DEDODEDIOS
EL DEDO DE DIOS

dedodios
El espacio de Dios es la Nada, en él habita. Cuando crea un Universo su naturaleza divina se inyecta en la existencia. Pero Dios, que es la Nada, no tiene manos ni dedos con que tocar lo real y modelarlo. La naturaleza divina Dios se agudiza en un punto de la nada hasta invertirlo, hasta hacer brotar lo real en un instante, inyectándose una inmensa cantidad de sustancia que explota de manera tremenda, pero llevando en sí  misma la semilla creadora de Dios, su propósito creador, su propio rostro. Dios no hace planos ni construye paso a paso un Universo. Pero su explosión creadora lleva desde el origen el germen constructor, la asimetría esencial que se desplegará en formas y combinaciones de materia y energía. El tiempo no cuenta para Dios, el tiempo no existe para Dios. El tiempo existe sólo dentro del Universo que cambia y se despliega constantemente, de manera lentísima para el hombre que lo compara con el ritmo de su propia vida individual, tan efímera. Para Dios la creación del Universo es un instante de la Nada, es simplemente creación.


VOLVER