Plataforma Contra la Contaminacion

Inscrita en el registro de Asociaciones de la Consejería de Presidencia de la Junta de Extremadura con el número 3.829. Teléfono 675 043 835
Correo electrónico- Para ponerte en contacto con nosotros pulsa el logo del correo electrónico.


Ene 31 2008

Un Juzgado de Mérida da la razón a la Plataforma en el caso Cantos Blancos

 

El Juzgado de lo contencioso-administrativo Nº 1 de Mérida, ha dado la razón al recurso que la Plataforma remitió a este Juzgado por no estar de acuerdo con la sanción impuesta a la granja por varias irregularidades urbanísticas.

El recurso se basaba en la disconformidad de la Plataforma con la calificación como leve de la infracción cometida por Cantos Blancos. Resumiendo, la granja efectuó obras de más de 11.600 m2, en terreno no urbanizable, sin licencia de obras, estando en periodo de alegaciones el Estudio de Impacto ambiental (EIA) de la ampliación de las instalaciones de la granja. El Ayuntamiento, posteriormente calificó el terreno y concedió licencia de obras para legalizar la situación, e impuso una sanción de 600 € a la industria.

El proceso Cantos Blancos comenzó cuando el 18 de junio de 2005 se publicó el anuncio de la presentación del EIA de la ampliación de Cantos Blancos. Miembros de la Plataforma observaron que en esta fecha la mencionada ampliación se estaba llevando a cabo, lógicamente sin la declaración de impacto ambiental, pues el proyecto estaba en información pública para que los interesados y afectados pudiesen presentar alegaciones si lo considerasen oportuno. Este hecho fue comunicado al Ayuntamiento de Almendralejo, sin que el mismo tomase ninguna medida para detener la ampliación denunciada. Como esta denuncia al Ayuntamiento no surtió ningún efecto, se procedió a comunicar esta irregularidad al Director General de Medio Ambiente de la Junta de Extremadura, lo que, a juicio de la Plataforma, podría constituir una falta grave de acuerdo con la legislación vigente. Dado que el Director General no contestó al escrito remitido, se procedió a poner en conocimiento del Consejero de Agricultura y Medio Ambiente los hechos denunciados. El Consejero tampoco contesto al escrito que se le remitió.

Tras agotar todos estos recursos sin éxito, la Plataforma procedió a denunciar al Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil (SEPRONA) los hechos comunicados con anterioridad a los responsables de la Junta de Extremadura. Dos semanas después de esta denuncia, la Policía Municipal de Almendralejo se personó en el lugar confirmando la existencia de las obras en la granja. Al mismo tiempo, todos estos hechos se pusieron en conocimiento de la Fiscalía, la cual, considerando que podría haberse cometido algún hecho constitutivo de delito, puso la denuncia de la Plataforma en conocimiento de Juzgado de Almendralejo, en cual archivó el caso.

industria Vinibasa
Obras en Cantos Blancos

Después de tantas comunicaciones a las autoridades competentes, éstas decidieron por fin actuar: la Dirección General de Medio Ambiente de la Junta de Extremadura concedió la Autorización Ambiental Integrada a la Granja Cantos Blancos, y el Ayuntamiento de Almendralejo regularizó la situación de la misma recalificando el terreno 7 meses después del inicio de las obras y de la denuncia de la Plataforma. Lógicamente se había cometido una infracción de las leyes y reglamentos que legislan la actividad constructora, certificada por el informe de la Policía Municipal. Por ese motivo, el Ayuntamiento, que es el que tiene la competencia y la capacidad en estos temas, sancionó la infracción de la Granja como falta leve, imponiéndole una sanción de 600 €. La Plataforma cree que dicha sanción es insuficiente para una obra de semejante envergadura y decide recurrir la misma ante el Ayuntamiento de Almendralejo. Éste, no obstante, desestimó el recurso.

La Plataforma inició entonces el proceso de recurso contencioso-administrativo que ahora le ha venido a dar la razón. Pero lo más grave es lo que dice la sentencia en el punto segundo de los fundamentos de derecho, que se reproduce a continuación:

“En conclusión, el error de calificación en que incurre la Resolución sancionadora es más que evidente, dada la magnitud de la obra, y resulta ciertamente desconcertante su benignidad, pues este mismo Juzgador ha tenido ocasión de desestimar pluralidad de recursos Contencioso Administrativos respecto de resoluciones de ese mismo Ayuntamiento por infracciones análogas a la presente cometidas por particulares, a los cuales se ha sancionado como autores de la infracciones graves ex artículo 198.2 a) de la Ley del Suelo y Ordenación Territorial de Extremadura, respecto de construcciones de infinitamente menor entidad que la que es objeto de este procedimiento. A todo lo expuesto debe añadirse la irrelevancia de la legalización posterior a los fines del expediente administrativo sancionador (artículo 193.5 de la Ley del Suelo y Ordenación Territorial de Extremadura).”

La Plataforma siente preocupación por la falta de actuación y de rigor de la administración. De actuación por la pasividad demostrada ante las reiteradas denuncias de la infracción de las leyes por parte de la granja. De rigor por la arbitrariedad demostrada a la hora de imponer sanciones. ¿Qué ocurrirá con las demás empresas e industrias que vengan a instalarse en nuestra localidad y nuestra región? ¿Se les exigirá que cumplan con la normativa medioambiental y que cumplan con la ley o eso es “persecución”? ¿Es esto alarmismo o realidad?


Copia de la sentencia en formato pdf


31 de enero de 2008

 


medios

logo hoy

El Ayuntamiento deberá calificar como infracción grave la obra de Cantos Blancos

Según una sentencia que da la razón a la Plataforma Contra la Contaminación
Según los abogados de los ecologistas, la granja deberá abonar 500.000 euros

«El error de calificación en que incurre la resolución sancionadora es más que evidente, dada la magnitud de la obra, y resulta ciertamente desconcertante su benignidad, pues este mismo juzgador ha tenido ocasión de desestimar pluralidad de recursos (...) de ese mismo ayuntamiento por infracciones análogas a la presente cometidas por particulares, a los cuales se ha sancionado como autores de las infracciones graves». Así de contundente se muestra el juez en el dictamen que obliga al Ayuntamiento a calificar como «grave» una obra de ampliación que acometiera, en el 2005, la granja Cantos Blancos Sur S.L., en la Vereda Vieja.

La sentencia recoge que se efectuó sin licencia. En su momento el Consistorio dijo que la infracción era leve, y obligó a pagar a la empresa 600 euros. La Plataforma Contra la Contaminación no estaba de acuerdo y por eso presentó un recurso contencioso-administrativo contra el Ayuntamiento en el Juzgado número 1 de Mérida.

Si éste no ha recurrido -la fecha de la sentencia es del 27 de diciembre de 2007- y acepta el fallo, deberá pedir a Cantos Blancos Sur S.L. la mitad del presupuesto total de lo que costara la ampliación. Según los abogados de la Plataforma, sobre más de un millón de euros, por lo que la explotación avícola deberá abonar a las arcas municipales más de 500.000 euros, unos 90 millones de las desaparecidas pesetas por la infracción urbanística. La Plataforma dio a conocer ayer esta sentencia. Su presidente, Félix Lorenzo, manifestó que «sólo pedimos que se cumpla la ley, no somos los enemigos del pueblo ni estamos en contra de los agricultores ni las fábricas. No somos marcianos».

Desde el 2005


Lorenzo hizo un repaso por la historia de lo que se podría denominar ya 'el caso Cantos Blancos', que comenzó en junio del 2005. «Nadie ha hecho nada excepto insultarnos». Aseguran que lo llevaron todo de forma transparente alertando tanto al Ayuntamiento como a la Dirección General de Medio Ambiente de las supuestas irregularidades que allí se cometían. Según ellos, se estaba levantando una nave de más de 11.600 metros cuadrados en «suelo no urbanizable y sin licencia para construir».

Sobre la explotación dijo que es una empresa «muy contaminante en la que hay más de un millón de gallinas y debería estar a más de dos kilómetros del casco urbano, y no está ni a 1.600 metros».

Vinibasa

Pero si hay algún caso que afecte y preocupe a la Plataforma Contra la Contaminación es el de Vinibasa. Ellos siguen a la espera de contestación sobre las denuncias del Seprona, mientras, el alcalde de Almendralejo, José María Ramírez, ha anunciado para hoy una rueda de prensa en la que tratará, con toda probabilidad, el futuro más inmediato de esta empresa.


Fuente




logo hoy

La sanción a Cantos Blancos debe ser "grave"

23/01/2008 M. A. P.

Una sentencia del juzgado de los Contencioso-Administrativo número 1 de Mérida ha condenado al ayuntamiento a imponer una sanción grave y no leve a la granja avícola Cantos Blancos por hacer unas obras de forma ilegal. La cuantía de la multa puede superar los 500.000 euros.

El fallo considera probado que se hizo una obra mayor no amparada por licencia. Cantos Blancos amplió, en el 2005, sus instalaciones sin licencia ni autorización de declaración de impacto ambiental, denunció la Plataforma Contra la Contaminación en su día y que ayer dio a conocer la sentencia. El ayuntamiento, tras un informe de la policía local, denunció a la empresa y le sancionó con 600 euros al estimar que la infracción era leve. La Plataforma denunció este hecho al estimar que la multa era una "injusticia", ya que la obra era mucho mayor de lo que decía el consistorio. La obra afectaba a una superficie de 11.000 metros cuadrados.

Fuente




El consistorio no recurrirá la sentencia de Cantos Blancos

24/01/2008 M. A. P.

El ayuntamiento no recurrirá la sentencia en la que el Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 1 de Mérida le obliga a cambiar de leve a grave la sanción que le puso a la empresa Cantos Blancos por una obra en la que amplió las instalaciones.

El alcalde José María Ramírez explicó ayer que no comparten la sanción, pero que no la recurrirán, "aunque sí lo puede hacer la empresa". Además, señaló que el hecho de pasar de leve a grave no quiere decir que se embolsen los 500.000 euros --el ayuntamiento-- como comenta la Plataforma Contra la Contaminación, sino que los técnicos tiene que valorarlo y "puede oscilar entre los 6.000 y los 150.000 euros".

Por su parte, el portavoz Fernando Bote afirmó que en las obras "se cumplió con la ley en todo momento y no hubo permisividad ninguna".

"En todo momento hubo legalidad; si se nos acusa de algo es de ser un poco flexibles y nada más, incluso la sentencia no dice en ningún momento que la obra fuera ilegal", y recordó que a la empresa se le abrió un expediente porque comenzó antes de tener la licencia, pero que después contó con los documentos necesarios, incluso el de impacto ambiental.

Fuente



logo hoy

La Plataforma de Almendralejo se felicita por una sentencia judicial que le da la razón en un caso de obras irregulares

Extremadura al Día

31 ene 2008

La Plataforma contra la Contaminación de Almendralejo se congratuló hoy por la sentencia de un juzgado de Mérida que le da la razón al recurso que interpuso en el que denomina "caso Cantos Blancos", por no estar de acuerdo con "la sanción impuesta a la granja por varias irregularidades urbanísticas".

industria Vinibasa
Obras en Cantos Blancos

Recuerda la plataforma, que el recurso se basaba en su disconformidad "con la calificación como leve de la infracción cometida por Cantos Blancos". Expone la entidad ciudadana de Almendralejo que la granja "efectuó obras de más de 11.600 metros cuadrados, en terreno no urbanizable, sin licencia de obras, estando en periodo de alegaciones el Estudio de Impacto ambiental (EIA) de la ampliación de las instalaciones de la granja". Añade la nota que el ayuntamiento "posteriormente calificó el terreno y concedió licencia de obras para legalizar la situación, e impuso una sanción de 600 euros a la industria" que la plataforma consideró "insuficiente para una obra de semejante envergadura", motivo por el cual recurrió ante el consistorio sin éxito.

La plataforma inició entonces el proceso de recurso contencioso-administrativo que ahora, expone, le ha venido a "dar la razón". En el comunicado, la entidad reproduce el fallo de la sentencia, en el que se dice que "el error de calificación en que incurre la resolución sancionadora es más que evidente, dada la magnitud de la obra, y resulta ciertamente desconcertante su benignidad".

Fuente