Triptófano, Serotonina y Fibromialgia

 

Para bajarte este artículo pincha aquí pincha con el boton derecho y luego con el izquierdo en "guardar destino como"

Para que nosotros podamos elaborar serotonina, necesitamos un aminoácido, el cual extraemos de los alimentos, llamado L–TRIPTÓFANO y que nuestro organismo convierte en L–5–HIDROXITRIPTÓFANO (5–HTP) para su posterior conversión en Serotonina. El aminoácido esencial menos abundante en los alimentos, triptófano, es un neurotransmisor que interviene en una cadena de interacciones cerebrales que estimulan y regulan nuestro estado de ánimo y los patrones de sueño. 5–HTP, que se extrae de las semillas de la planta africana Griffonia simplicifolia, es un compuesto derivado del triptófano cuya suplementación se considera más potente y eficaz que la del propio aminoácido para potenciar la producción de serotonina y melatonina, especialmente en situaciones de estrés, insulino-resistencia y deficiencia de vitamina B6 o de magnesio. Esto es así, ya que de esta forma nos saltamos un paso enzimático.

Mikel García Iturrioz defiende su eficacia para elevar el estado de ánimo en depresión relacionada con niveles reducidos de serotonina, porque potencia los niveles de serotonina cerebral y porque es una forma segura de obtener melatonina: "Los estudios demuestran una reducción de los episodios depresivos de los sujetos estudiados y menos efectos secundarios en comparación con aquellos asociados con algunos antidepresivos farmacéuticos".

En caso de insomnio triptófano, y 5–HTP, tomado antes de acostarse es beneficioso para mejorar la calidad del sueño; también ayuda a quienes tienen desórdenes en los patrones del sueño: "La serotonina es un precursor de la melatonina, una hormona promotora del sueño que está involucrada en el establecimiento del ciclo circadiano sueño-vigilia". Iturrioz destaca su efecto antiansiedad y tranquilizante ("Alcanzado al elevar la serotonina cerebral, un potente relajante cerebral y del sistema nervioso"), así como la utilidad de 5–HTP en caso de comportamiento agresivo y trastornos obsesivo-compulsivos o alimentarios como bulimia y anorexia, alteraciones en las que suelen estar deprimidos los niveles de serotonina en el cerebro.

En relación a su papel como reductor del apetito, García Iturrioz sostiene que cuando se realiza una dieta de control del peso se produce una fuerte caída de los niveles de triptófano y de serotonina en el SNC, situación que se asocia con un mayor deseo o necesidad de ingerir carbohidratos: diversos estudios clínicos con personas obesas han demostrado, asegura, un descenso en la ingesta dietética y la subsiguiente pérdida de peso tras la suplementación con 5–HTP.

Por último, Iturrioz señala su utilidad como analgésico en migraña y dolores de cabeza crónicos o recurrentes, artritis reumatoide y fibromialgia. Triptófano, que aumenta la actividad de las endorfinas y es precursor del neurotransmisor serotonina que mitiga la percepción del dolor, es un aminoácido por lo general deficiente en caso de artritis reumatoide: "El aporte de triptófano reduce el nivel de dolor en quienes la sufren de forma aguda y crónica". Del mismo modo, los niveles de triptófano en plasma y suero pueden hallarse disminuidos en el caso de fibromialgia: "En varios estudios, quienes ingirieron 5–HTP refirieron reducción significativa de los puntos hipersensibles y de la intensidad del dolor subjetivo y mejorías significativas en la rigidez muscular, los patrones del sueño, la ansiedad y la fatiga". Iturrioz desaconseja su uso si se toman fármacos antidepresivos o tranquilizantes, pues puede tener efectos aditivos, así como precaución si se toma hipérico.

Según Arantzazu Gorostiza, Licenciada en Biología, son fuentes de triptófano las proteínas de origen animal, huevos, pescados y carnes, y en menor medida los cereales integrales, por lo que, junto con los sometidos a niveles altos de estrés, tienen mayor riesgo de deficiencia quienes siguen una dieta vegetariana estricta. El metabolismo del triptófano requiere, además, niveles adecuados de vitamina B6 y magnesio. Afirma que se ha demostrado la influencia directa de la ingesta dietética de triptófano en la cantidad de serotonina en plasma, cerebro y todo el cuerpo, hecho muy relevante por la implicación de serotonina en el control de la sensibilidad dolorosa, regulación del sueño, posición y tono postural, presión arterial y respiración, actividad de los ganglios basales, regulación endocrina y diversos estados afectivos como depresión y euforia, estados psicóticos y ansiedad. Añade que recientemente se ha descubierto que el cerebro masculino produce más serotonina que el femenino, lo que podría explicar por qué la depresión, anorexia, bulimia o migraña, afectan más a las mujeres que a los hombres.

Los doctores Arthur J. Roberts y Mary E. O'Brien afirman que se promueven suplementos de 5–HTP para tratar o aliviar diferentes trastornos (alimentarios, obsesivo-compulsivos y del sueño, migrañas, obesidad, fibromialgia, depresión y otros problemas de conducta) y como alternativa a medicamentos inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina: "Estos fármacos aumentan los niveles de serotonina bloqueando la recaptación de la sustancia por parte del nervio, mientras que 5–HTP actúa incrementando la producción corporal de serotonina". Y por supuesto, incrementar la producción de serotonina de forma natural, es mucho mejor que tomar medicamentos, que al bloquear su recaptación, a la larga los receptores de serotonina del cerebro, se hacen cada vez más insensibles, lo cual con el tiempo tiene graves consecuencias.

Volver arriba