El descubrimiento de los neanderthales
Su descubrimiento

 

Visión deformada de los neanderthales en el siglo XIX
El descubrimiento más famoso, y al que deben su nombre los neanderthales, se realizó el año 1.856 en un estrecho valle llamado Neander o Neanderthal (Alemania). Allí, unos canteros trabajaban volando algunas cuevas situadas a 20 metros sobre el río. En ellas se encontraron algunos huesos que fueron cedidos a un profesor local de ciencias naturales pensando que eran de algún oso, pero tras examinarlos concluyó que en realidad se trataba de un hombre arcaico totalmente desconocido. El cráneo encontrado poseía grandes protuberancias supraorbitales que se consideraban un rasgo exclusivo de los monos antropomorfos. Con  anterioridad se habían encontrado restos similares en Gibraltar pero no se les prestó atención, siendo tratados como una curiosidad de la naturaleza.

 Más o menos en esta época Charles Darwin irrumpió con su "Origen de las Especies", y se consideró que los restos encontrados podrían corresponderse a uno de los eslabones de nuestra cadena evolutiva (Thomas Huxley), pero fueron muchos, como Rudolf Virchow, los que hablaban de que era un "idiota patológico" deformado por los golpes recibidos a lo largo de su vida. Otros decían que era un cosaco, superviviente a las batallas contra Napoleón de 1.814, que tenía las piernas arqueadas por haber pasado la vida montando a caballo y que los arcos supraorbitales eran resultado de fruncir el ceño por el dolor. Desde luego la e tonterías que se pudieron decir basándose en prejuicios y en el claro desconocimiento de algo nuevo.

Poco a poco comenzaron a aparecer más restos y las teorías sobre las deformidades no podían explicar la causa de tan elevado número de "idiotas patológicos". Sin embargo la imagen que hasta ahora hemos tenido de los neanderthales ha sido bastante simiesca a causa del descubrimiento de un esqueleto en la cueva de La Chapelle-aux-Saints. El experto que lo analizó, Marcin Bole, cometió muchas equivocaciones:

  •  Lo montó de forma incorrecta 
  •  No consideró la avanzada edad del mismo 
  •  No consideró las deformaciones causadas por su artritis 
  • Lo presentó con el pulgar del pié divergente (como los monos), es decir con un caminar   bamboleante e incapaz de estirar las piernas, 
  • con la cabeza curvada hacia adelante 
  • Tampoco consideró su volumen cerebral (1.600 cc) y sentenció que poseía  una capacidad mental muy baja, cuando nosotros poseemos entre 1.300 y 1.500 cc.

Esta descripción es realmente desoladora para unos individuos sobre los que, ahora, sí podemos decir que no eran nada parecido a esto, sino mucho más inteligentes y sensibles, con una vida social y afectiva muy desarrollada, y si bien no eran como nosotros morfológicamente compartían muchos aspectos con nuestra especie. En las fotografías de abajo, puede verse qué aspecto podría tener un neanderthal si se vistiera con ropas de un joven de hoy.

 

Exposición en el Museo de las Ciencias de Granada en el año 2001Exposición en el Museo de las Ciencias de Granada en el año 2001
ir a página anterior

Creencias - Sapiens - Neanderthales - Arte - Yacimientos - Pueblos - Evolución - Hábitat - Tecnología - Glaciaciones

Diversión - Curiosidades - Mapa de la web - Foro - Biblioteca