Nuestro encuentro con los neanderthales y su destino

Nuestro encuentro con ellos y su destino

 
Un hombre de nuestra especie contempla extrañado a un asombrado neanderthal europeo

¿ Dónde están los neanderthales ?, ¿qué fue de ellos?. Convivimos durante 10.000 años pero, poco a poco, desaparecieron tal y como lo demuestra el registro fósil. Según nos acercamos al presente sus restos son menos numerosos y los que hay están reducidos a lugares concretos y, más tarde ya, nada.

Son muchas las hipótesis que quieren explicar qué sucedió, pero ninguna es del todo convincente. La respuesta puede que esté en todas y no solo en una, se piensa que todas ellas, al interaccionar juntas, acabaron con con los neanderthales. 
Los neanderthales no desaparecen de golpe, sino que  resisten varios miles de años en pequeñas “bolsas de población”. En los estratos pertenecientes a fechas posteriores a los 30.000 años solo aparecen los homo sapiens sapiens. Nuestra especie, ayudada por el cambio climático que se produjo en el interglaciar Würm II-Würm III, emigró del sur al norte, y en un período breve ocupó los territorios donde antes solo vivían los neanderthales.

   Las hipótesis que existen sobre su desaparición son las siguientes:
 

  • Existió un enfrentamiento directo entre ellos  nosotros. Llegamos y competimos por la caza,  nuestra tecnología superior hizo mella aunque físicamente no éramos tan fuertes como ellos.
  • Disolución de los caracteres genéticos. Puede que nos mezclásemos con ellos pero los descendientes serían estéril, somos especies afines pero distintas. 
  • Enfermedades mortales traídas por el sapiens sapiens y sobre las que el sistema inmunológico de los neanderthales no estaba preparado.
  • Retirada forzada de los neanderthales hacia regiones marginales sin recursos al final de la glaciación de Würm empujados por los sapiens sapiens.
  • Sustracción directa de recursos cruciales por los recién llegados cada vez más numerosos.


  
Parece que las circustancias que llevaron a su desaparición fueron más locales que generales. De hecho, durante muchos miles de años permanecimos compartiendo los mismos territorios. 
  Con respecto a la mezcla de genes hay que decir que todo apunta a que esto no sucedió, es decir, que nosotros no poseemos restos de genes neadnerthales. Los últimos neanderthales que existieron eran clásicos, sin atributos intermedios, y los cro-magnon son también inconfundibles. Aun así, hay algunos científicos que persisten en la idea de que poseemos genes neanderthales producto de un cruce entre ambas especies, como Milford Wolpoff. Otros, como Christopher Stringer, es partidario de que unos (los sapiens sapiens, nosotros) desplazaron a los neanderthales.

 

Comparación de cráneos de sapiens y neanderthal

Los fragmentos más antiguos de sapiens sapiens en Europa se encuentran en Bacho Kiro (Bulgaria) y datan de hace 40.000 años. En Israel existen restos anteriores. Fue en esta zona donde, probablemente por primera vez, las dos especies se encontraron frente a frente. Los fragmentos de Bulgaria se componen de restos  óseos e instrumentos. Estos instrumentos son diferentes a los típicos musterienses, no son lascas planas y redondeadas, sino alargadas, se trata del auriñaciense. 

 

Este nuevo tipo de herramientas necesita más pericia y permite obtener más filos cortantes por filo de piedra. En estratos posteriores se van encontrando este tipos de herramientas en mayor número y más adentrados en Europa, símbolo de la progresiva expansión de nuestra especie. Hay muestras de que al final de sus existencia los neanderthales fabricaron instrumentos con nuevas características propias de las herramientas de nuestra especie. A estos nuevos estilos se les denomina chatelperroniense (Francia), Uluzziense (Italia), Szeletiense (Europa Occidental). Probablemente estos cambios se deban al intercambio cultural entre ellos y nosotros, porque aparecen cuchillos de piedra, huesos trabajados y ornamentos (dientes perforados y conchas) algo que nunca antes apareció asociado a los neanderthales. Existen diferentes yacimientos donde los estratos de neanderthales y sapiens están superpuestos y alternados (Roc de Combe en Francia y Cueva del Castillo en España).

La migración de nuestra especie fue al principio lenta e inconsciente, después fue masiva, arrolladora y rápida. Parece como si fueran siendo reducidos a lugares más recónditos y apartados, puede que con peores recursos. En definitiva pueden ser muchas cosas las que sucedieron: enfrentamientos, contagio de enfermedades, retiradas forzosas, sustracción de recursos, contactos culturales…   Los últimos neanderthales vivieron en el sur de Europa y los sapiens pintaban  animales en las cuevas del norte. El último intento de adaptación tecnológica a lo que estaba por venir no fue suficiente. El salto hacia el futuro era demasiado grande como para poder adaptarse. Hace 30.000 años dejaron de existir restos neanderthales, no hay huesos, herramientas ni fósiles que demuestren claramente el cruzamiento entre las dos especies. 
 

    Nuestra convivencia con ellos fue larga, pero no nos han llegado relatos de ningún tipo a través de los siglos. Todo ocurrió hace mucho tiempo. Podemos imaginarnos como sería todo, como nos comunicábamos y reaccionábamos al toparnos con ellos, qué tipo de intercambios tuvieron lugar, que pensaban al vernos. Hoy en día solo podemos comunicarnos con los chimpancés, un pariente bastante lejano (ni siquiera es un homínido), y nos admiramos de todo lo que nos podemos decir y la similitud de sus sentimientos con los nuestros. El neanderthal sin embargo era demasiado parecido a nosotros, vivió en Europa muchísimo más tiempo del que llevamos nosotros existiendo como especie y seguro que compartimos muchas cosas ante de que el último neanderthal dejara de existir. 

 

Enterramiento de un neanderthal. Museo de las Ciencias de Granda. 2001

ir a la página anterior

Creencias - Sapiens - Neanderthales - Arte - Yacimientos - Pueblos - Evolución - Hábitat - Tecnología - Glaciaciones

Diversión - Curiosidades - Mapa de la web - Foro - Biblioteca