ATOMOS
LOS ÁTOMOS DE DIOS
ESTRELLAS

En la noche de verano se abre el firmamento a la mirada del hombre. Miríadas de estrellas ocupan el cielo nocturno por todas partes. Miríadas de soles como el nuestro alejados distancias inmensas. Son átomos dispersos de Dios convertido en Universo. Uno de estos simples átomos es el que de cerca vemos en todo su terrible poder y  cuyo influjo benefactor nos da la vida. Sin embargo en el conjunto de todos esos átomos no somos capaces de entender más que una estructura de galaxias que siguen separándose entre si todavía por el impulso de la gran explosión inicial. ¿Habrá algo más en esta arquitectura inmensa aparte de esas estrellas y galaxias que somos capaces de ver? Si un ser microscópico dentro de nuestro organismo pudiera mirar nuestros átomos, sólo vería eso, átomos y quizás células o agrupaciones de un número grandísimo de átomos, pero no sería capaz de entender la compleja organización y funcionalidad de esas células, y mucho menos la maravillosa realidad de nuestro organismo completo, dotado de inteligencia, sentimientos, conciencia. ¿Nos pasará a nosotros algo parecido con el Universo? Y a la vez, si somos nosotros parte de ese Universo, ¿qué representamos en él? ¿Quizás algo así como una simple neurona divina capaz de captar una ínfima parte de todo el cuerpo de Dios hecho Universo ?


VOLVER