunales constitucionales, hizo algo tan terrible como lo que por ejemplo pasó en Jánovas en el año 1961. Le voy a leer algunos textos de lo que pasó
en aquellos momentos de la expropiación, la cual sigue vigente, es decir, ese tipo de expropiación se puede seguir haciendo. Para esa época -esto lo cuenta Antonio Palacios, que es hijo de una casa del pueblo- había que hacer la declaración de las tierras para el catastro. Entonces fue cuando nos llamó el ingeniero del catastro, don Ricardo Abad, y nos reunió para dicha declaración, haciéndonos ver que si declarábamos las tierras como de segunda y tercera categoría, pagaríamos menos. Además, que si había que vender cobraríamos lo mismo. Por supuesto que hasta ese momento todos teníamos confianza y creíamos en él. Ese fue el primer error, pues en el año 1961 salió en el Boletín Oficial del Estado la construcción del pantano de Jánovas y ese mismo señor Abad vino al pueblo en 1962 a intimidarnos y a decirnos que teníamos que venderlas en nombre de Iberduero como tierras de tercera categoría.
En efecto, el 28 de diciembre de 1961 se había publicado la larguísima relación de los afectados en un boletín oficial y en los días siguientes lo fue en la prensa aragonesa. Para esa fecha ya se había empezado a revolucionar el pueblo, las noticias eran amenazadoras, la obra de ejecución inminente, y la necesidad de dejar las casas y salir del pueblo un día u otro, más pronto o más tarde, irremediablemente. El personal de Iberduero, funcionarios del Estado que actuaban en su nombre, llevaban meses haciendo mediciones en las fincas y ofreciendo comprar tierras y edificios en Lavelilla y Lacort y sobre todo en Jánovas, que era el pueblo más grande y en muchos aspectos el principal de la zona. Los primeros afectados directos, sin embargo, no iban a ser estos tres pueblos, sino los de La Solana de Burgasé. Esa declaración suponía la obligatoriedad de repoblar con árboles nada menos que 2.376 hectáreas de terreno más otras 825 de pastizales mejorados en los términos municipales de Fiscal, Burgasé, Albella, Boltaña y Fanlo, debido a que los arrastres y corrimientos que se producen en estos terrenos aportan materiales sólidos a los torrentes afluentes del río Ara en la zona ocupada por el embalse de Jánovas. Los obligados a efectuar la repoblación, además, eran los propios dueños de los terrenos. Era algo así como obligarles a cavar su propia tumba. Forzosamente y a sus expensas tenían que plantar árboles en los terrenos que dedicaban a pasto para sus ganados y, si se negaban, su única alternativa era la expropiación de las fincas o su venta directa al patrimonio forestal del Estado. Era una sentencia de muerte para 14 pueblos del valle de La Solana. Esa misma ley de expropiación produce el abandono de todo un pueblo que se llama La Garcipollera y exactamente por las mismas razones que se planteaban aquí, porque los arribes de esos pueblos arrastraban sobre el pantano, en este caso el pantano de Yesa. Curiosamente, el pantano de Jánovas no se hace y entonces la pregunta es: ¿A quién pedimos la responsabilidad con esa Ley de Expropiación de 1954? Nadie en este momento está aceptando el problema de la indemnización de la reinserción. Las tierras siguen, es decir, se ha parado el pantano. Iberduero se lo ha pasado a Endesa, y Endesa no dice nada. ¿Las tierras son de los propietarios o no son de los propietarios? Es decir, la ley, que usted dice que es muy clara, está absolutamente confusa y confundida. Y lo mismo pasa con la presa de Val, en la zona del Moncayo. El Tribunal Supremo ha dictado una sentencia a favor de los propietarios y la Administración no la cumple. Señor ministro, aunque no sea un planteamiento muy importante para muchos ciudadanos españoles que han tenido que salir de sus pueblos, a veces se les ha obligado a marcharse de un sitio equivocadamente porque luego
no se iba a utilizar como pantano, ustedes deberían posibilitar por lo menos una reinserción positiva. Usted ha dicho que no se pueden construir chalets en la Caldera de Taburiente. Señor ministro, no se fíe usted porque están intentando hacerlo en el glaciar del Aneto, quieren hacer también pistas de esquí y son capaces de construirle a usted chalets allí. Cualquier día llegará usted a La Palma y verá aquello lleno de chalets tipo mallorquín, blancos y maravillosos.
Muchas gracias.

 

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

BOLETÍN OFICIAL DE LAS CORTES GENERALES
CONGRESO DE LOS DIPUTADOS
VIII LEGISLATURA
Serie D: GENERAL
5 de marzo de 2007

Núm. 516

 

184/090633 Autor: Gobierno.


Contestación a don José Antonio Labordeta Subías (GMx) sobre fecha en la que el propietario actual de la zona expropiada por el embalse de la localidad aragonesa de Jánovas manifiesta verbalmente su compromiso de revertir todos los terrenos del embalse (núm. reg. 173869) ... (Página 122)

(La pregunta de referencia fue publicada en el "BOCG. Congreso de los Diputados" serie D, núm. 459, de 3 de noviembre de 2006.)


Madrid, 9 de febrero de 2007.-El Secretario de Estado de Relaciones con las Cortes.

Página 122

184/090633

(184) Pregunta escrita Congreso

AUTOR: Labordeta Subías, José Antonio (GMx).


Respuesta:

En 1951 se aprobó la utilidad pública del denominado embalse de Jánovas, el vaso de dicho embalse inundaría los pueblos de Jánovas, La Velilla y Lacort llegando su cola hasta las proximidades del municipio de Fiscal.
La finalidad del embalse era doble, por un lado la producción de energía eléctrica para la concesionaria Iberduero, S. A. y, por otro, proporcionar recursos hídricos para los riegos dependientes del Sistema de Riegos del Alto Aragón. En el año 1963 se declaró la necesidad de ocupación de las fincas -iniciándose la expropiación, estando desde esa fecha los núcleos urbanos antes citados en estado de abandono. El 10 de febrero de 2001 el BOE publicó la Declaración de Impacto Ambiental negativa de dicho embalse.


En la disposición adicional octava de la Ley 11/2005, que modifica la Ley 10/2001, del Plan Hidrológico Nacional, se recoge la desestimación de la construcción del pantano de Jánovas y la elaboración de un Plan de Desarrollo Sostenible para el municipio afectado (Fiscal, provincia de Huesca), Plan que elaborarían conjuntamente las Administraciones General del Estado, Autonómica y Local.


A estos efectos, la Confederación Hidrográfica del Ebro contrató la redacción de un estudio denominado "Estudio de zonas inundables y delimitación del dominio público hidráulico del río Ara y afluentes".


Este estudio servirá para la iniciación del correspondiente expediente de deslinde para lo cual ya se ha entregado una copia a la empresa hidroeléctrica Endesa, titular actual de la concesión del salto de Jánovas, para que proceda a la identificación catastral de los propietarios afectados en su día por la construcción de dicho embalse.


Asimismo, está en tramitación el expediente de extinción de la concesión hidroeléctrica. Una vez finalizado y extinguida ésta, se notificará a los propietarios expropiados en su día para que ejerciten su derecho a la reversión, de acuerdo con la Ley de expropiación forzosa, teniendo en cuenta que hay fincas que fueron adquiridas mediante acuerdos privados entre los titulares y la hidroeléctrica que están fuera de este proceso de reversión.


En esta misma zona incide el hecho de que el Gobierno de Aragón, con fecha 26 de julio de 2005, aprobó la ampliación del Lugar de Importancia Comunitaria Río Ara.


Por último, cabe indicar que las Administraciones implicadas han iniciado ya contactos para sentar las bases de la elaboración del mencionado Plan de Desarrollo Sostenible.

 

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

 


Los antiguos vecinos de Jánovas y Lacort estuvieron esperando durante casi medio siglo la reversión de las propiedades expropiadas.

 



-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Las propiedades de Jánovas tienen dos catalogaciones. Las hay que fueron expropiadas, por lo que los antiguos dueños o sus descendientes podrán instar para recuperarlas un proceso de reversión en el que deberán pactar el precio con el Estado. Sin embargo, otras fueron adquiridas por Iberduero mediante pactos particulares con los propietarios, por lo que su cambio de manos requiere acuerdos entre los reclamantes y Endesa. Este segundo paquete queda fuera del proceso de reversión administrativa.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

 

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

El Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino comunicó el día 7 de Julio de 2008 el inicio del proceso de reversión de las propiedades expropiadas.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

El 10 de diciembre de 2008 es la fecha fijada para que comience oficialmente el proceso administrativo de reversión a sus antiguos propietarios de los terrenos expropiados en 1961 para la construcción del pantano de Jánovas.

Los afectados por las expropiaciones fueron 151 propietarios de 1.290 fincas, con una superficie rústica de 498 hectáreas y de 42.858 metros cuadrados de superficie urbana en los términos municipales de Jánovas, Lavelilla, Lacort, Albella, Ligüerre de Ara, Javierre de Ara, Santa Olaria y Burgasé. (Según la Orden de Expropiación Forzosa publicada en el Boletín Oficial de la Provincia de Huesca el 28 de diciembre de 1961).

El 10 de diciembre de 2008 se comenzarán a enviar las cartas a cada una de las personas que fueron expropiadas o a quienes puedan ser sus herederos. Se comunicarán sus derechos a los propietarios, que tendrán un plazo de 3 meses para presentar la documentación requerida.

La Confederación Hidrográfica del Ebro ha sido designada por el Ministerio para iniciar la tramitación administrativa y desarrollar los expedientes de reversión a los expropiados o sus herederos. La CHE cuenta en estos momentos con una lista de 114 interesados a los que enviará los modelos de solicitud para la reversión. Los interesados tendrán un plazo de tres meses a partir de la notificación para presentar la solicitud cumplimentada y la documentación que acredite la titularidad original de las propiedades expropiadas.

Asimismo, dado el tiempo transcurrido desde la expropiación forzosa y al no disponer este Organismo de los datos de todos los posibles interesados, el 4 de febrero de 2009 la Confederación Hidrográfica del Ebro publicó la correspondiente nota anuncio en el Boletín Oficial del Estado al objeto de que llegue la notificación a aquellos afectados de los que no se dispone su actual dirección postal o de su derecho sobre la reversión, se fija en 3 meses el plazo de presentación de las solicitudes cumplimentadas para quienes no han recibido la documentación en su domicilio, en este caso el 4 de mayo finalizará el plazo para presentar la solicitud de reversión de terrenos expropiados por Jánovas.

 

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Los antiguos propietarios afectados por la construcción del embalse de Jánovas podrían pagar hasta 30 veces más que el dinero que recibieron en su día, para recuperar sus tierras y sus casas dentro del proceso de reversión.

Endesa, que compró a Iberduero los derechos de explotación del río Ara, aplicara conforme a la Ley de Expropiación Forzosa, que en su artículo 55 determina que la cuantía de la reversión se debe calcular en función del Índice de Precios al Consumo (IPC) actualizado. Éste podía suponer multiplicar hasta por 33 veces lo que hace casi 50 años recibieron los propietarios.

Los antiguos vecinos, que han constituido la Asociación de Afectados de Jánovas, consideran que la decisión de ENDESA no es justa porque "no es lo mismo un terreno baldío que en producción, y no es lo mismo una casa en ruinas que una casa habitable". La Ley de Expropiación Forzosa contempla la posibilidad de alegar un menoscabo en el valor del bien.

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

La revisión del Plan Hidrológico de Cuenca del Ebro 2015-2021, que entró en vigor el 20 de enero de 2016 fue recurrida ante el Tribunal Supremo por el Ayuntamiento de Fiscal porque incumplía los acuerdos de financiación del Plan de restitución de Jánovas, al no contemplar ninguna Inversión en el mismo hasta el año 2028.

El Tribunal Supremo no se va a pronunciar sobre los contenciosos planteados en referencia a cualquiera de los planes de cuenca aprobados mediante el Real decreto 1/2016 de 8 de enero, mientras el Tribunal Constitucional no se pronuncie sobre el conflicto planteado por la Comunidad de Castilla-La Mancha, ya que el Tribunal Constitucional ha admitido a trámite el conflicto positivo de competencia núm. 2710/2016 interpuesto por el Gobierno de Castilla-La Mancha en relación al Plan Hidrológico de la Cuenca del Júcar, que se aprobó por el mismo Real Decreto 1/2016, de 8 de enero que aprobaba los restantes Planes de Cuenca, incluyendo el del Ebro.

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

 

Pueblos afectados y población desplazada por la construcción de embalses en el Pirineo y Prepirineo aragonés durante el siglo XX.

Embalse de Yesa en el Río Aragón: Pueblos afectados: Tiermas, Ruesta y Esco, más el valle de la Garcipollera: Bergosa, Acín de la Garcipollera, Bescós, Yosa, Villanovilla, Larrosa y Cenarbe. Población desplazada: Entorno del vaso: 1.450, Garcipollera: 400, Total 1850.

Embalse de La Peña en el Río Gállego: Pueblos afectados: Yeste. Población desplazada: ?. (Según el Madoz, hacia 1850 Yeste tenía 117 habitantes).

Embalse de Búbal en el Río Gállego: Pueblos afectados: Búbal, Saqués, Polituara, Pardina La Artosa. Población desplazada:170.

Embalse de Lanuza en el Río Gállego: Pueblos afectados: Lanuza. Población desplazada: 141.

Embalse de Jánovas en el Río Ara: Pueblos afectados: Jánovas, Lavelilla y Lacort, más 15 pueblos de La Solana de Burgasé despoblados: Burgasé, Cájol, Cámpol, Castellar, Ceresuela, Gere, Ginuábel, Giral, Muro, Puyuelo, San Felices, San Martín, Sasé, Semolué y Villamana, también en la rivera del Ara fueron parcialmente despoblados Santa Olaria, Javierre, Ligüerre de Ara. Población desplazada: 58 familias, 260 hab. Total comarca 1600.

Embalse de El Grado en el Río Cinca: Pueblos afectados: Clamosa, Lapenilla, Mipanas, Secastilla y Abizanda. Población desplazada: 600.

Embalse de Mediano en el Río Cinca: Pueblos afectados: Mediano, Morillo de Tou, Gerbe, Coscojuela de Sobrarbe. Población desplazada: 600 ?.

Embalse de Barasona en el Río Ésera: Pueblos afectados: Barasona, Cáncer. Población desplazada: 452.

Embalse de Santa Ana en el Río Noguera Ribagorzan: Pueblos afectados: *. Población desplazada: *.

Embalse de Canelles en el Río Noguera Ribagorzana: Pueblos afectados: Fet, Finestras, Monfalcó. Población desplazada: 238.


Embalse de Escales en el Río Noguera Ribagorzana: Pueblos afectados: *. Población desplazada: *.

En buena parte de los casos, aunque no se hayan inundado o expropiado los núcleos, han sufrido una afección territorial y personal difícil de cuantificar.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

 

Al menos quedan las ruinas sobre las que piedra sobre piedra volver a levantar Jánovas, Lavelilla y Lacort.

 


pirineoaragones@wanadoo.es