Guerras del Peloponeso - Griegos contra Griegos
Capitel


Guerras Medicas - Griegos contra Persas

Guerras del Peloponeso - Griegos contra Griegos

Alejandro Magno - El rey del Mundo

Cronología General de Grecia

Las guerras del Peloponeso: El suicidio de la Grecia Clásica.

Lucha entre hoplitas atenienses y espartanosDos polis como Atenas y Esparta, con modelos sociales y políticos tan distintos y ambiciones compartidas de supremacía, estaban condenadas a enfrentarse más tarde o más temprano. Sin embargo, la guerra del Peloponeso, no fue beneficiosa para nadie. Devastados los del Ática y confiados por su triunfo los lacedemonios, nadie pareció advertir que llegaba el fin del esplendor heleno.

Ni siquiera el peligro representado por los persas logró cohesionar por completo a la multitud de las polis helenas. Incluso en el transcurso de las guerras médicas, cuando se hallaban en pleno enfrentamiento con el poderoso Imperio aqueménida, surgieron discrepancias y hasta deserciones en el seno de los griegos.

Las cambiantes alianzas entre estados griegos combinado con las intrigas de las potencias externas como Persia, condujeron a la guerra una y otra vez.

A la cabeza de la coalición, y de las disputas, se encontraban Atenas y Esparta. La primera era democrática, con una sociedad abierta al mundo, de carácter comercial y amiga de las artes. La segunda, monárquica y fuertemente militarizada, estaba cerrada en sí misma y tenía su ocupación diaria en la agricultura. Para un espartano, un ateniense era básicamente un ser frívolo. Para un ático, el lacedemonio pecaba de una incomprensible severidad.

En las guerras médicas, los jefes de ambas ciudades sostenían agrias discusiones antes de acometer cada maniobra conjunta. Llegó un momento en que ni el temor a Persia, consiguió mantener en el mismo bando a espartanos y atenienses. Las batallas de Salamina (480 a.C.) y Platea (479 a. C.) permitieron a los lacedemonios asegurar el Peloponeso y alrededores, así que, tras ellas, dejaron a los áticos al frente de las incursiones por Jonia y la periferia griega.

En el 478 a.C. se formó la Liga de Delos con el objetivo de proseguir los combates contra los aqueménidas en el mar Egeo y Asia hasta recuperar la Grecia oriental. Esparta no participó y prefirió concentrarse en su zona de influencia directa, representada por la Liga del Peloponeso, la unión que lideraba.

Lucha entre  atenienses y espartanos

Atenas tendía al expansionismo y necesitaba mercados para funcionar a nivel económico. Pronto (sobre todo a partir del año 461 a. C., cuando llegó al poder Pericles), la Liga de Delos se convirtió en una herramienta de Atenas. Casi todas las localidades de las islas del Egeo y del arco continental a su alrededor eran socias o colonias de Atenas, muchas a su pesar.

Esparta, mientras tanto, continuaba atrincherado en su región, de campos más productivos, lo que convertía el comercio en un recurso secundario. Hasta que los dirigentes lacedemonios comprendieron que la creciente hegemonía ateniense amenazaba seriamente su papel en Grecia.

Las dos potencias, la ática, marítima, y la espartana, terrestre, acabaron por enfrentarse en 460 a.C. Quince años después se dio por zanjada esta contienda. La paz, en la que únicamente se reconocían como líderes de sus coaliciones respectivas, se estableció por un 30 años. Sólo duró la mitad.

La isla de Corcira (Corfú) se reveló contra Corinto con el apoyo de Atenas. Corinto solicitó ayuda a Esparta y estalló la Gran Guerra del Peloponeso que se sucedería en tres fases.

Primera

Tebas -proespartana- atacó la frontera de Atenas, la ciudad de Platea. El rey Lacedemonio Arquidamos invadió el Ática. Atenas evitó el enfrentamiento en campo abierto y los áticos se refugiaron en las murallas de Atenas mientras su flota atacaba los puertos peloponesios .

Esparta pidió la paz tras su derrota en Pilos y Esfacteria, rechazándolo los atenienses. Cuando los Espartanos tomaron Anfípolis, lograron el control del Norte del Egeo y Atenas firmó la paz de Nicias en el 421 a.C.que sólo duró tres años debido a que otras polis de ambos bandos no deseaban la paz.

Segunda

En el 418 a.C.Esparta ocupó Mantinea y la guerra estalló de nuevo. La escuadra ateniense zarpó a Sicilia con la intención de controlar Siracusa y dominar todo el Mediterráneo. Pero Alcibíades -quien dirigía la operación-, desapareció (temiendo por su vida, pues había sido acusado de sacrilegio, se paso al bando espatano).

La flota ateniense fue hundida en su mayor parte, miles de tripulantes y hoplitas murieron o fueron hechos esclavos y los generales fueron ejecutados.

Los espartanos establecieron una base militar a poca distancia de Atenas, Atenas perdia muchos apoyos y Persia apoyaba a Esparta a cambio del control sobre Jonia..

tercera

Alcibíades, huído de Esparta consiguió el apoyo persa para Atenas. Atenas venció a los espartanos en Cízico y Arginusas. Pese a todo el espartano Lisandro capturó la escuadra ateniense en Egospótamos y rindió Atenas un año más tarde: Esparta se quedó con su flota y Atenas secundaría a Esparta a cualquier conclicto que se plantease.

Los principales beneficiados del conflicto fueron los persas, quienes consiguieron el dominio del Egeo oriental; lo que no habían conseguido ni Dario I ni Jerjes I con las guerras médicas.

Mapa de la guerra del Peloponeso

greca decorativa

Volver al inicio de la página