Hábitat en la prehistoria
Hábitat
Berrea. Foto tomada en el Richmond Park (Londres)

Foto de su galería personal en: www.fotonatura.org

  El mundo en el que vivían nuestros antepasados era muy distinto del actual. El clima era duro y buscar una cueva, abrigo o fabricarse un refugio era de suma importancia. Grandes animales, hoy desaparecidos, eran objeto de temor y otros lo eran de caza: leones, hienas, osos, bisontes, renos, mamuts..., pero la búsqueda de alimentos no se centraba únicamente en la caza. La recolección de raíces y frutos era básica. Así, cuanto mayor conocimiento se tenía del hábitat mayores eran las probabilidades de sobrevivir. Las costas, por ejemplo, ofrecían una gran cantidad y variedad de alimentos, de hecho los pueblos que vivían en ellas tardaron en establecer la agricultura porque simplemente no la necesitaban. Los intercambios entre pueblos lejanos de conchas, ámbar, sílex, sal... se hizo necesario. Pero, por encima de todo esto, saber obtener fuego se convirtió en la diferencia entre la vida y la muerte. 

La caza

La agricultura I y II  

Cuevas, abrigos y refugios

El fuego

Los intercambios comerciales 

La vida en las costas