SÍNTOMAS POSITIVOS Y NEGATIVOS

La esquizofrenia

menusuperior


Síntomas positivos y negativos


Los trastornos de esquizofrenia se pueden clasificar por sus síntomas en dos grupos; los síntomas positivos, caracterizados por trastornos del contenido del pensamiento y de la percepción, ciertos aspectos formales del pensamiento (p. ej., distribilidad) y ciertos comportamientos (p. ej., trastornos catatónicos motores); y los síntomas negativos, caracterizados por aplanamiento del afecto, apatía y ciertos aspectos formales del pensamiento como el bloqueo.

A continuación entraremos a ver detalladamente los principales síntomas.



Síntomas positivos

Los principales síntomas positivos son:

  1. ALUCINACIONES:
  2. Alucinaciones Auditivas: El paciente refiere voces, ruidos u otros sonidos. Las alucinaciones auditivas más comunes se refieren a voces que hablan al paciente o le llaman de diversas maneras. Las voces pueden ser masculinas o femeninas, familiares o desconocidas, y criticas o halagadoras. De manera típica, los pacientes que padecen de esquizofrenia experimentan voces desagradables y negativas. Las alucinaciones que se refieren a sonidos que no son voces, tales como ruidos o música, deben ser consideradas menos características y menos severas.

    Voces que comentan: Las voces que comentan son un tipo particular de alucinaciones auditivas que los fenomenólogos como Kurt Schneider consideran patognomónicas de la esquizofrenia. Estas alucinaciones se refieren a una voz que hace un comentario sobre el comportamiento o el pensamiento del paciente, o a veces el paciente refiere oir dos o más voces que hablan entre sí discutiendo algo sobre el paciente.

    Alucinaciones cenestésicas: Se refieren a sensaciones corporales de tipo peculiar. Incluyen sensación de quemazón, hormigueo o sensación de que el cuerpo ha cambiado de forma y de tamaño.

    Alucinaciones olfatorias: El paciente percibe olores desacostumbrados que típicamente son desagradables. Alguna vez puede pensar que él mismo huele.

    Alucinaciones visuales: El paciente ve formas o personas que en realidad no están presentes. Algunas veces son formas o colores, pero típicamente son figuras de personas u objetos de formas humanas. Estas pueden tener características religiosas, como por ejemplo el diablo o Cristo.

  3. IDEAS DELIRANTES:

  4. Delirio de persecución: La gente que sufre este delirio cree que constantemente se está conspirando contra ellos o que son perseguidos. Las manifestaciones comunes incluyen la creencia de que son seguidos, que su correspondencia esta abierta, que se hacen registros en su habitación o en la oficina, que su teléfono está intervenido o que la policía, funcionarios del gobierno, vecinos o compañeros del trabajo están acosando al paciente. En ocasiones los delirios persecutorios son relativamente aislados o fragmemtarios, pero a veces el paciente tiene un complejo sistema de delirios que incluyen tanto una amplia variedad de formas de persecución como la creencia de que existe una conspiración elaborada en contra de ellos.

    Delirio de culpa o de pecado: El paciente tiene la creencia de que ha cometido algún pecado terrible o que ha hecho algo imperdonable. En ocasiones el paciente está inadecuadamente preocupado con cosas malas que hizo cuando era pequeño, como masturbase. Algunas veces el paciente se siente responsable por haber causado un desastre, como un incendio o un accidente, con el cual en realidad no tiene ninguna conexión. A veces el delirio tiene un matiz religioso, ya que implica que el pecado es imperdonable y que el paciente va a sufrir un castigo por la sociedad. El paciente puede pasar mucho tiempo confesando estos pecados a quién esté dispuesto a escucharle. Delirio de grandeza: El paciente tiene la creencia de que tiene poderes o habilidades especiales. Puede pensar que en realidad es un personaje famoso, como un cantante de rock, Napoleón o Cristo. Puede tener la creencia de que esta escribiendo un libro fundamental o componiendo una pieza musical o desarrollando un instrumento maravilloso. A menudo el paciente tiene la sospecha de que alguien quiere robarle las ideas y puede irritarse si alguien pone en dudad su capacidad.

    Delirio religioso: El paciente esta preocupado por las creencias falsas de naturaleza religiosa. Estas creencias a veces se presentan en el contexto de un sistema religioso convencional, como creer en la segunda venida de Cristo, el Anticristo o la posesión por el demonio. En otras ocasiones pueden implicar un sistema religioso completamente nuevo o una mezcla extraídas de una variedad de religiones, en especial de religiones orientales, como ideas de reencarneción o el nirvana. El delirio religioso puede combinarse con el delirio de grandeza (si el paciente se considera como un líder religioso), Delirio de culpa o delirio de control. El delirio religioso debe estar fuera de lo que se considera normal para el contexto social y religioso del paciente.

    Delirio somático: El paciente tiene la creencia de que alguna manera su cuerpo está enfermo, es anormal o ha cambiado. Por ejemplo, puede pensar que su estomago o su cerebro se están pudriendo, que sus manos o sus pene están creciendo o que sus rasgos faciales están alterados (dismorfofobia). En ocasiones el delirio somático está acompañado de algún tipo de alucinaciones.

    Ideas y delirio de referencia: El paciente tiene la creencia de que detalles, frases o acontecimientos aparentemente sin importancia, se refieren a él o tienen una significación especial para él. Por ejemplo, si el paciente entra en una habitación y ve gente que está riendo, sospecha que están hablando de él y que se ríen de él. En ocasiones piensa que las cosas leídas en el periódico, escuchadas en la radio o vistas en la televisión están dirigidas a él como mensajes especiales. En el caso de las ideas de referencia, el paciente manifiesta cierta suspicacia con respecto a las mismas, pero reconoce que esta en un error. Cuando el paciente tiene la certeza de lo que se dice o sucede se refiere a él, se habla de delirio de referencia.

    Delirio de control: El paciente tiene la sensación subjetiva de que sus sentimientos o acciones están controlados por una fuerza exterior. El requisito básico de este delirio es una sensación subjetiva intensa de estar bajo control. No están incluidas las creencias o ideas simples, tales como que el paciente actúa como enviado de Dios o que tiene amigos o parientes que tratan de coaccionarlo para que haga algo. En cambio, el paciente debe manifestar que, por ejemplo, su cuerpo esta poseído por una fuerza extraña que le hace moverse de forma peculiar, o que están enviando mensajes a su cerebro a través de las ondas de radio que le hacen experimentar una sensación particular y él reconoce como ajena.

    Lectura de pensamiento (irradiación): El paciente cree que la gente le puede leer o conocer sus pensamientos. A diferencia de la difusión del pensamiento (véase más adelante), en el delirio de irradiación no interviene la percepción. Esto es, el paciente experimenta subjetivamente que los demás conocen su pensamiento, pero no piensa que estos sean audibles (que se pueden percibir en voz alta).

    Difusión del pensamiento: El paciente tiene la creencia de que su pensamiento se difunde, de manera que tanto él como los demás pueden escucharlo. En ocasiones el paciente siente sus pensamientos como si fueran una voz externa a él; esto es, a la vez una alucinación auditiva y un delirio, En ocasiones el paciente cree que sus pensamientos son difundidos, aunque en realidad no pueda escucharlos. Algunas veces tiene la creencia de que sus pensamientos son captados por un micrófono y transmitidos por la radio o por la televisión.

    Inserción del pensamiento: El paciente cree que hay pensamientos que no son suyos y que se han introducido en su mente. Por ejemplo, el paciente puede creer que un vecino suyo hace prácticas vudú y le introduce en la mente pensamientos sexuales que no son suyos en contra de su voluntad. Este síntoma no debe confundirse con la experimentación de pensamientos desagradables que el paciente reconoce como propios, como delirio de persecución o de culpa.

    Robo de pensamiento: El paciente cree que le han quitado los pensamientos de la mente. Puede ser capaz de describir la experiencia subjetiva de comenzar a tener pensamiento y sentir de pronto que le es retirado por una fuerza extraña

  5. COMPORTAMIENTO EXTRAVAGANTE:

  6. Vestido y apariencia: Al paciente se le ve vestido de una manera inusual o hace otra clase de cosas que le hacen parecer extravagante. Puede, por ejemplo, afeitarse toda la cabeza o pintarse el cuerpo de diferentes colores. Su ropa puede ser de lo más rara o puede vestirse como un personaje histórico o un extraterrestre. También puede usar ropa totalmente inadecuada para la estación o el clima, como un abrigo de lana en pleno verano.

    Comportamiento social y sexual: El paciente puede hacer cosas consideradas inapropiadas de acuerdo con las normas sociales. Puede, por ejemplo, masturbarse en público, orinar o defecar en receptángulos inapropiados o exhibir sus órganos sexuales de manera inadecuada. Puede caminar por la calle hablando solo o empezar a contar cosas personales a gente desconocida (por ejemplo, en el metro o en un lugar publico). También puede caer de rodillas y empezar a rezar o a gritar en medio de un grupo de personas, o puede, de repente, sentarse en posición de yoga entre la multitud. Puede hacer proposiciones sexuales extrañas o inapropiadas.

    Comportamiento agresivo o agitado: El paciente puede comportarse de una manera agresiva o agitada, con frecuencia con un carácter totalmente impredecible. Puede iniciar discusiones con familiares o amigos o puede hostigar a extraños por la calle e incitarles a la pelea. Puede escribir cartas de tipo querulante o de amenaza a funcionarios del gobierno o a otros con quienes tenga una disputa. En ocasiones puede llevar acabo actos violentos como lastimar o atormentar animales o tratar de herir o matar a otras personas.

    Conducta repetitiva: Se refiere a los actos o rituales repetitivos que el paciente puede llevar a cabo una y otra vez. Con frecuencia puede atribuir a estos actos algún significado simbólico y tendrá la creencia de que están influyendo otras personas, o el que así se evita el ser influido él mismo.

  7. TRASTORNOS FORMALES DEL PENSAMIENTO DE TIPO POSITIVO:

Los trastornos formales del pensamiento de tipo positivo consisten en un discurso fluido, pero con un contenido muy pobre. A fin de evaluar el trastorno del pensamiento se debe permitir que el paciente hable sobre algún tema, en particular de algo no relacionado con su piscopatología, durante unos cinco o diez minutos. El entrevistador debe observar con atención en qué medida las ideas están bien conectadas entre sí. Además debe insistir en el que el paciente aclare o elabore aún más sus ideas que parezcan vagas o incomprensibles. También debe prestar estrecha atención a la manera como el paciente contesta a diferentes tipos de preguntas, desde las más simples (¿ dónde nació usted?), a las más complicadas (¿ qué le parece a usted la actuación del gobierno actual?).

Descarrilamiento (asociaciones laxas): Patrón del habla en el que la idea se sale del curso, pasando a otra claramente mencionada con la primera, aunque de forma lateral u oblicua, o a otra con la que no tiene relación. Las cosas pueden decirse en yuxtaposición sin relación significativa alguna, o le paciente puede cambiar de un marco de referencia a otra de forma idiosincrásica. En ocasiones puede observarse una vaga conexión entre ideas y en otras esta conexión no será aparente. La manifestación más común de este trastorno es tal vez un constante deslizamiento, sin que ninguna de las ideas llegue a presentar un descarrilamiento severo, de modo que el paciente se va alejando cada vez más del tema en cuestión sin percatarse que su respuesta tiene cada vez menor conexión con la pregunta que se le había hecho. Este trastorno se caracteriza por una falta de cohesión entre las frases y oraciones y por el empleo de pronombres que no tengan una referencia clara.

Tangeciabilidad: Consiste en contestar a una pregunta de manera oblicua, tangencial, irrelevante. La respuesta puede estar relacionada con la pregunta de alguna manera distante, o no tener ninguna relación. En el pasado se ha utilizado la tangeciabilidad como un equivalente de las asociaciones débiles del descarrilamiento. Se ha redefinido parcialmente el concepto de tangenciabilidad de manera que se refiere solamente a respuestas a preguntas y no ha transiciones del habla espontánea.

Incoherencia (Esquizoafasia): Es un patrón del discurso que en ocasiones es esencialmente incomprensible. La incoherencia se debe a varios mecanismos que a veces puede presentarse simultáneamente. En ocasiones pueden aparecer frases coherentes en medio de oraciones que en conjunto son incoherentes. En otras, el trastorno parece estar a nivel semántico, de manera que se sustituyen las palabras en una frase u oración, con lo que el significado aparece distorsionado o anulado. La elección de palabras parece haber sido totalmente hecha al azar o puede parecer tener alguna relación oblicua con el contexto. A veces se eliminan las palabras de enlace (conjuciones coordinadas y subordinadas tales como y, aunque, artículos y preposiciones).
La incoherencia se acompaña con frecuencia de descarrilamiento. Difiere de éste en que la incoherencia es un trastorno que se produce dentro de la frase, es decir, que contiene palabras o partes que están unidas de manera incoherente. En el descarrilamiento, en cambio, la alteración se halla en la conexión entre las oraciones, que aparece oscura o confusa. Esta última atañe, por tanto, a unidades más complejas.

Ilogicalidad: Patrón del habla en el que se llega a una conclusión sin seguir una secuencia lógica. Puede tomar la forma de non sequiturs(no sigue ninguna secuencia), en que utilizando un mecanismo lógico el paciente asocia dos proposiciones que dan un resultado ilógico. Puede tomar la forma de inferencias falsamente inductivas, o de conclusiones finales basadas en premisas falsas sin que exista ningún pensamiento delirante verdadero.

Circunstancialidad: Patrón del discurso que es muy indirecto y que tarda mucho en llegar a la idea final. Cuando el paciente quiere explicar algo, de muchos detalles tediosos y en ocasiones hace anotaciones marginales. Las respuestas o ideas circunstanciales puede durar muchos minutos mientras el paciente no sea interrumpido y se le requiera ser concreto. Con frecuencia será fácil que un entrevistador reconozca la circustancialidad si necesita interrumpir al paciente para poder contemplar la historia en un lapso determinado.

Presión del habla: Es un aumento en la cantidad de habla espontánea en comparación con lo que se considera normal o lo que es usual en el medio social del paciente. El paciente habla con rapidez y es difícil intenrrunpirle. Algunas frases pueden quedar incompletas debido a la ansiedad por exponer una idea nueva. Algunas preguntas simples que podrían ser contestasen unas pocas palabras, lo son de una manera muy extensa y el paciente puede continuar hablando aunque sea interrumpido. El habla tiende a ser enfática y de alta intensidad. En ocasiones los pacientes con presión del habla severa hablarán sin estímulo social alguno y aún cuando nadie les escuche. Si se aplica una medida cuantitativa a la cantidad del discurso, se considera que un discurso es rápido o que hay presión si es mayor de 150 palabras por minuto. Este trastorno puede estar acompañado de desacarrilamiento, tangenciabilidad o incoherencia.

Distraibilidad: Durante el curso de una entrevista, el paciente deja de hablar en medio de una frase o idea y cambia de tema en respuesta a un estímulo cercano, como un objeto sobre el escritorio, la ropa del entrevistador o su apariencia, etc...

Asociaciones fonéticas: Patrón del habla en el que la elección de las palabras parece estar determinadas por los sonidos y no por sus relaciones de significado, de modo que está alterada su inteligibilidad del habla y hay unas palabras redundantes. Además de las relaciones por rima, este patrón de habla puede también incluir asociaciones de doble sentido, de modo que una palabra de sonido similar inicia un nuevo pensamiento.


Síntomas negativos

Los principales síntomas negativos son:

  1. POBREZA AFECTIVA:
  2. El aplanamiento afectivo se manifiesta como un empobrecimiento característico de la expresión de emociones y sentimientos. Esta pobreza afectiva se manifiesta en aspectos del comportamiento tales como:

    Expresión facial inmutable: La cara del paciente parece como de madera, mecánica, helada. No cambia la expresión o la cambia menos de lo normal, en función de los cambios del contenido emocional del discurso.

    Movimientos espontáneos disminuidos y escasez de ademanes expresivos: El paciente puede permanecer sentado o inmóvil durante mucho tiempo o muestra pocos o ningún movimiento espontáneo. No cambia de posición, no mueve las piernas, ni mueve las manos, etc., o lo hace menos de lo normalmente esperado. El paciente no usa el cuerpo como ayuda para expresar sus ideas, como por ejemplo, movimientos con las manos, inclinarse hacia delante con la silla cuando defiende algún argumento, sentarse hacia atrás cuando se relaja, etc...

    Escaso contacto visual: El paciente rehuye mirar a los demás o utilizar sus ojos como ayuda en la expresión. Su mirada parece extraviada incluso cuando está hablando.

    Incongruencia afectiva y ausencia de respuesta: El afecto expresado es inapropiado e incongruente, no simplemente llano o aplanado. Típicamente esta manifestación del trastorno afectivo, aparece como una sonrisa o expresión facial estúpida, mientras se habla de un tema serio o triste.

    Ausencia de inflexiones vocales: Cuando habla el paciente no utiliza las variaciones de énfasis vocal normales. El habla tiene una calidad monótona y las palabras importantes no están enfatizadas por medio de los cambio de tono o volumen.

  3. ALOGIA:
  4. La alogia es el término general acuñado para referirse al empobrecimiento del pensamiento y de la cognición que ocurre frecuentemente en pacientes esquizofrénicos. Los pacientes con alogia tienen procesos de pensamientos que parecen vacíos, rígidos o lentos. Puesto que el pensamiento no puede ser observado directamente, este rasgo se infiere del lenguaje del paciente. Las dos manifestaciones principales de la alogia son la pobreza del lenguaje y la pobreza del contenido del lenguaje. El bloqueo y la latencia incrementada de la respuesta pueden reflejar alogia.

    Pobreza de lenguaje: Es la restricción de la cantidad de lenguaje espontáneo, de manera que las respuestas a las preguntas tienden a ser breves, concretas y poco elaboradas. Raramente se añade información adicional que no haya sido específicamente preguntada. La respuesta puede ser monosilábica, y algunas preguntas puede quedarse sin respuesta.

    Pobreza del contenido del lenguaje: Aunque las respuestas son suficientemente largas y el lenguaje es adecuado en cantidad, conlleva poca información. El lenguaje tiende a ser vago, a menudo demasiado abstracto o demasiado concreto, repetitivo y estereotipado. El entrevistador puede reconocer este hallazgo observando que el paciente ha estado hablando, pero no ha dado la información adecuada para responder a la pregunta. A veces el entrevistador puede caracterizar el lenguaje como filosofía barata. La pobreza del contenido de lenguaje difiere de la circunstanciabilidad en el que el paciente circunstancial tiende a dar profusión de detalles.

    Bloqueo: Es la interrupción del curso del lenguaje antes que un pensamiento o idea haya sido completado. Después de un periodo de silencio que puede durar desde unos segundos a minutos, la persona indica que no puede recordar lo que estaba diciendo o quería decir. Solamente se puede afirmar la presencia del bloqueo si la persona describe voluntariamente describe la pérdida de pensamiento o si, respondiendo a la pregunta del entrevistador, el sujeto indica que ésta es la razón de su pausa.

    Latencia de respuesta incrementada: El paciente tarda más tiempo de lo normal en responder a las preguntas. Puede que parezca distante y a veces puede que el examinador dude si realmente ha oído la pregunta . Si insiste normalmente se descubre que el paciente conoce la pregunta, pero que tiene la dificultad en desarrollar sus pensamientos para construir una respuesta apropiada.

  5. ABULIA-APATIA:

La abulia se manifiesta como una característica de falta de energía, de impulso y de interés. Los pacientes son incapaces de iniciar por sí mismos, o bien de completar un gran número de diferentes tareas. A diferencia de la disminución del interés o la energía de la depresión, el complejo sintomático abúlico de la esquizofrenia tiende a ser relativamente crónico y persistente y normalmente no está acompañado por una afectividad triste o deprimida. El complejo sintomático abúlico conduce frecuentemente a dificultades sociales y económicas severas. Se manifiesta en aspectos del comportamiento como:

Aseo e higiene: El paciente muestra menos atención al aseo y a la higiene de lo normal. La vestimenta puede parecer extravagante, vieja o sucia. En términos globales la apariencia es descuidada, sucia, y desaliñada.

Falta de persistencia en el trabajo o en la escuela: El paciente ha tenido dificultades en buscar o conservar su empleo (o su trabajo escolar) propio para su edad y sexo. Si un estudiante, no realiza sus deberes y puede incluso que no vaya a clase; o si es un estudiante universitario, es típico que el paciente se matricule en diferentes asignaturas, pero abandone antes que el curso finalice. Si está en edad laboral, el paciente puede que tenga dificultades en mantener un trabajo debido a su incapacidad para completar o acabar las tareas y a una aparente falta de responsabilidad. Puede que vaya al trabajo de forma irregular, fracase en cumplir tareas asignadas, o las realice de una manera desorganizada. En muchas ocasiones los pacientes permanecen en casa sin realizar ningún tipo de actividad.

Anergia física: El paciente tiende a estar físicamente inerte. Puede permanecer sentado durante horas en una silla sin iniciar ninguna actividad espontánea. Si se le anima a empezar una actividad, participa solamente de una manera fugaz y luego se va a otra parte o se desinteresa volviendo a sentarse solo. Puede pasar largos ratos en algo relativamente simple o físicamente inactivo, como mirar la televisión o jugar al solitario. Tanto en casa como en una sala del hospital el paciente dedica la mayor parte del tiempo a estar sentado.

  1. ANHEDONIA-INSOCIABILIDAD:
  2. Este complejo sintomático abarca las dificultades del paciente esquizofrénico para experimentar interés o placer. Puede expresarse como una falta de interés vital por las actividades normalmente consideradas placenteras o como una falta de involucramiento en relaciones sociales de distintos tipos

    Interese o actividades recreativas: El paciente tiene pocos o carece de actividades, intereses o hobbies. A pesar de que este síntoma puede empezar de una manera insidiosa o lenta, normalmente observaremos un decremento obvio de un nivel anterior de intereses y actividades. Los pacientes con una pérdida de intereses leve están involucrados en algunas actividades de tipo pasivo y poco exigentes, tales como mirar la televisión, o bien mostrarán interese ocasionales o esporádicos. Pacientes con pérdidas más extremas aparecerán como totalmente incapaces de involucrarse o disfrutar de las distintas actividades.

    Actividad e interés sexual: El paciente puede mostrar un decremento de la actividad e interés sexuales en función de lo que tendría a ser normal según la edad y el estado del mismo. Estos pacientes refieren que subjetivamente sienten un mínimo impulso sexual o que obtienen poco de la relación sexual o de la actividad masturbatoria, incluso cuando la realizan.

    Capacidad para sentir intimidad y proximidad: El paciente puede mostrar incapacidad para crear relciones próximas e íntimas apropiadas para su edad, sexo y estado familiar. Los pacientes pueden mostrar pocos o ningún sentimiento de afecto hacia los miembros familiares próximos, o incluso estén completamente aislados de cualquier relación íntima, viviendo solos y sin hacer ningún esfuerzo para iniciar ningún tipo de contacto.

    Relaciones con amigos y semejantes: Las relaciones de los pacientes con amigos y semejantes de cualquier sexo son restringidas. Puede que tengan pocos o ningún amigo, y hacen poco o ningún esfuerzo para desarrollar dichas relaciones, optando por pasar la mayor parte del tiempo solos.

  3. ATENCIÓN:

La atención está a menudo alterada en la esquizofrenia. El paciente manifiesta problemas para concentrar su atención, o sólo es capaz de concentrarse esporádicamente y erráticamente. A veces ignora intentos de conversación con él, se distrae en medio de una actividad, o bien parece inatento cuando está involucrado en un test o una entrevista. Esta falta de atención se manifiesta en situaciones o actividades de tipo social ( se le va la mirada durante las conversaciones, no sigue el argumento en una discusión, o bien aparece distraído y poco interesado en el tema, o incluso el sujeto puede acabar abruptamente una discusión o una tarea sin razón aparente).



menu