Plataforma Contra la Contaminacion

Inscrita en el registro de Asociaciones de la Consejería de Presidencia de la Junta de Extremadura con el número 3.829. Teléfono 675 043 835
Correo electrónico- Para ponerte en contacto con nosotros pulsa el logo del correo electrónico.


Ago 05 2005

Después de un año, entre presunto estudios y planes inconcretos, todo sigue igual

 

Hace ya un año que un grupo reducido de vecinos de Almendralejo, preocupados por la situación ambiental en la que se encontraba la ciudad, con el consiguiente riesgo para la salud de todos, deciden ponerse a trabajar, de manera altruista, con un único objetivo: INFORMAR a los ciudadanos de todos aquellos aspectos relacionados con su salud y su entorno, para que tengan criterios suficientes con los que tomar decisiones. Surge así la Plataforma Contra la Contaminación de Almendralejo. Desgraciadamente, este objetivo ha sido difícilmente llevado a la práctica, ya que las instituciones encargadas de aportar con claridad todas las informaciones requeridas, han hecho, como veremos más adelante, caso omiso a casi todas las peticiones de la Plataforma, por lo que, a falta de información, nos hemos visto obligados a informar de la desinformación, la desidia y la falta de recursos de quienes tienen que velar por el bienestar de todos.

Después de un año de la creación de la Plataforma Contra la Contaminación de Almendralejo, se puede afirmar que poco ha cambiado la situación deplorable de contaminación que sufre el municipio.

 

Durante este periodo la Plataforma ha estado trabajando en los siguientes problemas relacionados con la salud y el entorno de Almendralejo:

  1. La instalación de una Alcoholera próxima al Hospital Comarcal de Tierra de Barros por parte de la empresa Vinícola del Oeste.

  2. El análisis y posibles soluciones a los malos olores que inundan la ciudad desde hace varios años.

  3. Preocupación por la Contaminación Acústica y el exceso de ruidos que soportamos los almendralejenses.

  4. Estado de las aguas residuales de Almendralejo, en concreto de los arroyos de las Picadas y Harnina, de la EDAR y de las balsas de evaporación.

  5. Inquietud por el inadecuado almacenamiento de residuos sólidos derivados de las industrias vinícolas.

  6. Así mismo la Plataforma ha investigado la posible existencia de estudios epidemiológicos en la localidad relacionados con la contaminación, e indagado el grado de implicación de las autoridades públicas y sanitarias en materias de salud.

  7. Hemos solicitado la participación en las reuniones de la Agenda Local 21.

  8. Expresamos nuestra gran preocupación por los proyectos de construcción de una Refinería de Petróleo en Tierra de Barros y de una Central Térmica de Ciclo Combinado en Alange, industrias ambas con una demostrada repercusión en la salud de las personas.

  9. Y por último seguimos y seguiremos trabajando por conseguir que las Administraciones Públicas, incluido nuestro ayuntamiento, sean instituciones competentes en el control y mejora de nuestro entorno, que en definitiva es la mejor inversión en nuestra salud y bienestar.

 

Durante este periodo hemos padecido el incumplimiento reiterado, por parte de las administraciones, de lo establecido en la Ley 38/1995 de 12 de diciembre, sobre el derecho de acceso a la información en materias de medioambiente y en el Art. 4.1 y 4.2 del Convenio de Aarhus sobre acceso a la información y a la justicia en materia de medioambiente.

Para conseguir la información que solicitábamos, hemos tenido que recurrir por dos veces al Defensor del Pueblo, utilizar como último recurso una reclamación previa a la vía judicial civil, visitar en varias ocasiones la Dirección General de Industria, así como la Confederación Hidrográfica del Guadiana.

La poca información que se nos ha facilitado después de todas estas peripecias ha sido con una demora media de 9 meses, cuando la ley obliga a contestar en un plazo no superior a 2 meses. Como se puede apreciar el desprecio de las instituciones públicas al ciudadano se pone claramente de manifiesto, de una forma irrebatible, al no dignarse éstas ni siquiera a responder a sus solicitudes, o al hacerlo fuera del plazo legal, infringiendo la ley establecida en la normativa vigente.

En los pocos casos en los que se nos ha facilitado la información, ésta ha demostrado que estábamos en lo cierto. Sirva como ejemplo estos dos casos:

  • Vinibasa emitía muy por encima del nivel máximo autorizado, mostrando el primer análisis que todas las sustancias analizadas estaban dos veces por encima de los valores máximos autorizados, llegando una de ellas hasta tres veces. Una serie de arreglos técnicos han hecho posible una reducción de dichas emisiones, sin necesidad de cerrar la planta. La plataforma todavía espera una rectificación pública de aquellos que defendieron que no olía mal o que los olores siempre habían estado ahí, y una disculpa de los que nos acusaron de querer cerrar la industria y acabar con el esfuerzo de empresarios interesados en crear puestos de trabajo y en el desarrollo de nuestra ciudad.

 

  • La Confederación Hidrográfica del Guadiana, en el informe remitido a la Plataforma, confirma el estado de degradación y contaminación que padecen los arroyos Harina y de Las Picadas, y pone de manifiesto la incapacidad física de la depuradora de aguas residuales para tratar la cantidad de agua que recibe. También informa de sanciones al ayuntamiento de Almendralejo, que, según estimaciones de la Plataforma por los datos de los que disponemos, son superiores a los 100 millones de pesetas, las cuales son abonadas por todos y cada uno de los ciudadanos. Confederación tiene interés por solucionar el problema cuanto antes, para lo cual es necesario que el ayuntamiento aplique definitivamente la normativa vigente en lo referente a vertidos.

 

La Plataforma considera que la actitud del Ayuntamiento de Almendralejo es antidemocrática, dado que al no contestar a las solicitudes de información, está impidiendo que se desarrolle una democracia plena, la cual exige la participación activa de los ciudadanos, no pudiéndose reducir la misma a un simple acto de confianza ciega (votar) cada cuatro años.

Durante este año, las administraciones, especialmente el Ayuntamiento de Almendralejo, han estado como decía León Felipe:“que la cuna del hombre la mecen con cuentos”. Han estado meciéndonos con estudios ficticios, con proyectos inconcretos, con planes secretos, eso “cuentos”.

Los ciudadanos se avergüenzan de los olores que con mucha más frecuencia de la deseada invaden el pueblo, del estado de los arroyos, del funcionamiento de la depuradora, por la cual pagan unas tasas, etc. Y, al parecer, a algunos gobernantes les molesta que les pidamos que solucionen estos problemas.

El inicio de nuestra andadura hace ya un año estuvo marcado por la recogida de más de 3000 firmas que mostraban la preocupación de los ciudadanos por el estado de contaminación de la ciudad. La plataforma aprovecha el aniversario para agradecer a todos los voluntarios que ayudaron en la recogida de dichas firmas, y a todos los ciudadanos que, preocupados por su calidad de vida, firmaron, así como a todas las personas que participan en los medios de comunicación, tertulias y cualquier otra situación.

Es necesario que los ciudadanos participemos. Todos y cada uno contamos y, para ser muchos, hay que empezar a contar por el primero. Por ese motivo en todos y cada uno de nuestros comunicados informamos de cuándo y dónde nos reunimos, invitando a todo aquel que quiera asistir o participar, así como la dirección de nuestra página web.

En un párrafo del p reámbulo del Convenio de Aarhus, firmado por España, puede leerse: “Reconociendo que una protección adecuada del medio ambiente es esencial para el bienestar humano, así como para el goce de los derechos fundamentales, en particular el derecho a la vida, [...]. En él, se encierra de forma resumida, el ideal de la Plataforma, y por él, vamos a seguir luchando, pese a quien pese, y llegando hasta donde haya que llegar, siempre cumpliendo la normativa vigente, para terminar con el estado de contaminación del pueblo.

 


05 de agosto de 2005