Industria litica
Industria lítica


Imaginemos por un momento estar en plena naturaleza sin NADA. Sin nada quiere decir sin ropa, sin comida, sin herramientas, sin armas, sin teléfono, nada. Imaginar esto nos puede resultar difícil porque no concebimos ya un mundo así, no lo conocemos, hace mucho tiempo que no existe. Incluso los más aventureros que acometen hazañas increíbles marchando hacia lugares inhóspitos van sumamente preparados con tejidos especiales, GPS, oxígeno, comida especial, vacunas, botiquín, repuestos, coches todo terreno, seguimiento por televisión… No debemos imaginarnos el mundo de la aventura que hoy vemos en televisión, sino el de la supervivencia más radical.  

Puede que pensar en algunos territorios inóspitos de Alaska, Siberia o Canadá nos ayude. Una vez tomada conciencia de nuestra situación llegaríamos a la conclusión de que deberíamos fabricarnos muchas cosas, tendríamos que cazar y recolectar para sobrevivir, curtir pieles para abrigarnos, pero para ello lo primero que tendríamos que hacer es crear herramientas.

  ¿Qué hay en la naturaleza que pueda servirnos para conseguir algo que corte?. En principio no hay nada, pero sí algunas materias primas, debemos buscar materiales duros para trabajarlos y conseguir filos cortantes. Así que con seguridad buscaríamos piedras. También la madera nos podría servir para cazar si hacemos con ella lanzas, pero para cortarla y modelarla se necesitan a su vez herramientas de piedra. El siguiente problema está en que todas las piedras no sirven y las que sirven no están en todas partes. La geología del planeta varía de unas zonas a otras. Si donde nos encontramos solo hubiera arenisca no conseguiríamos nada, tendríamos que movernos a lugares donde existiera sílex, obsidiana o cuarcita. 
A pesar de los pesares, con ayuda de ingenio, habilidad con las manos y si somos unos pocos podremos sobrevivir. Alaska es solo un ejemplo. Cuando se inventaron las herramientas líticas los homínidos no necesitaban pieles para abrigarse porque las temperaturas en los trópicos son más elevadas. Posteriormente los cambios climáticos llevaron a ponernos prueba, a desarrollar nuestro cerebro e inventar y fabricar nuevas herramientas más eficaces para poder sobrevivir mejor.

Buscar, seleccionar los materiales y elaborarlos requiere organización de grupo y una previa planificación. Hay que aplicar un método y ciertas técnicas y además poseer un conocimiento profundo del medio. La tecnología implica un proceso reflexivo. 

Al ver una herramienta vemos “cómo pensaba” el ser humano que la fabricó, cómo era su planificación, qué idea tenía en la cabeza de lo que quería conseguir de un nódulo concreto, a qué fin lo destinaría. Este proceso implica experimentar, probar y realizar descubrimientos, todo para encontrar una solución práctica a necesidades específicas.  La piedra es la que nos sacó de apuros, es la materia prima por excelencia que el ser humano ha utilizado desde el principio y a partir de ahí ha venido todo lo demás.

Se puede hablar de dos tipos de trabajar la piedra:

La Piedra Tallada - Paleolítico

La Piedra Pulida – Neolítico

Hachas de piedra pulida de la Cova de la Sarsa (Bocairent). Neolítico: entre 5.000 y 3.000 años a.C.

Foto: www.xarxamuseus.com

 
   La materia prima se trabaja de manera diferente en ambos casos y reflejan así mismo un cambio muy importante en el comportamiento humano. La piedra pulida está asociada al homo sapiens sapiens, a la vida sedentaria y las economías de producción. La piedra tallada es la técnica originaria, la datación más antigua está en torno a los tres millones de años y parecen estar asociadosal Austraolpithecus Garhi. Es la más común y todos los humanos las han utilizado desde entonces. 

Una piedra tallada es fácil de fabricar, rápida y fácil de transportar. En cambio la piedra pulida requiere más tiempo para trabajarla, se realizan menos instrumentos, se invierte mucho trabajo en ellos. Todo ese trabajo no es para desperdiciarlo, los instrumentos se conservan durante más tiempo, pesan más (excepto las hachas y los adornos) con lo que no se transportan, lo que coincide con el tipo de vida sedentario.

La piedra tallada consiste en romperla en un sentido y dirección determinados, la piedra pulida es friccionada y como objeto acabado es más duro.

Con estas nociones básicas podemos hablar de las técnicas de talla y pulido así como los objetos fabricados y su finalidad.


PIEDRA TALLADA

Tecnología: percusión, presión y retoque.

 

Pebble tools
Bifaz
Raedera
Buril
Raspador
Piezas levallois
Escotaduras o muescas
Denticulados
Microburil
Truncadura
Bec
Geométricos
Útiles de dorso (cuchillos)
Puntas de flecha
Dientes de hoz
PIEDRA PULIDA

Tecnología: Abrasión, pulimentado.

 

Molino y mano de molino
Mazo
Bola
Azuela
Cincel
Hacha
Brazal de arquero
Ídolos-placa
Alisadores
Cuentas de collar
Brazaletes
Vasos de piedra

Modos y técnicas de talla

    La terminología de modos y tipos líticos es un lío absoluto, hay montones de clasificaciones según estilo, épocas, zonas, etc, así que vamos a hacerlo lo más fácil posible para entender lo que es fabricar un instrumento a partir de una piedra. Básicamente podemos hablar de cuatro modos generales de industria lítica característica de determinados periodos en el tiempo:

  • Modo 1 u Olduvaiense: Es el más básico y antiguo. Son lascas sin retocar talladas por una sola cara (unifaciales) y cantos tallados llamados “Chopeers”. Aparece en África hace 2,5 millones de años.
  • Modo 2 o Achelense: Se diferencia del anterior en que las piezas están trabajadas en forma radial, es decir, cada núcleo es golpeado a lo largo de todo su borde, así se consigue un filo continuo, bien por una o ambas caras. 

Los golpes conllevan un secuencia específica, así que el individuo que realiza una pieza de este tipo tiene una imagen en la cabeza de lo que quiere conseguir y cada uno de sus movimientos está medido, es decir, no los da sin más. El bifaz es el instrumento más característico de este modo, ambas caras las tiene talladas y presenta en conjunto la forma de una gran lágrima.En palabras de Eudald Carbonell, codirector de las excavaciones de Atapuerca:

“Los bifaces son herramientas multiuso, versátiles, que sirven para cortar la piel, la carne y trabajar la madera. Son auténticas navajas suizas de la prehistoria. Posiblemente sea la primera herramienta con un estándar operativo y la primera vez que se generaliza el concepto de técnica en todo el mundo a través de un objeto, como ocurre con los ordenadores, los coches,… Esta capacidad para producir estas bellas morfologías, con un potencial de uso extraordinario, convirtieron el achellense en uno de los sistemas técnicos más perseverantes de la historia. Lo encontramos en África hace 1,6 millones de años y no desaparecen hasta hace 100.000 años en Asia y Europa, con lo cual estamos hablando de un concepto de técnica que ha permitido a la humanidad adaptarse y conseguir las tecnologías modernas.”

Hace 1,6 millones de años aparece por primera vez en el yacimiento de Olduvai (Tanzania).

Modo 1 Modo 2


 En la página siguiente encontraréis el Modo 3 y 4. Pinchad sobre la flecha de avance.

 

Continuar