Quienes fueron los neanderthales

¿ Quiénes fueron los neanderthales ?

 

Los neanderthales eran homo sapiens (nosotros somos homo sapiens sapiens). Con esta denominación se pretende establecer una diferencia con respecto a su grado de desarrollo intelectual. Se dice que el neanderthal es un homo que sabe, pero que no sabe que sabe.  Sin embargo, hoy en día las reconstrucciones realizadas sobre la base de sus huesos fósiles permiten acercarnos a unos seres demasiado parecidos a nosotros. No podemos toparnos con ninguno pues se extinguieron, pero podemos hacernos una idea de cómo eran. La polémica sobre si por la mayor parte de los europeos corre o no "sangre" de neanderthal sigue abierta, a pesar de que la genética dice que es imposible.

Cómo eran

    

Si pudiésemos mirar la cara de un neanderthal nos sorprenderíamos porque su aspecto no es el que siempre hemos tenido en mente a la hora de hablar de ellos. Pero, si nos fijáramos bien comprobaríamos que no son exactamente como nosotros, pertenecen a otra especie. Un ejemplo muy simple con respecto a esto es el siguiente,  si pusiésemos al lado un elefante africano actual con un mamut veríamos muchas semejanzas porque tienen muchos genes en común, pero se diferencian en muchos aspectos.

   Imaginemos que un neanderthal se acercase lentamente hacia nosotros. De momento no notaríamos ninguna diferencia. Veríamos a un hombre caminando erguido, probablemente de piel y cabellos claros, que por evolución, en latitudes europeas donde la radiación solar no es fuerte, le confirió ese aspecto. Según va acercándose empezaríamos a ver cosas nuevas y diferentes, a primera vista notaríamos que es muy corpulento, no muy alto (mediría entre 1,55 y 1,65 cm). Sus piernas y brazos serían más bien cortos, es decir, tendríamos a un individuo adaptado al frío glaciar de Europa. Esto puede explicarse con la Ley de Bermann, según la cual las poblaciones de una especie de sangre caliente que habitan en regiones frías tienden a tener el cuerpo más voluminoso ya que minimizan así la pérdida de calor. Al ser mucho más musculoso y fuerte que nosotros también tendría unos huesos más gruesos que soportaran el peso de esa masa muscular. En realidad nosotros somos una excepción con respecto a nuestros antepasados porque todos los humanos desde el homo ergaster han tenido huesos gruesos. Es decir, somos una birria al lado de uno de estos humanos.

Ya frente a frente, su mirada y expresión es lo más característico porque sus ojos parecen algo hundidos y están enmarcados por unos arcos  supraorbitales que sobresalen ligeramente bajo la frente. Pero para entender este aspecto tan peculiar lo mejor es palpar nuestra propia frente. ¿Qué sentís bajo vuestros dedos?, imaginad que en lugar de que vuestra frente suba recta hacia arriba se eche hacia atrás, y que justo donde se encuentran nuestras cejas  sobresale un borde redondeado de hueso hacia delante que rodea nuestros ojos ¿sorprende?. Si ahora nos tocamos la barbilla veremos como sobresale el mentón hacia abajo, pero en un neanderthal no sucedería esto porque seria algo parecido a si le hubieran quitado la barbilla.

También su cara es más ancha y sus pómulos más pronunciados que los nuestros. Tendría la nariz mucho más ancha que la nuestra (ya que posee una amplia cavidad nasal) y mucho más grande, es decir, eran unos narigudos. Pero gracias a estas narices probablemente podrían respirar mejor que nosotros el gélido aire glacial. De perfil veríamos que su cabeza es alargada. Se piensa que esta cara tan peculiar se debía a un proceso de adaptación al frío. Es una cara “inflada” ya que formaría una cámara de aire que aislaría al cerebro y a los pulmones del frío exterior.

Reconstrucción de neanderthal. Exposición Planetario de Madrid
La boca sería como una tenaza, la usarían como lo que los expertos denominan “tercera mano”. Cuando trabajaran con pieles, por ejemplo, sujetarían éstas con los dientes y con ambas manos las rasparían. Puede que también usaran los dientes para ablandar las pieles masticándolas, como hacían los esquimales, con lo que su desgaste dental era considerable. Esto se ha podido ver en las numerosas piezas de la boca encontradas con su esmalte casi inexistente. Tendrían muchos dolores de muelas cuando el desgaste llegara al nervio.

Bueno, supongo que la visión de cualquier neanderthal adulto nos resultaría un tanto espeluznante, más que nada por lo "feo" que nos parecería. No olvidéis que nosotros tenemos un canon de belleza muy distinto al que tendrían ellos. Nuestra cara para ellos sería infantil y no adulta. Además, no me digáis que alguna vez no habéis visto a alguien por la calle tan feo como éste :)

gráfico con las partes del cráneo de un neanderthal

 

Ya os he dicho que eran muy fuertes y gracias a ello podían cazar grandes animales. Las técnicas de caza eran variadas y también eficaces, se han encontrado restos de diferentes animales que exigían métodos específicos.  Debieron adaptarse a lo que había ya que hubo muchas oscilaciones ambientales durante 50.000 y 70.000 años de vida de los neanderthales. En los picos fríos predominaba la estepa (caballos, renos, bueyes almizcleros, mamuts, bisontes, rinocerontes lanudos, zorros árticos, cabras monteses...) y el los picos más cálidos predominaban los bosques (ciervos, jabalíes, megaceros, corzos, castores, bóvidos, hipopótamos, leones, linces, osos y lobos...). Cuando cazaban descuartizaban al animal y transportaban únicamente las partes más nutritivas, como las extremidades, costados, cabeza, vísceras...  También aprovechaban de ellos los tendones largos y las pieles, que retiraban con mucho cuidado,  para realizar zurrones, capas, lechos, lazos... 

Pero no se limitaban a cazar, también ejercían el carroñeo. Además eran muy hábiles recolectando vegetales, frutos y raíces, básicos en su dieta gracias a su gran conocimiento del medio. También usaban el fuego de forma sistemática, es decir, lo producían cuando lo necesitaban. Sus restos han permanecido en diferentes hogares. 

   Su conocimiento del medio era muy alto, escogían lugares cercanos a las vías de migración de sus presas y a las materias primas necesarias para la fabricación de herramientas. Sabían realizar instrumentos que utilizaban para casi todo. Los bifaces y raederas les ayudaban a cortar tendones, pieles, fibras, trabajar la madera para fabricar lanzas... según nos indican los análisis microscópicos sobre sus filos. Estas últimas estaban diseñadas para ser arrojadas, seguro que su potencia era alta porque eran fuertes pero no eran tan eficaces como las lanzadas con los propulsores (inventados posteriormente por nuestra especie).  Se han encontrado lanzas de madera de hace 400.000 años en la turba de una antiguo pantano en Schöningern (Alemania) junto con restos de caballos, la más larga medía dos metros. También en Catalunya existen yacimientos donde se ha podido verificar la existencia de antiguas lanzas.

Estilo de talla musteriense o modo 3
Las herramientas fabricadas por los neanderthales se caracterizaban por crear la talla a partir de un núcleo  de piedra preparado para tal fin, y lo hacían muy bien.  Son del tipo musteriense que permaneció inalterable durante toda su existencia. Esto indica una gran homogeneidad y falta de innovación. Solo en los últimos tiempos de los neanderthales aparecen útiles más refinados influenciados quizás por nuestra especie.

Tampoco hay ningún tipo de collar, brazalete, dientes o huesos perforados asociados con los neanderthales, por lo menos hasta la época de transición hace 30.000 - 35.000 años. Después se encontraron más variedad en las formas y utensilios que llevan nuestro sello, aunque ellos los utilizaran por influencia cultural, antes de desaparecer.

Cambiando de tema, hace algunos años se consideraba que el lenguaje, como capacidad para comunicarse por parte de los neanderthales, era muy rudimentario y que seguramente todo se basaba en gruñidos, gritos, gestos exagerados, etc.  También se ha considerado que su capacidad de razonamiento era muy limitada y que con tenían sentimientos profundos. Pero esta visión ha cambiando. No sabemos a ciencia cómo hablaban, pero lo hacían. Tenían la capacidad física para emitir sonidos como nosotros y a la fuerza tenían que comunciarse, porque las actividades que realizaban (caza, fabricación herramientas, enterramientos...) exigían el habla para su posible realización. Para poder articular sonidos es indispensable que la laringe tenga una morfología adecuada, y los fósiles encontrados parecen indicar que los neadnerthales la poseían. 

   Puede que su vocabulario no fuese tan numeroso como el nuestro ni su fonación idéntica, pero su comunicación debió ser intensa porque su vida social era muy activa. Se han encontrado dos casos claros de sensibilidad y de cuidado a enfermos en los neanderthales. El primero de ellos es un anciano con artritis y con los dientes realmente gastados que tuvo que vivir con dolores intensos y para sobrevivir necesitó sin duda cuidados, se encontró en el yacimiento de la Chapelle-aux-Saints (Francia). El otro es el famoso esqueleto de Shanidar (Irak), un individuo de unos 40 años privado del uso del brazo derecho (por nacimiento o accidente) y también era tuerto.
 

 

De dónde venían

Los neanderthales existían con seguridad en Europa hace 230.000 años. Evolucionaron aquí durante cientos de miles de años aislados geográfica y genéticamente, es decir que son una especie endémica, propia y característica de Europa que luego se trasladó hasta Oriente Medio. Pero, el llamado "hombre de neanderthal" no surgió de la nada. Sus antepasados llegaron de África hace al menos 780.000 años y poco a poco fueron transformándose para adaptarse a las condiciones climáticas europeas. Era el tiempo en el que tenía lugar el interglaciar de Riss-Würm. El más reciente antepasado común que tenemos con ellos era, según el equipo de Atapuerca, el homo anteccesor. En los fósiles de la Sima de los Huesos (homo heidelbergensis) ya se advierten rasgos neanderthales.

La evolución del neanderthal no fue homogénea. Parece que hay muchas particularidades locales ( por ejemplo, el neanderthal de Oriente medio no es igual que el de Europa), se produjo una evolución en mosaico, una cadena de etnias con características neadnerthales cada vez más acusadas. 

Cómo morían

   

Nos podemos imaginar que las enfermedades, hipotermias, infecciones, hambrunas, ataques de animales y accidentes debidos a la caza o a los desplazamientos mantenían a raya la población de neaderthales. Pero, más que hablar de cómo morían en este apartado querría comentar lo que pasaba cuando un neanderthal dejaba de existir, es decir, a las prácticas funerarias que llevaban a cabo sus congéneres.

Son pocos los restos que nos han llegado porque los animales carroñeros se comían los cuerpos si estos estaban a la intemperie, pero sin duda alguna, los neanderthales enterraban a sus muertos. Un cuerpo enterrado no huele mal si vivimos cerca, no atrae a animales peligrosos cerca pero... ¿pensáis que serían capaces de acompañar dicho enterramiento con un sentimiento de pérdida como el nuestro? ¿Somos también parecidos en esto o no?. Las discusiones han sido muchas, por un lado cuesta reconocer que seres distintos a nosotros lo hicieran, pero ¿por qué no?, ¿no lloran los elefantes a sus muertos?.

Que tras los enterramientos hubiese un ritual simbólico es algo difícil de demostrar a todo el mundo sin dudas. Si una persona católica observara una tumba judía (sin conocer nada de su religión) no entendería el por qué sobre ella hubiera montones de piedras, supongo que pensaría que estaban allí llevadas por el viento o que los judíos no tendrían bien cuidados sus cementerios. Sin embargo ellos no dejan flores sino piedras sobre la tumba de sus seres queridos. A la hora de analizar las pruebas llegadas hasta nosotros, debemos quitarnos de encima prejuicios e ideas culturales previas. Por desgracia el significado "religioso" no fosiliza.

En el yacimiento de La Ferrasie (Francia) fueron sepultados 8 neanderthales de diferentes edades, y en muchos otros lugares se han encontrado más pruebas de ello. En Shanidar (Irak) siete individuos fueron enterrados hace 70.000 años. En este yacimiento ha sido encontrada una gran concentración de pólenes sobre las tumbas. Muchos pensaron que eran flores colocadas de forma voluntaria como ritual, pero decir algo así es pasarse de listo, pues las costumbres funerarias que poseyeran los neanderthales de aquella zona no tienen porqué parecerse a las actuales costumbres del mundo cristiano occidental. He puesto el ejemplo de los judíos, pero otros pueblos del pasado y del presente tienen costumbres que nos escandalizarían, como la de enterrar a los seres queridos bajo el suelo del salón. Los habitantes de la antigua Anatolia (Çatal Hüyük) dejaban a sus muertos a la intemperie para que se secaran y los buitres comieran sus vísceras. Otros pueblos quemaban sus cadáveres, por no hablar de la exposición en los árboles de los indios americanos o el abandono fuera del poblado del moribundo por los maasai. Cada pueblo en cada época y lugar ha interpretado la muerte y la forma de tratar a sus muertos de distintas maneras, y si además hablamos de especies diferentes y probabilidad de equivocarnos es muy grande. Se trata de un tema que del que nunca conoceremos la verdad, a no ser que se encuentre algún documento escrito de la época o que se invente la máquina del tiempo, por lo que dar vueltas y vueltas sobre el mismo no nos llevará a nada.

 

 

Creencias - Sapiens - Neanderthales - Arte - Yacimientos - Pueblos - Evolución - Hábitat - Tecnología - Glaciaciones

Diversión - Curiosidades - Mapa de la web - Foro - Biblioteca