Bases para poder hablar de religión

Bases para poder hablar de religión


 
Misterioso enterramiento de Dolni Vestonice. Cuenta una historia que aún no se ha podido escifrar.

Hablar de religión en  Prehistoria es muy comprometido. No existen datos ni pruebas fiables por lo que todo lo que se puede hacer es intentar interpretar los restos encontrados y ver cómo pudo ser la espiritualidad que daba sentido al mundo a nuestros antepasados.

En un principio, los investigadores de este tema atribuían a cualquier objeto encontrado con uso desconocido a la religiosidad, se dio rienda suelta a la fantasía y a la especulación a la hora de hablar de estos asuntos. También existía el otro extremo, una actitud exageradamente crítica hacia cualquiera que hablara religiosidad o creencias de estos seres humanos tan lejanos en el tiempo. 

No se puede negar la posibilidad de que existiesen diferentes cultos según qué zonas geográficas y épocas en tan dilatado  período de tiempo, sobre todo si aquellas personas poseyeron las mismas cualidades psicológicas que las de hoy en día. La fabricación de instrumentos de piedra sofisticados, emprender acciones colectivas de caza y poseer una organización social importante dan señales de que nuestros ancestros poseían un lenguaje y razonamiento capaz de elaborar planes y que podían tener ideas  religiosas, darles forma y expresión. 

Seguramente se preguntaban sobre qué era lo que hacía mover la tierra, por qué existían las estaciones, qué eran las estrellas y, sobre todo, dónde iban sus compañeros de caza o familiares cuando morían. Es natural pensar que no eran indiferentes ante estos acontecimientos en la vida de la comunidad, no sabemos cuáles eran sus reacciones, pero un desastre repentino o la pérdida de un ser querido, hace aflorar profundos sentimientos vayamos a donde vayamos en cualquier cultura tanto actual como remota. La pérdida de afecto, del hogar, de la estabilidad y seguridad provoca en todos los seres humanos daños en la personalidad, daños que hay que superar y que intentamos comprender. Por todo ello no se puede negar la existencia de culto, religión, espiritualidad o como se le quiera llamar en estas épocas. 

Los enterramientos ofrecen muchas pistas sobre las bases religiosas de nuestros ancestros. La disposición de los cuerpos y las "ofrendas" sobre ellos realizadas cuentan muchas historias sobre el respeto que les merecían sus iguales. También el tratamiento de huesos de otros restos animales, la colección de mandíbulas o cráneos, hace cuestionarse si el hecho religioso es o no exclusivo de nuestra especie.

El hecho más destacado al respecto es el hallazgo del bifaz de Atapuerca en el año 1998 y denominada, aunque nos pese, Excalibur. El material con el que fue cosntruído, cuarcita roja, la talla esmerada y el lugar donde se encontró, en la sima de los huesos, dice mucho de los homo heidelbergensis que ahbitaron la sierra hace 400.000 años. Para Arsuaga, Carbonell y Bermúdez, los codirectores de las excavaciones, suponde la prueba del inicio de la mente simbólica. Un bifaz tan elaborado y característico hace pensar en que lo arrojaron a propósito a la "fosa común" que era la sima como forma de un ritual .

Venus de Galgenberg. Foto:http://www.republika.pl/nihilum/W-galgenberg.htm


El que no encontremos más vestigios no  quiere decir que carecieran de creencias, pero indudablemente no podemos ir más allá del material del que se dispone. A veces se busca ayuda en las creencias de culturas  antiguas de las que ya se poseen pruebas más claras o también el pueblos naturales que aún existen en la actualidad. Se buscan pistas y paralelismos que enlacen los hallazgos con algo más concreto. En el campo en el que nos movemos nunca hay nada seguro, hay que buscar un equilibrio entre lo que tenemos y podemos interpretar en nuestro afán de acercarnos más a nuestros antepasados más remotos. Lo que sabemos con certeza es que los sentimientos más profundos son universales aunque lo ritos y manifestaciones sean diferentes.

En nuestro mundo actual y en anteriores épocas históricas hay diversidad de religiones, desde los sumerios a los egipcios, griegos y romanos, chinos, hindúes, aztecas, cristianos, musulmanes... En  Prehistoria estamos hablando de un período de tiempo que multiplica en muchos miles de años a los seis mil, aproximadamente, de historia documentada, pero parece que existe un carácter "universal" en los vestigios de la humanidad arcaica cuanto más retrocedemos en el tiempo y que la diversidad ha ido en aumento a partir de ahí. La vida y la muerte son, lógicamente, los temas principales que se repiten una y otra vez a lo largo del tiempo. Tras los análisis de los yacimientos, objetos y pinturas encontrados se puede decir que el la Europa prehistórica se distinguen dos tipos de religión (según Johannes Maringer), la de los cazadores y la de los agricultores, manifestándose sobre todo en el culto de las diosas madre,  y la construcción de megalitos.

home

Creencias - Sapiens - Neanderthales - Arte - Yacimientos - Evolución - Hábitat - Tecnología - Glaciaciones

Diversión - Curiosidades - Mapa de la web - Foro - Biblioteca -

Guía de lugares