PARA CONTRARIAR

PARA CONTRARIAR

 


 

Apenas a tres palmos del ombligo, se despiden

las ráfagas de besos traviesos e insumisos;

viajando van por los océanos prohibidos

de las permanentes ausencias de destino.


Y para contrariar, el amor se confabula

con las montañas, el fuego y el viento

mucho más allá de los pezones;

más allá de Marte; más allá de Venus.


Lía con sus llamas a los amantes

se desenreda del poder de lo invisible

se deshace en orgasmos invencibles

se enmaraña con el ansia y el deseo


Mágico es el día que teje las sábanas

con los ardientes hilos que enredan la noche;

bordando vive la luna los rayos paganos de mil soles

en la trinchera mística de un único horizonte



Autora: Ana (Ahyna)

"Gracias" mi querida amiga

 

 

 

¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com